¿Qué nos aporta el Tai Chí?

  • 0
Pixabay/pcdazero

¿Qué nos aporta el Tai Chí?

¿Quién no ha escuchado hablar del Tai Chí hoy en día? Este arte marcial hasta hace poco no era conocido en occidente. Sin embargo, en la actualidad, todos sabemos lo que es y, quizá, hemos visto a alguna persona practicarlo. No obstante, es posible que no sepamos que beneficios tiene para la salud y para qué tipo de personas está indicado. Vamos a verlo.

¿De dónde procede el Tai Chí?

De la misma manera que ocurre con otras historias de la china antigua, nos encontramos con muchas teorías acerca del origen de esta técnica. Algunas de ellas están basadas en ciertas leyendas y otras aportan algunos elementos históricos. Esto hace muy difícil que podamos saber cuál de ellas es la verdadera. Una de estas teorías relaciona el origen del Tai Chí con un monje proveniente de la India -Bodhidharma (Da Mo)- que viajó a China y transmitió sus enseñanzas sobre el budismo. Este monje, en sus paseos por la montaña, hacía movimientos imitando a los animales. Cuando regresaba al templo transmitía todo su aprendizaje a los monjes que pudieron ver los beneficios de estas prácticas.

¿Qué tipo de ejercicio es el Tai Chí?

El ejercicio físico es imprescindible para una vida saludable. El Tai Chí, aunque pueda parecer suave y lento es intenso, y los que lo practican pueden acabar muy cansados. Esta disciplina ayuda a trabajar la flexibilidad, la fuerza muscular y el equilibrio. Su practica también implica ejercicio aeróbico en cierta medida.

Según un estudio llevado a cabo en 2006 en la Universidad de Stanford, la fuerza muscular de hombres y mujeres mayores de 50 años mejoraba con la práctica de esta técnica. Estos resultados se obtuvieron con tres horas a la semana en apenas 12 semanas.

En qué nos beneficia

La práctica del Tai Chí nos conecta con nuestra esencia consiguiendo los siguientes beneficios para mente y cuerpo:

  • Favorece el aumento de masa muscular
  • Ayuda a calmar la mente y reduce el estrés y la ansiedad
  • Alivia dolores musculares y migrañas
  • Combate el insomnio
  • Mantiene las articulaciones más jóvenes previniendo enfermedades degenerativas como la artrítis
  • Mejora el funcionamiento del sistema respiratorio
  • Es una gran herramienta de autoconocimento
  • Equilibra la tensión arterial
  • Genera sensación de bienestar
Pixabay/antonika

Pixabay/antonika

Contraindicaciones

La suavidad y lentitud que caracteriza esta técnica la hacen adecuada para personas de cualquier edad. Aún así, es importante que los ejercicios se practiquen de forma correcta. Las malas posturas pueden poner demasiada presión en las articulaciones y lesionar al practicante. El Tai Chí nunca debería provocar tensión o agujetas o dolor de ningún tipo. Esto es un síntoma de que no se está llevando a cabo correctamente.

Los expertos recomiendan practicar esta disciplina solamente cuando no estemos muy cansados y nunca justo después de comer. Las mujeres embarazadas, o personas mayores con algún tipo de problema articular o fracturas deberían abstenerse de practicarlo.

Podemos concluir con que el Tai Chí es una forma de hacer ejercicio que equilibra la relación cuerpo-mente aportando beneficios a todo el organismo.


  • 0
Pixabay/geralt

Eneagrama, una poderosa herramienta para conocerte

Nuestra forma de actuar ante las circunstancias y desafios que la vida nos presenta es, muchas veces, inconsciente. Detrás de esa manera de comportarnos podemos encontrar motivaciones profundas que el Eneagrama nos ayuda a descubrir. Esta técnica es una de las muchas con las que podemos obtener ayuda para conocernos mejor.

¿Qué es el Eneagrama?

Se calcula que el Eneagrama puede tener más de 2.500 años de antigüedad. Las Escuelas de Gurdjieff son las responsables de que llegara hasta nosotros. Más tarde, Oscar Ichazo lo adaptó para poderlo aplicar al estudio psicológico del carácter. Su nombre en griego nos quiere decir “nueve trazos”. Estas nueve lineas van unidas a una estrella de nueve puntas y, cada una de ellas, describe una forma de ver el mundo y de pensar. Toda esta estructura nos habla de la forma subjetiva en que cada persona interpreta lo que le pasa en la vida.

George Gurdieff

George Gurdieff

El Eneagrama simboliza y representa 9 patrones del comportamiento humano: 9  formas de ver la vida, 9 virtudes y 9 defectos. Podemos decir, que cada tipo del Eneagrama nos habla de una herida emocional. Normalmente, sobre la herida principal es sobre la que cada persona construye su forma de relacionarse con el mundo. A estas diferentes formas de funcionar psicológicamente se les conoce como eneatipos.

Los nueve eneatipos

De forma sintética, vamos a hacer un recorrido por los nueve eneatipos del Eneagrama:

Eneatipo 1 – El perfeccionista

Estas personas, de base, se sienten imperfectas. Debido a ello, viven una continua autoexigencia intentando alcanzar la perfección. Esto les crea una gran rigidez mental que les impide entender a aquellos que actual de forma diferente.

Eneatipo 2 – El que siempre da

Este eneatipo vive en la creencia de que amarse a sí mismo es un acto sumamente egoísta. Su máxima aspiración es ayudar a los demás y ser “una buena persona”. Poco a poco, esta entrega le hace olvidarse de sí mismo y, a la vez, ser incapaz de vivir sanamente la soledad.

Eneatipo 3 – El que necesita reconocimiento

Las personas con este enatipo no se valoran. Necesitan destacar para sentir que son tenidos en cuenta. Se suelen obsesionar con el éxito y emplean la competencia y la vanidad como herramientas para sentirse valiosos.

Eneatipo 4 – El que busca atención

De alguna manera, estas personas son invisibles para si mismas. Tienen un gran complejo de inferioridad. Por ello luchan por convertirse en una persona “especial”. Suelen hablar mucho sobre ellas mismas y sus sentimientos sin tener en cuenta los de los demás.

Estrella

Pixabay/geralt

Eneatipo 5 – El que investiga y mira hacía adentro

Estas personas se incomodan ante las emociones propias o ajenas. Son un poco ermitaños y, en general, distantes y fríos. Les gusta mucho acumular conocimiento en un intento de no lanzarse a vivir la vida de verdad. Suelen encerrarse en su mundo intelectual y racional

Eneatipo 6 – El que duda siempre

El eneatipo seis se caracteriza por el miedo y por la duda sobre si mismo. Vive continuamente temiendo peligros imaginarios o reales. Suele necesitar normas para sentirse seguro.

Eneatipo 7 – El que se escapa para no sufrir

Las personas con este eneatipo dominante sienten un profundo vacío en su interior. Para ocultarlo desarrollan un carácter muy entusiasta y positivo. Necesitan estar continuamente haciendo algo y viven, casi siempre, en el futuro.

Eneatipo 8 – El controlador

Este eneatipo se caracteriza por la necesidad de control. Detrás de este comportamiento hay un gran miedo al daño que le puedan proporcionar otras personas. La forma de ejercer ese control suele ser a través de desarrollar una fuerte personalidad.

Eneatipo 9 – El que quiere evitar conflictos

Estas personas encuentran muy difícil manejarse con el enfado de otras personas. Temen el conflicto. Para evitarlo procuran no hacerse notar para no molestar. Suelen tender a la inactividad y encuentran una gran dificultad en decir no.

Como habrás podido comprobar, el Eneagrama es una forma muy interesante de autoconocimiento. Por supuesto, para obtener buenos resultados es necesario acudir a una persona experta en la materia. No obstante, se pueden hacer algunos  test, como el test ITA Riso-Hudson, que nos ayudan a hacernos una ligera idea de cuál es nuestro eneatipo dominante.