Category Archives: Terapias

  • 0
Pixabay/whitesession

El masaje Tui-Na y sus beneficios

La medicina china, con más de 4.000 años de antigüedad, aún se practica en nuestros días con gran eficacia y rigor. El masaje es una de las técnicas que se aplican, dentro de esta ancestral medicina, para lograr la curación de las enfermedades y devolver al organismo el equilibrio perdido. Entre las diferentes variedades encontramos el masaje Tui-Na o Tuina que es el que más se práctica.

Combinación de medicinas tradicionales

Tui-Na viene de las palabras chinas “tui” –empujar–  y “na” –agarrar-. Esto se debe que estás son las dos maniobras, de las más de 80 que lo componen, más utilizadas en este tipo de masaje. Estas maniobras son aplicadas sobre los diferentes meridianos y los puntos energéticos. En los hospitales de China se combinan este tipo de técnicas con la medicina alopática obteniendo estupendos resultados. De hecho, ambas medicinas son consideradas medicinas oficiales.

Pixabay/stevepb

Pixabay/stevepb

Este masaje terapéutico se encarga, sobre todo, de tratar patologías músculo esqueléticas. También es un buen método para apoyar los tratamientos de medicina interna. Se utiliza bastante a menudo en niños ya que la acupuntura, que es otra técnica de la medicina china, no puede se les puede aplicar. Este masaje obtiene los mismos resultados en los niños que la acupuntura en los adultos.

El masaje Tui-Na relaja y estimula

Cómo todos los masajes, el Tui-Na es un masaje relajante. Al mismo tiempo, al estimular los diferentes puntos energéticos consigue que, después de recibirlo, la persona sienta que se ha activado. Al ser un masaje suave y muy completo lo puede recibir cualquier persona. No obstante, es especialmente beneficioso para personas mayores y niños.

Indicaciones del masaje Tui-Na

Sus efectos a nivel  físico y energético son admirables:

  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Ayuda a la recuperación de lesiones deportivas
  • Alivia el dolor en procesos como la ciática, la artritis o los espasmos musculares
  • Colabora con la recuperación del tejido blando
  • Alivia los dolores menstruales y ayuda a solucionar la infertilidad
  • Estimula la circulación de la energía o QI
  • Es muy favorable para tratar migrañas
  • Ayuda a solucionar problemas del aparato respiratorio y reproductivo
Unsplash/Toa Heftiba

Unsplash/Toa Heftiba

En qué consiste el masaje Tui-Na

Aunque las manos son la principal forma de dar este masaje, en ocasiones también se utilizan los codos. Es posible que ciertas maniobras pueden resultar dolorosas ya que los movimientos suelen ser enérgicos y penetrantes. El paciente suele estar sin ropa, aunque también es posible hacerlo con algo por encima. Normalmente, se utilizan aceites esenciales y cataplasmas o linimentos hechos con hierbas.

Para comenzar, el terapeuta entrevistará al paciente para informarse a fondo de sus dolencias y necesidades. Así mismo, observará si la persona tiene más o menos ying o yang para poderlo equilibrar con el masaje. La duración de este tipo de masaje dependerá de cada caso pudiendo ir desde diez hasta noventa minutos

¿Es un masaje para cualquier persona?

Las personas que lo reciben dicen encontrarse con más vigor y relajación después. No obstante el Tui-Na no es un masaje especialmente relajante. No está indicado para personas con heridas abiertas, tumores o enfermedades infecciosas. Las mujeres embarazadas o aquellas que están menstruando no deberían recibirlo.

Pixabay/blueland

Pixabay/blueland

Salvo las excepciones arriba mencionadas el masaje Tui-Na es una herramienta muy valiosa de sanación que puede ser complementaria a cualquier otro tratamiento.


  • 0
Pixabay/Ana Inés Rabadán

Sungazing, la mirada al sol

En anteriores artículos hemos hablado de las bondades del astro rey. El sol, si lo utilizamos con el respeto que merece, puede ser un gran aliado para mantener la salud. El sungazing es una técnica que utilizan muchas personas obteniendo muy buenos resultados. En esta entrada vamos a ver qué es el sungazing y de dónde viene.

Pixabay/Wikilmages

Pixabay/Wikilmages

El sol siempre fue importante

Ya en las antiguas culturas se veneraba al sol como dador de vida. Tanto los seres humanos como toda la vida en la tierra somos seres solares. Aunque en nuestros días se fomente el miedo al sol, el sol siempre fue un amigo. Sin sol no hay vida porque dependemos de su luz y su calor.

La mirada al sol de Hira Ratan Manek

El sungazing o yoga solar ya lo practicaban culturas muy antiguas. Parece ser que en algunos países como Grecia o Bulgaria se practicaba hasta no hace mucho. Gracias a personas como Hira Ratan Manek este conocimiento no se ha perdido y ha llegado hasta nuestros días.

Hira Ratan Manek

Hira Ratan Manek

Hira Ratan Manek nació en la India en 1937. Dedicó su vida profesional a la ingenería mecánica y después de su jubilación comenzó a estudiar la técnica milenaria de la mirada al sol. Sus estudios estuvieron influenciados por las enseñanzas de Mahavir de Jais que parece que practicó este método. Tras su investigación desarrolló un protocolo que, en la actualidad, le permite vivir únicamente de la energía solar y agua. Aún así, es capaz de tomar otros líquidos en determinadas ocasiones. En tres ocasiones ha sido estudiado por equipos científicos que certifican que, tras llevar a cabo la mirada al sol, sus funciones cerebrales eran superiores las de las personas de su edad. Otras personas que lo practicaban, y también se sometieron a ciertos estudios, presentaron resultados muy parecidos.

Fotosintesis para todos

Si olvidamos el miedo que nuestra cultura tiene al sol podremos ver con claridad el papel beneficioso que tiene en todas las formas de vida. El sol es vida y salud y se nos ofrece de manera gratuita. Según Ratan Manek ,el sol puede darnos todo lo que necesitamos sin que nos volvamos dependientes de gurús o medicamentos.

En la escuela nos enseñaban acerca de la fotosíntesis de las plantas. Sin embargo, esta fotosíntesis no se produce solamente en las plantas. Este mismo proceso también la llevan a cabo los minerales y el propio cuerpo humano gracias a la luz del sol.

El protocolo del Sungazing

Según el protocolo creado por Manek el proceso de mirar al sol se puede llevar a cabo en periodos de tres meses. Es importante que la práctica se lleve a cabo una hora después de salir el sol o una hora antes de que se ponga. En principio se empieza con veinte segundos mirando al sol y se van aumentando diez segundos al día.

Durante los primeros tres meses, en los que se llegará a mirar 15 minutos al sol las personas que lo lleven a cabo experimentarán una salud mental perfecta. Esto es debido a que se obtiene un gran equilibrio mental. Este equilibrio repercute directamente en el cuerpo, por lo que durante los tres meses siguientes la salud corporal también mejorará.

Una vez obtenida la mejoría mental y física la práctica puede detenerse y seguir solo con un mantenimiento. No obstante, aquellas personas que quieran mejorar espiritualmente podrán continuar aumentando el tiempo de exposición hasta llegar a los nueve meses. Este última parte del protocolo otorga a los practicantes determinados dones que varían de una persona a otra.

La fuerza del sol es enorme y maravillosa. Si somos capaces de aprovechar sus virtudes de forma inteligente, nuestro estado físico y mental nos lo agradecerán.

 


  • 0
Pixabay/geralt

Eneagrama, una poderosa herramienta para conocerte

Nuestra forma de actuar ante las circunstancias y desafios que la vida nos presenta es, muchas veces, inconsciente. Detrás de esa manera de comportarnos podemos encontrar motivaciones profundas que el Eneagrama nos ayuda a descubrir. Esta técnica es una de las muchas con las que podemos obtener ayuda para conocernos mejor.

¿Qué es el Eneagrama?

Se calcula que el Eneagrama puede tener más de 2.500 años de antigüedad. Las Escuelas de Gurdjieff son las responsables de que llegara hasta nosotros. Más tarde, Oscar Ichazo lo adaptó para poderlo aplicar al estudio psicológico del carácter. Su nombre en griego nos quiere decir “nueve trazos”. Estas nueve lineas van unidas a una estrella de nueve puntas y, cada una de ellas, describe una forma de ver el mundo y de pensar. Toda esta estructura nos habla de la forma subjetiva en que cada persona interpreta lo que le pasa en la vida.

George Gurdieff

George Gurdieff

El Eneagrama simboliza y representa 9 patrones del comportamiento humano: 9  formas de ver la vida, 9 virtudes y 9 defectos. Podemos decir, que cada tipo del Eneagrama nos habla de una herida emocional. Normalmente, sobre la herida principal es sobre la que cada persona construye su forma de relacionarse con el mundo. A estas diferentes formas de funcionar psicológicamente se les conoce como eneatipos.

Los nueve eneatipos

De forma sintética, vamos a hacer un recorrido por los nueve eneatipos del Eneagrama:

Eneatipo 1 – El perfeccionista

Estas personas, de base, se sienten imperfectas. Debido a ello, viven una continua autoexigencia intentando alcanzar la perfección. Esto les crea una gran rigidez mental que les impide entender a aquellos que actual de forma diferente.

Eneatipo 2 – El que siempre da

Este eneatipo vive en la creencia de que amarse a sí mismo es un acto sumamente egoísta. Su máxima aspiración es ayudar a los demás y ser “una buena persona”. Poco a poco, esta entrega le hace olvidarse de sí mismo y, a la vez, ser incapaz de vivir sanamente la soledad.

Eneatipo 3 – El que necesita reconocimiento

Las personas con este enatipo no se valoran. Necesitan destacar para sentir que son tenidos en cuenta. Se suelen obsesionar con el éxito y emplean la competencia y la vanidad como herramientas para sentirse valiosos.

Eneatipo 4 – El que busca atención

De alguna manera, estas personas son invisibles para si mismas. Tienen un gran complejo de inferioridad. Por ello luchan por convertirse en una persona “especial”. Suelen hablar mucho sobre ellas mismas y sus sentimientos sin tener en cuenta los de los demás.

Estrella

Pixabay/geralt

Eneatipo 5 – El que investiga y mira hacía adentro

Estas personas se incomodan ante las emociones propias o ajenas. Son un poco ermitaños y, en general, distantes y fríos. Les gusta mucho acumular conocimiento en un intento de no lanzarse a vivir la vida de verdad. Suelen encerrarse en su mundo intelectual y racional

Eneatipo 6 – El que duda siempre

El eneatipo seis se caracteriza por el miedo y por la duda sobre si mismo. Vive continuamente temiendo peligros imaginarios o reales. Suele necesitar normas para sentirse seguro.

Eneatipo 7 – El que se escapa para no sufrir

Las personas con este eneatipo dominante sienten un profundo vacío en su interior. Para ocultarlo desarrollan un carácter muy entusiasta y positivo. Necesitan estar continuamente haciendo algo y viven, casi siempre, en el futuro.

Eneatipo 8 – El controlador

Este eneatipo se caracteriza por la necesidad de control. Detrás de este comportamiento hay un gran miedo al daño que le puedan proporcionar otras personas. La forma de ejercer ese control suele ser a través de desarrollar una fuerte personalidad.

Eneatipo 9 – El que quiere evitar conflictos

Estas personas encuentran muy difícil manejarse con el enfado de otras personas. Temen el conflicto. Para evitarlo procuran no hacerse notar para no molestar. Suelen tender a la inactividad y encuentran una gran dificultad en decir no.

Como habrás podido comprobar, el Eneagrama es una forma muy interesante de autoconocimiento. Por supuesto, para obtener buenos resultados es necesario acudir a una persona experta en la materia. No obstante, se pueden hacer algunos  test, como el test ITA Riso-Hudson, que nos ayudan a hacernos una ligera idea de cuál es nuestro eneatipo dominante.

 


  • 0
Pixabay/UptownFitness

¿En qué te beneficia el Pilates?

Seguro que la palabra Pilates te suena familiar. Esta disciplina se está haciendo cada vez más conocida entre todos aquellos que deciden cuidar su cuerpo. Son muchas las personas que se benefician de su práctica. Sin embargo, quizá no sepas cómo o dónde se originó y cuáles son sus beneficios. Aquí te lo vamos a explicar.

Orígenes del Pilates

El creador de esta disciplina no podría ser otro que alguien que tuviera ese nombre. Joseph Hubertus Pilates (Alemania, 1880-1967) ideó este método a partir de otras prácticas como el yoga y la gimnasia. En un principio, su nombre fue Contrología. Este nombre hacía referencia al control de la mente y el cuerpo.

Joseph Hubertus Pilates

Joseph Hubertus Pilates

Desde pequeño, Pilates tuvo fiebre reumática, asma y raquitismo. Para poder mejorar su cuerpo alterado por estas dolencias estudió durante mucho tiempo el movimiento animal, la forma en que se entrenaban los antiguos griegos y también las filosofías orientales. Gracias a todo este conocimiento logró crear una rutina anaeróbica de 500 ejercicios que conectaban flexibilidad con tranquilidad.

La base es la respiración

Los ejercicios de este método siempre se realizarán al ritmo de la respiración. El practicante se concentra en la entrada y salida de aire en su cuerpo y evita que esta se interrumpa.

El principio más importante del Pilates es el centro que se sitúa en el abdomen, la pelvis y la zona lumbar.  Este lugar es considerado de suma importancia por estar relacionado con la estabilidad y la postura del cuerpo. También son esenciales la concentración. el control, la fluidez y la respiración.

Piabay/arhy82

Pixabay/arhy82

¿En qué beneficia el Pilates?

El Pilates puede ser practicado por personas de todas las edades y sin importar su condición física. Los beneficios de esta disciplina son muchos. Entre ellos destacamos los siguientes:

  • Aumenta la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones
  • Mejora la postura, sobre todo en la cadera y espalda
  • Ayuda a mejorar el equilibrio y la coordinación
  • Tonifica los músculos
  • Afecta positivamente a todos los órganos del cuerpo
  • Disminuye o elimina dolores de espalda gracias al fortalecimiento de los músculos abdominales y aquellos que sostienen la comuna.
  • Calma la mente y ralentiza el pensamiento con lo que disminuye el estrés
  • Es de gran ayuda en cualquier problema de suelo pélvico
Pixabay/AndiP

Pixabay/AndiP

Para lo que no sirve el Pilates

Cómo ya hemos mencionado, esta técnica puede ser practicada por cualquier persona. Lo único que podemos decir en su contra es que los resultados no se obtienen de manera inmediata. Habrá que disfrutar del trayecto y poner atención el autocontrol que se adquiere con el tiempo.

Si lo que buscas, además de los beneficios que aporta, es perder peso esta no es la mejor manera. Solo te servirá si lo complementas con otra actividad de tipo aeróbico donde haya más movimiento. Por ejemplo, el spining, el baile, la natación o el senderismo pueden, perfectamente, combinarse con el Pilates .

 

Cualquier técnica que trabaje mente y cuerpo al mismo tiempo nos asegura equilibrio a todos los niveles. El Pilates es una de las muchas maneras de cuidar de todo tu organismo.


  • 0
Unsplash/v2osk

¿En qué consiste la iridiología?

Los ojos son las ventanas del alma. Lo que probablemente no todos sabemos es que los ojos también nos ayudan a mirar al interior de nuestro cuerpo. La iridiología es un método diagnóstico que, gracias a la observación del iris, nos muestra el estado de salud de nuestro organismo.

Orígenes de la iridiología

Esta técnica viene de muy antiguo. Ya los egipcios ponían especial atención a los cambios que se producían en los ojos de las personas. De hecho, dejaron constancia de este interés en sus jeroglíficos.

Tiempo después, a principios del siglo XIX Ignaz Von Peczely observó que, los ojos de un búho que intentó capturar comenzaron a cambiar después de que se le fracturó una pata.

Pixabay/moonzigg

Pixabay/moonzigg

Mas tarde, otros autores alemanes y el sueco Nils Liljequist,  ampliaron estas observaciones. Desde entonces hasta nuestros días esta técnica ha evolucionado hasta convertirse en un método diagnóstico complementario a cualquier otro tipo de medicina.

Lo que dicen nuestros ojos

Nuestros ojos expresan más de lo que imaginamos. Solo con una mirada es posible saber cómo se encuentra una persona. La iridiología analiza, además del color del ojo, las distintas partes de nuestro iris.

El iris está lleno de detalles y, según los expertos, muestra un fiel reflejo de lo que ocurre en nuestro organismo. Esto es posible gracias a que hasta él llegan miles de terminaciones nerviosas. Estas terminaciones están conectadas a los distintos tejidos del cuerpo por medio del cerebro y del sistema nervioso

¿Qué nos muestra el iris?

El iris nos señala la constitución del cuerpo de la persona. Así mismo, es una buena forma de observar la salud general y las debilidades de ese organismo. Analizando el iris de forma completa obtendremos el conocimiento de la buena, o no tan buena, constitución corporal de la persona que observamos. Esta información está relacionada con la densidad de las fibras del iris, los colores, las estructuras y patrones. También nos muestra dónde hay lesiones, desequilibrios o irritación, entre otras cosas.

No todo se puede saber con la iridiologia

Esta técnica no nos proporciona una información completa de todas las enfermedades. Es sobre todo de gran ayuda para informar acerca de posibilidades de ciertas tendencias a desequilibrios. En muchos casos el iris refleja ya esa tendencia antes de que los síntomas aparezcan.

La iridiología nos muestra la inflamación que pueda haber en alguna zona de nuestro cuerpo. Sin embargo, nunca podrá encontrar dónde se pudieran encontrar gérmenes, parásitos o cálculos biliares.

 

Nuestros ojos son nuestra mayor fuente expresiva. Gracias a ellos podemos obtener información que nos ayude a cuidar mejor de nuestro cuerpo. Podemos considerar la iridiología como una buena herramienta de prevención ya que nos advierte de signos que, de otra manera, podrían pasar desapercibidos.


  • 0
Pixabay/Keskieve

¿Conoces la auriculoterapia?

Probablemente habrás visto alguna persona con unas pequeñas “tiritas” en su oído y te habrás preguntado para qué sirven. Si te apetece saber qué es la auriculoterapia y para qué es beneficiosa, aquí te vamos a hacer un breve resumen de esta técnica tan relacionada con la acupuntura.

¿Qué es la auriculoterapia?

Esta técnica de sanación tiene sus fundamentos en la filosofía taoísta que cree que el cuerpo humano está recorrido por diferentes canales de energía. Estos canales de energía son denominados meridianos. Seis de ellos son los meridianos yin o los otros seis son yang.

Pixabay/gantelya

Pixabay/gantelya

La auriculoterapia, basándose en los principios de la acupuntura, nos enseña que en nuestra oreja está representado todo nuestro cuerpo. Por este motivo, desde aquí se pueden tratar diferentes dolencias de forma refleja a través de micromasajes o pequeños parches que activen las dichas zonas. Debido a ciertos impulsos nerviosos, que van desde la oreja a la parte del cuerpo afectado, se aporta alivio al problema a tratar.

¿Dónde se encuentran sus orígenes?

El origen de esta técnica de sanación lo encontramos en la medicina tradicional china.  También en la Grecia clásica era utilizada, sobre todo, para tratar los problemas femeninos.

Fue en la década de los 50 cuando el  Dr. Paul Nogier de Lyon (1908-1996), observando a una curandera que cauterizaba una zona de la oreja para tratar la ciática, comenzó a imitar este comportamiento, obteniendo muy buenos resultados. Este trabajo fue posteriormente completado con los estudios del Dr. Jacques Niboyet quien creo una máquina que era capaz de encontrar los puntos de mayor energía en la oreja. El trabajo del doctor Niboyet le dio a la técnica un mayor carácter científico y fiable.

A partir de ese momento todos los estudios se centraron en crear mapas auriculares. Todos ellos relacionaban los puntos de la oreja con las diferentes partes del cuerpo. Así mismo, las distintas técnicas de estimulación se han ido mejorando con el tiempo. Existe la estimulación magnética, por ultrasonidos, químicas y hasta lumínicas.

Aplicaciones de la auriculoterapia

Esta técnica solo se desaconseja en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas
  • Problemas en las orejas
  • Anemía
  • Hipertensión
  • Esquizofrenia
Pixabay/WaltiGohener

Pixabay/WaltiGoehner

Salvo estos casos, con la auriculoterapia podemos ayudar en la resolución de los siguientes problemas:

  • Ayuda en casos de sobrepeso y obesidad y también para disminuir el apetito
  • Evita la retención de líquidos
  • Combate los episodios de ansiedad
  • Irregularidad en los ciclos menstruales
  • Migrañas y dolores en general
  • Adicciones como el tabaquismo
  • Asma
  • Estreñimiento
  • Vértigo

Una vez más, esta herramienta de sanación no sustituye a ningún tipo de tratamiento médico de otras características sino que lo complementa.


  • 0
Pixabay/gubo59

Un acercamiento al Ayurveda

Es muy posible que, en más de una ocasión, hayas escuchado la palabra Ayurveda. Esto es debido a que esta disciplina tan antigua es cada vez más conocida en Occidente. En general, los masajes ayurvédicos son los más conocidos. No obstante, pocas personas saben de qué se trata exactamente y cuáles son sus fundamentos.

¿Qué es Ayurveda?

La palabra Ayurveda proviene de las palabras sánscritas “Ayur” que quiere decir vida y “veda” que significa conocimiento. Por ese motivo la conocemos como Ciencia de la Vida. El Ayurveda ha sido reconocido por la OMS como la medicina tradicional hindú. Tanto el Ayurveda como la medicina tradicional china son técnicas milenarias de sanación que se han extendido a lo largo de todo el planeta demostrando sus numerosos beneficios.

Pixabay/sonja_paetou

Pixabay/sonja_paetou

Podemos decir entonces que el Ayurveda es una forma de sanación tradicional y natural que trata de forma holística a la persona enferma. Además de observar los síntomas de cada enfermedad, también pone atención al estado mental y emocional de cada paciente. Así mismo, da mucha importancia al ambiente que rodea a la persona.

Ante los diferentes desequilibrios el Ayurveda propone tratamientos a base de purificaciones, ayuno, hierbas, masajes, yoga, descanso, etc.

Las distintas constituciones

Una de las cosas que caracteriza a esta medicina es la diferenciación entre las distintas constituciones de las personas. Según sea la parte física, mental y espiritual de la persona se agruparán en los tres Doshas llamados Vata, Pitta y Kapha.

Pixabay/BaluBfA12

Pixabay/BaluBFA12

Dependiendo de nuestra constitución tendremos una cantidad determinada y exclusiva de cada uno de los tres doshas. Esto vendrá definido desde el momento de nuestra concepción. Debido a ello, se suele denominar a la persona con los dos doshas más dominantes. Una persona puede ser, por ejemplo, Vata-Kapha o Pitta-Kapha, etc.

Significado de los Doshas

Cada uno de los doshas tienen un significado que habla de la persona que los posee:

  • Kapha (tierra+agua) : el que conserva las cosas unidas. Este dosha es bastante estable y las personas en las que predomina cuentan con un buena sistema inmunitario. Cuando están equilibrados son pacientes, tranquilos y equilibrados. Sin embargo, cuando presentan desequilibrio tienden a la pesadez, a la retención de líquidos y a la obesidad
  • Pitta (fuego+agua): aquel que modifica las cosas. Pitta está regido por el fuego que puede ser cálido y agradable o demasiado intenso y quemarlo todo. En general, las personas Pitta son bastante ordenadas y prácticas. También son bastante competitivos e inteligentes. En cierta medida son dominantes y egocéntricos. Cuando están equilibrados son comprensivos, cálidos y sensibles. En su desequilibrio muestran tendencia a la irritación, la rabia o el enfado.
  • Vata (éter+agua): lo que mueve las cosas. Las personas con este dosha predominante están relacionadas con el cambio y la inestabilidad tanto en su cuerpo como en sus emociones. En general, son personas creativas, entusiastas, flexibles y aventureras cuando están equilibradas. En su parte desequilibrada tendrán tendencia a ser miedosos, inquietos e inseguros. Los cambios de humor son una característica de los Vata. Así mismo, suelen “picotear” diferentes cosas sin llegar a acabar ninguna.
Pixabay/Chris Jarvis

Pixabay/Chris Jarvis

En definitiva, el Ayurveda entiende a la persona como un todo y hace clasificaciones que nos ayudarán a que cada grupo encuentre su equilibrio siguiendo las indicaciones de vida que esta técnica milenaria aconseja. Las diferentes pautas dietéticas, masajes y descanso serán específicas para cada grupo. Este tipo de medicina puede ser complementaria a cualquier otro tipo de sanación.


  • 0
Pixaba/Sasint

Autoestima o autocompasión

Una buena autoestima, según la creencia popular, es sinónimo de bienestar. No obstante,  para alcanzar dicho estado es necesario estar por encima de la media. Pero, ¿podríamos estar todos por encima de la medía siempre? ¿O quizá para que unos ganen otros tienen que perder? La autoestima está relacionada con el competir con los demás y con la decepción si no consigo alcanzarla. Por el contrario, la autocompasión nos acerca a la comprensión, a la integración y a la aceptación.

Autoestima

Una buena autoestima tiene que ver con un buen concepto de uno mismo. Durante muchos años los psicólogos creían que una alta autoestima estaba relacionada con una buena salud mental. Sin embargo, actualmente, esto no está tan claro.

Pixabay/RonPorter

Pixabay/RonPorter

La baja autoestima está relacionada con la ansiedad, la tristeza o la depresión. Así mismo, la alta autoestima, si pensamos en cómo la adquirimos, también puede ser un problema.

Para tener un buen concepto de ti mismo es necesario que te consideres especial de alguna manera y por encima de los demás. No destacar en algo podría casi ser un insulto para aquellos que tienen alta autoestima. Entonces, si todas las personas tuvieran alta autoestima todos estaríamos por encima de la media, con lo que no habría media… Por este motivo, podemos ver que para sentirnos bien deberemos jugar a las comparaciones donde siempre habrá alguien que pierde. Y, por si esto fuera poco, si conseguimos que nuestra autoestima esté alta nos sentimos bien pero cuando fallamos tendemos a maltratarnos.

Competitividad y narcisismo

La sociedad en la que vivimos se caracteriza por un exceso de competitividad y mucho narcisismo. Muchos expertos en salud mental opinan que esto es debido al movimiento a favor de la autoestima que se lleva a cabo en las escuelas:”si eres mejor que los otros es bueno para ti” ¿Es esto cierto? ¿No estaría todo ello relacionado con todos los casos de bullying en los centros escolares?

Autocompasión

Este término, tan poco de moda hoy en día, nos habla de relacionarnos con nosotros mismos de manera amable. Nos acerca al abrazo de nuestra forma de ser en su totalidad. En general, nos empuja a tratarnos con cariño y aceptación, de la misma manera que trataríamos a un amigo muy querido.

Así mismo, la autocompasión apuesta por la humanidad compartida ya que nos ayuda a sentir que el sufrimiento que experimentamos es el mismo que sufren los demás seres humanos. En definitiva, se trata de aceptar la imperfección humana que todos compartimos y de esta forma sentirnos más unidos a los que nos rodean.

Pixabay/jimenaduran

Pixabay/jimenaduran

La lucha es innecesaria

La vida sin competitividad es una vida llena de paz y alegría. Si somos capaces de ver lo que nos acerca en lugar de lo que nos hace diferentes, llegaremos a la conclusión de que nadie es mejor o peor que nadie. Cada persona es diferente,única y repetible.

Cultivando la autocompasión podremos hacer extensivo este sentimiento a todos aquellos que nos rodean. ¡Mejor que una buena autoestima cultiva la autocompasión!

 

 


  • 0
Unsplash/Raupixel

El poder de la aceptación

La felicidad es un estado que todos buscamos lo sepamos o no. Cualquier ser humano pone el deseo de ser feliz en el primer lugar de su lista de aspiraciones. Hacemos cualquier cosa por conseguir esa felicidad pero muchas veces se nos escapa de las manos. Uno de los caminos más cortos para ser feliz es ser capaz de vivir con aceptación aquello que nos sucede. Sin embargo, son pocas las personas que conocen este secreto tan sencillo.

Lo que ya es no puede ser cambiado

Dependiendo de la forma de ser de cada persona la reacción ante diferentes situaciones variará. Las personas más agresivas suelen enfrentar aquello que no es de su agrado intentando cambiarlo. Existen otras personas sin embargo que, ante la misma situación, se resignarán y llevarán “su cruz” como puedan. Tanto en un caso como el otro. la persona sufrirá sin ninguna duda.

Unsplash/Andrew Bui

Unsplash/Andrew Bui

Aquel que se lance a la lucha por cambiar una situación sin antes haberla aceptado plenamente, basará su acción en una reacción poco funcional. Así mismo, la persona que se resigna y evita hacer algo, probablemente, se pierda oportunidades que surgirían de la acción si la llevara a cabo.

El ego y su delirio de grandeza

Nuestro pequeño ego vive con la ilusión de controlar su realidad. Debido a ello, se lanza a la conquista del mundo olvidando que su propia creación fue programada sin su participación. El ego cree que el mundo y todo lo que en el sucede debe de obedecer, únicamente, a sus deseos. Desde esa creencia desarrolla su andadura por la materia ahogado en lucha y competitividad con otros egos como él.

Unsplash/Kelly Sikkema

Unsplash/Kelly Sikkema

Aunque nos cueste darnos cuenta, la realidad que vivimos se desarrolla, en la mayoría de los casos, de maneras distintas a lo que esperábamos. Ante esos inesperados giros del destino el ego se levanta y se enfrenta a lo que está sucediendo o, en muchos casos, simplemente a resistirse porque sí.

Cuando suceden cosas en nuestra vida que contrarían nuestras expectativas, lo mejor es hacer las paces con ellas. Desde la aceptación de aquello que aparece, la acción que llevemos a cabo siempre será más eficaz. En muchas ocasiones confundimos aceptación con resignación. La aceptación nos da un poder que la resignación nos quita.

Aceptar es un comienzo mientras que resignarse es un final.

Detente, observa y acepta

Sea lo que sea lo que acontezca en tu vida el poder de decidir como reaccionas solo lo tienes tú. Las circunstancias pueden ser de los más adversas pero tu decisión de aceptarlas les dará un toque mucho más liviano.

Ante cualquier situación, lo primero que debemos de hacer es pararnos y observar. Esta pausa puede ser un rato de meditación, un paseo o,simplemente, un rato de recogimiento interior. Desde ahí, si aceptamos plenamente lo que está ocurriendo, nos daremos cuenta de nos sentimos con un mayor control de los acontecimientos. La aceptación es la llave maestra que nos lleva a vivir una vida más consciente y más humilde.

El hecho de aceptar la vida como se presenta nos resta protagonismo a la vez que aligera nuestra carga de estar al mando de todo.

 

Haz un hueco a la aceptación en tu vida y verás como el vivir se convierte en una gran aventura siempre a tu favor.

 


  • 0
Pixabay/Katjafiona

¿Qué es el mindfulness?

La palabra mindfulness se está haciendo cada día más cotidiana. Esta técnica milenaria, que tiene su origen en la meditación, está entrando con fuerza en nuestra cultura. Probablemente, seas una de esas personas que, aún habiendo oído hablar de ello, no tienen muy claro qué significa. Si es tu caso, sigue leyendo porque te vamos a explicar de qué se trata.

Raíces del mindfulness

La palabra inglesa mindfulness es una traducción de la palabra Sati que se utiliza en el budismo. En castellano la traducimos como: atención plena. Las raíces de este término se encuentran en la meditación budista Vipassana. Esta meditación se fundamenta en prestar total atención al momento presente.

La gran enseñanza del mindfulness es que nos muestra como conectar plenamente con el momento que estamos viviendo. Es una gran ayuda para despertar a una realidad más rica y consciente y para alejarnos del adormecimiento en el que vivimos. Así mismo, esta práctica nos lleva a una íntima conexión con nuestro interior, sin juicio y con aceptación.

Nuestra mente inquieta

La mayoría de nuestra vida se desarrolla gobernada por una mente continuamente ocupada. Los pensamientos van y vienen a su antojo sin que podamos hacer nada. Aunque no nos demos cuenta, no somos dueños de esos pensamientos. Nuestra mente los lanza de manera automática según le parece sin que nos demos cuenta de ello. De hecho, estamos tan dormidos que muchas veces ni siquiera somos conscientes de que estamos pensando.

Los diferentes ejercicios de mindfulness son de gran ayuda para darnos cuenta de esa continua actividad mental desordenada. Además de hacernos conscientes de todos nuestros pensamientos, gracias a esta técnica, logramos hacernos uno con lo que este sucediendo en nuestra vida.

Beneficios de la atención plena

Son muchos los beneficios que tiene la aplicación de la atención plena o mindfulness. Entre ellos encontramos algunos como:

  • Mayor sensación de relajación y mayor placer por vivir
  • Se produce un incremento de la DHEA (Dehidroepiandrosterona), conocida como hormona de la juventud
  • Se reduce significativamente la posibilidad de enfermedad cardiovascular
  • Aumentan los niveles de melatonina. Gracias a ello la calidad del sueño es mejor
  • Disminuyen la tensión y el estrés

Consejos para practicar mindfulness

Aunque la mejor manera de aprender a practicar mindfulness es pasando por el asesoramiento de un profesional, también es posible hacer pequeños ejercicios por nuestra cuenta.

En un principio, es recomendable comenzar por sesiones de meditación de unos diez minutos. De esa manera nuestra mente se irá acostumbrando hasta llegar a la media hora. Lo ideal es tomarlo con calma y decidirnos a disfrutar. 

Para empezar, buscaremos un lugar lejos de ruidos y distracciones. El ambiente debe de ser tranquilo y la temperatura suave para que nos sintamos cómodos. La mejor postura es aquella que nos haga sentir relajados y en la que nuestra columna esté recta. Comenzaremos poniendo toda nuestra atención en la respiración observando como los pensamientos aparecen en nuestro campo mental. Esta primera parte es muy importante porque nos posiciona en el lugar del observador. Gracias a ello tomaremos cierta distancia de nuestros problemas y preocupaciones.

Pixabay/Solut_rai

Pixabay/Solut_rai

Una vez que hayamos encontrado cierta calma pasaremos a observar como se siente nuestro cuerpo. Haremos un recorrido por todos aquellos sitios dónde pueda existir tensión y pondremos allí la atención. Al mismo tiempo, seguiremos observando el ir y venir de los pensamientos sin enjuiciarlos. Solo tendremos que ser conscientes de que están ahí. Nada más. Respirar, sentir y estar presente.

Con esta sencilla práctica llevada a cabo a primera hora de la mañana, nuestro día se tornará mucho más pacífica y agradable.

 

Además de estas pequeñas meditaciones, también podemos introducir el mindfulness en nuestra actividad cotidiana. Tomar una taza de té de manera consciente. Pasear poniendo toda nuestra atención en la respiración. Comer lenta y conscientemente. ¡Cada actividad cotidiana puede convertirse en un ejercicio mindfulness!