Noesiterapia o curación por el pensamiento

  • 0
Angel Escudero

Noesiterapia o curación por el pensamiento

Nuestra forma de pensar repercute directamente en la realidad que experimentamos pero no lo sabemos. Si supiéramos de su importancia, tendríamos que considerarla asignatura obligatoria en nuestro sistema educativo. Incluso con toda la investigación que se ha llevado a cabo al respecto, la mente sigue siendo una gran desconocida. ¿Sabías que podemos curarnos a través del pensamiento? De eso trata la denominada Noesiterapia.

Nuestra mente lanza pensamientos a su antojo. Podríamos decir que una mente sin entrenar se parece a un caballo desbocado. Debido a que esos pensamientos no son controlados las emociones derivadas de esa forma de pensar dirigen también nuestra vida.

Doctor Ángel Escudero

El Dr. Ángel Escudero, creador de la Noesiterapia, ha podido comprobar, gracias a su trabajo con miles de pacientes que, si sabemos orientar y utilizar la mente a nuestro favor, podemos hacer cosas inimaginables.

Unsplash/JAFAR AHMED

Unsplash/JAFAR AHMED

El deseo de ayudar a los demás llevó al Dr. Escudero a desarrollar una forma de entender la medicina totalmente revolucionaria. Comenzó su trabajo como responsable de la anestesia del hospital antituberculoso de la Magdalena, en Castellón. Ya en aquellos momentos, sin saberlo, programaba a sus pacientes antes de la cirugía para que sucediera aquello que deseaban. Ese fue el origen de la Noesiterapia o curación por el pensamiento.

¿Qué es la Noesiterapia?

El uso negativo del pensamiento podría ser el responsable de muchas enfermedades, dice el doctor Ángel Escudero. Con este tipo de pensamiento se pone un marcha un proceso que él denomina Respuesta Biológica Negativa (RBN). La RBN va acompañada de un predominio del sistema nervioso simpático. Cuando el sistema nervioso simpático toma el mando es para lidiar con situaciones estresantes y la adrenalina suele ser su aliada. Sin embargo, cuando vivimos en Respuesta Biologíca Positiva (RBP), según lo denomina el doctor Escudero, nuestro organismo se encuentra bajo cierto predominio del sistema nervioso parasimpático. Viviendo de esta manera, las situaciones difíciles o estresantes aparecerán con mucha menos frecuencia.

Vivir en positivo

Cuando nuestra forma de vivir se desarrolla en RBP hay una serie de signos que nos hacen reconocer este estado. De la misma manera que ante un problema o situación de estrés se nos seca la boca, cuando nos encontramos en RBP la calidad de nuestra saliva es totalmente diferente. En dicho estado, nuestra boca tendrá saliva líquida y clara. Y desde esa situación se puede programar aquello que deseamos o necesitamos, según explica Escudero.

Unsplash/bruce mars

Unsplash/bruce mars

Aplicaciones de la Noesiterapia

El doctor Escudero lleva más de 40 años operando a sus pacientes sin anestesia química. En todo ese tiempo no ha tenido una sola infección postoperatoria y sus pacientes permanecen conscientes durante la intervención. De hecho, además de estar conscientes, muchos de ellos hablan o cantan. También se puede utilizar su método para partos sin dolor programando a la madre antes de dar a luz.

La Noesiterapia podría ser considerada simplemente como un milagro si no tuviera detrás todo el trabajo científico de su creador. Aquí os dejamos su testimonio.


  • 0
Fuente: Pixabay/haru-dachs

Las dos fases de la enfermedad según el Dr. Hamer

Como hemos ido viendo en anteriores artículos, el Dr. Hamer entiende la enfermedad de forma totalmente revolucionaria. En esta ocasión veremos cual es la segunda ley de su teoría, la ley del carácter bifásico de las enfermedades.

Cuando aparece un conflicto en la vida de una persona y tras aparecer un DHS (Sindrome de Dirk Hamer), siempre aparece una etapa de simpacotonía o fase activa del conflicto, y otra de vagotonía o fase resolutiva o curativa.  Esto quiere decir, como hemos visto anteriormente, que después de vivir un suceso que supone un conflicto psíquico, el organismo activa un sistema de defensa para procesarlo y resolverlo a nivel biológico.

Fuente: Unsplash/Nick Macmillan

Fuente: Unsplash/Nick Macmillan

Las dos fases de toda enfermedad

En la primera etapa, que también se conoce como fase fría, el organismo estará dominado por el sistema nervioso simpático. Esta etapa es muy importante ya que permitirá a la persona sobrevivir al gran impacto sufrido. En toda esta fase, el carácter de la persona suele cambiar: estará irritable, nerviosa, comerá menos, dormirá mal y poco y sus manos estarán frías.

Una vez que la persona ha superado el conflicto, comienza la segunda etapa o fase caliente. Esta será una fase de predominio del sistema nervioso parasimpático en la que el organismo llegará a la resolución del problema. En general, en la fase caliente, la persona comienza a sentirse mejor, tiene más apetito, duerme mejor y está más tranquila.  En esta etapa es cuando se produce realmente la curación aunque, hasta ahora, habíamos pensado que es cuando comenzaba la enfermedad. Esto es debido a que en este momento es cuando los primeros síntomas físicos se hacen evidentes. Estos irán desde ulceraciones hasta tumoraciones. Los síntomas irán en función de la zona cerebral que haya sido afectada por el DHS.

Según la teoría de Hamer, en esta fase habría que intervenir lo menos posible ya que se puede interferir en el proceso curativo. La intervención debería de reducirse a minimizar las molestias físicas. No obstante, es importante que el paciente esté vigilado por un médico experimentado en este tipo de medicina.

Fuente: Pixabay/Katerina_KNizakova

Fuente: Pixabay/Katerina_Knizakova

Nuestro cuerpo siempre sabe como ayudarnos

Quizá todo esto te parezca muy complicado, sin embargo, la teoría del Dr. Hamer solo trata de decirnos que nuestro cuerpo siempre juega a nuestro favor. Todos sabemos que cuando nos cortamos un dedo con un cuchillo partiendo un trozo de pan, nuestro cuerpo actúa inmediatamente organizando proliferación celular y medios de coagulación que taponen la zona lesionada.  Podríamos decir que nuestra biología siempre se comporta de la misma manera, buscando el equilibrio y la curación. Contamos con un programa interno que siempre encontrará la mejor solución a cualquier situación que nos enfrentemos.

Cada vez son más los profesionales de la medicina que trabajan con sus pacientes según la teoría del Dr. Hamer. Uno de ellos es el oncólogo Javier Herráez Gonzalez del que os dejo un vídeo más abajo.

¡No te pierdas nuestro próximo artículo en el que hablaremos sobre la tercera ley de las enfermedades del Dr. Hamer!