• 0
Pixabay/whitesession

El masaje Tui-Na y sus beneficios

La medicina china, con más de 4.000 años de antigüedad, aún se practica en nuestros días con gran eficacia y rigor. El masaje es una de las técnicas que se aplican, dentro de esta ancestral medicina, para lograr la curación de las enfermedades y devolver al organismo el equilibrio perdido. Entre las diferentes variedades encontramos el masaje Tui-Na o Tuina que es el que más se práctica.

Combinación de medicinas tradicionales

Tui-Na viene de las palabras chinas “tui” –empujar–  y “na” –agarrar-. Esto se debe que estás son las dos maniobras, de las más de 80 que lo componen, más utilizadas en este tipo de masaje. Estas maniobras son aplicadas sobre los diferentes meridianos y los puntos energéticos. En los hospitales de China se combinan este tipo de técnicas con la medicina alopática obteniendo estupendos resultados. De hecho, ambas medicinas son consideradas medicinas oficiales.

Pixabay/stevepb

Pixabay/stevepb

Este masaje terapéutico se encarga, sobre todo, de tratar patologías músculo esqueléticas. También es un buen método para apoyar los tratamientos de medicina interna. Se utiliza bastante a menudo en niños ya que la acupuntura, que es otra técnica de la medicina china, no puede se les puede aplicar. Este masaje obtiene los mismos resultados en los niños que la acupuntura en los adultos.

El masaje Tui-Na relaja y estimula

Cómo todos los masajes, el Tui-Na es un masaje relajante. Al mismo tiempo, al estimular los diferentes puntos energéticos consigue que, después de recibirlo, la persona sienta que se ha activado. Al ser un masaje suave y muy completo lo puede recibir cualquier persona. No obstante, es especialmente beneficioso para personas mayores y niños.

Indicaciones del masaje Tui-Na

Sus efectos a nivel  físico y energético son admirables:

  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Ayuda a la recuperación de lesiones deportivas
  • Alivia el dolor en procesos como la ciática, la artritis o los espasmos musculares
  • Colabora con la recuperación del tejido blando
  • Alivia los dolores menstruales y ayuda a solucionar la infertilidad
  • Estimula la circulación de la energía o QI
  • Es muy favorable para tratar migrañas
  • Ayuda a solucionar problemas del aparato respiratorio y reproductivo
Unsplash/Toa Heftiba

Unsplash/Toa Heftiba

En qué consiste el masaje Tui-Na

Aunque las manos son la principal forma de dar este masaje, en ocasiones también se utilizan los codos. Es posible que ciertas maniobras pueden resultar dolorosas ya que los movimientos suelen ser enérgicos y penetrantes. El paciente suele estar sin ropa, aunque también es posible hacerlo con algo por encima. Normalmente, se utilizan aceites esenciales y cataplasmas o linimentos hechos con hierbas.

Para comenzar, el terapeuta entrevistará al paciente para informarse a fondo de sus dolencias y necesidades. Así mismo, observará si la persona tiene más o menos ying o yang para poderlo equilibrar con el masaje. La duración de este tipo de masaje dependerá de cada caso pudiendo ir desde diez hasta noventa minutos

¿Es un masaje para cualquier persona?

Las personas que lo reciben dicen encontrarse con más vigor y relajación después. No obstante el Tui-Na no es un masaje especialmente relajante. No está indicado para personas con heridas abiertas, tumores o enfermedades infecciosas. Las mujeres embarazadas o aquellas que están menstruando no deberían recibirlo.

Pixabay/blueland

Pixabay/blueland

Salvo las excepciones arriba mencionadas el masaje Tui-Na es una herramienta muy valiosa de sanación que puede ser complementaria a cualquier otro tratamiento.


  • 0
Pixabay/Leeyoping0

El miso y sus numerosas propiedades

Uno de los alimentos fermentados más completos y nutritivos es el miso. Esta pasta, de gran aroma, es muy conocida en Japón pero una casi desconocida en otras culturas. Sin embargo, son tantas sus propiedades y beneficios para la salud que merece la pena incluirla en cualquier dieta.

Qué es el miso

El miso es una pasta fermentada de forma natural. La fermentación se lleva a cabo con semillas de soja fermentada y sal marina. En ocasiones, se añade también arroz, cebada o trigo. Para activar el proceso de fermentación se utiliza el hongo kojiEste hongo es muy utilizado en la mayoría de los fermentados en Japón. Este fermentado se considera en la tradición china y japonesa como altamente curativo.

Pixabay/KIMDAEJEUNG

Pixabay/KIMDAEJEUNG

Tipos de miso

Dependiendo de si la fermentación se hace solo con soja o con algún cereal el miso tendrá distinto sabor y propiedades. Los distintos tipos son:

Hatcho miso

Es el tipo de sabor más fuerte y de color más oscuro. Es marrón oscuro con ciertas tonalidades rojas. Se elabora únicamente con soja, sin ningún cereal. Esta variedad es la más alta en proteína, aproximadamente 21%. Es apto para celíacos. Va bien con para añadirlo en guisos y sopas fuertes.

Genmai miso

A este miso se fermenta con soja y arroz integral. Su sabor es salado tirando a terroso y su color marrón. Es una variedad más difícil de fermentar. Lo pueden tomar los celíacos y va bien con carnes ya que aporta un punto picante.

Mugi miso

Esta pasta se elabora con soja y cebada. Tiene un color marrón rojizo y un sabor dulzón. Tiene cierto aroma a cebada. Su contenido en proteínas es alto, alrededor del 13% y va bien con patés, legumbres, guisos o sopas.

Aka miso

Se le conoce también como miso rojo. Su fermentación es de dos o tres años. Este tipo contiene arroz blanco, además de soja y tiene un sabor muy unami y bastante fuerte. Además de los usos habituales en sopas va muy con hortalizas, bulbos y frutos secos.

Shiro miso

Este tipo es el más suave de sabor porque su fermentación ha sido más corta. Normalmente solo se ha fermentado semanas o pocos meses. Es de color amarillo claro. Igual que el anterior se elabora con arroz blanco además de la soja. Tiene textura suave y cremosa y va bien con pescado, tofu o ensaladas.

Propiedades del miso

Cómo todos los alimentos fermentados, su mayor propiedad es la capacidad depurativa. No obstante, son muchos más los beneficios que nos ofrece su consumo:

  • Posee una cantidad interesante de proteínas e hidratos de carbono
  • Tiene un altísimo poder desintoxicante
  • Interviene positivamente en todo el proceso digestivo
  • Es muy rico en minerales
Pixabay/hoyas

Pixabay/hoyas

Cúando y cómo consumir miso

Es muy importante que el miso que consumamos sea sin pasteurizar para que conserve todas sus propiedades. Al no haber sido pasteurizado nos aportará enzimas digestivas que equilibran la flora intestinal.

Debido a su gran poder depurativo está indicado en personas que reciban quimioterapía o que hayan recibido altas dosis de radiación. Su gran poder alcalinizante le hace ideal en dietas que quieran eliminar la acidez de alimentos refinados.

Es un gran aliado para los deportistas por su alto contenido en hidratos de carbono y proteínas. Así mismo, las altas concentraciones de isoflavonas que posee le hace muy adecuado para la salud hormonal femenina. Es muy importante tener en cuenta que no debe de someterse a altas temperaturas. La mejor manera de conservar todas sus propiedades es añadiéndolo al final de la preparación de los alimentos. Nunca debe hervir.

El miso en la cocina es un gran aliado para hacer platos muy sabrosos y saludables. No olvides que al utilizarlo en la cocina la sal ya no es necesaria.


  • 0
Pixabay/Ana Inés Rabadán

Sungazing, la mirada al sol

En anteriores artículos hemos hablado de las bondades del astro rey. El sol, si lo utilizamos con el respeto que merece, puede ser un gran aliado para mantener la salud. El sungazing es una técnica que utilizan muchas personas obteniendo muy buenos resultados. En esta entrada vamos a ver qué es el sungazing y de dónde viene.

Pixabay/Wikilmages

Pixabay/Wikilmages

El sol siempre fue importante

Ya en las antiguas culturas se veneraba al sol como dador de vida. Tanto los seres humanos como toda la vida en la tierra somos seres solares. Aunque en nuestros días se fomente el miedo al sol, el sol siempre fue un amigo. Sin sol no hay vida porque dependemos de su luz y su calor.

La mirada al sol de Hira Ratan Manek

El sungazing o yoga solar ya lo practicaban culturas muy antiguas. Parece ser que en algunos países como Grecia o Bulgaria se practicaba hasta no hace mucho. Gracias a personas como Hira Ratan Manek este conocimiento no se ha perdido y ha llegado hasta nuestros días.

Hira Ratan Manek

Hira Ratan Manek

Hira Ratan Manek nació en la India en 1937. Dedicó su vida profesional a la ingenería mecánica y después de su jubilación comenzó a estudiar la técnica milenaria de la mirada al sol. Sus estudios estuvieron influenciados por las enseñanzas de Mahavir de Jais que parece que practicó este método. Tras su investigación desarrolló un protocolo que, en la actualidad, le permite vivir únicamente de la energía solar y agua. Aún así, es capaz de tomar otros líquidos en determinadas ocasiones. En tres ocasiones ha sido estudiado por equipos científicos que certifican que, tras llevar a cabo la mirada al sol, sus funciones cerebrales eran superiores las de las personas de su edad. Otras personas que lo practicaban, y también se sometieron a ciertos estudios, presentaron resultados muy parecidos.

Fotosintesis para todos

Si olvidamos el miedo que nuestra cultura tiene al sol podremos ver con claridad el papel beneficioso que tiene en todas las formas de vida. El sol es vida y salud y se nos ofrece de manera gratuita. Según Ratan Manek ,el sol puede darnos todo lo que necesitamos sin que nos volvamos dependientes de gurús o medicamentos.

En la escuela nos enseñaban acerca de la fotosíntesis de las plantas. Sin embargo, esta fotosíntesis no se produce solamente en las plantas. Este mismo proceso también la llevan a cabo los minerales y el propio cuerpo humano gracias a la luz del sol.

El protocolo del Sungazing

Según el protocolo creado por Manek el proceso de mirar al sol se puede llevar a cabo en periodos de tres meses. Es importante que la práctica se lleve a cabo una hora después de salir el sol o una hora antes de que se ponga. En principio se empieza con veinte segundos mirando al sol y se van aumentando diez segundos al día.

Durante los primeros tres meses, en los que se llegará a mirar 15 minutos al sol las personas que lo lleven a cabo experimentarán una salud mental perfecta. Esto es debido a que se obtiene un gran equilibrio mental. Este equilibrio repercute directamente en el cuerpo, por lo que durante los tres meses siguientes la salud corporal también mejorará.

Una vez obtenida la mejoría mental y física la práctica puede detenerse y seguir solo con un mantenimiento. No obstante, aquellas personas que quieran mejorar espiritualmente podrán continuar aumentando el tiempo de exposición hasta llegar a los nueve meses. Este última parte del protocolo otorga a los practicantes determinados dones que varían de una persona a otra.

La fuerza del sol es enorme y maravillosa. Si somos capaces de aprovechar sus virtudes de forma inteligente, nuestro estado físico y mental nos lo agradecerán.

 


  • 0
Pixabay/geralt

Eneagrama, una poderosa herramienta para conocerte

Nuestra forma de actuar ante las circunstancias y desafios que la vida nos presenta es, muchas veces, inconsciente. Detrás de esa manera de comportarnos podemos encontrar motivaciones profundas que el Eneagrama nos ayuda a descubrir. Esta técnica es una de las muchas con las que podemos obtener ayuda para conocernos mejor.

¿Qué es el Eneagrama?

Se calcula que el Eneagrama puede tener más de 2.500 años de antigüedad. Las Escuelas de Gurdjieff son las responsables de que llegara hasta nosotros. Más tarde, Oscar Ichazo lo adaptó para poderlo aplicar al estudio psicológico del carácter. Su nombre en griego nos quiere decir “nueve trazos”. Estas nueve lineas van unidas a una estrella de nueve puntas y, cada una de ellas, describe una forma de ver el mundo y de pensar. Toda esta estructura nos habla de la forma subjetiva en que cada persona interpreta lo que le pasa en la vida.

George Gurdieff

George Gurdieff

El Eneagrama simboliza y representa 9 patrones del comportamiento humano: 9  formas de ver la vida, 9 virtudes y 9 defectos. Podemos decir, que cada tipo del Eneagrama nos habla de una herida emocional. Normalmente, sobre la herida principal es sobre la que cada persona construye su forma de relacionarse con el mundo. A estas diferentes formas de funcionar psicológicamente se les conoce como eneatipos.

Los nueve eneatipos

De forma sintética, vamos a hacer un recorrido por los nueve eneatipos del Eneagrama:

Eneatipo 1 – El perfeccionista

Estas personas, de base, se sienten imperfectas. Debido a ello, viven una continua autoexigencia intentando alcanzar la perfección. Esto les crea una gran rigidez mental que les impide entender a aquellos que actual de forma diferente.

Eneatipo 2 – El que siempre da

Este eneatipo vive en la creencia de que amarse a sí mismo es un acto sumamente egoísta. Su máxima aspiración es ayudar a los demás y ser “una buena persona”. Poco a poco, esta entrega le hace olvidarse de sí mismo y, a la vez, ser incapaz de vivir sanamente la soledad.

Eneatipo 3 – El que necesita reconocimiento

Las personas con este enatipo no se valoran. Necesitan destacar para sentir que son tenidos en cuenta. Se suelen obsesionar con el éxito y emplean la competencia y la vanidad como herramientas para sentirse valiosos.

Eneatipo 4 – El que busca atención

De alguna manera, estas personas son invisibles para si mismas. Tienen un gran complejo de inferioridad. Por ello luchan por convertirse en una persona “especial”. Suelen hablar mucho sobre ellas mismas y sus sentimientos sin tener en cuenta los de los demás.

Estrella

Pixabay/geralt

Eneatipo 5 – El que investiga y mira hacía adentro

Estas personas se incomodan ante las emociones propias o ajenas. Son un poco ermitaños y, en general, distantes y fríos. Les gusta mucho acumular conocimiento en un intento de no lanzarse a vivir la vida de verdad. Suelen encerrarse en su mundo intelectual y racional

Eneatipo 6 – El que duda siempre

El eneatipo seis se caracteriza por el miedo y por la duda sobre si mismo. Vive continuamente temiendo peligros imaginarios o reales. Suele necesitar normas para sentirse seguro.

Eneatipo 7 – El que se escapa para no sufrir

Las personas con este eneatipo dominante sienten un profundo vacío en su interior. Para ocultarlo desarrollan un carácter muy entusiasta y positivo. Necesitan estar continuamente haciendo algo y viven, casi siempre, en el futuro.

Eneatipo 8 – El controlador

Este eneatipo se caracteriza por la necesidad de control. Detrás de este comportamiento hay un gran miedo al daño que le puedan proporcionar otras personas. La forma de ejercer ese control suele ser a través de desarrollar una fuerte personalidad.

Eneatipo 9 – El que quiere evitar conflictos

Estas personas encuentran muy difícil manejarse con el enfado de otras personas. Temen el conflicto. Para evitarlo procuran no hacerse notar para no molestar. Suelen tender a la inactividad y encuentran una gran dificultad en decir no.

Como habrás podido comprobar, el Eneagrama es una forma muy interesante de autoconocimiento. Por supuesto, para obtener buenos resultados es necesario acudir a una persona experta en la materia. No obstante, se pueden hacer algunos  test, como el test ITA Riso-Hudson, que nos ayudan a hacernos una ligera idea de cuál es nuestro eneatipo dominante.

 


  • 0
Pixabay/armenano

Tener en cuenta el morir para aprender a vivir

En este momento de la historia la mente humana está poco acostumbrada a reflexionar. Esa reflexión, que a los antiguos les pareció distintivo de nuestra “superioridad” frente a otras especies, no tiene cabida entre nuestros hábitos. Actualmente, todo se nos es dado desde afuera. Buscamos información en fuentes externas que consideramos fiables por sistema. Así mismo, una vida frenética como la que vivimos deja poco espacio para ir hacía dentro y acceder a nuestra propia sabiduría. Debido a esta ausencia de reflexión vivimos nuestra vida como si fuera a durar eternamente. No hay lugar para considerar la posibilidad de que un día vamos a morir.

El nacimiento y el olvido

Desde el momento que nacemos, comenzamos un camino que nos dirige, ineludiblemente, hacía el siguiente proceso vital al que denominamos muerte. Al espacio entre el nacer y el morir lo denominamos vida. Durante ese periodo que, ilusoriamente, llamamos “nuestra vida”, perdemos la perspectiva de que ese vivir tiene fecha de caducidad.

Unsplash/Alex Hockett

Unsplash/Alex Hockett

En general, la vida de un ser un ser humano corriente se desarrolla en un ajetreado ir y venir. Este ajetreo casi siempre es bastante inconsciente. Nos embarcamos en luchas y afanes que nos mantienen ocupados.  La mayoría de las veces estas luchas las realizamos de manera automática. Durante gran parte de nuestra vida vivimos sumidos en anhelos, aspiraciones, apetencias y deseos. Y, normalmente, nos tomamos todo este trajín sumamente en serio…

Los giros de la vida

En todo este proceso del vivir nos solemos olvidar de los giros inesperados que la vida nos ofrece. Cuando aparecen esos vaivenes, nos vemos obligados a plantearnos cosas que antes ni siquiera teníamos en cuenta. Gracias a ellos, es posible que tengamos vislumbres de la fecha de caducidad de nuestro cuerpo físico.

Nuestra forma de entender la existencia nos obliga a llamar contratiempos a dichos giros. Cualquier situación como una enfermedad o cambio de estado o modo de vida, desestructura nuestro mundo de tal forma, que nos obliga a hacer un alto y nos ofrece espacio para la reflexión. Desafortunadamente, hoy en día, incluso en estos casos, esa reflexión la hacen pocas personas. Lo normal es poner algún parche farmacológico a ese “malestar” y seguir con la misma actividad frenética que nos condujo hacía ese desequilibrio.

Pixabay/Free-Photos

Pixabay/Free-Photos

Hacer un alto en el camino

Otra forma de afrontar estas paradas obligatorias es aprovechando la ocasión para reflexionar acerca de nuestro vivir. En esas ocasiones, si nos damos el espacio para sentirlo, es muy posible que conectemos con nuestra infinita naturaleza. 

En nuestra cultura, la finitud que caracteriza a nuestro cuerpo está casi escondida debajo de la alfombra. El morir no está de moda. Se nos obliga a vivir con este concepto fuera de nuestro pensamiento. De forma inconsciente, nos sentimos cómodos obviando este proceso porque así sentimos que el miedo se sofoca. Sin embargo, cuando llega ese momento, nos sorprende y nos asusta tanto que, al final, la mayoría de las personas prefieren un morir inconsciente.

Si pudiéramos conectar con la ineludible realidad de nuestra muerte es muy posible que nos diéramos de bruces con la naturaleza inmortal que yace en nuestro interior. Nuestra sociedad está hambrienta de transcendencia. Necesitamos con urgencia hacer un espacio en nuestras vidas que nos conecte con esa dimensión que nos habita.

Unsplash/Andie Rieger

Unsplash/Andie Rieger

Una vida consciente es un pasaje para una muerte consciente. El proceso de morir forma parte de la vida y, de la misma manera que podemos disfrutar de la vida, también es posible disfrutar de la muerte. El secreto para ese disfrute es ir aceptando las pequeñas muertes que en nuestra vida se producen desde el momento de nuestro nacimiento.


  • 0
Pixabay/qimono

Indecisión, una llamada a ir hacía dentro

Son muchos los momentos en los que la vida nos exige que tomemos una decisión. Sin embargo, la claridad respecto a cuál es la mejor elección no suele visitarnos en esos momentos. Por ese motivo, cuando estamos indecisos, sin saber que camino tomar, lo mejor es parar, recapacitar y, por el momento, no hacer nada. La indecisión puede ser una buena ocasión para conectar con nuestro interior.

La sociedad del hacer

En una ocasión escuché la siguiente frase: “Si no sabes que hacer, mejor no hagas nada”. A lo largo de mi vida, siempre que he empleado esta máxima todo ha ido sobre ruedas.

La sociedad en la que nos movemos contempla con poca simpatía la opción de no hacer nada. Parece que si no estamos en continuo movimiento y actividad no aportamos todo lo que se espera de nosotros. Por este motivo nuestro vivir se torna cada vez más agitado y confuso. Son muchas las ocasiones en las que hacemos las cosas sin saber muy bien por qué. Hay que hacer…. Lo qué sea pero hacer…

Un alto en el camino

Cuando la vida se torna confusa lo mejor que podemos hacer es aprovechar la ocasión para hacer un alto en el camino. Si conseguimos que la actividad a la que normalmente estamos acostumbrados se ralentice, todo comenzará a parecer mucho más claro.

La calma hace que el agua turbia se aclare. Además, desde la tranquilidad, podemos tomar el papel de testigos de la situación que nos preocupa. Desde esa posición se ven mucho más fácilmente todas las opciones y, por lo tanto, escogeremos aquella que más nos convenga con mayor discernimiento.

Pixabay/iKLICK

Pixabay/iKLICK

No te lances a actuar sin antes reflexionar

Son pocas las cosas que requieren atención urgente en esta vida. Sin embargo, vivimos como si fuera justo al contrario. Parece que todo necesita ser resuelto de manera inmediata. Corremos, corremos y corremos sin preguntarnos el porqué de estas carreras.

En cualquier encrucijada que puedas encontrarte recuerda que antes de actuar es mejor que te detengas. Haz una pausa, respira y tómate todo el tiempo que te sea posible para ver si la respuesta llega a ti. En ese estado de calma es más fácil que la parte de ti que tome partido sea aquella que posee la sabiduría. El pequeño yo, que poco entiende de las razones que tiene la vida para que ocurran las cosas, siempre reacciona de forma incontrolada y poco acertada. Tu verdadero Yo siempre subyace bajo la calma y la tranquilidad esperando a ser escuchado.

Pixabay/Free-Photos

Pixabay/Free-Photos

 

Todo en la creación lleva un ritmo que hay que respetar. Los seres humanos olvidamos sin querer que esos ritmos existen y así nos luce el pelo. Recuerda, casi nada que valga la pena se hizo de manera apresurada. Ralentiza tu vida, y todo será mucho más fácil.

 


  • 0
Pixabay/Jai79

¿Para qué sirven de las semillas de lino?

Si aún no eres consumidor, casi seguro que habrás oído hablar de las semillas de lino. Este alimento, tan sencillo y barato, se está haciendo cada día más habitual en nuestras dietas. Aún así, son muchas las personas que no conocen realmente cuáles son sus beneficios y cómo consumirlas. Aquí te lo vamos a explicar.

Las semillas, en general, son altamente nutritivas. Esto es debido a que conservan en su interior todos aquellos elementos que mágicamente darán lugar a muchas nuevas plantas. Por eso es muy importante que incluyamos semillas en nuestra dieta de manera habitual.

Pixabay/ulleo

Pixabay/ulleo

Origen del lino

El nombre científico de las semillas de lino o linaza es Linu usitatissimum. A menudo, podemos encontrar esta planta creciendo en el borde de algunas carreteras o caminos. Se cree que su origen se encuentra hace aproximadamente 10.000 años en Oriente cercano. No obstante, hasta 5.000 años después no parece que se utilizara en la fabricación de cuerda o confección de ropa. Hasta el siglo XVIII fue la fibra que más se utilizó en Europa. Además de estos usos la linaza también se utiliza con fines medicinales o nutricionales.

Tipos de semillas de lino

Principalmente, podemos encontrar el lino en dos versiones: lino dorado y lino marrón. En ciertas ocasiones encontraremos marrón rojizo. Cualquiera de los tipos tienen características nutricionales muy similares. No obstante, el lino amarillo se suele utilizar mayormente para hacer aceite de cocina.

Pixabay/KirstentB

Pixabay/KirstentB

Las semillas que se presentan de color blanco o verde no están aún maduras, por lo que no deberían de ser consumidas. Por el contrario, las que tengan color negro serán aquellas que se cosecharon hace mucho tiempo y nunca deberíamos consumirse crudas.

 

Características de la linaza

Su más destacada virtud tiene que ver con su alto contenido en ácidos grasos Omega 3.  Estas semillas nos ofrecen ácido alfalinolénico, imprescindible para el funcionamiento de las membranas celulares.

Además, las semillas de lino contienen unos antioxidantes denominados lignanos muy beneficiosos para la salud. Así mismo, estas semillas nos aportan un tipo de fibra muy interesante llamada mucílago. A esto hemos de añadirle sus interesantes cantidades de proteína, vitaminas B6 y B1, magnesio, fósforo, selenio, manganeso, hierro, potasio, cobre y zinc.

Beneficios del lino en nuestra dieta

Dependiendo de qué beneficios queramos obtener tomaremos las semillas de lino de diferente manera. Si lo que queremos es mejorar nuestro tránsito intestinal debemos tomarlas enteras y acompañadas de un vaso de agua. Si lo que deseamos es enriquecer nuestros platos con todos sus nutrientes tendremos que molerlas antes de ingerirlas. De esta manera obtendremos los siguientes beneficios:

  • Mejora en la piel y el cabello
  • Disminución del exceso de colesterol
  • Aumento el nivel de saciedad por lo que ayudan a perder peso
  • Protección el tracto digestivo
  • Descenso de procesos inflamatorios
  • Ayudan a resolver problemas derivados de la menopausia
  • Protegen el corazón

Estas son solo algunas de los muchos beneficios que se obtienen tan solo tomando un par de cucharadas diarias de semillas de lino. Es una suerte poder contar con un alimento natural y con tantas propiedades.


  • 0
Pixabay/UptownFitness

¿En qué te beneficia el Pilates?

Seguro que la palabra Pilates te suena familiar. Esta disciplina se está haciendo cada vez más conocida entre todos aquellos que deciden cuidar su cuerpo. Son muchas las personas que se benefician de su práctica. Sin embargo, quizá no sepas cómo o dónde se originó y cuáles son sus beneficios. Aquí te lo vamos a explicar.

Orígenes del Pilates

El creador de esta disciplina no podría ser otro que alguien que tuviera ese nombre. Joseph Hubertus Pilates (Alemania, 1880-1967) ideó este método a partir de otras prácticas como el yoga y la gimnasia. En un principio, su nombre fue Contrología. Este nombre hacía referencia al control de la mente y el cuerpo.

Joseph Hubertus Pilates

Joseph Hubertus Pilates

Desde pequeño, Pilates tuvo fiebre reumática, asma y raquitismo. Para poder mejorar su cuerpo alterado por estas dolencias estudió durante mucho tiempo el movimiento animal, la forma en que se entrenaban los antiguos griegos y también las filosofías orientales. Gracias a todo este conocimiento logró crear una rutina anaeróbica de 500 ejercicios que conectaban flexibilidad con tranquilidad.

La base es la respiración

Los ejercicios de este método siempre se realizarán al ritmo de la respiración. El practicante se concentra en la entrada y salida de aire en su cuerpo y evita que esta se interrumpa.

El principio más importante del Pilates es el centro que se sitúa en el abdomen, la pelvis y la zona lumbar.  Este lugar es considerado de suma importancia por estar relacionado con la estabilidad y la postura del cuerpo. También son esenciales la concentración. el control, la fluidez y la respiración.

Piabay/arhy82

Pixabay/arhy82

¿En qué beneficia el Pilates?

El Pilates puede ser practicado por personas de todas las edades y sin importar su condición física. Los beneficios de esta disciplina son muchos. Entre ellos destacamos los siguientes:

  • Aumenta la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones
  • Mejora la postura, sobre todo en la cadera y espalda
  • Ayuda a mejorar el equilibrio y la coordinación
  • Tonifica los músculos
  • Afecta positivamente a todos los órganos del cuerpo
  • Disminuye o elimina dolores de espalda gracias al fortalecimiento de los músculos abdominales y aquellos que sostienen la comuna.
  • Calma la mente y ralentiza el pensamiento con lo que disminuye el estrés
  • Es de gran ayuda en cualquier problema de suelo pélvico
Pixabay/AndiP

Pixabay/AndiP

Para lo que no sirve el Pilates

Cómo ya hemos mencionado, esta técnica puede ser practicada por cualquier persona. Lo único que podemos decir en su contra es que los resultados no se obtienen de manera inmediata. Habrá que disfrutar del trayecto y poner atención el autocontrol que se adquiere con el tiempo.

Si lo que buscas, además de los beneficios que aporta, es perder peso esta no es la mejor manera. Solo te servirá si lo complementas con otra actividad de tipo aeróbico donde haya más movimiento. Por ejemplo, el spining, el baile, la natación o el senderismo pueden, perfectamente, combinarse con el Pilates .

 

Cualquier técnica que trabaje mente y cuerpo al mismo tiempo nos asegura equilibrio a todos los niveles. El Pilates es una de las muchas maneras de cuidar de todo tu organismo.


  • 0
Pixabay/Joenomias

La mente dual: vivir sin etiquetas

La mente humana, cuyo mayor cometido es mantenernos a salvo, puede ser la responsable de muchos malestares. Una mente que no vaya más allá de sus funciones puede ser una gran amiga y compañera. Sin embargo, cuando la mente nos engatusa seduciéndonos con el juego de los juicios y opuestos, de amiga se convertirá en enemiga.

Creencias y experiencias pasadas

Nuestra mente funciona a partir de las creencias heredadas, así como de aquellas opiniones que las experiencias vividas nos han dejado como regalo. Por ejemplo, gracias a que un día nos quemó el fuego, es muy posible que no nos vuelva a pasar. Para este tipo de menesteres la mente será nuestra más fiel aliada.

Pixabay/geralt

Pixabay/geralt

De la misma manera, las creencias que hemos heredado a lo largo de nuestra vida filtrarán las experiencias que vivamos catalogándolas de positivas o negativas. Esto sucederá de manera automática y, casi siempre, sin que pase por el filtro del sentido común. Aquí es donde la mente y su contenido pueden convertirse en malos compañeros de viaje.

Lo antiguo resta frescura al momento presente

Si consentimos en permitir que nuestra mente se enrede en interpretaciones basadas en creencias inconscientes, es muy posible que nuestra vida pierda el color y la alegría. Cuando juzgamos aquello que nos ocurre en el presente poniéndole el filtro de las creencias, nos perdemos lo que en realidad está sucediendo.

Ante la mayoría de las situaciones, nuestra mente está programada para reaccionar. Esas reacciones provienen siempre de algo que nos sucedió en el pasado o incluso de algo que sucedió a las personas que nos educaron. Son mecanismos muy sencillos. Aunque tal sencillez no significa que no sean capaces de dar lugar a interpretaciones bastante complejas y, a menudo, dolorosas.

Pixabay/geralt

Pixabay/geralt

El campesino y su hijo

Un campesino que trabajaba duramente la tierra con su hijo un día vio que su caballo un día se había marchado. Su hijo apenado le dijo:

-¿Qué desgraciados somos padre? ¡Ya no tenemos caballo!

– ¿Desgracia? Veremos qué trae la vida… – respondió el padre

Con el paso del tiempo el caballo regresó acompañado. Entonces el hijo le dijo a su padre:

– ¡Qué suerte hemos tenido padre! ¡Ahora tenemos dos caballos!

El padre volvió a decir: – ¿Suerte? Veremos qué trae la vida…

Pixabay/geralt

Pixabay/geralt

Unos días después, el hijo intentó montar al caballo nuevo. Al no reconocer el caballo al jinete lo arrojó al suelo haciendo que este se fracturara una pierna. En esta ocasión la mente del hijo volvió a decir:

– ¡Padre! ¡Somos desgraciados de nuevo! Con la pierna rota no podré ayudarte en el campo-.

De nuevo, el padre en su gran sabiduría dijo: – ¿desgracia? Veremos qué trae la vida…-

A los pocos días llegaron al pueblo los enviados del rey buscando jóvenes para enviar a la guerra. Al llegar a casa del campesino y ver el estado de su hijo siguieron su camino sin llevarse al muchacho por tener la pierna rota.

De esta manera el hijo del campesino entendió que nada es lo que parece y que aunque la mente se empeñe en etiquetar las experiencias, esa no es la realidad.

Pixabay/pexels

Pixabay/pexels

 

Cada vez que permitimos, de manera inconsciente, que nuestra mente ponga una etiqueta de bueno o malo a aquello que estemos experimentando nos perderemos vivir el momento con todos sus matices. Nada es positivo o negativo en si mismo. La vida siempre nos traerá las experiencias que más necesitemos. En nuestra mano estará de qué manera las vivimos.


  • 0
Unsplash/Amanda Jones

La vitamina B12 y las dietas veganas

Una buena dieta siempre está relacionada con el equilibrio y la calidad de los alimentos que la componen. Cómo ya hemos visto en anteriores entradas una dieta vegetariana o vegana puede ser tan sana como la dieta omnívora. Aún así, es muy importante que aquellas personas que decidan dejar de tomar alimentos de origen animal tengan en cuenta la importancia de la vitamina B12.

El veganismo está de moda

Son muchas las personas que actualmente deciden dejar de consumir productos de origen animal. Las razones son variadas. En general, hay tres motivos básicos. El primero lo eligen las personas que deciden que no quieren contribuir al sufrimiento animal que se ocasiona en las granjas donde viven los animales que nos sirven de alimento. Otro grupo lo forman las personas que deciden que esa opción es más saludable. Y finalmente, encontramos aquellos que optan por llevar una dieta vegana porque está de moda.

Unspash/Doyoun Seo

Unspash/Doyoun Seo

Sea la razón que sea la que nos lleve a tomar esta decisión es muy importante que estas personas tengan ciertas cosas en cuenta:

  • es necesario planificar la dieta adecuadamente para que esté equilibrada
  • nunca deberíamos abusar de los productos que dicen “aptos para veganos” pero que son ultraprocesados.
  • hay que tener en cuenta el posible déficit de vitamina B12

¿De dónde obtenemos la vitamina B12?

Esta vitamina cuando no vivíamos empeñados en tenerlo todo super higiniezado, como hoy en día, la podíamos encontrar tanto en productos animales como no animales. La vitamina B12 es sintetizada por determinadas bacterias y microorganismos anaerobios que podemos encontrar tanto en las plantas como en la tierra o en el agua.

Cuando los animales o humanos ingieren estas bacterias las incorporan a su intestino donde estas darán lugar a la vitamina B12. Es el organismo el que después decide si es necesario excretarla o acumularla. Entonces, podemos decir que los humanos dependemos de que esas bacterias formen parte de nuestra flora para poder contar con la cantidad de vitamina B12 que necesitamos. Sin embargo, en la actualidad, nuestro modo de vida impide que esas bacterias lleguen hasta nosotros. Tampoco los animales de consumo humano obtienen la cantidad necesaria por lo que, normalmente, se les aportan suplementos.

Los veganos pueden tener más déficit

En cualquier tipo de dieta la carencia de vitamina B12 puede aparecer. No obstante, las dietas que no contemplan la posibilidad de ingerir productos animales suelen ser aún más carentes. Las reservas que nuestro cuerpo tiene de esta vitamina nos pueden proteger durante cierto tiempo. Sin embargo, una vez agotadas estas reservas, el cuerpo comenzará a sufrir carencia. Además, la deficiencia de esta vitamina no da demasiadas señales. En muchos casos, cuando aparecen los síntomas el déficit es bastante severo.

Por este motivo, es una buena idea que las personas veganas tomen suplementos de vitamina B12 o alimentos que estén enriquecidos. La opción de alimentos enriquecidos es menos recomendable ya que para alcanzar los níveles óptimos habría que tomar mucha cantidad de ese alimento. En el mercado existen numerosos suplementos que se pueden tomar de forma cómoda y sin efectos secundarios.

Es importante saber que aunque existe la creencia de que ciertos alimentos de origen vegetal, como la espirulina por ejemplo, aportan vitamina B12, esto no es cierto. La realidad es que aportan una forma de esta vitamina pero nuestro organismo no la absorbe fácilmente. Lo mejor para no correr riesgo es que las personas veganas consideren la posiblidad de tomar suplementos.