• 0
Pixabay/aixkusivik

Los beneficios del magnesio para la salud

Si te encuentras más cansado de lo normal. Si duermes mal o si tienes calambres y contracturas a menudo, es posible que tengas un déficit de magnesio. En la actualidad, son muchas las personas que no alcanzan las dosis diarias recomendadas de este importante mineral. Si tenemos en cuenta que el magnesio está implicado en aproximadamente 500 reacciones diferentes de nuestro cuerpo, entenderemos por qué no podemos descuidar su aporte.

Pocas personas tienen los niveles adecuados

Diferentes estudios afirman que solo un 25% de la población norteamericana ingiere cada día la cantidad de magnesio recomendada. Lamentablemente, es muy difícil determinar si hay déficit de magnesio a través de un análisis de sangre. Esto es debido a que solo el 1% de este mineral circula en nuestro torrente sanguíneo. La mejor forma de saber si existe un déficit es seguir la pista de los síntomas que presenta su ausencia en nuestro cuerpo.

Unsplash/Vince Lee

Unsplash/Vince Lee

Los alimentos  y el agua

Hoy en día, los alimentos que llegan a nuestra mesa tienen muy poco magnesio. Antiguamente, los suelos se abonaban de manera natural proporcionando al suelo todo el magnesio necesario. Actualmente, sin embargo, los abonos químicos solamente contienen nitrógeno, potasio y fósforo. De ahí nos surge la pregunta: ¿De dónde sacará la planta el magnesio que necesita?

De la misma manera, el agua que llega a nuestra casa está desprovista de la mayoría de los minerales que presentaría en origen. La potabilización de las aguas elimina esos minerales. El agua mineral embotellada tampoco cuenta con los minerales que necesitaríamos.

Funciones del magnesio

El magnesio es vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. De hecho, debería de ser el cuarto mineral más abundante en nuestro cuerpo. Dentro de todas las funciones en las que está implicado podemos destacar:

  • Regulación de la glucemia y sensibilidad a la insulina
  • Creación de ATP, relacionado con la energía que nuestro cuerpo utiliza
  • Estabilización de presión sanguínea
  • Aumento de la función mitocondrial
  • Regulación y normalización de la función muscular de todo el cuerpo
  • Defensa antioxidante
  • Mejora de la calidad del sueño
  • Es un potente desintoxicante

¿Cómo saber si tengo déficit?

Afortunadamente, el déficit de tan importante mineral presenta una gran cantidad de señales fácilmente observables con un poco de atención. Aunque estos síntomas podrían tener también otro origen, es muy posible que, si una persona presenta más de dos de ellos, pueda tener un nivel bajo de magnesio en su cuerpo:

  • Infecciones recurrentes
  • Calambres musculares
  • Arritmias cardíacas
  • Dolores de cabeza de repetición
  • Baja función inmunitaria
  • Cambios de humor
  • Síndrome premenstrual
  • Debilidad muscular
  • Problemas de audición
  • Osteoporosis
Fuente: Pixabay/ExplorerBob

Fuente: Pixabay/ExplorerBob

¿Cómo incrementar los niveles de magnesio?

Es necesario saber que para no sufrir pérdidas de este mineral es importante evitar situaciones que obliguen a nuestro cuerpo a elevar su demanda. El consumo de alcohol, por ejemplo, es uno de los factores que incrementan la cantidad de magnesio que necesitamos. Así mismo, el estrés, la falta de sueño, los niveles altos de insulina y determinados medicamentos reducirán nuestras reservas.

Son muchos los expertos, como por ejemplo la Dra. Caroline Dean,  que consideran que hoy en día la mayoría de las personas deberían de tomar un suplemento de magnesio. Nuestros suelos, incluso los de cultivo ecológico, están sumamente empobrecidos. Aún así, la mejor manera de obtener cualquier mineral o vitamina siempre es a través de la dieta.

De todos los alimentos ricos en magnesio es el chocolate quien van en cabeza.  Las verduras de color verde oscuro, las coles y las hojas de remolacha también tiene un alto contenido en magnesio. Las semillas, los frutos secos -en especial las almendras- y los aguacates también deben de estar presentes en nuestra dieta de manera habitual si queremos aportar a nuestro cuerpo tan importante mineral.

 

En definitiva, si quieres dormir bien, tener tu tensión equilibrada, y que tu estado de ánimo sea estable, ¡Pon magnesio en tu vida!


  • 0
Unsplash/rawpixel

Tu cuerpo pide más agua

Nuestro organismo está formado por un 70% de agua. En realidad, somos más agua que otra cosa. Todas nuestras funciones están relacionadas de alguna manera con este elemento. No obstante, a pesar de su importancia, la hidratación correcta no es una prioridad para la mayoría de las personas. Según distintas investigaciones, muchas de las enfermedades actuales son síntomas de deshidratación. Vamos a ver por qué.

Un descubrimiento por casualidad

El Dr. F. Batmanghelidfue un médico iraní que, gracias a una casualidad, descubrió la capacidad curativa del agua. Estudió medicina en Inglaterra y al finalizar sus estudios regresó a su país de origen para ayudar en el desarrollo de una red de hospitales. En 1979 fue encarcelado durante la Revolución Islámica que dio lugar a la caída del útlimo Sha de Persia. A pesar de haber sido condenado a muerte, pudo salvar su vida gracias a su condición de médico. En aquel momento se le requirió para ocuparse de los enfermos que estaban en prisión. En tal circunstancia se dio la “casualidad” que originó la investigación que duraría durante el resto de su vida.

Dr.-F-Batmanghelidj

Durante el tiempo que estuvo atendiendo a estos enfermos se enfrentó a condiciones de todo tipo. En cierta ocasión, uno de los enfermos gritaba de forma desesperada por el dolor que le ocasionaba lo que claramente era una úlcera de estómago. Los medicamentos con los que contaba eran escasos y no hacía efecto ninguno. El Dr. Batmanghelidjen su desesperación, optó por darle un vaso de agua rogándole que siguiera bebiendo más agua cada cierto tiempo. Tras unas horas la mejoría se hizo cada vez más evidente ante la sorpresa de todos. Debido a ello, el doctor continuó suministrándole más agua hasta que el dolor desapareció por completo. Este fue el principio de un larga lista de casos de úlcera de estómago que sanaron de la misma manera.

La necesidad de agua de nuestro cuerpo

Cuando el Dr. Batmanghelidj fue liberado se dedicó en cuerpo y alma a investigar sobre la importancia de la hidratación en nuestro organismo. Según sus estudios,  los seres humanos hemos perdido nuestra capacidad para sentir sed. Debido a esto, muchas de las enfermedades de nuestros días están relacionadas con cierto grado de deshidratación que todos padecemos. A esto habría que añadirle que según envejecemos aún sentimos menos la necesidad de beber.

También debemos de tener en cuenta que la calidad de nuestro agua no es buena. El agua que bebemos carece de los minerales con los que contaba hace mucho tiempo cuando no era sometida a los tratamientos de potabilización actuales. Todo esto provoca una sed continua de nuestro organismo que impide que las funciones más básicas puedan llevarse a cabo con la eficacia necesaria.

¿Qué dolencias mejoran con el incremento de agua?

El Dr. Batmanghelidj comprobó que llevando a cabo una rehidratación sistemática, muchas de las enfermedades de sus pacientes desaparecian. Obtuvo estupendos resultados en casos de asma, dolores de cabeza, depresión, estrés y obesidad, entre otros.

Merece la pena leer el libro que contiene todos los estudios llevados a cabo por el Dr. Batmanghelidj, así como los testimonios de personas que encontraron solución a sus problemas siguiendo sus indicaciones. Son muchas lo casos de mejoría gracias a un procedimiento tan simple como incrementar, en cierta medida, la ingesta de agua. Tomando dos vasos de agua, con una pizca de sal marina sin refinar, media hora antes de cada comida mejorarán muchas de las funciones de nuestro organismo.

 

En resumen, algo tan sano como beber la cantidad de agua que necesitamos, puede ser una de nuestras herramientas más baratas y sanas para conservar un buen estado de salud.


  • 0
Fuente: Pixabay/bekaschiller

Un acercamiento a la acupuntura

Son pocas las personas que, actualmente, no han escuchado la palabra acupuntura. Esta milenaria técnica de sanación es cada día más conocida en todo el mundo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud declaró en 1979 la efectividad de la acupuntura en el tratamiento de más de 75 enfermedades. No obstante, no todo el mundo sabe en qué consiste exactamente. Por eso vamos a hacer un pequeño resumen en el que conoceremos su origen y sus múltiples beneficios.

Orígenes de la acupuntura

Parece ser que el origen de esta técnica data de hace más de 4.000 años en China. Probablemente, como muchos otros descubrimientos, fue descubierto por azar por alguien que, presionando en determinados puntos, se dio cuenta de que se lograban efectos terapéuticos en distintas zonas del cuerpo.

En un principio se empleaban piedras planas afiladas o astillas de hueso y de bambú para presionar ligeramente en ciertas zonas. Con la llegada de la metalurgia, aparecieron agujas de distintos tipos de metales. Y con el paso del tiempo la técnica se fue desarrollando hasta llegar a convertirse en un sistema médico completo.

Los primeros documentos escritos sobre los aspectos teóricos y prácticos de la Acupuntura aparecieron hace 2,500 años en el libro llamado ”Huang Ti Neig Ching” o “Clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo”. Actualmente, esta disciplina que ha sobrevivido al paso del tiempo es una parte indispensable de la medicina china.

Fuente: Pixabay/DrFrank

Fuente: Pixabay/DrFrank

Pilares de la acupuntura

Los tratamientos de acupuntura se basan en tres premisas filosóficas:

  1. El universo está formado por energía que se transforma de manera permanente.
  2. Esta energía se manifiesta en dos elementos, el ying y el yang. Ambos son opuestos y complementarios.
  3. La energía fluye a lo largo de cinco elementos: agua, metal, madera, fuego y tierra.

Según la medicina china, la energía fluye por todo nuestro organismo. De manera natural, ese fluir debe de ser armónico y sin interrupciones. No obstante, debido a diferentes factores, ese paso de la energía puede verse obstaculizado dando lugar a diferentes desequilibrios. A través de la acupuntura es posible restablecer el orden de la energía.

Así mismo, la medicina tradicional china considera nuestro cuerpo como un reflejo microcósmico del universo macrocósmico. Tanto uno como otro están compuestos por los mismos elementos y energías y están sujetos a las mismas leyes. Según afirma la doctora Guesh Shaulien Cuan “El cuerpo es considerado como una entidad total que no es divisible, cuyo bienestar físico, mental y emocional guarda una estrecha interrelación tanto con su medio ambiente como con la sociedad en la que se desenvuelve”.

¿Qué dolencias puede tratar la acupuntura?

Esta técnica funciona muy bien aliviando distintos tipos de dolor como ciáticas, neuralgias o dolores en las hombros. También se han comprobado sus efectos beneficiosos en casos de obesidad ya que calma el apetito de manera natural. Las cefaleas, en todas sus variantes, también pueden ser tratadas con acupuntura.

¿Cómo son las sesiones de acupuntura?

Para comenzar la sesión el acupuntor elaborará un historial completo de la persona a tratar. Se tendrán en cuenta los síntomas que presente, sus antecedentes y sus hábitos de vida, alteraciones emocionales, etc. La persona estará cómodamente tumbada y lo más relajada posible.

PIxabay/massagenerds

PIxabay/massagenerds

A partir del diagnóstico se aplicará el tratamiento con agujas que puede durar entre 20 y 30 minutos. Si la técnica se practica correctamente la persona no tiene que experimentar dolor, como máximo un ligero hormigueo. Para completar un tratamiento adecuado lo normal es hacer varias sesiones.

 

Vivimos en un momento en el que se hace necesario abrir nuestra mente a otras posibilidades diferentes a las conocidas. No hay medicinas mejores ni peores. De hecho caminamos hacía una integración de las distintas formas de sanación.


  • 0
Fuente: Unsplash/Simon MIgaj

¿A qué llamamos coherencia cardíaca?

Cada vez que nuestro corazón late se generan ondas electromagnéticas. Cuando estas ondas siguen un patrón repetitivo y ordenado podemos decir que nuestro corazón está en coherencia. Este estado de coherencia es transmitido al cerebro también. Según los últimos estudios la coherencia cardíaca es sinónimo de salud. Si quieres saber como conseguir este estado sigue leyendo este artículo.

No tenemos un único cerebro

Hasta hace muy poco se creía que únicamente teníamos un cerebro. Sin embargo, actualmente, se sabe que tanto el intestino como el corazón cuentan con circuitos formados por decenas de miles de neuronas. Estos circuitos se comportan como si fueran pequeños cerebros dentro de nuestro cuerpo, siendo capaces de tener sus propias percepciones y modular sus respuestas dependiendo de esas percepciones. Podríamos decir que, de alguna forma, el corazón tiene sus propios recuerdos.

Fuente: Unsplash/Darius Basar

Fuente: Unsplash/Darius Basar

Nuestro corazón, además de contar con sus sistema de neuronas propio, también segrega y libera algunas hormonas. Entre otras, encontramos la adrenalina que es segregada cuando es necesario rendir al máximo, o la oxitocina, también llamada la hormona del amor.

Emociones y coherencia cardíaca

Cómo ya hemos comentado, el corazón tiene su propio circuito neuronal. Según sean nuestras emociones el corazón enviará diferentes señales al cerebro. Las emociones positivas nos proporcionan armonía tanto en el sistema nervioso como en el latido cardíaco. Además de esto, originan una sincronicidad en el funcionamiento de los distintos sistemas del organismo que nos llevarán a una coherencia cardíaca. Sin embargo, las emociones negativas. provocan alteraciones en el ritmo del corazón y también en el sistema nervioso. El estrés, el enfado o la ira, darán forma a lo que se conoce como caos cardíaco.

Todo este conocimiento nos ayuda a entender mejor nuestro cuerpo. Así mismo, llegamos a la conclusión de que un corazón que late de forma armónica envía señales de calma al cerebro y al sistema nervioso, dando lugar a una sensación de bienestar.

Fuente: Unsplash/Simon Migaj

Fuente: Unsplash/Simon Migaj

 ¿Qué nos ayuda a favorecer la coherencia cardíaca?

El hecho de conseguir una buena coherencia cardíaca nos aporta muchos beneficios. Además de encontrarnos mejor físicamente, nuestro cerebro estará más despierto y será más eficiente.  Vamos a ver de qué forma podemos conseguirlo:

  • Una mirada hacía el interior. La mayoría de las personas ponen toda su atención en el exterior. Sin embargo, dirigir nuestra atención hacía lo que pasa en nuestro interior es tan necesario como estar pendientes de lo que sucede afuera. Cualquier de las muchas técnicas de relajación o meditación son una buena herramienta.
  • Ejercicio físico. Cualquier ejercicio que favorezca una correcta conexión entre la mente y el cuerpo, favorecerá la coherencia cardíaca. El yoga, el tai-chi, o un paseo poniendo atención en la respiración serán muy beneficiosos.
  • Atención a lo que sucede Ahora. Si somos capaces de poner toda nuestra atención en el momento presente, todos nuestros sistemas se armonizarán. El ahora es lo único que realmente existe. El pasado y el futuro únicamente viven en nuestra mente.

Un corazón que late con coherencia es un seguro de salud y bienestar. Cómo habrás comprobado es fácil de conseguir. Emociones positivas, vida tranquila y ejercicio moderado serán tus mejores aliados.


  • 0
Fuente: Pixabay/Pixel2013

El valor de amarse a uno mismo

Pocas personas son las que no conocen la frase “ama a los demás como a ti mismo”. Aún así, casi nadie ha sabido interpretar correctamente su significado. Hemos olvidado lo más importante que es comenzar por nosotros mismos. Muy a menudo ponemos las necesidades de los otros antes que la propias, sobre todo, entre el género femenino. Sin darnos cuenta, actuando de esta manera, ponemos en peligro nuestra salud física y mental, y lo que entregamos al otro se encuentra cargado de expectativas. Cuando nosotros mismos no estamos atendidos la atención a los demás no es desinteresada.

Nuestra sabiduría innata

Desde el momento en que nacemos contamos con un sistema de guía que podría servirnos para el resto de nuestra vida si no fuera sofocado por las creencias que la sociedad nos impone. Es muy fácil ver lo bien que funciona este sistema observando a los niños más pequeños. Antes de ser influidos por las normas sociales, un niño sabe muy bien qué es lo que necesita en cada momento. Sin embargo, según vamos creciendo, vamos renunciando a esta parte nuestra en el intento de ser aceptados por los demás.

Fuente:Unsplash/Matheus Ferrero

Fuente:Unsplash/Matheus Ferrero

El amor a uno mismo

La primera obligación de una persona es satisfacer sus necesidades, amarse y respetarse. No obstante, desde muy pequeños se nos alienta a postergar nuestras necesidades y, muy frecuentemente, a no prestar atención a las características que nos diferencian de los demás. En lugar de eso, somos animados a seguir las normas de uniformidad a la vez que educados en la más feroz competencia. De esta manera, nuestra vida pasa con la mirada puesta hacía afuera en lugar de hacía dentro. Muy a menudo, la desconexión con uno mismo es tal que ni siquiera sabemos cuáles son nuestras necesidades. Así como tampoco somos capaces de satisfacerlas sin sentirnos culpables.

Una persona que se ama y se respeta a sí misma siempre respetará y amará al otro. Si todos los miembros de nuestra sociedad supieran esto y lo llevaran a cabo viviríamos en una sociedad más justa y rica en matices.

Autoestima o egoismo

En muchas ocasiones confundimos estos dos términos. No obstante, estas dos palabras tienen significados diferentes. Una persona egoísta es aquella que únicamente piensa en sí misma y su beneficio. La persona con autoestima, conoce su propio valor y satisface sus necesidades. La diferencia entre ambos es que la persona egoísta no tendrá problemas en perjudicar a los otros para conseguir sus propios fines, mientras que la persona con autoestima se quiere a si misma y también a los demás.

Aumentar la autoestima

Es posible que estés en un momento de tu vida que te has dado cuenta de que necesitas comenzar a quererte un poquito más. Al principio, quererse y ponerse en primer lugar puede resultar difícil ya que no forma parte de nuestros hábitos. Sin embargo, con paciencia y constancia es fácil ir introduciendo pequeños cambios.

Unsplash/Brooke Cagle

Unsplash/Brooke Cagle

Lo más importante, en un principio es, reconocer tus necesidades. La mejor manera de hacerlo es consiguiendo llevar una vida más tranquila. Las prisas y ajetreos nos alejan de nosotros mismos. Tanto la meditación como cualquiera de las numerosas técnicas de relajación existentes te ayudarán a que tu mente no se apodere de ti y te aportarán claridad respecto a tus verdaderas necesidades.

 

Una persona que conoce su propio valor lo cuidará como si de su mayor tesoro se tratara. Cada uno de nosotros somos el centro del nuestro universo personal. ¡La responsabilidad de nuestra felicidad y bienestar es individual y personal!

 


  • 0
Fuente: PIxabay/geralt

Las diferentes ondas cerebrales

Nuestra actividad cerebral varía a lo largo del día y de la noche. El cerebro está formado por billones de células llamadas neuronas. Estas células están conectadas unas con otras formando una gran red. Entre ellas se comunican a través de impulsos eléctricos haciendo posibles nuestros pensamientos, emociones y comportamientos. Los impulsos eléctricos que se originan para crear la comunicación crean ondas eléctricas cerebrales que cambian en función de lo que hagamos, pensemos o sintamos.

¿Qué diferencia hay entre las ondas cerebrales?

Las ondas cerebrales son diferentes en cuanto a la frecuencia de vibración o velocidad. Cada frecuencia se relaciona con nuestros estados de consciencia y atención. Por lo tanto, estas ondas son diferentes dependiendo de nuestra actividad o descanso. Por ejemplo, las ondas cerebrales que se producen cuando estamos profundamente dormidos nada tienen que ver con aquellas que nuestro cerebro mantiene en estados de ansiedad o angustia o cuando estamos aprendiendo algo nuevo.

Fuente: Pixabay/PublicDomainPictures

Fuente: Pixabay/PublicDomainPictures

La frecuencia de vibración o velocidad de estas ondas se mide por ciclos por segundo. Cada uno de los estados de conciencia que experimentamos están relacionados con una frecuencia en concreto. Vamos a hacer un pequeño resumen de las distintas ondas que se producen en nuestro cerebro.

Ondas Delta (0.5 a 3 Hz):

Este tipo de ondas son las más lentas. Se generan cuándo meditamos profundamente o al estar dormidos sin soñar. Al desconectar del mundo exterior es posible conectar en un profundo estado propicio para la sanación y regeneración. En este estado se dan con gran facilidad los procesos de curación.

Ondas Theta (3 a 8 Hz):

Aunque también se originan en un estado de profunda relajación no es tanto como el anterior. También son ondas que se generan en estados de meditación o relajación profunda. Cuando nos estamos despertando o quedándonos dormidos también nuestro cerebro genera ondas Theta. Este tipo de ondas se relacionan con nuestras capacidades intuitivas e imaginativas. Las ondas Theta también muestran una elevada actividad cuando experimentamos emociones muy profundas.

Ondas Alpha (8 a 12 Hz):

Las ondas Alpha son las que presenta nuestro cerebro cuando estamos tranquilos y alertas al mismo tiempo. Aunque los pensamientos pasan de forma tranquila por la mente, no es es el mismo estado que cuando estamos meditando. Con estas ondas nuestro cerebro se encuentra en descanso y vivimos de manera relajada en el momento presente.

Cuando funcionamos bajo la influencia de las ondas Alpha todas las actividades se desarrollan de forma armoniosa. Un nivel excesivo de este tipo de ondas nos impide centrar la atención. Sin embargo, un nivel demasiado bajo causa ansiedad e insomnio.

Ondas Beta (12 a 38 Hz):

Cuando estamos despiertos y alertas son estas ondas las que dominan. En general, nuestra atención está orientada hacía las tareas del mundo exterior. Gracias a estas ondas somo capaces de estar atentos, resolver problemas, tomar decisiones y estar pendientes de distintos estímulos. Aún así, si mantenemos durante demasiado tiempo el predominio de ondas Beta consumiremos una gran cantidad de energía cerebral.

Fuente: Pixabay/geralt

Fuente: Pixabay/geralt

Ondas Gamma (38 a 42 Hz):

Estás son las ondas de más alta frecuencia, las más rápidas. Este tipo de onda resulta bastante difícil de captar en los electroencefalogramas. Se originan en el tálamo y viajan desde la parte posterior del cerebro hacía delante a gran velocidad. Las ondas Gamma se relacionan con situaciones en las que se desarrolla un alto procesamiento cognitivo.

Cuando estamos felices experimentamos picos elevados de este tipo de onda. En la fase REM de sueño también encontramos una alta actividad de este tipo de frecuencias.

 

Cómo habrás visto, los distintos tipos de ondas cerebrales nos ayudan a entender como funciona nuestra mente. Según sean nuestras emociones, actividades y procesos mentales así será la actividad de nuestro cerebro. Es muy importante, por tanto, ser consciente de ello y llevar a cabo técnicas de relajación que nos ayuden a utilizar este conocimiento a nuestro favor.

 

 


  • 0
Fuente: Pixabaya/silviarita

La menopausia entendida de otra forma

Para cualquier mujer occidental la palabra menopausia tiene connotaciones negativas. Además de los temidos síntomas físicos, estas mujeres entienden que al haber terminado su etapa reproductiva comienza el declive en sus vidas. Esta forma de interpretar esta etapa es solo producto del condicionamiento que nos ofrece la sociedad en la que vivimos. En otras culturas este momento en la vida de la mujer es entendido de manera totalmente diferente.

La costumbre de celebrar la vida

Si mantenemos apartada nuestra mente racional durante un rato podremos acceder a una visión más poética de la menopausia. Esta nueva mirada corresponde a la interpretación de la Medicina Tradicional China. Esta milenaria medicina celebra la vida de maneras que para nuestra cultura son impensables. De hecho, al conocer los nombres que le dan a estas diferentes etapas, nos ayudan a entender que todas ellas pueden ser una bendición.

  • Etapa menstrual: agua celestial
  • Embarazo: madurar un fruto
  • Post parto: mes dorado
  • Menopausia: segunda primavera
Fuente: Pixabay/jil111

Fuente: Pixabay/jil111

La reconciliación con la naturaleza

En nuestra cultura, sin casi darnos cuenta, hemos sido empujadas a hacer el papel de super mujeres. Este tipo de mujeres no tienen tiempo para poder sentir lo que pasa dentro de sus cuerpos en cada uno de los ciclos. Hay en cada mujer de nuestro mundo occidental una desconexión total de su propio cuerpo y  de su propio sentir. Necesitamos aprender a abrazar y a sentir cada uno de esos ciclos para reconciliarnos con nuestra parte femenina.

La segunda primavera: la menopausia

Según la sabiduría de la Medicina Tradicional China, la segunda primavera en la vida de las mujeres, se caracteriza por la renovación de energía y de oportunidades. Al cesar la menstruación o agua celestial, el cuerpo de la mujer aprovecha todas las substancias que ya no utilizará en la menstruación.

Esta etapa no es el comienzo de ningún tipo de dificultades. Es el camino que nos lleva a un periodo nuevo. Esta segunda primavera comenzará cuando nuestro cuerpo se estabilice y seamos capaces de adaptarnos a los cambios que han ocurrido. La acupuntura es la mejor opción para aminorar los síntomas que este proceso pueda presentar.

Reconvertir la energía

Para la mujer que sea capaz de vivir esta etapa como la primavera que dicen los chinos, este puede ser un momento de florecimiento personal. La energía que se ahorra al no tener la menstruación puede ser transformada para crear de diferentes maneras. Este es un momento muy propicio para explorar nuestro interior, para desarrollar la creatividad e incluso para vivir la sexualidad de manera diferente. Si somos capaces de cuestionar las creencias que la sociedad nos ha impuesto, podremos vivir esta etapa desde el poder personal y la tranquilidad de que todo es como debe de ser.

Fuente: Pixabay/Free-Photos

Fuente: Pixabay/Free-Photos

Aliados de nuestro bienestar

Para poder vivir este momento de la mejor manera posible las siguientes herramientas nos serán de gran ayuda:

  • Una alimentación equilibrada y sana será nuestra mejor aliada.
  • También nos ayudará aprender a respirar de manera correcta
  • Una cantidad modera de ejercicio, en especial el yoga o el taichí
  • Evitar sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol
  • Conectar con nuestras emociones y encontrar formas constructivas de expresarlas

La vida es un viaje fascinante digno del mayor disfrute. El paso de los años puede convertirse en nuestro mayor tesoro si lo vivimos conscientemente. Una vida vivida con consciencia es una vida feliz.

 

 


  • 0
Unsplash/Vanteina Alesandrovna

Respirar bien es muy importante

Cualquier persona puede sobrevivir aunque no tome ningún alimento durante semanas. También podemos estar sin beber durante varios días. Sin embargo, si dejamos de respirar moriremos en pocos minutos. La respiración es muy importante pero no siempre respiramos correctamente.

El hecho de respirar es un hecho automático que, en principio, no debería de llamar nuestra atención. No hace falta que pongamos nuestra intención en el hecho de respirar ya que nuestra biología se encarga de ello. Aún así, afortunadamente, la respiración también puede ser dirigida por nuestra intención, si así lo deseamos.

Los diferentes estados emocionales que experimentamos hacen que el ritmo y la intensidad de nuestra respiración varíe. Por ejemplo, situaciones de miedo o estrés, harán que nuestra respiración sea menos intensa o más superficial. Esta situación, mantenida en el tiempo, evita que nuestro cuerpo se oxigene adecuadamente.

El oxígeno y la vida

Cualquier proceso vital está relacionado con el oxígeno. Sin oxígeno no hay vida. Todas las células de nuestro cuerpo necesitan que nuestra sangre les aporte la cantidad de oxígeno necesaria para su supervivencia. Por este motivo, si queremos gozar de buena salud y que todas nuestras funciones corporales se desarrollen adecuadamente, es muy importante que respiremos correctamente.

La purificación de nuestra sangre se lleva a cabo, en gran parte, en los pulmones. Si estos se encuentran mal ventilados es fácil que se tengamos repercusiones en todo nuestro organismo. Una buena respiración, no solo consiste en llenar nuestros pulmones de oxígeno. Tan importante como eso es que seamos capaces de expulsar el CO2 de manera eficaz.

Fuente: PIxabay/alfcermed

Fuente: PIxabay/alfcermed

Respirar correctamente

Diferentes estados emocionales impiden la correcta respiración. Son muchas las personas que caminan encogidas impidiendo la respiración correcta. De la misma manera, cuando se acumulan gases en el aparato digestivo, el diafragma se inmoviliza.

Aunque consideremos los pulmones como los principales implicados en la respiración, esto no es así. Si no tuviéramos un músculo llamado diafragma nuestra respiración no podría llevarse a cabo. Este músculo tiene forma de cúpula y marca una división entre la parte superior y la inferior de nuestro cuerpo. Sobre él se acomodan los pulmones y el corazón. Cuando respiramos, el diafragma debe de realizar un movimiento vertical. Al elevarse empuja el aire para facilitar su salida al exterior, esto es la espiración. Al descender provoca cierta aspiración que consigue que el aire entre en los pulmones, es decir, la inspiración.

La importancia de la espiración

Por mucho que pensemos lo contrario, la espiración es más importante que la inspiración. El yoga nos recuerda que una buena respiración siempre comienza con una espiración lenta y completa. Esta premisa tiene mucha lógica ya que es imposible llenar algo que no está vacío…

Una adecuada respiración comienza al relajar los músculos respiratorios mediante una espiración tranquila. Lo ideal es que no produzca casi ningún sonido. Esto se consigue al espirar de manera lenta. Al final de la espiración, los músculos del abdomen, ayudarán a que los pulmones se vacíen al máximo.

Beneficios de una buena respiración

Algo tan sencillo como respirar bien mejora la salud de todo nuestro organismo. Todas nuestras células recibirán oxígeno y se liberarán del CO2. Así mismo, el movimiento rítmico de una buena respiración masajea los órganos abdominales. Este masaje facilita el proceso digestivo, estimula la evacuación intestinal y ayuda a eliminar los gases. Además de eso, el hecho de respirar de forma consciente establece una profunda conexión entre el cuerpo y la mente.

 

 

Cualquier práctica de relajación, meditación o yoga, nos pone en contacto con algo tan sencillo y saludable como es una buena respiración.

 


  • 0
Fuente: PIxabay/RitaE

¿Cómo llevar a cabo una alimentación sostenible?

El planeta que nos sustenta se nos está quedando pequeño. Cada vez somos más habitantes y nuestros hábitos de consumo podrían agotar los recursos disponibles en poco tiempo. Si queremos que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de este bello planeta y alimentarse de forma adecuada es importante que nuestros hábitos de vida y nuestra alimentación sean sostenibles.

La sociedad nos empuja a consumir sin parar

Vivimos en un momento de la historia en el que somos impulsados a consumir de manera continua. La publicidad se encarga de que sintamos necesidad de productos y objetos que, la mayoría de las veces, no necesitamos. Además, se nos empuja a consumir lo antes posible, sin demora. Parece como si nos fuera a faltar tiempo para tener el objeto o los objetos deseados. No obstante, cada vez son más las personas que se están dando cuenta de que necesitamos cambiar hacía un modelo de consumo más responsable.

Fuente: Pixabay/MIchaelGaida

Fuente: Pixabay/MIchaelGaida

Sostenibilidad en la alimentación

Como ya hemos dicho, cada día son más los seres humanos que apuestan por una vida más sencilla. Entre los muchos cambios que podemos hacer para que nuestro planeta pueda seguir soportando la vida de los seres humanos, se encuentra aprender a alimentarnos de manera más responsable. Al alimentarnos de esa manera, apostamos por la diversidad alimentaria y por la recuperación de alimentos que tengan alto valor nutritivo. Así mismo, este tipo de alimentación pone mucha atención en solucionar situaciones de hambre y desnutrición en el mundo.

Una alimentación de estas características se basa en que cada persona se alimente de productos que sean naturales y que favorezcan un comercio justo.

Alimentos sanos y con poca huella ecológica

Nuestros alimentos deberían de ser sanos para nuestro cuerpo y también para nuestro planeta. Afortunadamente, según diferentes fuentes de información, aproximadamente un 65% de los consumidores estarían dispuestos a renunciar a un alimento que atendiera perfectamente a sus necesidades si este no fuera sostenible. También, son muchos los grupos de personas que dan importancia a conceptos como la huella ecológica del producto y la reducción del envasado innecesario.

Una alimentación sostenible también rechaza el desperdicio de los alimentos y el mal uso de los recursos naturales. Seguramente, si ciertos datos fueran conocidos, muchas personas cambiarían su forma de alimentarse. Por ejemplo, es poco conocido el hecho de que con la comida que nos sobra en los países del primer mundo podrían alimentarse a 2.000 millones de personas. Solamente en el continente africano hay 240 millones de personas que pasan hambre, cifra que no para de crecer.

Fuente: PIxabay/RitaE

Fuente: PIxabay/RitaE

¿Cómo llevar a cabo una alimentación sostenible y saludable?

Si te parece que, después de leer este breve resumen, te gustaría contribuir a la sostenibilidad del planeta con tu manera de alimentarte, te vamos a dar algunos consejos:

  1. Planifica tus compras: Es muy importante no ir a comprar sin saber lo que necesitamos. Una buena planificación reduce el consumo de alimentos innecesarios.
  2. Productos locales y de temporada: Consumiendo estos alimentos los ingerimos en su mejor momento y, a la vez, obtendremos un precio más económico y más justo. Así mismo, respetamos los ciclos vitales.
  3. Más plantas y menos animales: Los alimentos de origen animal están relacionados con ciertas enfermedades debido a los antibióticos y factores de crecimiento que se les suministra a los animales implicados. Además, la cría de estos animales tiene un gran impacto ambiental.
  4. Evita los alimentos envasados: Si no es posible comprar alimentos a granel, al menos, escoge aquellos que lleven menos envases y procura llevar siempre sus propias bolsas.
  5. Aprovecha la comida: Procura planificar bien tus menús con el fin de no desperdiciar comida. Nuestras abuelas nunca tiraban nada a la basura y así deberíamos hacerlo siempre.

 

Además de todos estos puntos quizá deberíamos tener en cuenta la cantidad de comida que comemos. Nos hemos acostumbrado a tomar raciones muy grandes que, además de enfermarnos, nos hacen sentir incómodos al terminar. No necesitamos tanta comida. Nuestro cuerpo y nuestro planeta nos lo agradecerán.

 


  • 0
Dr. Bruce Lipton

Bruce Lipton y su teoría revolucionaria

En nuestro anterior artículo hicimos una pequeña introducción a la epigenéticaEsta nueva rama de la biología nos muestra la influencia de lo que nos rodea en la expresión de nuestros genes. Esto nos lleva a intuir que, con ciertos cambios en lo que nos rodea, podemos influir en nuestro cuerpo.  Según el doctor en medicina e investigador en biología molecular Bruce Lipton, cambiando nuestra manera de vivir y de percibir el mundo podemos cambiar nuestra biología.

Los descubrimientos de Bruce Lipton

En un principio se creía que los genes controlan nuestra vida y que en ellos se inscriben nuestras características y capacidades. Sin embargo, gracias al trabajo llevado a cabo por el doctor Bruce Lipton y otros investigadores, ha quedado claro que esto es falso. Su investigación demuestra que, muy al contrario de lo que se creía, no estamos gobernados por nuestra genética.

Dr. Bruce Lipton

Dr. Bruce Lipton

Cada una de nuestras células es un pequeño individuo con vida propia. De la misma manera que nosotros recibimos información a través de nuestros sentidos, estas pequeñas “personitas” son informadas de lo que ocurre en el exterior a través de los receptores que obtienen la información. El ADN está influido y controlado por señales que provienen del exterior de la célula. Dentro de estas señales se incluyen también nuestros pensamientos.

Durante los cuarenta años que lleva investigando, Bruce Lipton, ha podido comprobar que al cambiar nuestra forma de vivir y de comprender aquello que nos rodea podemos influir en nuestra biología. Sus estudios le llevan a asegurar que un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones dependiendo del entorno y de nuestra manera de responder al mundo. Entonces llegamos a la conclusión que el estilo de vida determina la genética.

La fuerza de las creencias

Nuestro subconsciente tiene un enorme poder que puede alterar la forma en que vemos la realidad. Es allí donde residen todas nuestras creencias. A algunas personas les puede resultar demasiado simple. Sin embargo, todos conocemos como funciona el efecto placebo. Si creo que un determinado tratamiento me va a curar, aunque este tratamiento únicamente contenga azúcar, me curaré. Sin embargo, el efecto nocebo actúa al contrario, si creo que algo es negativo, aunque no lo sea puede hacerme daño.

Los pensamientos de amor y la química corporal

Según Bruce Lipton, cuando elegimos vivir en un mundo lleno de amor nuestra salud mejora. Las sustancias químicas que están relacionadas con la alegría y el amor provocan bienestar y crecimiento en nuestras células. Sin embargo, la química provocada por el miedo conduce a nuestras células a la muerte. Cuando pensamos de manera positiva y alegre estamos creando una vida saludable. Es imposible que se produzca el crecimiento y expansión en nuestra vida si tenemos miedo y nos protegemos.

Para que exista un crecimiento celular sano es necesario un intercambio libre de información con el medio. Cuando sentimos miedo y nos cerramos este intercambio no se produce. Si este estado negativo de protección se mantiene en el tiempo se inhibe la producción de energía necesaria para la vida.

Fuente: Pixabay/pixel2013

Fuente: Pixabay/pixel2013

Menos estrés y más alegría

Para mantener un buen estado de salud tanto física como mental es necesario poner de nuestra parte para controlar nuestras emociones. Necesitamos buscar de manera activa sentimientos de alegría y de amor. Si no lo hacemos y permitimos que nuestra biología se inunde permanentemente de hormonas relacionadas con el estrés, nuestra salud se verá afectada ya que estas hormonas suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico.

La vida puede ser muy diferente si no la observamos con el filtro que nos imponen nuestras creencias. En nuestra mano está crear salud y, consecuentemente, un mundo mejor.