• 0
Fuente: Pixabay/Devaleela

¿Qué son los antinutrientes?

Los diferentes alimentos que comemos contienen nutrientes muy interesantes para nuestra salud. No obstante, algunos de ellos, también nos aportan antinutrientes que podrían perjudicarnos. ¿Sabes qué son esos antinutrientes y qué función tienen? ¡Te lo vamos a explicar!

¿A qué llamamos antinutrientes?

Cómo su nombre indica, los nutrientes nos nutren. De la misma manera, los antinutrientes no lo hacen. De hecho, además de no nutrirnos, algunos de ellos, podrían ser nocivos.

Fuente: Pixabay/SkitterPhoto

Fuente: Pixabay/SkitterPhoto

En su sabiduría, las plantas son capaces de crear sustancias que les protejan de los insectos y de ciertas plagas. Los antinutrientes son estas sustancias. Gracias a ellas la planta puede llegar a a germinar. Sin embargo, cuando los seres humanos ingieren las plantas que contienen esas sustancias la asimilación de los nutrientes puede ser menor o incluso nula.

Algunos animales son capaces de digerir y eliminar estos antinutrientes con facilidad. Sin embargo, a los seres humanos nos resulta difícil llevar a cabo este proceso. Debido a ello, es necesario que procesemos los alimentos que contienen dichas sustancias antes de consumirlos. Todos los antinutrientes pueden ser neutralizados o eliminados con algún tipo de proceso que después explicaremos.

Los distintos antinutrientes

Estas sustancias las podemos encontrar en diferentes alimentos y con diversos efectos en nuestro organismo:

Taninos

Aunque los taninos son muy conocidos por su función antioxidante, también se caracterizan por robar minerales a nuestro cuerpo.  El hierro y el cobre son sus preferidos. Así mismo, interfieren en la digestión de las proteínas. Los encontramos en la piel de los fruto secos y el . Por este motivo, es recomendable no tomar té junto con las comidas y pelar los frutos secos.

Fuente: Pixabay/ExplorerBob

Fuente: Pixabay/ExplorerBob

 

Oxalatos

Los oxalatos también tienen preferencia por el hierro, el calcio y otros minerales. Normalmente, obstaculizan la absorción de los mismos. Se les ha relacionado con la aparición de cálculos renales. Algunos frutos secos contienen esta sustancia.

Ácido fítico

Este ácido utiliza ciertos minerales como el zinc, el calcio, el hierro, magnesio y manganeso para formar sales insolubes que harán imposible que el organismo los absorba. No podemos decir que se adueñe de nuestros minerales, sino que obstaculiza en gran medida su absorción.

El ácido fítico suele estar asociado al uso de fertilizantes ricos en fósforo. No obstante, esta sustancia, también tiene su parte positiva. En diferentes estudios se ha comprobado que ofrece cierta protección frente al cáncer, la diabetes y las patologías cardiovasculares. Las almendras, nueces, semillas de lino y piñones son fuentes de ácido fítico.

Inhibidores de la tripsina

La tripsina es una enzima que se encarga de trocear las proteínas que ingerimos para que las podamos utilizar. Los alimentos que contienen estos inhibidores son las judías, los guisantes y cacahuetes, entre otros. Su efecto se hará notar porque nuestras digestiones serán más lentas.

¿Podemos evitar los antinutrientes?

La mejor manera de evitar estas sustancias es activar las semillas o frutos secos antes de ingerirlos. La activación consiste en remojar los alimentos en agua durante unas horas.

El tiempo de remojo siempre dependerá del alimento a remojar. Las nueces, almendras, avellanas o semillas de sésamo se pueden remojar toda una noche. Sin embargo, las semillas de lino o chía, al tener gran cantidad de mucílagos, solo nos servirá remojarlas por su efecto laxante ya que saldrán de nuestro cuerpo exactamente igual que entraron.

La activación es un pequeño truco en el que hacemos a la planta creer que debe de empezar a desarrollarse. Gracias a ello se liberan los antinutrientes y, cuando tiramos el agua de remojo, se irán con ella.

Fuente: Pixabay/Truthseeker08

Fuente: Pixabay/Truthseeker08

 

Las legumbres, semillas y frutos secos, son una estupenda fuente de nutrientes y debemos de consumirlas con regularidad. Aún así, para aprovechar todas sus propiedades debemos utilizarlas adecuadamente.


  • 0
Fuente: Pixabay/kirtlane

¿Sabes lo que son los chakras?

Hoy en día es muy habitual escuchar hablar de los chakras en diferentes ambientes. Probablemente tengas una vaga idea de lo que significa esta palabra o, quizá, no sepas que quiere decir. En cualquier caso, si lees este artículo, podrás tener cierto conocimiento acerca de qué son y para qué sirven los chakras.

¿A qué llamamos chakras?

Según se ha demostrado científicamente nuestro cuerpo es energía que vibra. Por mucho que aparente solidez, detrás de esa “ilusión”, discurren redes de energía vibratoria que emergen de algo que aún desconocemos. Esa energía es distribuida y organizada a través de nuestros chakras.

La palabra chakra significa rueda y proviene del sánscrito. Se le da este nombre a los distintos centros por los que circula la energía que anima nuestro cuerpo físico ya que, en cierta manera, tienen forma de rueda.

Fuente: Pixabay/Activedia

Fuente: Pixabay/Activedia

¿Qué función tienen?

Estos centros tienen la función de hacer que la energía de vida sea canalizada hacía nuestra estructura orgánica. Los chakras captan y absorben la energía del universo adaptándola a la frecuencia de cada persona. Podemos considerarlos como unos fabulosos transformadores de energía.

Gracias al trabajo de cada uno de los chakras, nuestro cuerpo se regula constantemente manteniendo el equilibrio y la salud. Solo en los casos en los que estos centros no funcionen como deberían se puede producir desequilibrio en algún sentido.

Alteraciones en los chakras

Cómo ya hemos dicho anteriormente, para que nuestro cuerpo funcione bien nuestros chakras deben de estar abiertos y en equilibrio. Si alguno de ellos presenta un bloqueo o está cerrado, la energía no podrá circular libremente. Debido a ello, podemos sufrir problemas emocionales, físicos o mentales.

A menudo. las dolencias que presenta nuestro organismo están relacionadas con estos desequilibrios.  Afortunadamente, existen numerosas técnicas que nos ayudarán a devolver el equilibrio a nuestro sistema energético. Entre ellas se encuentra la práctica regular del yoga o la meditación.

No obstante, a lo largo de nuestra vida y, paralelamente a nuestro avance espiritual, nuestro campo de energía ira aumentado su frecuencia, con lo que los chakras lo harán también.

Fuente: Pixabay/geralt

Fuente: Pixabay/geralt

¿Cuántos chakras tenemos?

En general, se suele hablar de 7 chakras aunque hay muchos más. No obstante, en este caso, solo vamos a detenernos en estos 7 chakras principales.

Estos 7 centros discurren de manera vertical por el centro del cuerpo. Comienzan en la base del tronco y terminan en la cabeza, en la coronilla. Están asociados, cada uno de ellos, a una zona en concreto del cuerpo. Así mismo, se les representa con diferentes colores.  Los tres chakras inferiores están más conectados con nuestra materialidad y vibran más lentamente. Los tres superiores están asociados con funciones más espirituales y el cuarto chakra (corazón) está considerado como un puente que conecta nuestro mundo físico con el espiritual.

Fuente: Pixabay/phpmaster90917

Fuente: Pixabay/phpmaster90917

¿Cómo se denominan?

Cada uno de los chakras tiene un nombre y está relacionado con una parte del cuerpo y un color:

  • Muladhara: Primer chakra – color rojo – raíz
  • Svadhisthana: Segundo chakra – color naranja – ombligo
  • Manipura: Tercer chakra – color amarillo – plexo solar
  • Anahata: Cuarto chakra – color verde – corazón
  • Vishuddha: Quinto chakra – color azul claro – garganta
  • Ajna: Sexto chakra – color azul indigo – tercer ojo
  • Sahasrara: Septimo chakra – color morado – corona

 

Todos nuestros pensamientos y emociones están relacionados con la forma en la que nuestra energía circula por estos centros. Así mismo, nuestra alimentación, el agua que bebemos o los lugares que frecuentamos también influyen en esa energía. Por todo ello, en nuestra mano está proporcionarnos bienestar o malestar sabiendo hacer las elecciones más adecuadas.

 


  • 0
Pixabay/PublicDomainPictures

La enuresis tratada de forma natural

Si tu hijo es uno de esos niños que aún tiene problemas para controlar la orina, en esta entrada te vamos a contar como ayudarle de manera natural y sin contraindicaciones. La enuresis puede ser tratada de diferentes maneras. Entre ellas podemos encontrar herramientas tan inócuas como el yoga o las Flores de Bach.

¿Hasta cuando es incontinencia normal?

La incontinencia es algo normal en los bebés hasta que cumplen los dos años. A partir de esa edad y hasta, aproximadamente, los cuatro años, estos pequeños irán adquiriendo continencia diurna. Sin embargo, hay niños que siguen siendo incontinentes más allá de la edad habitual. Si el niño no controla la orina después de los cuatro años durante el día estaremos hablando de enuresis diurna primaria. Y si tampoco lo controla después de los seis años por la noche podremos decir que tiene enuresis nocturna primaria. Existen diferentes técnicas que pueden ayudar enormemente a estos niños. Vamos a ver en qué consisten algunas de ellas.

Yoga y enuresis

Si queremos construir un edificio siempre tendremos que empezar por el piso de abajo. ¿Verdad? Este mismo principio es observado desde la perspectiva del yoga. Esta técnica milenaria nos enseña que siempre hay que comenzar sintiendo que nuestros pies están bien enraizados. Las clases de yoga para niños suelen empezar haciendo que los pequeños sientan sus pies en el suelo y desde ahí se eleven.

Lo primero es empezar con la “planta baja”, es decir, el suelo pélvicoEsta parte del organismo corresponde al primer chakra o centro de energía.  Si nos imaginamos a un yogui sentado con las piernas cruzadas, este chakra, también denominado chakra raíz, y el suelo pélvico, son los que estarán en contactos con la esterilla y el suelo. Por este motivo, este chakra raíz representa nuestro sentido de seguridad y la sensación de estar a salvo. De hecho, esta postura es una de las mejores maneras de sentirse confortado y seguro.

Diferentes estudios han demostrado que si entrenamos nuestro suelo pélvico, tendremos mejor control de los músculos que tienen que ver con perdidas de orina e incontinencia. Podríamos decir que sí el suelo pélvico está fuerte, nuestras raices están bien conectadas a tierra. Tanto los niños como las personas mayores se benefician en gran medida de estos ejercicios.

Unsplash/Jared Rice

Unsplash/Jared Rice

El yoga para los niños que padecen enuresis es una estupenda herramienta. Ellos son capaces de aprender los ejercicios para fortalecer su musculatura como si fuera un juego. Además de eso, mediante visualizaciones y relajaciones se puede acceder a ciertos miedos inconscientes y acercarse a la solución.

Flores de Bach y enuresis

Debido a que la enuresis puede ser debida a diferentes causas emocionales, las Flores de Bach están especialmente indicadas. El experto en terapia florar intentará averiguar lo que siente el niño a la hora de ir a dormir y al levantarse y ver la cama mojada. Desde ahí, se podrá hacer un indagación para encontrar los motivos que hayan podido contribuir a la enuresis. Después de ese primer diagnóstico se le indicarán las Flores más adecuadas.

En muchas ocasiones el origen de esta situación se encuentra en diferentes conflictos a los que el niño debe enfrentarse. Entre ellos podemos encontrar un cambio de colegio,el divorcio de sus padres, la llegada de un hermano pequeño o la muerte de un ser querido. La terapia floral cuenta con numerosas opciones que ayudarán a que el niño mejore casi sin darse cuenta.

 

La práctica regular del yoga y las Flores de Bach pueden ser nuestros aliados a la hora de encontrar una manera de ayudar a nuestro hijo sin efectos secundarios.

 


  • 0
Fuente: Unsplas/Calum Lewis

¿Qué es desayunar bien?

Desayunar es algo que hacemos, o deberíamos hacer, a diario y que tiene su importancia, ya que se trata de los primeros alimentos que ingerimos después del ayuno nocturno. Por lo tanto, hacerlo bien es importante si queremos comenzar el día con verdadera energía.

Energía real para iniciar la jornada

Son muchas las personas que comienzan el día tomando solamente un café que consiga despertarlas. Esta es la mejor manera de conseguir que el resto del día nuestro cuerpo no funcione correctamente. El café, como cualquier bebida estimulante, no nos da energía de manera gratuita. Podríamos describirla como una energía con intereses ya que la obtenemos tirando de nuestras reservas. Sin embargo, la energía que nos proporciona un buen desayuno, después de una noche de descanso, es real y es utilizada por nuestro cuerpo para proporcionarnos una jornada sin altibajos.

Para que nuestro día esté lleno de energía y buenos momentos es muy importante, además de un buen desayuno, que hayamos dormido lo necesario. Tenemos que intentar no robar tiempo a nuestro descanso nocturno si queremos tener buena salud.

Líquidos y sólidos para desayunar

Si la noche anterior hemos cenado temprano, al levantarnos habremos estado aproximadamente 10 o 12 horas sin comer ni beber. Durante este ayuno, nuestro cuerpo ha llevado a cabo labores de regeneración y reparación. La mejor manera de ayudarle en este cometido es bebiendo agua que ayude a eliminar los desechos. Un par de vasos de agua tibia con unas gotas de zumo de limón son la mejor manera de recibir al nuevo día. Es recomendable esperar un rato antes de comenzar el desayuno propiamente dicho.

Uno de los ingredientes más importantes de un buen desayuno es la fruta. Un zumo de frutas, aunque sea natural, nunca debería sustituir a una pieza de fruta ya que no nos aportan los mismos nutrientes que la fruta entera.

Pocas grasas y muchos cereales

Los cereales integrales también deberían de estar presentes en esta primera comida del día. Es muy importante que sean integrales de verdad ya que de esta forma nos aportarán todos los nutrientes del cereal en estado puro. Por ejemplo, no todos los panes que ponen en su etiqueta integrales lo son. Lo ideal sería que fueran integrales 100% y de cultivo ecológico para evitar pesticidas. Las cajas de cereales para desayuno que venden en los supermercados, cargados de azúcar y aditivos, no entrarían en esta categoría.

Dentro de las numerosas opciones podríamos destacar los copos de avena cocidos y endulzados con frutas secas. También se puede desayunar una crema de mijo y añadirle frutos rojos. Un par de rebanadas de pan integral de espelta o centeno con mermelada también son deliciosas. Usando la imaginación, podemos preparar desayunos sanos y saludables que nos llenarán de energía.

Aunque el desayuno es la comida en la que las grasas están más indicadas no es recomendable añadirle demasiada. Los frutos secos o semillas son una mejor opción que las mantequillas, margarinas o aceites. Se puede utilizar la crema de sésamo o tahina. Esta crema es una alternativa a otras grasas menos sanas que nos aporta una gran cantidad de calcio y otros minerales.

Bebidas excitantes

La bebidas estimulantes, en general, activan nuestro organismo de manera artificial. Por este motivo, en algunas personas, estas sustancias provocan caídas de glucosa que les harán desfallecer a media mañana. Aún así, esto se dará más a menudo si el desayuno ha consistido en un café con bollería o pan blanco que si el desayuno ha sido nutritivo de verdad.

Una bebida a base de leche vegetal o una infusión sin excitantes son los mejores acompañantes para un buen desayuno.

 

En general, un buen desayuno debería de incluir fruta, cereales integrales y semillas o frutos secos.  ¡Mereces comenzar el día dando a tu cuerpo el mejor combustible!

 


  • 0
Fuente:PIxabay/Lidya Nada

¿Y si no tuviéramos que perseguir la felicidad?

Cada día son más los libros y cursos que nos empujan a buscar o conseguir la felicidad. Parece que estamos obligados a ser felices en todo momento y situación y, si no lo conseguimos, algo no estamos haciendo bien. Esta danza en pos de la felicidad nos empuja a la continua búsqueda de aquella experiencia que nos asegure encontrarla. Sin embargo, vivimos en un momento en el que son muchas las personas que están deprimidas, ansiosas o tristes. ¿Qué estamos haciendo mal?

¿Quién nos promete felicidad?

Hasta no hace mucho tiempo la vida ordinaria de cualquier persona incluía tanto alegría como tristeza y esto se aceptaba mayoritariamente. El ritmo general de la vida de las personas era mucho más lento que el que vivimos hoy en día. La necesidad de nuevas experiencias existía en su justa medida. De esa manera, en la aceptación de que la vida tiene sus luces y sus sombras se desarrollaba la existencia de nuestros antepasados.

Fuente: Unsplash/Roman Kraft

Fuente: Unsplash/Roman Kraft

Hoy, sin embargo, se nos vende por todas partes la persecución de la felicidad a toda costa. Algunas veces, es hasta un poco vergonzoso no conseguir ser lo suficientemente felices…. ¿De dónde viene esa moda de querer ser felices a cualquier precio evitando la vida en su conjunto? ¡Está muy claro! Para ser felices, nos dicen, debemos comprar, adquirir, viajar, y lo que haga falta… Si hacemos todo esto, se nos promete que alcanzaremos una felicidad perenne. ¿Es eso verdad? ¿No es cierto que una vez que hemos comprado, adquirido o viajado, volvemos a lo mismo de siempre? ¿No es cierto que la promesa de la felicidad se queda solo en una promesa?

Tenemos permiso para no ser felices

¿Y si te dijera que tienes permiso para no ser feliz? La vida humana conlleva un gran numero de situaciones que nos hacen sentir de diferentes maneras. La negación de los momentos tristes o angustiosos no hará que dejen de existir. Tenemos permiso y debemos dar a nuestras emociones “negativas” el protagonismo que merecen. Llegan a nosotros para ser observadas, atendidas y abrazadas. No son la basura que tenemos que meter debajo de la alfombra para no ver. Si nos permitimos ser infelices sin miedo no obstaculizaremos el fluir de la vida.

Fuente: Pixabay/Luis Galvez

Fuente: Pixabay/Luis Galvez

Acepta tus momentos tristes, tus angustias, tus llantos. Todos ellos forman parte de lo que eres. No rechaces ninguna emoción y no te esfuerces en hacer que desaparezca rápidamente.

La felicidad no se busca, se siente

En contra de lo que la publicidad nos hace creer no existe nada externo que nos vaya a proporcionar la felicidad. Tampoco es necesario que nos obsesionemos con encontrar la felicidad. La verdadera felicidad es algo que aparece sin objeto que lo acompañe. Ser feliz es un estado que se alcanza o aparece en nuestro interior. Somos felices cuando ponemos atención en cada momento que vivimos. Sin nada que lo origine podemos experimentar gozo dando a lo cotidiano el valor que tiene. Gozo es recordar que contamos con un día más para exprimirlo a nuestro antojo.

Fuente: Pixabay/Max Andrey

Fuente: Pixabay/Max Andrey

 

No busques la felicidad, encuéntrala en la aceptación de ti mismo y de todo lo que aparece en tu vida cada día.

 


  • 0
Fuente: Pixabay/truthseeker08

¿Pueden practicar yoga los niños?

El yoga cada día cobra más popularidad en nuestra cultura occidental. Son muchas las personas que han encontrado en esta técnica milenaria una forma de cuidar su cuerpo y también su mente. Aunque normalmente solo lo practiquen personas adultas, los niños también pueden ejercitarse y disfrutar con esta práctica, a la vez que se divierten.

¿Qué beneficios tiene el yoga para los niños?

De la misma manera que los adultos, los niños que practican yoga fortalecen sus músculos y adquieren flexibilidad. Además de esto, al practicarlo, poco a poco, los niños van tomando conciencia de su propio cuerpo. Gracias a ello, aprenden a reconocer cada una de sus partes y también a adoptar posturas correctas que evitarán problemas en un futuro.

Fuente: Unsplash/Maura Silva

Fuente: Unsplash/Maura Silva

Los ejercicios respiratorios que incluye el yoga son ideales para relajar tanto la mente como el cuerpo del niño. Esto, facilitará en gran medida la concentración en los estudios. Así mismo, una mente en calma es una gran fuente de creatividad y una buena forma de evitar el estrés. Otro beneficio de la práctica de esta técnica es que, al realizar trabajos en grupo o parejas, se fomenta el compañerismo y la amistad.

Para todas las edades

Un niño puede comenzar a prácticar yoga, incluso, cuando su mamá está embarazada. Durante el embarazo, las mujeres pueden hacer yoga sin problema. Gracias a ello, tanto su embarazo como el parto, discurrirán de manera mucho más fácil. Así mismo, después de dar a luz, los bebés pueden acompañar a sus madres a las clases de yoga para que se vayan familiarizando con la práctica. Será a partir de los 3-4 años cuando ya puedan iniciarse en clases con otros niños.

Los grupos suelen hacerse en función de la edad para que el ejercicio se adapte a las necesidades de cada etapa. Por ejemplo, un grupo con niños de 3 o 4 años estará orientado a estimular el movimiento y los sentidos. Sin embargo, cuando son un poco más mayores, las habilidades a desarrollar serán otras.

yoga

¿En qué consiste una clase de yoga para niños?

Probablemente, a los adultos que practiquen yoga les resulta difícil imaginar a los niños haciendo una clase como la suya. Es normal, porque las clases de yoga para los niños nada tienen que ver con las de los adultos. Los niños necesitan pasarlo bien y, por eso, esta disciplina se acerca a ellos de manera lúdica. Siempre dependiendo de la creatividad del profesor, se emplearán bailes, canciones o cuentos que harán la clase muy divertida. Durante estos juegos, se practican los distintos ashanas, se hacen técnicas de relajación adaptadas, e incluso, se llevan a cabo pequeñas meditaciones guiadas.

 

La práctica regular del yoga se puede alternar con cualquier otro tipo de deporte. Los niños necesitan movimiento y diversión, sus cuerpos están llenos de energía y ganas de experimentar.

 

 


  • 0
Pixabay/Einladung_zum_essem

¿Qué es la acrilamida y cómo nos perjudica?

A la mayoría de las personas les resultan muy apetecibles las patatas fritas doraditas y crujientes. Sin embargo, ese color y textura están relacionados con una sustancia denominada acrilamida que se ha visto que es muy perjudicial para la salud. Te lo vamos a contar.

Fuente: Unsplash/Gilly

Fuente: Unsplash/Gilly

¿Qué es la acrilamida?

La acrilamida es una sustancia utilizada en la formación de poliacrilamida, acrilamida y copolímeros. Los copolimeros son usados para producir plásticos, papel y tintes. Así mismo, se usan para tratar el agua potable y las aguas residuales. Además, podemos encontrarlas en adhesivos, envases de ciertos alimentos y algunos selladores.

Alimentación y acrilamida

En el año 2002, unas investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Estocolmo, dieron a conocer que esta sustancia se encontraba en cantidades elevadas en un grupo de trabajadores que llevaban una dieta determinada. Este estudio descartó que estos trabajadores estuvieran en contacto con cualquier tipo de sustancia química, por lo que la presencia de acrilamida se atribuyó únicamente a la dieta.

Paralelamente, otros estudios llevados a cabo en Estados Unidos y Europa, dieron a conocer que ciertos alimentos presentaban acrilimida si se cocinaban a más de 120ºC. Siguiendo la investigación, se llegó a la conclusión de que uno de los aminoácidos presentes en los hidratos de carbono (asparagina) es el responsable de que la acrilamida aparezca.

Fuente: Unsplash/Pixzolo Photography

Fuente: Unsplash/Pixzolo Photography

Almidones y cereales

Dependiendo de la manera en que se cocinen los alimentos que contienen almidón y los cereales, esta peligrosas sustancia puede aparecer o no. El horneado o los fritos que otorgan el color dorado a los alimentos, son indicadores de que la acrilamida puede estar presente. Así mismo, el tostado del café también parece estar relacionado con su aparición.

Problemas para la salud humana

En ratones de laboratorio se ha relacionado la administración de acrilamida con la aparición de tumores y mutaciones genéticas. De la misma manera, la presencia de esta sustancia puede provocar efectos negativos en el sistema nervioso.

Aunque aún no existen estudios definitivos parece ser que, en determinadas cantidades, la acrilamida se considera un posible cancerígeno.

Fuente: Unsplash/Natham Dumlao

Fuente: Unsplash/Natham Dumlao

¿Podemos evitar que aparezca esta sustancia?

Afortunadamente, tomando ciertas medidas, es muy fácil evitar o minimizar la aparición de la acrilamida:

  • Cocer las patatas a menos de 120ºC. Evitar horneados o fritos
  • Remojar las patatas media hora antes de cocinarlas. De esta manera soltarán gran parte del almidón y se dorarán menos.
  • No ingerir los bordes de las tostadas que se hayan tostado en exceso.
  • No tomar la variedad robusta del café. Mejor la arábiga.
  • Si las patatas se tuestan demasiado es mejor no comerlas.
  • Evitar la bollería industrial o los cereales para desayuno.
  • No comprar patatas chips onduladas. La mejor opción son las que hayan sido elaboradas con aceite de oliva y sal. Las variedades con distintos sabores no son aconsejables.
  • Dejar los restaurantes de comida rápida para ocasiones puntuales o evitarlos.

 

En general, la acrilamida puede ser evitada observando las reglas arriba mencionadas y llevando una dieta saludable.


  • 0
Fuente:Pixabay/Jeremy Bishop

¿Qué es el transgeneracional?

Probablemente habrás escuchado la palabra transgeneracional. Aunque te resulte familiar quizá no sabes muy bien qué significa. Si es así, sigue leyendo este artículo porque vamos a explicártelo.

¿Cuándo se inició?

Este término fue popularizado por la psicóloga Anne Ancelin ShützenbergerSu terapia estaba orientada hacía la inmersión en el transgeneracional, es decir, en la búsqueda de los bagajes de nuestros ancestros que cargamos de manera inconsciente. En algunos casos, esta carga es consciente aunque no sepamos como quitárnosla de encima.

Según decía Anne Ancelin: “Lo que conocemos de nuestra familia es tan importante como lo que ignoramos de ella. Los “agujeros” y los “olvidos” en nuestra historia familiar son sumamente interesantes”.

Fuente: Pixabay/Gellinger

Fuente: Pixabay/Gellinger

¿En qué consiste?

El transgeneracional es la información guardada por el inconsciente biológico y que el clan familiar transmite de generación en generación. Normalmente, el conflicto será resuelto en generaciones posteriores. De manera general, podemos decir que es todo lo relacionado con las memorias familiares conscientes o no.

El objetivo del análisis transgeneracional es hacer consciente la historia de nuestra familia a la vez que la entendemos. Además de esta comprensión, también es importante que sepamos que rol nos toca jugar en esta historia. De esta manera podremos resolver, si fuera necesario, situaciones que han sido excluidas de la conciencia familiar.

Estudiar el Transgeneracional o árbol genealógico es entender que existen determinados comportamientos inconscientes que se transmiten de generación en generación. Estos comportamientos, en muchas ocasiones, son cargados por el sujeto impidiendo que se pueda realizar en plenitud. Una vez que dichas pautas se hacen conscientes se procederá a que la persona se desvincule de ellos y a que pueda acceder a un futuro sin esas cargas.

Enfermedades y comportamientos

Para entender de qué manera influye en nuestra vida la información transgeneracional, es importante que entendamos que aunque haya conflictos heredados de nuestros antepasados siempre existe en nuestra vida actual algo que desencadena el conflicto.

Parece ser que ciertas enfermedades pueden verse influenciadas por factores transgeneracionales. Entre ellas encontramos la artrosis, ciertas parálisis, esclerosis en placa, enfermedades degenerativas e, incluso, algunas alergias. Así mismo, ciertas patologías digestivas, articulares y pulmonares tienen relación con aquello que heredamos de nuestras familias.

Fuente: Unsplash/Lindy Baker

Fuente: Unsplash/Lindy Baker

Factores importantes

Hay ciertas circunstancias que se transmiten especialmente a través del árbol y que generan patologías, estos son:

  • Secretos familiares: tabúes, incestos, adulterios
  • Lo que no se dice: adopciones, hijos ilegítimos
  • Cuestiones relacionadas con el dinero: herencias, robos, peleas entre familiares
  • Dramas: suicidios, abortos, locura, asesinatos,

Cualquiera de estas cosas, sí se mantienen en silencio, se convertirán en dolores o dolencias de diferente índole. Según decía Francoise Dolto; “El cuerpo de los hijos grita lo que los padres callan”.

 

Cómo habrás podido comprobar, el estudio del transgeneracional es una estupenda herramienta de sanación. Cuando conseguimos sanar el árbol familiar accedemos a nuestra propia sanación y, de esta manera, podremos llegar a ser aquello que en realidad somos.

 

 

 


  • 0
Pixabay/aixkusivik

Los beneficios del magnesio para la salud

Si te encuentras más cansado de lo normal. Si duermes mal o si tienes calambres y contracturas a menudo, es posible que tengas un déficit de magnesio. En la actualidad, son muchas las personas que no alcanzan las dosis diarias recomendadas de este importante mineral. Si tenemos en cuenta que el magnesio está implicado en aproximadamente 500 reacciones diferentes de nuestro cuerpo, entenderemos por qué no podemos descuidar su aporte.

Pocas personas tienen los niveles adecuados

Diferentes estudios afirman que solo un 25% de la población norteamericana ingiere cada día la cantidad de magnesio recomendada. Lamentablemente, es muy difícil determinar si hay déficit de magnesio a través de un análisis de sangre. Esto es debido a que solo el 1% de este mineral circula en nuestro torrente sanguíneo. La mejor forma de saber si existe un déficit es seguir la pista de los síntomas que presenta su ausencia en nuestro cuerpo.

Unsplash/Vince Lee

Unsplash/Vince Lee

Los alimentos  y el agua

Hoy en día, los alimentos que llegan a nuestra mesa tienen muy poco magnesio. Antiguamente, los suelos se abonaban de manera natural proporcionando al suelo todo el magnesio necesario. Actualmente, sin embargo, los abonos químicos solamente contienen nitrógeno, potasio y fósforo. De ahí nos surge la pregunta: ¿De dónde sacará la planta el magnesio que necesita?

De la misma manera, el agua que llega a nuestra casa está desprovista de la mayoría de los minerales que presentaría en origen. La potabilización de las aguas elimina esos minerales. El agua mineral embotellada tampoco cuenta con los minerales que necesitaríamos.

Funciones del magnesio

El magnesio es vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. De hecho, debería de ser el cuarto mineral más abundante en nuestro cuerpo. Dentro de todas las funciones en las que está implicado podemos destacar:

  • Regulación de la glucemia y sensibilidad a la insulina
  • Creación de ATP, relacionado con la energía que nuestro cuerpo utiliza
  • Estabilización de presión sanguínea
  • Aumento de la función mitocondrial
  • Regulación y normalización de la función muscular de todo el cuerpo
  • Defensa antioxidante
  • Mejora de la calidad del sueño
  • Es un potente desintoxicante

¿Cómo saber si tengo déficit?

Afortunadamente, el déficit de tan importante mineral presenta una gran cantidad de señales fácilmente observables con un poco de atención. Aunque estos síntomas podrían tener también otro origen, es muy posible que, si una persona presenta más de dos de ellos, pueda tener un nivel bajo de magnesio en su cuerpo:

  • Infecciones recurrentes
  • Calambres musculares
  • Arritmias cardíacas
  • Dolores de cabeza de repetición
  • Baja función inmunitaria
  • Cambios de humor
  • Síndrome premenstrual
  • Debilidad muscular
  • Problemas de audición
  • Osteoporosis
Fuente: Pixabay/ExplorerBob

Fuente: Pixabay/ExplorerBob

¿Cómo incrementar los niveles de magnesio?

Es necesario saber que para no sufrir pérdidas de este mineral es importante evitar situaciones que obliguen a nuestro cuerpo a elevar su demanda. El consumo de alcohol, por ejemplo, es uno de los factores que incrementan la cantidad de magnesio que necesitamos. Así mismo, el estrés, la falta de sueño, los niveles altos de insulina y determinados medicamentos reducirán nuestras reservas.

Son muchos los expertos, como por ejemplo la Dra. Caroline Dean,  que consideran que hoy en día la mayoría de las personas deberían de tomar un suplemento de magnesio. Nuestros suelos, incluso los de cultivo ecológico, están sumamente empobrecidos. Aún así, la mejor manera de obtener cualquier mineral o vitamina siempre es a través de la dieta.

De todos los alimentos ricos en magnesio es el chocolate quien van en cabeza.  Las verduras de color verde oscuro, las coles y las hojas de remolacha también tiene un alto contenido en magnesio. Las semillas, los frutos secos -en especial las almendras- y los aguacates también deben de estar presentes en nuestra dieta de manera habitual si queremos aportar a nuestro cuerpo tan importante mineral.

 

En definitiva, si quieres dormir bien, tener tu tensión equilibrada, y que tu estado de ánimo sea estable, ¡Pon magnesio en tu vida!


  • 0
Unsplash/rawpixel

Tu cuerpo pide más agua

Nuestro organismo está formado por un 70% de agua. En realidad, somos más agua que otra cosa. Todas nuestras funciones están relacionadas de alguna manera con este elemento. No obstante, a pesar de su importancia, la hidratación correcta no es una prioridad para la mayoría de las personas. Según distintas investigaciones, muchas de las enfermedades actuales son síntomas de deshidratación. Vamos a ver por qué.

Un descubrimiento por casualidad

El Dr. F. Batmanghelidfue un médico iraní que, gracias a una casualidad, descubrió la capacidad curativa del agua. Estudió medicina en Inglaterra y al finalizar sus estudios regresó a su país de origen para ayudar en el desarrollo de una red de hospitales. En 1979 fue encarcelado durante la Revolución Islámica que dio lugar a la caída del útlimo Sha de Persia. A pesar de haber sido condenado a muerte, pudo salvar su vida gracias a su condición de médico. En aquel momento se le requirió para ocuparse de los enfermos que estaban en prisión. En tal circunstancia se dio la “casualidad” que originó la investigación que duraría durante el resto de su vida.

Dr.-F-Batmanghelidj

Durante el tiempo que estuvo atendiendo a estos enfermos se enfrentó a condiciones de todo tipo. En cierta ocasión, uno de los enfermos gritaba de forma desesperada por el dolor que le ocasionaba lo que claramente era una úlcera de estómago. Los medicamentos con los que contaba eran escasos y no hacía efecto ninguno. El Dr. Batmanghelidjen su desesperación, optó por darle un vaso de agua rogándole que siguiera bebiendo más agua cada cierto tiempo. Tras unas horas la mejoría se hizo cada vez más evidente ante la sorpresa de todos. Debido a ello, el doctor continuó suministrándole más agua hasta que el dolor desapareció por completo. Este fue el principio de un larga lista de casos de úlcera de estómago que sanaron de la misma manera.

La necesidad de agua de nuestro cuerpo

Cuando el Dr. Batmanghelidj fue liberado se dedicó en cuerpo y alma a investigar sobre la importancia de la hidratación en nuestro organismo. Según sus estudios,  los seres humanos hemos perdido nuestra capacidad para sentir sed. Debido a esto, muchas de las enfermedades de nuestros días están relacionadas con cierto grado de deshidratación que todos padecemos. A esto habría que añadirle que según envejecemos aún sentimos menos la necesidad de beber.

También debemos de tener en cuenta que la calidad de nuestro agua no es buena. El agua que bebemos carece de los minerales con los que contaba hace mucho tiempo cuando no era sometida a los tratamientos de potabilización actuales. Todo esto provoca una sed continua de nuestro organismo que impide que las funciones más básicas puedan llevarse a cabo con la eficacia necesaria.

¿Qué dolencias mejoran con el incremento de agua?

El Dr. Batmanghelidj comprobó que llevando a cabo una rehidratación sistemática, muchas de las enfermedades de sus pacientes desaparecian. Obtuvo estupendos resultados en casos de asma, dolores de cabeza, depresión, estrés y obesidad, entre otros.

Merece la pena leer el libro que contiene todos los estudios llevados a cabo por el Dr. Batmanghelidj, así como los testimonios de personas que encontraron solución a sus problemas siguiendo sus indicaciones. Son muchas lo casos de mejoría gracias a un procedimiento tan simple como incrementar, en cierta medida, la ingesta de agua. Tomando dos vasos de agua, con una pizca de sal marina sin refinar, media hora antes de cada comida mejorarán muchas de las funciones de nuestro organismo.

 

En resumen, algo tan sano como beber la cantidad de agua que necesitamos, puede ser una de nuestras herramientas más baratas y sanas para conservar un buen estado de salud.