Terapia Regresiva

Regresiones en Mostoles

La Regresión es una técnica, a través de la cual podemos sacar a la luz las experiencias traumáticas de la infancia, claustro materno, momento de la gestación y otras existencias.

Estas experiencias conflictivas han quedado bloqueadas en lo más profundo de nuestra mente, pero siguen actuando en el adulto y suelen ser el origen de alteraciones tanto físicas (enfermedades), como psíquicas (depresiones, miedos, ansiedad, fobias, etc.).

Cuando tomamos conciencia de esa situación entonces se produce la liberación, podemos crear nuevos enfoques y patrones nuevos en nuestra vida presente. Durante la sesión la persona está profundamente relajada, siendo en todo momento dueño de sus actos.

La regresión te pone en contacto con la sabiduría de tu mundo interior, encontrando las respuestas necesarias a grandes interrogantes que  puedas tener. Puedes comprender el origen de muchos de los síntomas que experimentas en la actualidad.

La dinámica de la existencia es tal, que inevitablemente se han de repetir los mismos dramas y sufrimientos de una vida a otra, lo que se conoce con el nombre de recurrencia, al hacer una regresión y poder ver que muchos dramas ya fueron vividos antes, puedes entender el origen de muchos temores (fobias), conflictos con personas, opciones de vida muchas veces erradas y el temor de vivir tal o cual experiencia.

El potencial curativo de una regresión es enorme, porque no es el terapeuta que hace la regresión quien cura, él acompaña, sino que es la sabiduría interior de  quien se hace la regresión. Así la persona puede romper con patrones rígidos para ser un ser más autentico y más feliz.

Es importante no tener espectativas, la persona que viene a recibir la sesión cuanto más relajada se encuentre más fluida vivirá la experiencia.

Algunas personas, una vez que termina la sesión, creen que se lo han inventado todo. La sanación de produce igualmente.

Los científicos han averiguado que si se miden los impulsos eléctricos del cerebro de una persona mientras está mirando un objeto, y se miden otra vez mientras se está imaginando el mismo objeto, en ambos casos se activan las mismas áreas cerebrales. Cerrar los ojos y visualizar el objeto produce la misma pauta cerebral que la que se produce cuando se mira realmente.

La imaginación es una facultad del Alma.

Para el inconsciente, la fantasía es real, por lo tanto, cualquier transformación o sanación que imaginemos va a realizar cambios reales en nuestra vida.