• 0
Unsplash/i yunmai

Quiérete para adelgazar

Mantener el peso deseado en una sociedad que ofrece tanta variedad en alimentación es difícil de conseguir. Son muchas las personas que prueban todo tipo de dietas sin obtener resultados duraderos. Además, muchas de esas dietas, pueden ser perjudiciales por diferentes motivos. Si quieres adelgazar de manera permanente lo mejor que puedes hacer es ordenar tu mente. Las personas que mantienen su peso o adelgazan de forma duradera tienen un perfil psicológico muy diferente a aquellas que no lo consiguen. Vamos a ver de qué se trata.

El efecto de las dietas

Desde el minuto número uno en que una persona comienza una dieta la ansiedad hace acto de presencia. El esfuerzo y la disciplina serán compañeros obligados durante todo el proceso. Será necesario cambiar ciertos hábitos, quizá pesar los alimentos, y en muchos casos, pasar hambre. Si sumamos a todo esto el miedo al fracaso resulta imposible que no nos enfrentemos a cualquier intento de perder peso sin ansiedad.

Unsplash/rawpixel

Unsplash/rawpixel

Durante algún tiempo es posible que la dieta funcione e incluso que lleguemos a perder algún kilo. Pero, si somos sinceros, al cabo de cierto tiempo, mucha gente acaba abandonando la dieta y cogiendo algún kilo más de los que perdió. Esta situación se puede repetir a menudo en la vida de muchas personas. Pero, ¿hay alguna manera de perder peso y no volverlo a recuperar?

Otro planteamiento

La realidad es que el mayor problema que tienen las personas que no adelgazan está en su mente más que en su estómago. La mejor manera de llegar a tener el peso ideal y no engordar es amarnos a nosotros mismos sobre todas las cosas. ¿Recuerdas esa frase tan conocida de: “Ámate a ti mismo como a los demás”? Pues eso, el primero debe de ser uno mismo.

Cuándo una persona se ama a sí misma no hará cosas que le perjudiquen. Afortunadamente, hoy en día existe mucha información acerca de lo qué es comer sano. Entonces, si tenemos acceso a todo ese conocimento ¿por qué no lo utilizamos? ¿por qué no alimentarnos de comida sana y nutritiva y evitar aquello que nos daña? Porque nos queremos poco.

¿Qué es comer sano?

No hace falta ser un experto en nutrición para saber cómo hacer una buena dieta. La mejor manera de comer sano es llevar a tu mesa alimentos que estén muy poco o nada procesados y que sean lo más frescos posibles. Con estas dos observaciones es posible estar sano y no engordar comiendo la cantidad que nos apetezca.

Si tu alimentación es rica en verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y semillas no tienes que preocuparte de nada más. Verduras al vapor, mucha fruta, granos enteros y frutos secos y legumbres en cantidades moderadas serán tus alimentos de cada día para no engordar. Olvida las cantidades, las monodietas y las calorías. Además de eso evita todo tipo de alimentos procesados, los refrescos, el azúcar, los lácteos y sus derivados.

No es necesario restricción alguna de ese tipo de alimentos ya que son tan nutritivos que tu cuerpo los aprovechará al cien por cien y, por lo tanto, la ansiedad desaparecerá.

Unsplash/Sara Dubler

Unsplash/Sara Dubler

Agua y ejercicio

En muchas ocasiones sentimos vacío en el estómago y creemos que necesitamos comer cuando lo que nuestro cuerpo nos está pidiendo es agua. Es posible que tomando un vaso de agua a menudo la sensación de hambre desaparezca.

Si a una alimentación sana y a una buena hidratación le añadimos ejercicio moderado practicado de forma habitual, es muy difícil que volvamos a tener problemas de peso.

 

Si te quieres y te pones en primer lugar pocas veces te alimentarás de comida basura. Mereces lo mejor y si así te lo ofreces a ti mismo tu cuerpo reflejará todos esos cuidados.

 


  • 0
Pixabay/Katjafiona

¿Qué es el mindfulness?

La palabra mindfulness se está haciendo cada día más cotidiana. Esta técnica milenaria, que tiene su origen en la meditación, está entrando con fuerza en nuestra cultura. Probablemente, seas una de esas personas que, aún habiendo oído hablar de ello, no tienen muy claro qué significa. Si es tu caso, sigue leyendo porque te vamos a explicar de qué se trata.

Raíces del mindfulness

La palabra inglesa mindfulness es una traducción de la palabra Sati que se utiliza en el budismo. En castellano la traducimos como: atención plena. Las raíces de este término se encuentran en la meditación budista Vipassana. Esta meditación se fundamenta en prestar total atención al momento presente.

La gran enseñanza del mindfulness es que nos muestra como conectar plenamente con el momento que estamos viviendo. Es una gran ayuda para despertar a una realidad más rica y consciente y para alejarnos del adormecimiento en el que vivimos. Así mismo, esta práctica nos lleva a una íntima conexión con nuestro interior, sin juicio y con aceptación.

Nuestra mente inquieta

La mayoría de nuestra vida se desarrolla gobernada por una mente continuamente ocupada. Los pensamientos van y vienen a su antojo sin que podamos hacer nada. Aunque no nos demos cuenta, no somos dueños de esos pensamientos. Nuestra mente los lanza de manera automática según le parece sin que nos demos cuenta de ello. De hecho, estamos tan dormidos que muchas veces ni siquiera somos conscientes de que estamos pensando.

Los diferentes ejercicios de mindfulness son de gran ayuda para darnos cuenta de esa continua actividad mental desordenada. Además de hacernos conscientes de todos nuestros pensamientos, gracias a esta técnica, logramos hacernos uno con lo que este sucediendo en nuestra vida.

Beneficios de la atención plena

Son muchos los beneficios que tiene la aplicación de la atención plena o mindfulness. Entre ellos encontramos algunos como:

  • Mayor sensación de relajación y mayor placer por vivir
  • Se produce un incremento de la DHEA (Dehidroepiandrosterona), conocida como hormona de la juventud
  • Se reduce significativamente la posibilidad de enfermedad cardiovascular
  • Aumentan los niveles de melatonina. Gracias a ello la calidad del sueño es mejor
  • Disminuyen la tensión y el estrés

Consejos para practicar mindfulness

Aunque la mejor manera de aprender a practicar mindfulness es pasando por el asesoramiento de un profesional, también es posible hacer pequeños ejercicios por nuestra cuenta.

En un principio, es recomendable comenzar por sesiones de meditación de unos diez minutos. De esa manera nuestra mente se irá acostumbrando hasta llegar a la media hora. Lo ideal es tomarlo con calma y decidirnos a disfrutar. 

Para empezar, buscaremos un lugar lejos de ruidos y distracciones. El ambiente debe de ser tranquilo y la temperatura suave para que nos sintamos cómodos. La mejor postura es aquella que nos haga sentir relajados y en la que nuestra columna esté recta. Comenzaremos poniendo toda nuestra atención en la respiración observando como los pensamientos aparecen en nuestro campo mental. Esta primera parte es muy importante porque nos posiciona en el lugar del observador. Gracias a ello tomaremos cierta distancia de nuestros problemas y preocupaciones.

Pixabay/Solut_rai

Pixabay/Solut_rai

Una vez que hayamos encontrado cierta calma pasaremos a observar como se siente nuestro cuerpo. Haremos un recorrido por todos aquellos sitios dónde pueda existir tensión y pondremos allí la atención. Al mismo tiempo, seguiremos observando el ir y venir de los pensamientos sin enjuiciarlos. Solo tendremos que ser conscientes de que están ahí. Nada más. Respirar, sentir y estar presente.

Con esta sencilla práctica llevada a cabo a primera hora de la mañana, nuestro día se tornará mucho más pacífica y agradable.

 

Además de estas pequeñas meditaciones, también podemos introducir el mindfulness en nuestra actividad cotidiana. Tomar una taza de té de manera consciente. Pasear poniendo toda nuestra atención en la respiración. Comer lenta y conscientemente. ¡Cada actividad cotidiana puede convertirse en un ejercicio mindfulness!

 

 


  • 0
Pixabay/Pixel2013

¿Necesitamos beber leche?

Existe la creencia de que el alimento que más cantidad de calcio nos aporta es la leche. Además de eso, se nos informa continuamente de que es necesario que tomemos mucho calcio para que nuestros huesos estén fuertes. ¿Y si te dijera que este alimento no es la mejor manera de aportar calcio a nuestra dieta? ¿Y si también te dijera que un exceso de calcio puede ser muy perjudicial para la salud de nuestros huesos?

No todas las leches son iguales

La leche ha sido un alimento que el ser humano ha tomado desde hace mucho tiempo. Originalmente, la leche era un buen complemento para la nutrición humana. Sin embargo, la leche que encontramos hoy en día en nuestras tiendas nada tiene que ver con la que nuestros antepasados consumían. Además de ello, antiguamente, este alimento se tomaba solo de vez en cuando. En la actualidad, la leche y los productos derivados de ella están en, prácticamente, todas nuestras comidas.

Las vacas que hoy en día viven, casi torturadas, en granjas industriales no son las vacas de aquellos granjeros que antiguamente daban leche cuando tenían terneros. La leche que consumimos ahora proviene de vacas que malviven en condiciones muy tristes y que en muchos casos están preñadas a la vez que están lactando. Este detalle, normalmente desconocido, otorga a la leche una cantidad enorme de estrógenos muy perjudiciales para el ser humano. A esto habría que añadir todos los tratamientos antibióticos que recibe la vaca para evitar o sanar las mastitis que sufre de manera continua.

¿Adultos o lactantes?

Los seres humanos son los únicos mamíferos que se empeñan en seguir tomando leche “materna” cuando ya tienen dientes. Y por si esto fuera poco, quieren la leche de otra especie… ¿Alguien se imagina a un adulto de 50 años mamando de la teta de su madre? Entonces…¿por qué vemos normal seguir tomando la secreción mamaria de una vaca?

Además de eso, si analizamos las características nutritivas de la leche, encontraremos que es un fluido creado por el cuerpo de la vaca para su ternero. Este alimento proporciona a la cría de la vaca todos los nutrientes que necesita para convertirse en un animal grande y robusto en muy poco tiempo. Esto no tiene nada que ver con el crecimiento lento de un ser humano. Con lo cual quedaría claro que los nutrientes de la leche de vaca provocarán reacciones “extrañas” en un organismo no vacuno.

Pixabay/4935210

Pixabay/4935210

El calcio de la leche

Nuestros huesos necesitan calcio y muchos otros minerales. Aún así, si tomamos demasiado calcio la nuestros huesos se tornarán muy rígidos con la consecuente posibilidad de fracturas. La cantidad de calcio debe de ir relacionada con la de magnesio si queremos evitar esa rigidez. Todos los productos lácteos nos aportan una cantidad de calcio demasiado elevada. Además de eso, la mayoría de la población de sociedades industrializadas presenta un déficit de magnesio y dificultad para digerir la lactosa o las proteínas lácteas. Por lo tanto, el aumento de fracturas de huesos en personas que están tomando calcio más que suficiente nos avisa de que algo no estamos haciendo bien.

El calcio de otros alimentos

Son muchas las personas que desconocen que el calcio también se encuentra en otros alimentos. Además, en muchos de ellos es más fácil de asimilar para el cuerpo humano. Encontramos altas cantidades de calcio en: el brócoli, las coles, el sésamo, las naranjas, las almendras y las legumbres. Cualquiera de ellos también nos proporciona, de manera equilibrada, magnesio y otros nutrientes que ayudarán a mantener la salud de todo nuestro organismo.

Pixabay/NadiaDietz

Pixabay/NadiaDietz

Somos adultos y no necesitamos seguir tomando leche. Nuestro periodo de lactantes no necesita llegar hasta la ancianidad. Además de ello, existen otros muchos alimentos alternativos que evitan el sufrimiento animal innecesario.


  • 0
Pixabay/Sasint

La importancia de hacer un buen duelo

La muerte, aunque no seamos conscientes de ello, forma parte de la vida. En nuestra cultura la muerte es un tema tabú del que nadie quiere hablar. Cómo mucho, algunas personas, se permiten utilizar el humor negro para quitarle hierro. Sin embargo, si tratáramos este tema de forma más consciente, nuestra forma de vivir sería muy distinta. Así mismo, normalizaríamos el proceso y el llevar a cabo un buen duelo.

¿A qué llamamos duelo?

Cuándo sufrimos una pérdida, del tipo que sea, necesitamos ser capaces de experimentar un duelo. Tanto la pérdida de una identidad a la que nos aferramos, como el abandono o la muerte, son situaciones que nos harán experimentar turbulencias emocionales.

Pixabay/anca

Pixabay/anca

Cada persona experimentará este proceso de manera distinta pudiendo aparecer una enorme gama de síntomas de toda índole. La tristeza, la negación, el miedo, la ansiedad, la confusión, etc.

Las pequeñas muertes

Si viviéramos de una manera más consciente, nos daríamos cuenta de las pequeñas muertes a las que nos enfrentamos a menudo. De esta manera, aprendiendo a “morir”en las pequeñas cosas, nos haría más fácil el encuentro con la muerte con mayúsculas.

El hecho de enfrentarnos a una pérdida, del tipo que sea, nos conduce a una experiencia emocional que denominamos duelo. Si llevamos a cabo este proceso adecuadamente nos adaptaremos bien a la nueva situación. La herida causada por la pérdida necesita de cuidado y tiempo para poder ser sanada.

Pixabay/Karen_Nadine

Pixabay/Karen_Nadine

Fases del duelo

Aunque no todo el mundo lo experimenta de la misma manera, existen cuatro fases por las que se pasa cuando experimentamos una pérdida:

  • Negación. En un principio parece imposible que aquello haya sucedido. Con esta negación intentamos controlar de alguna manera lo que ya no se puede controlar. Esta es una etapa de gran bloqueo. Algunas personas no niegan la pérdida pero si niegan el dolor que sienten.
  • Enfado. Sentirnos enfadados es muy humano y normal en estos casos. De hecho, es muy saludable ser capaces de contactar con la rabia que sentimos.
  • Negociación. En esta etapa, algunas personas, imaginan que pueden hacer algo por revertir lo que ha pasado. Intentan, de diferentes formas, encontrar soluciones que no son reales.
  • Depresión y tristeza. Según pasa el tiempo, la persona se va permitiendo sentir la tristeza y el dolor. Esta es una etapa en la que la energía es muy baja. Aún así, una vez aquí, la reconstrucción de la vida después de la pérdida ya se podrá producir
  • Aceptación. Cuando ya hemos sentido todo lo anterior llega este último paso. Aunque no es fácil aceptar, la mejor forma de enfrentar el futuro es a través de la aceptación de lo que ha sucedido. Es una ardua tarea pero merece la pena. Es importante no confundir aceptación con resignación.
Pixabay/Larisa-K

Pixabay/Larisa-K

El vivir es un proceso en el que nada permanece para siempre. Las pérdidas forman parte de la vida. Perdemos relaciones, situaciones, la juventud, a veces la salud, y en nuestra mano está ser capaces de soltar con facilidad. Además, si  tuviéramos presente no la posibilidad de esas pérdidas, nuestra vida sería más plena. En cualquier caso, cualquier pérdida debe ir seguida de un buen duelo que nos permita pasar a la siguiente etapa libres de cargas.

 

 


  • 0
Pixabay/rhythsmuswege

¿Qué es el Reiki?

Nuestros sentidos nos muestran una realidad limitada. Debido a esa limitación, no somos capaces de ver que, además de materia, también somos energía. Esta energía, ocasionalmente, sufre desequilibrios que necesitan ser corregidos. El Reiki es una de las muchas formas de sanación mediante la manipulación de la energía que nos conforma. Si quieres saber más acerca de en qué consiste y qué puedes espera de una sesión de Reiki, aquí te lo vamos a explicar.

Origen el Reiki

La palabra Reiki es de origen japones. Está formada por dos ideogramas REI que quiere decir energía universal y KI energía de vida. Por lo tanto lo podemos traducir como energía universal de vida. Con este nombre se denomina a una práctica de sanación que se lleva a cabo a través de las manos de una persona hacía otra. El practicante acerca sus manos a la persona que lo solicita con la intención de transferirle la energía que a todos nos anima.

Pixaba/Antranias

Pixaba/Antranias

Debemos su conocimiento al monje japones Mikao Usui. Parece ser que tuvo su primer contacto con la técnica durante un retiro espiritual a mitad del siglo XIX.

El Reiki no cura enfermedades

La aplicación de esta herramienta de sanación no cura enfermedades. Su verdadero valor en restablecer el flujo normal de energía vital del organismo. La persona que lo aplica, mediante sencillas maniobras, desbloquea los centros de energía en los que pudiera estar estancada. De esta manera, el cuerpo de la persona que lo recibe pondrá en marcha sus propios mecanismos de curación.

Esta técnica puede ser el complemento de cualquier otro tratamiento. En ningún caso, una sesión de Reiki, sustituirá a un tratamiento convencional. Muy al contrario, podrá ayudar a aminorar los efectos secundarios de muchos tratamientos.

Su relación con el budismo

El Reiki no es simplemente una técnica de sanación. Podríamos decir que es más bien un sendero hacía el equilibrio y la armonía inspirado en el budismo. Existen cinco principios que Mikao Usui dejó escritos que se les sugieren a los practicantes de Reiki:

  • No te preocupes
  • No te enfades
  • Agradece
  • Trabaja contento
  • Practica la amabilidad

Recitando estas cinco sugerencias al levantarnos y acostarnos, el cuerpo y la mente mejoran en gran medida.

Además de esto, el Reiki desbloquea los diferentes chakras por los que discurre la energía que nos mantienen vivos.

Un sesión de Reiki

Aunque existen diferentes variantes, en general, todas ellas coinciden en lo esencial. La duración de cada sesión es de aproximadamente 45 minutos. El ambiente debe de ser tranquilo y relajante. Normalmente se utiliza música de meditación y aromaterapia.  La persona que lo va a recibir se tumbará con los pies descalzos. La persona que lo da sitúa sus manos sobre distintas partes del cuerpo del receptor. Normalmente, como ya hemos dicho, se trabajará sobre los chakras.

Dependiendo de la persona que lo dé el contacto puede ser mayor o menor. Normalmente la energía se aplica en la coronilla, el cuello, la frente y los ojos, el estómago, la parte baja de la espalda, las piernas, y los pies. Los resultados se irán viendo con el tiempo, aunque la técnica nunca está enfocada en ellos.

Pixabay/emmacodd

Pixabay/emmacodd

 

El Reiki, como muchas otras técnicas de sanación, consideran al ser humano como un todo. De esta manera, trabaja sobre la parte física, emocional y espiritual. Además de ello carece de efectos secundarios y fomenta la conexión entre las personas.

 


  • 0
Pixabay/FotoshopTofs

¿Los hidratos de carbono engordan?

Una buena nutrición es algo que, cada día, preocupa a más personas. Debido a este creciente interés, cada vez aparecen más dietas que nos prometen milagros. Sin embargo, deberíamos ser cautos a la hora de creer en este tipo de promesas. Muchas de estas dietas no están basadas en la ciencia ni en el sentido común. Por ejemplo, las dietas que recomiendan suprimir por completo los hidratos de carbono. ¿Es esto algo beneficioso realmente?

Lo sabiduría antigua

En la actualidad disponemos de un exceso de alternativas a la hora de alimentarnos. Hasta no hace mucho tiempo, la alimentación humana se basaba en los alimentos que ofrecía la tierra en cada estación. Ahora, sin embargo, es tan grande la oferta que muchas veces llegamos a sentirnos abrumados.

Pixabay/SIlviadegio

Pixabay/silviadegio

A lo largo de la historia, en muchas culturas, la base de la alimentación han sido los cereales, las verduras y las frutas. Estos alimentos que crecían cerca de dónde las personas vivían, nutrían sin problemas a los habitantes de cada lugar en concreto. El arroz, el trigo, el mijo y las patatas han sido la base energética de la dieta de millones de personas durante aquellos momentos en los que enfermedades como el cáncer, el alzheimer o la diabetes eran desconocidos. 

Función de los hidratos de carbono

Los hidratos de carbono, que tan mal vistos están en la actualidad, son y deberían de ser la base de una alimentación saludable. Su función está relacionada con la energía que necesitamos para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Tanto los hidratos de carbono simples como los complejos nos aportan energía. Sin embargo, la forma en la que nuestro cuerpo lo gestiona es totalmente diferente.

Pixabay/Pexels

Pixabay/Pexels

Cuando tomamos hidratos de carbono simples como el azúcar o los cereales refinados la glucosa sube rápidamente en sangre, obligando al organismo a que busque la forma de normalizar la situación de manera urgente. Esta solución está relacionada con una rápida secreción de insulina que evite el peligro que conlleva demasiada azúcar en el torrente sanguíneo. Debido a ello, un rato después de haber ingerido este tipo de alimentos, notaremos cansancio y necesitaremos volver a comer algo de nuevo.

Si los hidratos de carbono que tomamos son complejos, como los cereales integrales, la reacción de nuestro organismo es totalmente diferente. Este tipo de alimentos, al contar con todos sus nutrientes y fibra, aportan a nuestro cuerpo combustible fácilmente asimilable que nos mantendrá con energía constante durante muchas horas, sin necesidad de volver a comer.

El problema son el tipo de hidratos de carbono

Podemos afirmar que los carbohidratos son necesarios para una buena nutrición. Además de todo lo que aportan a nuestra dieta son muy bajos en calorías. Lo que tenemos que tener en cuenta es qué tipo de hidratos son los que tomamos.

En contra de lo que se nos ha hecho creer, el pan no engorda. El pan de toda la vida, fermentado el tiempo necesario y hecho con harina integral es uno de los alimentos más completos que podemos tomar. Otra cosa es ese alimento que hoy en día también se llama pan y que se puede comprar en cualquier sitio. Este tipo de pan se puede comer pero no es nutritivo. Contiene aditivos poco recomendables y eleva nuestro nivel de glucosa en sangre de la misma forma que lo haría el azúcar. Por lo tanto, aunque se parezca al pan, podríamos considerarlo un veneno. Igualmente, los panes que compramos como “integrales” en tiendas no especializadas tampoco son nutritivos. A este tipo de pan se le añaden aditivos que lo oscurecen pero no podemos considerarlo pan completo.

El arroz blanco también es un alimento que carece de todos sus nutrientes y fibra. Al refinarlo ha perdido todas sus propiedades nutritivas. Sin embargo, el arroz integral si que nos ofrece todas sus vitaminas y fibra. También podemos optar por cereales tan interesantes nutricionalmente como el centeno, el mijo, la avena, la cebada y muchos más, siempre que sean integrales. Ninguno de estos cereales incrementará nuestros peso y, sin embargo, nos aportan mucha energía y nutrientes de calidad.

 

En definitiva, no elimines los hidratos de carbono si quieres perder peso. Elije la opción más saludable. ¡Pon en tu vida cereales integrales!


  • 0
Unsplash/LinaTrochez

¿Sabes qué es el Ho’ponopono?

Dentro de las diferentes técnicas de sanación es muy posible que el Ho’ponopono sea la que tiene el nombre más difícil de pronunciar. Aún así, la dificultad del nombre contrasta con la sencillez de la técnica.  El Ho’ponopono es una filosofía de origen hawaiano basada en el amor y el perdón que nos ayuda a solucionar y sanar conflictos. Si tienes interés en saber en qué consiste y cómo practicarlo, en este artículo te lo vamos a explicar.

Orígenes del Ho’onopono

Esta filosofía se remonta a las primeras culturas polinesias. Sus habitantes tenían la creencia de que los dioses se enfadaban por los errores cometidos por las personas y les hacían enfermar. En estos casos y, para evitar la enfermedad y la muerte, la persona debía de confesarse lo antes posible. Esta confesión anulaba y neutralizaba el efecto del error. El Ho’ponopono es uno de los rituales que tenían que ver con esa confesión. En sus inicios, este arte de sanación era llevado a cabo por sacerdotes pero en la actualidad es la propia persona la que lo puede llevar a cabo.

Pixabay/mimosquito13

Pixabay/mimosquito13

En el siglo XX, gracias a  la adaptación de las enseñanzas que hizo Morrnah Nalamaku Simeona, esta técnica llegó a ser conocida en nuestra sociedad. La divulgación se la debemos a su alumno el Dr. Hew Len que lo practicó obteniendo maravillosos resultados.

Una técnica sencilla

La sencillez y simplicidad de esta técnica es su principal característica. Aún asi, esa simplicidad puede hacer que a ciertas personas les resulte difícil de entender.

El primer fundamento es comprender que cada uno de nosotros somos responsable de nuestros actos. Esta premisa puede resultar chocante ya que vivimos en una sociedad acostumbrada a otorgar el propio poder al exterior.

El Ho’ponopono no busca culpables, se centra, sobre todo, en limpiar el inconsciente de creencias y memorias negativas relacionadas con el problema que queremos solucionar. Principalmente, consiste en perdonar sinceramente la desarmonía de nuestra vida. Se aplica el perdón incondicional a cualquier situación que nos perturbe.

Unsplash/ Lina Trochez

Unsplash/ Lina Trochez

¿Cómo se practica?

Para comenzar, debemos de dirigirnos a nuestro interior y asumir que el 100% de las cosas que ocurren en nuestra vida son nuestra reponsabilidad. Desde ahí, comenzaremos con la persona que más necesita nuestro perdón: nosotros mismos. Después, extenderemos el perdón a situaciones o personas que creamos que nos han hecho sentir mal.

La manera de limpiar estas situaciones y a las personas es decir las siguientes palabras:

“Gracias. Perdóname. Lo siento. Te amo”

Al principio puede que no sintamos lo que estamos diciendo. Pero poco a poco, si lo hacemos conscientemente, nos daremos cuenta de que lo estamos sintiendo de verdad. A partir de estas palabras, dirigidas a distintas situaciones, la limpieza se pondrá en marcha. De manera casi mágica podremos ver como las relaciones mejoran, y los problemas comienzan a desaparecer.

No obstante, es importante repetir la técnica y procurar llevarla a cabo de forma sería y consciente. Su sencillez es tan grande como su eficacia.

Unsplash/ Gus Moretta

Unsplash/ Gus Moretta

 

Nada sucede fuera de nosotros mismos. De ahí que comenzando por nuestro interior y el perdón a nosotros mismos nuestro mundo exterior mejore notablemente.


  • 0
Unsplash/Amit Nayak

El sol, un amigo

Hemos llegado a un punto en el que parece que tenemos que considerar al sol un enemigo. La protección frente a sus efectos perjudiciales es una mina de oro para aquellos que se lucran de nuestro miedo. Sin embargo, sin sol no hay vida. Ante tan simple y rotunda afirmación deberíamos reflexionar acerca de si estamos hablando de un amigo o de un enemigo.

De la misma manera que la mayoría de los seres vivos, los seres humanos necesitamos del sol para que nuestro organismo funcione correctamente. Todos sabemos que si privamos a una planta de luz esta se deteriorará rápidamente llegando, incluso, a morir. ¿Por qué no iba a ocurrir lo mismo con nuestros cuerpos?

Pixabay/Wikilmages

Pixabay/Wikilmages

El sol es beneficioso

Debido a la falta de información, muchas personas huyen del del astro rey  pensando que puede ser peligroso. Sin embargo, son muchos los beneficios que obtenemos de él, si lo tomamos de manera inteligente.

Una exposición normal a los rayos solares nos ayudará a sintetizar serotonina, melanina y vitamina D. Debido a ello, nuestro estado de ánimo será mucho más positivo y las relaciones con los demás se darán como más facilidad.

Vitamina D

En la actualidad son muchas las personas que tienen déficit de vitamina D. Esta vitamina, que realmente es una hormona, la sintetiza nuestro cuerpo al exponer nuestra piel al sol. La mayoría de las personas toman el sol poniendo protectores sobre su piel sin saber que con ello evitan que el cuerpo pueda sintetizarla. Con unos 20 minutos de sol, en las primeras o las últimas horas del día, sería suficiente para evitar ese déficit.

Unsplash/Errico Boccia

Unsplash/Errico Boccia

Melatonina y serotonina

Gracias a la luz del sol, nuestro cuerpo regula la producción de estas dos hormonas. La serotonina está relacionada con nuestro estado de ánimo, el sueño y la sexualidad. La melatonina es segregada cuando la luz disminuye y también se relaciona con la calidad del sueño y la capacidad para sentirnos relajados.

Somos seres solares

Nuestros cuerpos están íntimamente relacionados con el planeta en el que habitamos. Esta relación también se da con las horas de luz y de oscuridad. Si no viviéramos tan deprisa nos daríamos cuenta de este hecho, simplemente, con un poco de autoobservación.

En las épocas del año en las que hay menos luz tendemos a sentirnos más cansados y con menos ánimo. De la misma manera, más horas de luz harán que nuestra energía aumente y que nuestro estado de ánimo sea mejor. Es por eso que en los países en los que hay más luz el carácter de las personas que allí viven es más abierto y alegre que aquellos que viven en lugares en los que hay poca luz y hace frío.

Haz del sol un amigo

No deberíamos tener miedo al sol, solamente respeto. Si observáramos a los animales nos daríamos cuenta de la forma en la que ellos aprovechan sus beneficios. ¿Has visto alguna vez a un animal tomando el sol en un día caluroso a las horas centrales del día? ¡Nunca lo harían! Sin embargo, los seres humanos pasan horas tumbados en las playas llenos de crema…

Si nos protegemos del sol cuando más quema con un acto tan sencillo como ponernos a la sombra o con alguna prenda de ropa y un buen sombrero actuaremos de la misma forma inteligente que lo hacen los animales.

 

El sol es fuente de vida y mientras estemos vivos necesitamos su luz y su calor. Lo mejor que puedes hacer por tu salud es utilizar menos gafas, menos cremas y cada día que haya sol hacer una caminata al aire libre. Además de hacer ejercicio, podrás beneficiarte de todas sus bondades.

 


  • 0
Pixabay/Lohrelei

Pereza y salud

Es muy posible que seas una de esas personas a las que, desde que eras muy joven, te han inculcado la creencia de que la pereza es algo negativo. De la misma manera, casi seguro que esta querida compañera te visita a menudo aunque te niegues a recibirla con los debidos honores. ¿Y si te dijera que la pereza puede ser un antídoto contra el estrés y contra muchos de los problemas de salud que tenemos hoy en día?

Hemos olvidado el gozo de vivir

En el inicio de nuestras vidas todos y todas teníamos el permiso para disfrutar de estar vivos. De hecho, esta capacidad viene incluida en el kit de vida de todo aquel que llega a la Tierra. Cualquier niño que no haya sido “educado” aún será capaz de disfrutar tanto haciendo como no haciendo. Cuándo somos niños sentimos que tenemos derecho a sentir una serie de emociones gozosas derivadas de nuestros actos y nos sentimos bien con ello.

Unsplash/My pham

Unsplash/My pham

Sin embargo, según vamos cumpliendo años las cosas cambian para peor. Para poder encajar en la sociedad en la que hemos nacido debemos seguir ciertas normas que nos harán aceptables. En esto consiste eso que llamamos educación. En el desarrollo de esa educación vamos perdiendo nuestro yo más espontaneo y gozoso en aras de la aceptación. Con el paso del tiempo tendremos que recurrir a terapias que nos otorguen los permisos que se nos fueron negando…

Actividad continua para ser productivos

El modelo de vida que todos seguimos nos empuja a vivir sumidos en la actividad continua. Este continuo hacer comienza en la infancia cuando nuestros padres nos buscan más y más actividades para poder llenar nuestra agenda de acuerdo con la suya.

Los niños ya no tienen tiempo para aburrirse. Los adultos tampoco. Hemos perdido la sana costumbre de cultivar el arte de no hacer nada… Somos, más que nada, mano de obra que ha aprendido a tener su identidad en esa frenética actividad.

Pixabay/Pexels

Pixabay/Pexels

La naturaleza nos enseña

Solo con un poco de observación podríamos ver la locura de nuestro proceder. En la naturaleza no existe nada que se pueda comparar a lo que hacemos los seres humanos. Tanto animales como plantas se deleitan en disfrutar de ese no hacer nada del que nosotros nos olvidamos.

¿Cuánto tiempo hace que no te sientas a no hacer nada? ¿Te has permitido “perder” el tiempo últimamente? Si no lo has hecho es muy posible que tu vida esté marcada por el estrés y que, si aún no ha sucedido, tu cuerpo comience a quejarse en algún momento.

Incluye a la pereza en tu día a día

Si quieres comenzar a disfrutar de la vida y evitar la larga lista de dolencias relacionadas con el estrés, incluye la pereza y el no hacer en tus hábitos de vida. Reservar cada día un rato para permitirnos no hacer nada y disfrutar con ello es una de las mejores maneras de mantenerse saludable.

Son muchas las maneras de prevenir la enfermedad que no cuestan dinero. Una de ellas es saber parar y dar la bienvenida a la improductividad. Al principio puede que diez minutos de no hacer nada se te hagan largos. Sin embargo, con el tiempo, lo alargarás con placer porque habrás comprobado el bien que te hace.

 

Aunque lo hayamos olvidado la única razón de estar vivos es GOZAR DE LA VIDA. Para empezar a recordarlo solo hay que dar un paso.


  • 0
Fuente: Pixabay/Devaleela

¿Qué son los antinutrientes?

Los diferentes alimentos que comemos contienen nutrientes muy interesantes para nuestra salud. No obstante, algunos de ellos, también nos aportan antinutrientes que podrían perjudicarnos. ¿Sabes qué son esos antinutrientes y qué función tienen? ¡Te lo vamos a explicar!

¿A qué llamamos antinutrientes?

Cómo su nombre indica, los nutrientes nos nutren. De la misma manera, los antinutrientes no lo hacen. De hecho, además de no nutrirnos, algunos de ellos, podrían ser nocivos.

Fuente: Pixabay/SkitterPhoto

Fuente: Pixabay/SkitterPhoto

En su sabiduría, las plantas son capaces de crear sustancias que les protejan de los insectos y de ciertas plagas. Los antinutrientes son estas sustancias. Gracias a ellas la planta puede llegar a a germinar. Sin embargo, cuando los seres humanos ingieren las plantas que contienen esas sustancias la asimilación de los nutrientes puede ser menor o incluso nula.

Algunos animales son capaces de digerir y eliminar estos antinutrientes con facilidad. Sin embargo, a los seres humanos nos resulta difícil llevar a cabo este proceso. Debido a ello, es necesario que procesemos los alimentos que contienen dichas sustancias antes de consumirlos. Todos los antinutrientes pueden ser neutralizados o eliminados con algún tipo de proceso que después explicaremos.

Los distintos antinutrientes

Estas sustancias las podemos encontrar en diferentes alimentos y con diversos efectos en nuestro organismo:

Taninos

Aunque los taninos son muy conocidos por su función antioxidante, también se caracterizan por robar minerales a nuestro cuerpo.  El hierro y el cobre son sus preferidos. Así mismo, interfieren en la digestión de las proteínas. Los encontramos en la piel de los fruto secos y el . Por este motivo, es recomendable no tomar té junto con las comidas y pelar los frutos secos.

Fuente: Pixabay/ExplorerBob

Fuente: Pixabay/ExplorerBob

 

Oxalatos

Los oxalatos también tienen preferencia por el hierro, el calcio y otros minerales. Normalmente, obstaculizan la absorción de los mismos. Se les ha relacionado con la aparición de cálculos renales. Algunos frutos secos contienen esta sustancia.

Ácido fítico

Este ácido utiliza ciertos minerales como el zinc, el calcio, el hierro, magnesio y manganeso para formar sales insolubes que harán imposible que el organismo los absorba. No podemos decir que se adueñe de nuestros minerales, sino que obstaculiza en gran medida su absorción.

El ácido fítico suele estar asociado al uso de fertilizantes ricos en fósforo. No obstante, esta sustancia, también tiene su parte positiva. En diferentes estudios se ha comprobado que ofrece cierta protección frente al cáncer, la diabetes y las patologías cardiovasculares. Las almendras, nueces, semillas de lino y piñones son fuentes de ácido fítico.

Inhibidores de la tripsina

La tripsina es una enzima que se encarga de trocear las proteínas que ingerimos para que las podamos utilizar. Los alimentos que contienen estos inhibidores son las judías, los guisantes y cacahuetes, entre otros. Su efecto se hará notar porque nuestras digestiones serán más lentas.

¿Podemos evitar los antinutrientes?

La mejor manera de evitar estas sustancias es activar las semillas o frutos secos antes de ingerirlos. La activación consiste en remojar los alimentos en agua durante unas horas.

El tiempo de remojo siempre dependerá del alimento a remojar. Las nueces, almendras, avellanas o semillas de sésamo se pueden remojar toda una noche. Sin embargo, las semillas de lino o chía, al tener gran cantidad de mucílagos, solo nos servirá remojarlas por su efecto laxante ya que saldrán de nuestro cuerpo exactamente igual que entraron.

La activación es un pequeño truco en el que hacemos a la planta creer que debe de empezar a desarrollarse. Gracias a ello se liberan los antinutrientes y, cuando tiramos el agua de remojo, se irán con ella.

Fuente: Pixabay/Truthseeker08

Fuente: Pixabay/Truthseeker08

 

Las legumbres, semillas y frutos secos, son una estupenda fuente de nutrientes y debemos de consumirlas con regularidad. Aún así, para aprovechar todas sus propiedades debemos utilizarlas adecuadamente.