Category Archives: Terapias

  • 0
Fuente: PIxabay/geralt

Las diferentes ondas cerebrales

Nuestra actividad cerebral varía a lo largo del día y de la noche. El cerebro está formado por billones de células llamadas neuronas. Estas células están conectadas unas con otras formando una gran red. Entre ellas se comunican a través de impulsos eléctricos haciendo posibles nuestros pensamientos, emociones y comportamientos. Los impulsos eléctricos que se originan para crear la comunicación crean ondas eléctricas cerebrales que cambian en función de lo que hagamos, pensemos o sintamos.

¿Qué diferencia hay entre las ondas cerebrales?

Las ondas cerebrales son diferentes en cuanto a la frecuencia de vibración o velocidad. Cada frecuencia se relaciona con nuestros estados de consciencia y atención. Por lo tanto, estas ondas son diferentes dependiendo de nuestra actividad o descanso. Por ejemplo, las ondas cerebrales que se producen cuando estamos profundamente dormidos nada tienen que ver con aquellas que nuestro cerebro mantiene en estados de ansiedad o angustia o cuando estamos aprendiendo algo nuevo.

Fuente: Pixabay/PublicDomainPictures

Fuente: Pixabay/PublicDomainPictures

La frecuencia de vibración o velocidad de estas ondas se mide por ciclos por segundo. Cada uno de los estados de conciencia que experimentamos están relacionados con una frecuencia en concreto. Vamos a hacer un pequeño resumen de las distintas ondas que se producen en nuestro cerebro.

Ondas Delta (0.5 a 3 Hz):

Este tipo de ondas son las más lentas. Se generan cuándo meditamos profundamente o al estar dormidos sin soñar. Al desconectar del mundo exterior es posible conectar en un profundo estado propicio para la sanación y regeneración. En este estado se dan con gran facilidad los procesos de curación.

Ondas Theta (3 a 8 Hz):

Aunque también se originan en un estado de profunda relajación no es tanto como el anterior. También son ondas que se generan en estados de meditación o relajación profunda. Cuando nos estamos despertando o quedándonos dormidos también nuestro cerebro genera ondas Theta. Este tipo de ondas se relacionan con nuestras capacidades intuitivas e imaginativas. Las ondas Theta también muestran una elevada actividad cuando experimentamos emociones muy profundas.

Ondas Alpha (8 a 12 Hz):

Las ondas Alpha son las que presenta nuestro cerebro cuando estamos tranquilos y alertas al mismo tiempo. Aunque los pensamientos pasan de forma tranquila por la mente, no es es el mismo estado que cuando estamos meditando. Con estas ondas nuestro cerebro se encuentra en descanso y vivimos de manera relajada en el momento presente.

Cuando funcionamos bajo la influencia de las ondas Alpha todas las actividades se desarrollan de forma armoniosa. Un nivel excesivo de este tipo de ondas nos impide centrar la atención. Sin embargo, un nivel demasiado bajo causa ansiedad e insomnio.

Ondas Beta (12 a 38 Hz):

Cuando estamos despiertos y alertas son estas ondas las que dominan. En general, nuestra atención está orientada hacía las tareas del mundo exterior. Gracias a estas ondas somo capaces de estar atentos, resolver problemas, tomar decisiones y estar pendientes de distintos estímulos. Aún así, si mantenemos durante demasiado tiempo el predominio de ondas Beta consumiremos una gran cantidad de energía cerebral.

Fuente: Pixabay/geralt

Fuente: Pixabay/geralt

Ondas Gamma (38 a 42 Hz):

Estás son las ondas de más alta frecuencia, las más rápidas. Este tipo de onda resulta bastante difícil de captar en los electroencefalogramas. Se originan en el tálamo y viajan desde la parte posterior del cerebro hacía delante a gran velocidad. Las ondas Gamma se relacionan con situaciones en las que se desarrolla un alto procesamiento cognitivo.

Cuando estamos felices experimentamos picos elevados de este tipo de onda. En la fase REM de sueño también encontramos una alta actividad de este tipo de frecuencias.

 

Cómo habrás visto, los distintos tipos de ondas cerebrales nos ayudan a entender como funciona nuestra mente. Según sean nuestras emociones, actividades y procesos mentales así será la actividad de nuestro cerebro. Es muy importante, por tanto, ser consciente de ello y llevar a cabo técnicas de relajación que nos ayuden a utilizar este conocimiento a nuestro favor.

 

 


  • 0
Fuente: Pixabay/susannp4

¿Qué es la terapia regresiva?

En muchas ocasiones vivimos dificultades en nuestra vida que podrían estar relacionadas con vivencias pasadas. La terapia regresiva es una herramienta que nos lleva de viaje a nuestro interior en busca de respuestas. Si quieres saber cómo funciona y en qué consiste, en este articulo te lo vamos a explicar.

¿A qué llamamos terapia regresiva?

La terapia regresiva es una técnica que nos facilita la posibilidad de extraer importantes descubrimientos de nuestra personalidad. Se basa en traer a la conciencia recuerdos de experiencias traumáticas. Estos recuerdos pueden ser de la vida actual así como de existencias anteriores. Una vez recordados se trabajarán terapéuticamente para que dejen de interferir o perturbar nuestra vida actual. En cada sesión terapéutica se retrocede al pasado para comprender un poco más el presente.

Fuente: Pixabay/superintelligencek

Fuente: Pixabay/superintelligencek

El psiquiatra Brian Weiss es una de los más conocidos expertos en este tipo de terapia. En su práctica clínica encontró las regresiones de manera casual. Algunos de sus pacientes comenzaron a viajar a vidas pasadas cuando él únicamente les sugestionaba para hacer un sondeo en su infancia. De está manera, comenzó a investigar con otros pacientes llegando siempre a las mismas conclusiones: diferentes problemas de la vida actual eran solucionados al encontrar el origen en experiencias de vidas pasadas.

¿De qué manera se accede al pasado?

La forma de acceder a los recuerdos de vidas pasadas es a través de una relajación profunda en la que llegamos a un estado expandido de conciencia. En dicho estado de relajación nuestra apertura y receptividad es muy grande. Gracias a ello nos ponemos en contacto con nuestra parte inconsciente. Esta conexión nos conducirá a nuevas percepciones que servirán de ayuda para encontrar soluciones.

La terapia regresiva se va introduciendo en la memoria subconsciente hasta llegar a revivir aquel hecho traumático del pasado que nos ocasiona el problema en la actualidad. Al conectar con la emoción relacionada la experiencia es revivida y los síntomas mejoran o llegan a desaparecer. Es importante destacar que la persona que experimenta la regresión siempre lo hará en un ambiente seguro acompañada del terapeuta profesional.

 

¿En qué casos está indicada esta práctica?

La terapia regresiva es muy beneficiosa para aquellas personas que quieran mejorar los síntomas que arrastran debido a una situación traumática del pasado. También es una herramienta muy útil de crecimiento personal. Existen una gran cantidad de casos en los que esta herramienta puede ser utilizada: miedos, fobias, culpa, resentimiento, asma, migrañas, alergias, migrañas, bulimia, anorexia, obesidad, etc.

Fuente: Pixabay/susannp4

Fuente: Pixabay/susannp4

En definitiva, gracias al trabajo de numerosos profesionales, la terapia regresiva ha quedado consolidada. Es importante destacar que gracias a ella, además de tratar síntomas o problemas concretos, se producen verdaderas transformaciones personales.

 

Somos mucho más de lo que vemos y sabemos de nosotros mismos. No solo somos mente y razón. Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que, por fin, tenemos a nuestro alcance multitud de herramientas que nos acerquen a lo que queda oculto a nuestros ojos.

 

 

 


  • 0
Fuente: Pixabay/Pexels

¿Cómo mejorar la salud de tus huesos?

Los huesos son los pilares que sujetan toda nuestra estructura física. Su buen estado nos asegura una vida más satisfactoria. Entre las dolencias de los huesos más comunes se encuentra la Osteoporosis. Lamentablemente, en los últimos años, esta palabra se ha hecho más  conocida de lo que debería ya que son muchas personas las que la padecen. Una vez más, la prevención es la clave. Si quieres como conservar la salud de tus huesos y prevenir la Osteoporosis sigue leyendo este artículo.

¿Qué es la Osteoporosis y a qué puede ser debida?

La Osteoporosis es una alteración en la densidad y calidad de los huesos. Los huesos de las personas aquejadas de esta dolencia son más porosos, frágiles y tienen más posibilidades de fracturarse. En principio, se cree que la causa principal de esta dolencia es la falta de calcio. Así mismo, la carencia de vitamina D y fósforo, la falta de ejercicio y la menopausia, son factores que también contribuyen a su aparición.

Fuente: Pixabay/Taokinesis

Fuente: Pixabay/Taokinesis

Menos lácteos y menos proteína

Diferentes estudios han demostrado una directa relación entre la osteoporosis y el consumo excesivo de proteína animal y de lácteos. El hueso, por naturaleza debe de ser ligeramente elástico. Sin embargo, cuando se calcifica en exceso se vuelve rígido y es más fácil que se rompa. Los lácteos nos aportan una cantidad elevadísima de calcio que contribuye a ello.

Según ha comprobado la doctora María de la Luz Canal Macías, consumimos más proteína de la que necesitamos y esto podría relacionarse con la aparición de osteoporosis. Estas son sus palabras: “El calcio es bueno para el hueso pero si se consume de forma equilibrada con otros nutrientes. Es esencial una relación calcio-proteínas equilibrada, así lo ideal es ingerir 20 miligramos de calcio por cada uno de proteínas y ahora el consumo que nos encontramos es de 12 o 13 de proteína por cada miligramo de calcio debido al exceso de proteínas que ingerimos”. 

El calcio que contiene la leche y sus derivados no es la forma más asimilable para nuestro organismo. El calcio está también presente en muchos otros alimentos como las coles, los frutos secos, e incluso las naranjas, de forma mucho más biodisponible. Además de esto, la buena salud de nuestros huesos tiene que ver con el equilibrio entre el calcio y el magnesio en el cuerpo. Lamentablemente, debido a las dietas poco equilibradas que se consumen actualmente, son muchas las personas que sufren déficit de magnesio

El yoga y la Osteoporosis

De todos es conocido que la actividad física está íntimamente relacionada con la salud. El yoga es una las actividades que nos ayudan a prevenir muchas dolencias, entre ellas la osteoporosis. Cualquiera de los ejercicios físicos que el yoga nos presenta son de impacto moderado, lo que los hace muy adecuados para estimular la producción de masa ósea. Además de esto, el yoga trabaja el equilibrio y la coordinación colaborando a incrementar la estabilidad de las personas y evitar las caídas.

Las personas que practican yoga de forma regular aumentan la fuerza muscular y nutren sus huesos. Esta práctica incrementa también la fuerza ósea y mejora la fijación del calcio y la vitamina D en los huesos.

Fuente: Pixabay/Pexels

Fuente: Pixabay/Pexels

Otras recomendaciones para la salud de tus huesos

Para prevenir cualquier patología es importante llevar una buena dieta. Si quieres tener unos huesos sanos, incluye vegetales de hoja verde en tu dieta. Así mismo, procura que las frutas, legumbres y cereales integrales estén siempre en tus platos. Modera el consumo de grasas de origen animal y toma la cantidad justa de proteínas, nunca de más. También es muy importante, limitar el consumo de café o té y bebidas azucaradas ya que condicionan la absorción de calcio. Y, finalmente, recuerda que el sol es la mejor fuente de vitamina D. Un paseo al aire libre en las horas en las que el sol no calienta demasiado es la mejor manera de proteger a tus huesos.

 


  • 0
Fuente: Pixabay/andreas160578

Los beneficios de la reflexología podal

Nuestros pies son los responsables de nuestro caminar por la vida. Cuando sentimos dolor en ellos todo nuestro organismo se resiente. Podríamos decir que, de alguna manera, el dolor de pies se refleja en el resto del cuerpo, haciéndonos sentir mal. Curiosamente, también ocurre al contrario, todo nuestro cuerpo se refleja en nuestros pies. La reflexología, se basa justamente en eso, en el mapa de nuestro cuerpo que se encuentra representado en los pies.

Los orígenes de la reflexología

Parece ser que los indios Cherokee de Estados Unidos fueron los primeros en usar técnicas de presión en los pies. En sus orígenes se le daba un carácter religioso sobre todo. La reflexología moderna nace de la mano del Dr. William  Fitzgerald y la Dra. Eunice Inghman, a principios del siglo XX.

Fuente: Pixabay/nnoeki

Fuente: Pixabay/nnoeki

La teoría del  Dr. Fitzgerald exponía que el cuerpo humano está recorrido de forma longitudinal por diez meridianos. Estos meridianos, cinco en cada mitad del cuerpo, tienen conexión con determinadas zonas y órganos del cuerpo. Más tarde, esta teoría se fue desarrollando hasta llegar a realizar mapas con los puntos de reflexología podal. Estos puntos identifican la zona del pie que está relacionada con otras zonas del cuerpo.

Beneficios de la reflexología

Como ya hemos visto, esta técnica de sanación se lleva a cabo aplicando presión en distintas zonas del pie. Nuestros pies, aún siendo una parte muy importante de nuestro cuerpo, no reciben todas las atenciones que merecen. Esta técnica, ante todo, proporciona a los pies un gran alivio de todas las tensiones y, consecuentemente, gran relajación.

Los reflexólogos son expertos en encontrar y tratar cada zona refleja con precisión. Gracias a ello, los beneficios que ofrece un masaje de este tipo son numerosos:

  • La circulación sanguínea se activa con sus correspondientes beneficios para todo el cuerpo
  • Se activa también la circulación linfática 
  • Alivia el estrés, ya que afloja tensiones
  • Aumenta y equilibra los niveles de energía
  • El sistema inmunológico también se activa incrementando el poder autosanador del cuerpo
  • Ayuda a eliminar toxinas y favorece la respiración y nutrición celular
  • Normaliza las funciones órgánicas, glandulares y hormonales
  • Alivia el dolor, si existiera
  • Mejora el estado general y el buen humor
  • Al contribuir a la relajación es un buen aliado contra el insomnio
Unsplash/Gabby Orcutt

Unsplash/Gabby Orcutt

Una técnica para todas las edades

La reflexología puede ser recibida por cualquier persona. A los niños les encanta, les relaja y les ayuda a estimular su creatividad. Para las personas mayores también es una buena herramienta de sanación. A las mujeres embarazadas este masaje les ayudará a combatir el estreñimiento, a evitar la retención de líquidos y a activar la circulación y a favorecer la activación del parto.

Si te animas a probar la reflexología podal sentirás aumentar tu nivel de energía, tendrás más alegría, notarás menos cansancio y mayor claridad mental. Cada sesión de reflexología se experimenta como un gran abrazo que recibe todo tu cuerpo a través de los pies.


  • 0
Fuente: Pixabay/massagenerds

Masaje metamórfico: qué es y cuáles son sus beneficios

Dentro del mundo del masaje existen numerosas opciones. Una de ellas es el masaje metamórfico. Este tipo de masaje se da en los pies, en las manos y en la cabeza. Se realiza de manera suave y aporta relajación y liberación emocional. En este artículo vamos a contarte cómo se practica, para qué sirve y cuáles son sus beneficios.

¿Qué significa masaje metamórfico?

A esta herramienta de sanación también se la conoce como técnica metamórfica. La palabra metamorfosis quiere decir transformación.  Esta transformación se lleva a cabo cuando la energía que anima nuestro cuerpo fluye de manera libre. El masaje metamórfico nos conecta con los nueve meses que vivimos en el vientre de nuestra madre.

Fuente: Unsplash/Manuel Schinner

Fuente: Unsplash/Manuel Schinner

Durante todo el tiempo de gestación se implantan nuestras estructuras físicas, emocionales y mentales. Tras el nacimiento, nuestra vida tendrá sus raíces en ese periodo prenatal. Gracias a esta técnica las estructuras corporales son liberadas y con ello llega la transformación.

¿En qué consiste la técnica metamórfica?

Este tipo de masaje parte de una visión holística del ser humano. Contempla el cuerpo, la mente y las emociones de la persona como algo imposible de separar. Debido a ello, el masaje metamórfico no se centra en un problema en concreto del individuo sino sobre todo el conjunto. Como resultado se consigue alcanzar equilibrio emocional y relajación física y mental.

La principal característica de la persona que practica esta técnica es no tener intención de conseguir nada. Esto quiere decir que el masajista se acercará a la persona que lo recibe sin intención ni implicación y con el máximo desapego posible. Así mismo, como en otros tipos de masajes, la persona que lo aplique contará con una actitud relajada y receptiva. 

El origen de la técnica metamórfica

A principios de los sesenta el médico y naturópata Robert St John trabajaba con la técnica de reflexología con niños con problemas mentales. Con el paso del tiempo, su trabajo de investigación llegó a profundizar en los aspectos psicológicos de las zonas reflejas de los pies.

St. John creía que durante el periodo prenatal se originan los pilares fundamentales de la persona. Por este motivo, las bases del conjunto energético quedan consolidadas. Muchas de las pautas de comportamiento del individuo tienen su origen en este periodo gestacional, donde confluyen la genética de ambos progenitores y las condiciones físicas, ambientales y psicológicas en las que el embarazo se desarrolle.

En un principio, la técnica metamórfica solo se aplicaba en los pies. Posteriormente, se incluyeron las manos y la cabeza. En sus orígenes St. John solo lo aplicaba a niños, generalmente con algún tipo de patalogía mental. Sin embargo, poco a poco, también lo practicó con adultos, obteniendo muy buenos resultados.

Fuente: Pixabay/Mareefe

Fuente: Pixabay/Mareefe

Beneficios del masaje metamórfico

Cómo ya hemos dicho, esta técnica puede ser recibida por personas de todas las edades y en todas las condiciones físicas. Además de los numerosos beneficios de cualquier otro tipo de masaje, la técnica metamórfica nos ayuda, entre otras cosas a:

  • Aliviar la tensión física y emocional
  • Mejorar el equilibrio emocional
  • Disminuir los problemas de insomnio
  • Mejorar la autoestima
  • Superar los miedos y la inseguridad
  • Reducir la hiperactividad en los niños, mejorando la concentración
  • Prevenir la depresión y el estrés
  • En el embarazo sirve para que la embarazada sienta confianza ante el proceso. También alivia la hinchazón en las piernas y reduce el estrés prenatal.

Si quieres saber más acerca de esta técnica estaremos encantados de que nos contactes para informarte acerca de las sesiones individuales o los cursos impartidos en nuestro centro.

 

 

 

 


  • 0
Fuente: Pixabay/zdenet

Chestnut Bud para dejar de cometer los mismos errores

Cómo ya comentamos con anterioridad, las Flores de Bach son una estupenda herramienta para ayudarnos a vivir mejor.  Las Flores de Bach nos ayudan a restablecer el equilibrio emocional perdido. En esta ocasión vamos a hablar del Chestnut Bud o brote de castaño. Si eres una de esas personas que comenten los mismos errores una y otra vez este artículo te va a interesar.

La terapia floral de Bach consta de 38 remedios entre los cuales se encuentran árboles y flores, excepto en dos casos: Rock Water, que se prepara a partir de agua de manantial y Chestnut Bud, que es elaborado a partir del brote del Castaño  (Aesculus Hippocastanum). La fase de brote nos muestra que un fruto está a punto de emerger aunque no ha terminado su desarrollo. Tiene que ver con los estados potenciales e incipientes, pero que no han llegado aún a la madurez y plenitud.

Fuente: Unsplash/Ricardo Gomez Angel

Fuente: Unsplash/Ricardo Gómez Ángel

La capacidad de aprender de las experiencias

 

El Chestnut Bud tiene relación con la capacidad que cada persona tiene de aprender de sus propios errores y experiencias pasadas. No todo el mundo tiene esa capacidad ya que, algunas personas, repiten una y otra vez las mismas experiencias pero no obtienen el conocimiento y la sabiduría que les aportan.  Las personas que presentan este comportamiento no tienen conexión con sus capacidades de asimilación y suelen estar atascadas en el proceso de madurar. Cuando estas personas repiten una y otra vez la misma equivocación se sienten frustradas. Debido a esa frustración, muchas veces, desarrollan la creencia de que no valen para nada y de que no son capaces de aprender.

En muchas ocasiones esta forma de ser está relacionada con una forma de vida caracterizada por la prisa y la impaciencia. Cuando la velocidad caracteriza nuestra vida, tendemos a levantarnos rápidamente sin pararnos a pensar el por qué de nuestra caída. Cuando esto se repite, decimos que estamos viviendo el estado negativo de Chestnut Bud.

Las personas que se encuentran en estado necesitan hacer un alto en su camino y reflexionar acerca del por qué de esas repeticiones de la misma situación. Al entender el mensaje, estas personas podrán aprender de sus errores y continuar hacía adelante libres de las “repeticiones constantes”.

La falta de atención en los niños

Normalmente, este tipo de patrón de comportamiento lo presentan personas con tendencia a la ingenuidad y a ser descuidadas. En los niños se manifiesta con falta de atención y, aunque cuando el doctor Bach formuló sus esencias florales no existía el concepto de déficit de atención, para estos casos es muy eficaz.

Fuente: Pixabay/stux

Fuente: Pixabay/stux

Gracias al tratamiento con esta flor las personas adquieren capacidad para coordinar las actividades mentales con la realidad material y comienzan a aprender más fácilmente. De esta manera, la persona irá, poco a poco, aprendiendo a ser consciente de su propia evolución. Los estudiantes que tienen problemas de aprendizaje o falta de atención se beneficiarán mucho de esta flor.

 

Si crees que en tu vida se repiten siempre el mismo tipo de desaciertos que, de antemano sabías que se producirían pero no eres capaz de dejar de hacerlo, quizá lo que necesites es estimular tu capacidad de asimilación, memoria y aprendizaje. Te aseguro que de la mano de un experto en Flores de Back encontrarás la solución.

 

 

 

 

 


  • 0
Fuente: Pixabay/Secondfromthesun0

Lo que la hipnosis puede hacer por ti

El término hipnosis puede dar lugar a confusión en aquellas personas que no estén familiarizadas con lo que realmente significa. La hipnosis nada tiene que ver con lo que nos ofrecen los programas sensacionalistas en la televisión. Esta herramienta puede ser de gran ayuda en situaciones o procesos internos de la persona, ayudando a modificar creencias limitantes, miedos o emociones que nos perturben.

¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es un fenómeno más natural y habitual de lo que podamos creer. En general, tenemos la idea de que el estado hipnótico es un estado alterado de conciencia. La realidad es que cuando una persona está hipnotizada simplemente se encuentra en un estado de conciencia diferente.

En muchas ocasiones a lo largo del día experimentamos trances hipnóticos de los que no somos conscientes. Por ejemplo, cuando nos estamos quedando dormidos o cuando despertamos; cuando un libro o una película nos absorbe llevándonos lejos de dónde nos encontramos; en los momentos en los que prestamos toda nuestra atención a nuestro continuo diálogo interno sin importarnos lo que sucede en nuestro momento presente; y también en la fase Rem del sueño. En definitiva, podemos decir que la hipnosis es un puente de comunicación con el subconsciente.

Las dos partes de nuestra mente

Nuestra mente está compuesta por la parte consciente y la parte subconsciente. Lo que nosotros conocemos como nuestro yo es la parte consciente y sus funciones son las que conocemos como el razonamiento, el análisis. En la parte consciente habita nuestra autoconciencia y voluntad. La parte subconsciente de nuestra mente es la parte que tiene que ver con las emociones, la imaginación o el deseo. Esta última es la encargada del funcionamiento automático que nos concede la posibilidad de realizar nuestros quehaceres sin necesidad de pensar en ellos. Así mismo, el subconsciente es el encargado de mantener nuestras constante vitales.

Fuente: Pixabay/DavidZydd

Fuente: Pixabay/DavidZydd

¿Cómo se lleva a cabo la hipnosis?

El proceso de hipnosis se dirige a la mente subconsciente con el fin de hacer posible un cambio en las percepciones, sensaciones, pensamientos y hábitos de conducta. Gracias a esta intervención, la persona sometida a hipnosis consigue generar un cambio positivo en su vida.

La herramienta que utiliza la hipnosis es la palabra. El hipnotista sabrá muy bien cómo decir aquello que tiene que decir para que su repercusión en la persona hipnotizada sea la deseada. Así mismo, la persona en estado hipnótico consigue traspasar su capacidad crítica consciente para permitirse recibir sugestiones que la puedan ayudar. No obstante, esta persona nunca perderá la conciencia de lo que ocurre a su alrededor. Por lo tanto, podemos resumir diciendo que la hipnosis es una forma de aprender a generar cambios y, a su vez, estos cambios nos volverán a generar aprendizaje.

Las soluciones están dentro de ti

Según Milton Erickson, considerado el padre de la hipnoterapia moderna, todos tenemos en nuestro interior las capacidades necesarias para superar dificultades y resolver los problemas de nuestra vida. Gracias a la ayuda del experto en hipnosis, lo que son capacidades se convertirán en habilidades haciendo nuestra vida más fácil.

Fuente: Pixabay/Nikola Knezevit

Fuente: Pixabay/Nikola Knezevit

El papel del hipnoterapeuta, por tanto, no es “solucionar” nada sino, más bien, acompañar y orientar a la persona en su camino hacía la sanación. Podríamos decir que, durante la sesión, la persona se encuentra acompañada por otro ser humano que le ayuda a encontrar el camino por el que comenzará a transitar, que es único en cada caso. No obstante, la implicación  del hipnoterapeuta en el proceso de la otra persona es bastante profunda.

 

Si quieres mejorar tu calidad de vida la hipnosis puede ser una buena herramienta. Esta técnica te conducirá a un viaje, muy agradable y relajante, al interior de tu mente. Es totalmente natural y únicamente se desaconseja en casos de epilepsia, hipotensión o enfermedades mentales graves.

 

 

 

 



  • 1
Fuente: Pixabay/graceie

Qué es la terapia Cráneo-Sacral

De manera innata, nuestro cuerpo siempre tiende a la salud. Esta labor curativa es, bastante más fácil de llevar a cabo, cuando no sometemos a nuestro organismo a tratamientos invasivos. Existen numerosas prácticas curativas en las que el cuerpo tiene un papel participativo durante todo el proceso. Una de estas prácticas es la terapia Cráneo-Sacral (TCS). Veamos en qué consiste y qué beneficios tiene.

Qué es la práctica Cráneo – Sacral

El Dr. Sutherland, fundador de este tipo de técnica, pudo comprobar que los huesos del cráneo no están soldados unos con otros. Gracias al movimiento del líquido cefalorraquídeo, estos huesos realizan un movimiento o pulsación.

Fuente: Unsplash/Sara Comeau

Fuente: Unsplash/Sara Comeau

Podemos decir que la TCS es una variedad de las diferentes manipulaciones osteopáticas. Principalmente se basa en aplicar una leve presión con las manos que active los procesos curativos naturales del cuerpo. Dicha presión se ejerce sobre el esqueleto y los tejidos conectivos, con especial atención en el cráneo y el sacro. Este último, es el hueso triangular que está situado en la base de la columna vertebral.

Un osteópata entrenado es capaz de sentir las pulsaciones del sistema Cráneo-Sacral, transmitido a todo el cuerpo a través de la fascia, que es una estructura del tejido conectivo. Cada músculo, órgano, vaso, etc, se encuentra envuelto por esta fascia. Cuando esta fascia está restringida de alguna manera la disposición de las distintas partes del cuerpo es alterada. El gran trabajo de la TCS es ayudar a que se restablezca el flujo normal del movimiento.

Estas manipulaciones han demostrado, durante más de 30 años, su eficacia en muchos trastornos que tienen que ver con el dolor sobre todo. Por supuesto la TCS puede combinarse con cualquier otra técnica tradicional o complementaria.

Qué beneficios tiene la terapia Cráneo-Sacral

Esta metodología es capaz de aliviar y mejorar una amplia gama de trastornos tanto en adultos como en niños. Se recomienda muy especialmente para cualquier lesión o dolor en la zona de la cabeza, cuello o espalda. El origen del dolor no tiene que ver con su eficacia.

Así mismo, la terapia Cráneo-Sacral obtiene muy buenos resultados con desequilibrios o dolencias relacionadas con el estrés o el estilo de vida sedentario. Es muy eficaz en casos de insomnio, problemas digestivos, dolores de cabeza, bruxismo, ansiedad y también en el síndrome de la articulación temporo-mandibular. Su efecto relajante actúa sobre el sistema nervioso ayudando a recuperar el equilibrio perdido.

Fuente: Pixabay/carloslandazuri

Fuente: Pixabay/carloslandazuri

Otro de los beneficios de esta técnica es que, al aumentar el flujo sanguíneo, consigue estimular el crecimiento del cabello y relajar la tensión de los ojos. Al aplicar las maniobras, se produce también un incremento de oxígeno en el cerebro que alivia el cansancio mental y mejora la concentración.

Además de todo lo anterior, esta práctica estimula el sistema nervioso parasimpático. Gracias a ello, podemos contar con un buen descanso corporal y gran sensación de relajación.

Esta técnica puede ser recibida por cualquier persona. No obstante, la suavidad que la caracteriza la hace especialmente indicada para niños y embarazadas. En próximos artículos hablaremos de sus beneficios durante el embarazo y el parto, tanto para la madre como para el bebé.

 

 

 

 

 


  • 2
Fuente: Pixabay/SEVEN_0707

Los niños y las Flores de Bach

Los niños, al igual que los adultos, pasan por momentos en los que su comportamiento se altera y, consecuentemente, su bienestar. Hoy en día ya le hemos dado nombre a muchos de esos comportamientos que nuestros hijos muestran. Lamentablemente, el haberles dado nombre, en muchos casos, justifica que les administremos tratamientos que les ocasionan más efectos secundarios que beneficios. Afortunadamente, existen medios alternativos y completamente inocuos, como por ejemplo, las Flores de Bach.

 

Fuente: Pixabay/WolfBlur

Fuente: Pixabay/WolfBlur

Qué son las Flores de Bach

La sesión con Flores de Bach consiste en utilizar extractos de determinadas flores que, cuando son ingeridos, ayudan a resolver aquellos problemas que tenga la persona que los toma. Se trata de una técnica totalmente inofensiva y sin efectos secundarios que puede ser utilizada por niños y bebés sin ningún problema.

Según su creador Edward Bach:

La enfermedad no es una crueldad ni un castigo, sino solo y únicamente un aviso; es un instrumento del que se sirve nuestra propia alma para mostrarnos nuestros errores, prevenirnos de otros e impedirnos cometer mas daños para volvernos al camino de la verdad y de la luz, del que nunca deberíamos habernos apartado”.

Este tipo de técnica tiene su base en el conocimiento de la persona y en la potenciación de sus virtudes y talentos. Realmente, no se utiliza para luchar contra “la enfermedad” sino para potenciar la salud y la armonía. El facilitador en la sesión floral construye, junto con el consultante, un espacio donde poder entender y comprender la situación.

Las Flores de Bach y los niños

Cuando se utilizan las flores de Bach en los niños todo resulta mucho más fácil que con los adultos. Esto es debido a que los niños no cuentan con los condicionamientos mentales que muestran los adultos.  Gracias a la flexibilidad y predisposición de los niños, los resultados son mucho más rápidos.

Los niños, aunque no nos demos cuenta, absorben las emociones familiares como si fueran esponjas. Todo aquel que vive en un ambiente contaminado se contamina de alguna manera. Por eso, es nuestro deber como adultos, estar atentos a cualquier cambio en el comportamiento del niño.

Fuente: Pixabay/cenczi

Fuente: Pixabay/cenczi

¿En qué casos está indicada la técnica floral para los niños?

Las Flores de Bach se pueden utilizar para ayudar a los niños en diferentes tipos de trastornos o alteraciones. Son una estupenda alternativa al tratamiento con fármacos. Los tratamientos tradicionales presentan efectos adversos  que con las Flores de Bach no aparecen.  Veamos algunos de los casos en los que se puede utilizar esta terapia:

  • Niños con problemas para expresar sentimientos
  • Aquellos niños que no son capaces de decir no
  • Problemas de aprendizaje
  • Cuando los niños no muestran interés por lo que ocurre a su alrededor
  • Si aparece excesivo temor a los cambios
  • Cuando el niño presenta obsesiones con la limpieza
  • Si existen cambios de humor constantes
  • Cuando el niño miente para llamar la atención
  • Para aquellos niños que se exigen demasiado
  • Casos de enuresis nocturna

La lista podría ser interminable. Prácticamente cualquier situación puede tratarse con esta técnica que carece de contraindicaciones y es muy fácil de utilizar. Si necesitas ayuda, acude a tu experto en Flores de Bach  de confianza
.

.