Biorresonancia

La biorresonancia es un modernísimo sistema terapéutico basado en los conceptos profundos de la más avanzada medicina natural y medicina biológica. El sistema es capaz de detectar los desequilibrios, medir en qué etapa se encuentran (puede estarse ya somatizando una molestia o no) y provee al organismo con la información necesaria que lo ayuda a equilibrarse energéticamente, de una forma natural y sin efectos secundarios, restituyendo su vitalidad mediante micro frecuencias que regeneran a nivel celular.

Biorresonancia-metaterapia-MostolesCada célula, órgano tejido, etc… emite una frecuencia diferente, de acuerdo a esto se ha podido elaborar una base de datos y con este sistema podemos comparar si un órgano está sano o si sufre de alguna enfermedad o patología.

Después de haber leído las características de frecuencias de la zona examinada, el dispositivo puede comparar el grado de semejanza con el proceso de referencia correspondiente (tejido sano, tejido patológico o agente infeccioso) y definir el proceso patológico mas análogo o similar.

El ordenador registra en su memoria esa información, trabaja con ella modulándola e invirtiéndola en un impulso terapéutico curativo capaz de mejorar las respuestas biológicas de la persona, y también de equilibrarle por completo en base a una regulación de sus impulsos electromagnéticos a nivel celular. Esta información curativa le es devuelta a la persona junto a un programa de vibraciones terapéuticas individualizadas y adaptadas a su caso concreto.

No solo detecta carencias, infecciones o desequilibrios energéticos sino que permite corregirlos.

Recupera la salud y el bienestar del aparato digestivo, del sistema nervioso, circulatorio, linfático, inmunológico, endocrino, del aparato locomotor. Trabaja a fondo con el cerebro tratando el sistema energético de las ondas cerebrales. La mejor prestación del dispositivo es desbloquear los “atascos” en el flujo bioenergético que son la principal causa de enfermedad. Puede detectar y corregir fallos en el flujo de los meridianos.

Se puede tratar cada uno de los nervios, músculos, ligamentos, huesos,… del cuerpo.

Realiza un profundo programa de desintoxicación tanto de patógenos (bacterias, amebas, hongos, virus, gusanos, cándidas, herpes) como vacunas y tóxicos (drogas, alcohol, tabaco, fármacos,…), paraliza la degeneración de huesos y zonas afectadas, repara la deficiencia de minerales y aminoácidos logrando equilibrio, salud y vitalidad física y mental.

Es un método de gran alcance y excelentes resultados clínicos, no hay ningún efecto secundario, ninguna contraindicación, ninguna molestia, es indoloro y cómodo. Por supuesto, es compatible con los sistemas tradicionales de curación alternativos y alopáticos.