Gemoterapia y sus beneficios

  • 0
Pixabay/Antranias

Gemoterapia y sus beneficios

Como ya hemos dicho muchas veces en este blog todo es energía. Todo aquello que observamos y que nos rodea vibra a una determinada frecuencia. El mundo mineral, al igual que el resto de todos aquellos que formamos la creación, tiene su particular vibración. La Gemoterapia, de la misma manera que otras técnicas de sanación, nos ofrece evidencias de que no solo funciona aquello que se puede ver o medir.

La Gemoterapia es muy antigua

El uso de las gemas, minerales y piedras viene de muy antiguo. Por ejemplo, existen indicaciones de que los hombres primitivos ya utilizaban el ámbar al haberse encontrado collares en las tumbas de la edad de piedra en Dartmoor (Inglaterra). Posteriormente, el ámbar vuelve a ser mencionado por Tales de Mileto en el año 600 a.C. y también se conoce el valor ornamental y terapéutico que tenía para los griegos.

Pixabaya/Free-Photos

Pixabaya/Free-Photos

Un regalo de la Madre Tierra

El primer reino de la naturaleza es el reino mineral. De él nos nutrimos el reino animal y el humano. Las gemas o minerales tienen una vibración muy lenta por lo que han tardado millones de años en formarse. A lo largo de todo ese tiempo, los minerales han ido acumulando la energía  y el calor que provienen de la gran presión de los estratos de la tierra. Así mismo, poco a poco, han ido materializando ciertos colores extraodinariamente peculiares. Estos colores tan específicos tienen una longitud de onda muy precisa que por otros procedimientos es muy difícil de conseguir.

La Gemoterapía aporta equilibrio corporal mediante la aplicación de determinados minerales. Los cristales y gemas actúan gracias a su composición química ya que compensan las carencias que presente el cuerpo físico. Los cristales también nos influencian a través del color y la frecuencia de su campo electromagnético. Así mismo,  aportan la energía concentrada que llevan en su interior.

Algunas gemas y sus propiedades

Existen un gran número de minerales y cristales que pueden utilizarse en la Gemoterapia. En esta ocasión solamente veremos unos cuantos para hacernos una idea de sus sorprendentes propiedades:

ÁMBAR

En algunas tradiciones se utiliza como amuleto de buena suerte. Ayuda a disolver la energía negativa. Está indicado en afecciones bucales, de hecho, se comercializan collares para bebés para aliviar los problemas de la dentición. También trabaja sobre el aparato digestivo.

ESMERALDA

También se dice que atrae buena suerte. Ayuda en casos de hemorragias y es muy efectiva para ataques de pánico o personas inseguras.

TURQUESA

Es ideal para aportar paz interior y sensación de bienestar. Muy aconsejable para problemas en el sistema respiratorio.

AGUA MARINA

Es la piedra de la comunicación. Ayuda a fortalecer las cuerdas vocales. También relaja las vértebras cervicales.

Pixabay/Brett_Hondow

Pixabay/Brett_Hondow

Estos son solo algunos ejemplos de cómo las gemas nos pueden sanar. Además, cada chakra tiene sus minerales afines. El conocimiento de la Gemoterapia puede ser un buen complemento a otras formas de sanación.


Leave a Reply