Reflexología

Reflexologia Mostoles

Nuestros pies poseen conexión con todos los órganos vitales de nuestro cuerpo. La planta del pie, y el pie en su conjunto, representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos. Este es el principio de la reflexología podal.

Al ejercer una presion en la zona del pie adecuada, se desencadena una liberacion del estres y la tension en la zona correspondiente del cuerpo, asi como una respuesta general de relajacion, empujando al organismo hacia la autocuracion, de manera que se utiliza la propia capacidad curativa del organismo, estimulandola.

Ademas es un metodo muy efectivo y poderoso tambien como medicina preventiva, liberando los bloqueos energeticos, que con los años pueden derivar en enfermedad.

Aplicaciones de la Reflexología Podal:

  • A través de la estimulación de los puntos de presión o zonas de reflejo, se trata los diferentes órganos y estructuras internas corporales aportando tanto beneficios físicos como beneficios psicológicos.
  • Libera el estrés y tensiones emocionales acumuladas, da estabilidad en desequilibrios en el sistema nervioso, como el insomnio o la ansiedad. Regula las funciones de vigilia y sueño, proporcionándonos un descanso completo.
  • Activa la circulación sanguínea y energética. Al tratar todo el sistema nervioso del cuerpo mediante los puntos de presión del pie, la reflexología influye en las funciones linfáticas fundamentales de forma directa y mejora las defensas del organismo.
  • Regula el sistema digestivo. Mejora el metabolismo y favorece la eliminación de toxinas. Es un método de depuración excelente.
  • Gracias a sus efecto preventivo, la reflexología permite aliviar el dolor de una determinada zona y evitar que vuelva a aparecer. Así, esta técnica terapéutica es ideal para todas aquellas personas que sufren de migraña, jaquecas o cefalea.
  • Ayuda en: trastornos respiratorios, digestivos, cardíacos, circulatorios, trastornos hormonales, urinarios, del sistema reproductivo, depresión, dolores de espalda, musculares, la artritis, e incluso alergias y falta de energía en general, entre muchas otras molestias.