Category Archives: Ecología

  • 0
Fuente: PIxabay/RitaE

¿Cómo llevar a cabo una alimentación sostenible?

El planeta que nos sustenta se nos está quedando pequeño. Cada vez somos más habitantes y nuestros hábitos de consumo podrían agotar los recursos disponibles en poco tiempo. Si queremos que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de este bello planeta y alimentarse de forma adecuada es importante que nuestros hábitos de vida y nuestra alimentación sean sostenibles.

La sociedad nos empuja a consumir sin parar

Vivimos en un momento de la historia en el que somos impulsados a consumir de manera continua. La publicidad se encarga de que sintamos necesidad de productos y objetos que, la mayoría de las veces, no necesitamos. Además, se nos empuja a consumir lo antes posible, sin demora. Parece como si nos fuera a faltar tiempo para tener el objeto o los objetos deseados. No obstante, cada vez son más las personas que se están dando cuenta de que necesitamos cambiar hacía un modelo de consumo más responsable.

Fuente: Pixabay/MIchaelGaida

Fuente: Pixabay/MIchaelGaida

Sostenibilidad en la alimentación

Como ya hemos dicho, cada día son más los seres humanos que apuestan por una vida más sencilla. Entre los muchos cambios que podemos hacer para que nuestro planeta pueda seguir soportando la vida de los seres humanos, se encuentra aprender a alimentarnos de manera más responsable. Al alimentarnos de esa manera, apostamos por la diversidad alimentaria y por la recuperación de alimentos que tengan alto valor nutritivo. Así mismo, este tipo de alimentación pone mucha atención en solucionar situaciones de hambre y desnutrición en el mundo.

Una alimentación de estas características se basa en que cada persona se alimente de productos que sean naturales y que favorezcan un comercio justo.

Alimentos sanos y con poca huella ecológica

Nuestros alimentos deberían de ser sanos para nuestro cuerpo y también para nuestro planeta. Afortunadamente, según diferentes fuentes de información, aproximadamente un 65% de los consumidores estarían dispuestos a renunciar a un alimento que atendiera perfectamente a sus necesidades si este no fuera sostenible. También, son muchos los grupos de personas que dan importancia a conceptos como la huella ecológica del producto y la reducción del envasado innecesario.

Una alimentación sostenible también rechaza el desperdicio de los alimentos y el mal uso de los recursos naturales. Seguramente, si ciertos datos fueran conocidos, muchas personas cambiarían su forma de alimentarse. Por ejemplo, es poco conocido el hecho de que con la comida que nos sobra en los países del primer mundo podrían alimentarse a 2.000 millones de personas. Solamente en el continente africano hay 240 millones de personas que pasan hambre, cifra que no para de crecer.

Fuente: PIxabay/RitaE

Fuente: PIxabay/RitaE

¿Cómo llevar a cabo una alimentación sostenible y saludable?

Si te parece que, después de leer este breve resumen, te gustaría contribuir a la sostenibilidad del planeta con tu manera de alimentarte, te vamos a dar algunos consejos:

  1. Planifica tus compras: Es muy importante no ir a comprar sin saber lo que necesitamos. Una buena planificación reduce el consumo de alimentos innecesarios.
  2. Productos locales y de temporada: Consumiendo estos alimentos los ingerimos en su mejor momento y, a la vez, obtendremos un precio más económico y más justo. Así mismo, respetamos los ciclos vitales.
  3. Más plantas y menos animales: Los alimentos de origen animal están relacionados con ciertas enfermedades debido a los antibióticos y factores de crecimiento que se les suministra a los animales implicados. Además, la cría de estos animales tiene un gran impacto ambiental.
  4. Evita los alimentos envasados: Si no es posible comprar alimentos a granel, al menos, escoge aquellos que lleven menos envases y procura llevar siempre sus propias bolsas.
  5. Aprovecha la comida: Procura planificar bien tus menús con el fin de no desperdiciar comida. Nuestras abuelas nunca tiraban nada a la basura y así deberíamos hacerlo siempre.

 

Además de todos estos puntos quizá deberíamos tener en cuenta la cantidad de comida que comemos. Nos hemos acostumbrado a tomar raciones muy grandes que, además de enfermarnos, nos hacen sentir incómodos al terminar. No necesitamos tanta comida. Nuestro cuerpo y nuestro planeta nos lo agradecerán.

 


  • 0
Fuente: Pixabay/Comfreak

Reciclar no es suficiente

Afortunadamente, cada vez son más las personas que reciclan los desperdicios que generan. Hace tan solo unos pocos años reciclar, era algo que casi nadie hacía. No obstante, por mucho que esta forma responsable de tratar los residuos siga aumentando en popularidad, necesitamos dar un paso más si queremos realmente conseguir un planeta limpio y en equilibrio. Si quieres saber qué más podemos hacer a este respecto te lo vamos a contar en este artículo.

¿A qué llamamos reciclar?

Cuando hablamos de reciclar nos referimos a diferentes procesos mecánicos o físico-químicos a los que se someten a diferentes materiales, muchos de ellos provenientes de los residuos, con el fin de concederles una segunda vida. Este proceso nos aporta muchos beneficios ambientales, económicos y sociales. Hoy en día es fácil encontrar camisetas hechas a partir de botellas de plástico o ruedas de bicicleta fabricadas a partir de latas de refresco recicladas.

Fuente: Pixabay/Hans

Fuente: Pixabay/Hans

Aún así, la cantidad de residuos que generamos supera en gran medida aquellos que pueden ser reciclados. En nuestra mano está la posibilidad de, además de reciclar adecuadamente, disminuir nuestro consumo todo lo que podamos.

¿Qué podemos hacer además de reciclar?

Como ya hemos dicho, es muy importante que cada vez haya más personas que se comprometan con la labor de reciclaje. No obstante, una vez conseguido, es muy importante ir un poco más allá.

Vivimos nuestros días sumergidos en infinidad de sugerencias, conscientes o inconscientes, que nos impulsan a consumir. Resulta imposible pasear por una ciudad sin que nos veamos envueltos en numerosas formas de publicidad. Sin embargo, si todos consumimos de la forma que lo estamos haciendo actualmente, este planeta y sus recursos tienen los días contados, por mucho que reciclemos. No olvides que: “El mejor residuo es el que no se genera”. No todo el mundo es consciente de que el proceso de reciclaje es costoso económicamente y contamina en alguna medida.

Modelo residuos cero

Desde diferentes movimientos ecologistas se hace una llamamiento al modelo de residuos cero. En este modelo el residuo creado durante la producción de un producto es una materia prima que se aprovechará en otro proceso. Lamentablemente, en la actualidad, el 88,48% de los residuos que generamos no son aprovechados. Cualquier objeto que compremos se convertirá antes o después en un residuo. Además, su elaboración habrá generado residuos durante la extracción, el transporte y la manipulación.

Fuente: Pixabay/Comfreak

Fuente: Pixabay/Comfreak

Necesitamos adquirir nuevos hábitos de vida

Es urgente que desde las administraciones se impulsen nuevos modelos de consumo y gestión que sean más sostenibles. Aún así, los cambios reales solo serán visibles si cada uno de los habitantes de este bello planeta tomamos conciencia y comenzamos a crear nuevas formas de vivir. Te sugerimos unas cuantas propuestas que pueden ayudarte a crear esos nuevos hábitos:

  • Di no a los productos de usar y tirar
  • Evita adquirir objetos con demasiados embalajes
  • No compres de manera rápida. Reflexiona antes de adquirir un producto si realmente lo necesitas y de qué tipo de producto se trata.
  • Reutiliza más y tira menos
  • No uses productos que contengan sustancias peligrosas porque provocan riesgos para salud y además contaminan
  • Recicla adecuadamente y enseña a tus hijos a que lo hagan

 

Cada vez son más los puntos del planeta que están literalmente colapsados de plásticos y otro tipo de residuos. De hecho, existe una isla en el Océano Pacífico que es más grande que Perú y Ecuador y que no deja de crecer ¿Hasta cuando permitiremos que esto suceda?