¿Qué es el Theta Healing?

  • 0
Pixabay/gracee

¿Qué es el Theta Healing?

Nuestra mente no siempre funciona de la misma manera. En nuestro cerebro se originan impulsos eléctricos que circulan por nuestras neuronas originando las ondas cerebrales. Las más habituales son alfa, beta, theta y delta. Las onda alfa son las que aparecen en estados meditativos, las beta cuando estamos despiertos, las theta al dormir y las delta solo durante el sueño muy profundo. El Theta Healing es una técnica de sanación basada en utilizar las ondas Theta, que son las de mayor amplitud y menor frecuencia, para acceder rincones desconocidos de nuestra mente.

Origen del Theta Healing

Esta técnica fue creada por Vianna Stibal en el año 1995. Vianna Stibal es una maestra de meditación y espiritualidad que durante un proceso personal de enfermedad logró, gracias a esta herramienta, devolver la salud a su cuerpo físico. Gracias a su profundo trabajo descubrió como las creencias y emociones pueden afectarnos a diferentes niveles. Desde ahí, creó un itinerario para hallar el origen de esas creencias y observó que, debido a ellas, creamos enfermedades y problemas en nuestra vida. La técnica de Vianna es primordial para cambiar aquellos patrones que nos impiden crear y vivir la realidad que deseamos.

Pixabay/geralt

Pixabay/geralt

Qué es el Theta Healing

Podemos definir el Theta Healing como un método de meditación que nos apoya en el cambio de patrones limitantes. Se lleva a cabo únicamente en un estado de relajación profunda en el que las ondas cerebrales son predominantemente Theta. El estado Theta aparece durante la hipnosis y en el estado REM del sueño. Las ondas cerebrales bajan hasta una frecuencia de 4-7 ciclos/segundo. Estas ondas cerebrales podrían considerarse el origen del subsconsciente ya que gobiernan nuestra mente consciente e inconsciente y atrapan memorias y sentimientos. Por este motivo ese subsconsciente es el que dirige muchos de nuestros comportamientos sin que nuestra voluntad intervenga.

Cuando estamos en una sesión de Theta Healing logramos conectar con nuestra fuente. Gracias a esta conexión, es posible hacer preguntas, visualizar distintas opciones, observar creencias destructivas y reprogramar otras más positivas.

Pixabay/geralt

Pixabay/geralt

Beneficiós de esta técnica

Es importante señalar que para obtener los beneficios de esta herramienta es importante contar con la presencia de un profesional. Solo una persona experimentada sabrá conducirnos al estado Theta.

Gracias al Theta Healing podemos experimentar una elevación de nuestra vibración y reafirmar qué realidad queremos crear. En este estado, llegamos a comprender que somos nosotros mismos los que tenemos la llave para nuestra felicidad. Desde ese estado será mucho más fácil tener control sobre nuestras vidas y romper aquellas creencias que no apoyan nuestro mayor bienestar.

Pixabay/Free-Photos

Pixabay/Free-Photos

Nada de lo que ocurre fuera de nosotros puede afectarnos si así lo decidimos. Dentro de nosotros se encuentra el timón de nuestra vida.

 

 


  • 0
Pixabay/chaklon

La aromaterapia y sus beneficios

Nuestros cinco sentidos nos informan de aquello que sucede a nuestro alrededor. El olfato, aunque suele ser un gran desconocido, es capaz de llevar bienestar, o todo lo contrario, a todo el organismo. La aromaterapia es uno de las vías naturales que facilitan la vuelta al equilibrio del cuerpo y de las emociones.

Un poco de historia

Nuestros antepasados utilizaban aquello que la naturaleza les ofrecía para sanar y equilibrar el cuerpo. Originalmente, en culturas tan antiguas como la egipcia, las plantas y las hierbas estaban en primer lugar a la hora de buscar la curación de las personas. La denominación aromaterapia comenzó a utilizarse a principios del siglo XX haciendo referencia al uso de plantas y aceites esenciales para tratar diferentes enfermedades. 

Pixabay/silviarita

Pixabay/silviarita

Parece ser que el químico francés René Maurice Gattefossé, en 1920, descubrió por casualidad las milagrosas propiedades de algunas plantas. Trabajando en el laboratorio se quemó gravemente una mano y, de forma automática y sin saber por qué, sumergió la mano en aceite esencial de lavanda. Su curación fue tan rápida y asombrosa que le animó a comenzar a estudiar más a fondo las propiedades de las plantas. A partir de sus estudios surgió la aromaterapia que hoy conocemos. Posteriormente, la bioquímica Marguerite Maury, puso su granito de arena comprobando los efectos terapéuticos de los aceites esenciales en el cuerpo y en la mente.

Usos de la aromaterapia

La aplicación de la aromaterapia nos puede beneficiar de muchas maneras. En general, es de gran ayuda como relajante, para problemas de la piel, alteraciones digestivas y síndrome premenstrual. Existen también ciertos aceites esenciales, como el de árbol de té o lavanda que tienen propiedades antisépticas.

La aromaterapia no está indicada en la curación de enfermedades graves. Solo se recomienda su uso como complemento a otros tratamientos ya que ayuda a aliviar el estrés que las enfermedades conllevan.

Pixaba/Pixel2013

Pixaba/Pixel2013

Aromaterapia en el hogar

En nuestros hogares podemos utilizar aceites esenciales en difusores, poniendo unas gotitas en el baño o haciendo una mezcla con aceite de masajes. Dentro de los más populares encontramos los siguientes:

Para revitalizar

Semilla de pomelo, vainilla, geranio, romero, limón, (si exponemos la piel al sol la puede irritar) canela y enebro (también tiene propiedades antisépticas)

Para relajar

Manzanilla, jazmín,  incienso y mirra, (no aplicar directamente en la piel) lavanda, mandarina, naranja y nerolí.

Estimulantes

El eucalipto y la menta sirven para descongestionar. Unas gotitas de menta en la sien alivian la nariz congestionada. No obstante, hay que ser cuidadosos con las dosis porque pueden irritar la piel.

Antisépticos

Como ya hemos dicho, el enebro se encuentra en esta categoría. También la lavanda, además de relajar, es desinfectante. El aceite de árbol de té se ha hecho muy popular por sus propiedades antisépticas.

Pixabay/Devanath

Pixabay/Devanath

Las dosis y la forma de uso de cada uno de estos aceites debe de ser siempre respetada. Más allá del uso de los aceites más conocidos, si te interesa la aromaterapia, es importante acudir a un experto que te asesore acerca de las diferentes opciones.


  • 0
Angel Escudero

Noesiterapia o curación por el pensamiento

Nuestra forma de pensar repercute directamente en la realidad que experimentamos pero no lo sabemos. Si supiéramos de su importancia, tendríamos que considerarla asignatura obligatoria en nuestro sistema educativo. Incluso con toda la investigación que se ha llevado a cabo al respecto, la mente sigue siendo una gran desconocida. ¿Sabías que podemos curarnos a través del pensamiento? De eso trata la denominada Noesiterapia.

Nuestra mente lanza pensamientos a su antojo. Podríamos decir que una mente sin entrenar se parece a un caballo desbocado. Debido a que esos pensamientos no son controlados las emociones derivadas de esa forma de pensar dirigen también nuestra vida.

Doctor Ángel Escudero

El Dr. Ángel Escudero, creador de la Noesiterapia, ha podido comprobar, gracias a su trabajo con miles de pacientes que, si sabemos orientar y utilizar la mente a nuestro favor, podemos hacer cosas inimaginables.

Unsplash/JAFAR AHMED

Unsplash/JAFAR AHMED

El deseo de ayudar a los demás llevó al Dr. Escudero a desarrollar una forma de entender la medicina totalmente revolucionaria. Comenzó su trabajo como responsable de la anestesia del hospital antituberculoso de la Magdalena, en Castellón. Ya en aquellos momentos, sin saberlo, programaba a sus pacientes antes de la cirugía para que sucediera aquello que deseaban. Ese fue el origen de la Noesiterapia o curación por el pensamiento.

¿Qué es la Noesiterapia?

El uso negativo del pensamiento podría ser el responsable de muchas enfermedades, dice el doctor Ángel Escudero. Con este tipo de pensamiento se pone un marcha un proceso que él denomina Respuesta Biológica Negativa (RBN). La RBN va acompañada de un predominio del sistema nervioso simpático. Cuando el sistema nervioso simpático toma el mando es para lidiar con situaciones estresantes y la adrenalina suele ser su aliada. Sin embargo, cuando vivimos en Respuesta Biologíca Positiva (RBP), según lo denomina el doctor Escudero, nuestro organismo se encuentra bajo cierto predominio del sistema nervioso parasimpático. Viviendo de esta manera, las situaciones difíciles o estresantes aparecerán con mucha menos frecuencia.

Vivir en positivo

Cuando nuestra forma de vivir se desarrolla en RBP hay una serie de signos que nos hacen reconocer este estado. De la misma manera que ante un problema o situación de estrés se nos seca la boca, cuando nos encontramos en RBP la calidad de nuestra saliva es totalmente diferente. En dicho estado, nuestra boca tendrá saliva líquida y clara. Y desde esa situación se puede programar aquello que deseamos o necesitamos, según explica Escudero.

Unsplash/bruce mars

Unsplash/bruce mars

Aplicaciones de la Noesiterapia

El doctor Escudero lleva más de 40 años operando a sus pacientes sin anestesia química. En todo ese tiempo no ha tenido una sola infección postoperatoria y sus pacientes permanecen conscientes durante la intervención. De hecho, además de estar conscientes, muchos de ellos hablan o cantan. También se puede utilizar su método para partos sin dolor programando a la madre antes de dar a luz.

La Noesiterapia podría ser considerada simplemente como un milagro si no tuviera detrás todo el trabajo científico de su creador. Aquí os dejamos su testimonio.


  • 0
UnsplashYAlicia Petresc

Las emociones en el embarazo

La mujer, solo por ser mujer, se ve obligada a lidiar con la variabilidad de sus estados emocionales. Cada mes, su cuerpo se ve alterado significativamente a causa de las hormonas. Así mismo, a lo largo de su vida, pasará por diferentes momentos y acusará el desequilibrio procedente de estos cambios bioquímicos. El embarazo es una de estas etapas en las que las emociones influyen más de lo que creemos.

La psicología que atiende el  embarazo

Normalmente, las mujeres embarazadas se preocupan de su estado físico. Sin embargo, el estado emocional y psicológico en este momento tan importante también han de ser tenidos en cuenta. Las ramas de la psicología que se ocupan de ayudar a las madres en este trayecto vital son la psicología prenatal y perinatal.  Ambas se encargan ayudar a las mujeres a que afronten su embarazo y futura maternidad. Son muchas las preocupaciones y dudas que surgen y que necesitan ser resueltas. En muchos países del norte de Europa estas disciplinas ya están muy desarrolladas, no tanto en el resto de los países europeos.

Los miedos

Es muy habitual que durante la gestación surjan  todo tipo de miedos. Esto es algo totalmente normal. Muchas mujeres se preocupan por cómo será su parto. Otras temen por la salud de su hijo. Es muy posible que muchas de ellas incluso se sientan incapaces de hacer su papel de madres como les gustaría y esto les asusta. Como hemos dicho, esto sucede a menudo y es necesario aceptarlo como algo normal. El embarazo es uno de los muchos procesos naturales que suceden en nuestro organismo de forma natural y mágica.  A menudo, ese misterio nos hace sentir falta de control y sensación de miedo.

Lo más recomendable es que la madre tenga alguien a quien confiar esos miedos. El hecho de compartirlos con otra persona aligera la carga y otorga cierta perspectiva. Así mismo, la práctica regular de ejercicio y una buena alimentación ayudarán a que todo tenga un color más positivo.

Los cambios en el cuerpo de la madre

La madre embarazada experimentará muchos cambios a lo largo de los nueve meses. Físicamente, sus órganos se desplazarán intentando encontrar sitio que compartirán bien apretados. De esa manera, se creará un espacio para que, a gran velocidad, se vaya desarrollando el futuro bebé. Estos cambios también afectarán a las emociones relacionadas con la imagen corporal. Es muy importante saber ver la belleza en esos cambios que se producen.

Así mismo, el cuerpo de la mujer se verá sometido a variaciones bioquímicas que darán lugar a cambios emocionales. Según los expertos en este campo, la mujer debería poner atención a su bienestar físico y, de igual manera, a su estado emocional. Son muchos los estudios que han demostrado que los hijos de madres estresadas tienen más riesgo de padecer todo tipo de patologías.

Unsplash/Vitor Pinto

Unsplash/Vitor Pinto

Emociones positivas

Las emociones positivas revitalizan nuestro organismo. Todos nuestros órganos se benefician de la química que generan en nuestro cuerpo este tipo de emociones. De la misma manera, el bebé que habita en el interior de una madre que segrega hormonas felices vivirá sumergido en todo ese bienestar.

Un buen embarazo siempre estará relacionado con una vida sana. Una alimentación saludable y variada será el primer factor a tener en cuenta. La práctica regular de ejercicio siempre es muy beneficioso. No obstante, habrá que escoger ejercicio físico adecuado para este momento de la vida. Lo más recomendable es practicar disciplinas que, además de aumentar la flexibilidad y fortaleza del cuerpo, tonifiquen la mente y las emociones.  Las caminatas al aire libre o la natación son muy beneficiosos. Como ejercicio más completo el yoga es la mejor opción. La práctica de esta disciplina ejercita cuerpo, mente y espiritu de manera conjunta.

Yoga

 

Aunque haya momentos durante la gestación en los que te puedas ver desbordada por tus emociones, llevando un estilo de vida saludable podrás enfrentarte a ellas de manera más constructiva y consciente.


  • 0
Pixabay/Lohrelei

Pereza y salud

Es muy posible que seas una de esas personas a las que, desde que eras muy joven, te han inculcado la creencia de que la pereza es algo negativo. De la misma manera, casi seguro que esta querida compañera te visita a menudo aunque te niegues a recibirla con los debidos honores. ¿Y si te dijera que la pereza puede ser un antídoto contra el estrés y contra muchos de los problemas de salud que tenemos hoy en día?

Hemos olvidado el gozo de vivir

En el inicio de nuestras vidas todos y todas teníamos el permiso para disfrutar de estar vivos. De hecho, esta capacidad viene incluida en el kit de vida de todo aquel que llega a la Tierra. Cualquier niño que no haya sido “educado” aún será capaz de disfrutar tanto haciendo como no haciendo. Cuándo somos niños sentimos que tenemos derecho a sentir una serie de emociones gozosas derivadas de nuestros actos y nos sentimos bien con ello.

Unsplash/My pham

Unsplash/My pham

Sin embargo, según vamos cumpliendo años las cosas cambian para peor. Para poder encajar en la sociedad en la que hemos nacido debemos seguir ciertas normas que nos harán aceptables. En esto consiste eso que llamamos educación. En el desarrollo de esa educación vamos perdiendo nuestro yo más espontaneo y gozoso en aras de la aceptación. Con el paso del tiempo tendremos que recurrir a terapias que nos otorguen los permisos que se nos fueron negando…

Actividad continua para ser productivos

El modelo de vida que todos seguimos nos empuja a vivir sumidos en la actividad continua. Este continuo hacer comienza en la infancia cuando nuestros padres nos buscan más y más actividades para poder llenar nuestra agenda de acuerdo con la suya.

Los niños ya no tienen tiempo para aburrirse. Los adultos tampoco. Hemos perdido la sana costumbre de cultivar el arte de no hacer nada… Somos, más que nada, mano de obra que ha aprendido a tener su identidad en esa frenética actividad.

Pixabay/Pexels

Pixabay/Pexels

La naturaleza nos enseña

Solo con un poco de observación podríamos ver la locura de nuestro proceder. En la naturaleza no existe nada que se pueda comparar a lo que hacemos los seres humanos. Tanto animales como plantas se deleitan en disfrutar de ese no hacer nada del que nosotros nos olvidamos.

¿Cuánto tiempo hace que no te sientas a no hacer nada? ¿Te has permitido “perder” el tiempo últimamente? Si no lo has hecho es muy posible que tu vida esté marcada por el estrés y que, si aún no ha sucedido, tu cuerpo comience a quejarse en algún momento.

Incluye a la pereza en tu día a día

Si quieres comenzar a disfrutar de la vida y evitar la larga lista de dolencias relacionadas con el estrés, incluye la pereza y el no hacer en tus hábitos de vida. Reservar cada día un rato para permitirnos no hacer nada y disfrutar con ello es una de las mejores maneras de mantenerse saludable.

Son muchas las maneras de prevenir la enfermedad que no cuestan dinero. Una de ellas es saber parar y dar la bienvenida a la improductividad. Al principio puede que diez minutos de no hacer nada se te hagan largos. Sin embargo, con el tiempo, lo alargarás con placer porque habrás comprobado el bien que te hace.

 

Aunque lo hayamos olvidado la única razón de estar vivos es GOZAR DE LA VIDA. Para empezar a recordarlo solo hay que dar un paso.


  • 0
Fuente: Pixabaya/silviarita

La menopausia entendida de otra forma

Para cualquier mujer occidental la palabra menopausia tiene connotaciones negativas. Además de los temidos síntomas físicos, estas mujeres entienden que al haber terminado su etapa reproductiva comienza el declive en sus vidas. Esta forma de interpretar esta etapa es solo producto del condicionamiento que nos ofrece la sociedad en la que vivimos. En otras culturas este momento en la vida de la mujer es entendido de manera totalmente diferente.

La costumbre de celebrar la vida

Si mantenemos apartada nuestra mente racional durante un rato podremos acceder a una visión más poética de la menopausia. Esta nueva mirada corresponde a la interpretación de la Medicina Tradicional China. Esta milenaria medicina celebra la vida de maneras que para nuestra cultura son impensables. De hecho, al conocer los nombres que le dan a estas diferentes etapas, nos ayudan a entender que todas ellas pueden ser una bendición.

  • Etapa menstrual: agua celestial
  • Embarazo: madurar un fruto
  • Post parto: mes dorado
  • Menopausia: segunda primavera
Fuente: Pixabay/jil111

Fuente: Pixabay/jil111

La reconciliación con la naturaleza

En nuestra cultura, sin casi darnos cuenta, hemos sido empujadas a hacer el papel de super mujeres. Este tipo de mujeres no tienen tiempo para poder sentir lo que pasa dentro de sus cuerpos en cada uno de los ciclos. Hay en cada mujer de nuestro mundo occidental una desconexión total de su propio cuerpo y  de su propio sentir. Necesitamos aprender a abrazar y a sentir cada uno de esos ciclos para reconciliarnos con nuestra parte femenina.

La segunda primavera: la menopausia

Según la sabiduría de la Medicina Tradicional China, la segunda primavera en la vida de las mujeres, se caracteriza por la renovación de energía y de oportunidades. Al cesar la menstruación o agua celestial, el cuerpo de la mujer aprovecha todas las substancias que ya no utilizará en la menstruación.

Esta etapa no es el comienzo de ningún tipo de dificultades. Es el camino que nos lleva a un periodo nuevo. Esta segunda primavera comenzará cuando nuestro cuerpo se estabilice y seamos capaces de adaptarnos a los cambios que han ocurrido. La acupuntura es la mejor opción para aminorar los síntomas que este proceso pueda presentar.

Reconvertir la energía

Para la mujer que sea capaz de vivir esta etapa como la primavera que dicen los chinos, este puede ser un momento de florecimiento personal. La energía que se ahorra al no tener la menstruación puede ser transformada para crear de diferentes maneras. Este es un momento muy propicio para explorar nuestro interior, para desarrollar la creatividad e incluso para vivir la sexualidad de manera diferente. Si somos capaces de cuestionar las creencias que la sociedad nos ha impuesto, podremos vivir esta etapa desde el poder personal y la tranquilidad de que todo es como debe de ser.

Fuente: Pixabay/Free-Photos

Fuente: Pixabay/Free-Photos

Aliados de nuestro bienestar

Para poder vivir este momento de la mejor manera posible las siguientes herramientas nos serán de gran ayuda:

  • Una alimentación equilibrada y sana será nuestra mejor aliada.
  • También nos ayudará aprender a respirar de manera correcta
  • Una cantidad modera de ejercicio, en especial el yoga o el taichí
  • Evitar sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol
  • Conectar con nuestras emociones y encontrar formas constructivas de expresarlas

La vida es un viaje fascinante digno del mayor disfrute. El paso de los años puede convertirse en nuestro mayor tesoro si lo vivimos conscientemente. Una vida vivida con consciencia es una vida feliz.

 

 


  • 0
Fuente: Pixabay/qimono

¿Qué es la epigenética?

Las características que nos distinguen de otros seres humanos y nos hacen únicos pueden ser heredadas o provenientes de la cultura y el ambiente que nos rodea. Dentro de la Biología existen dos tendencias al respecto. Una de ellas apoya a la naturaleza de cada individuo, mientras que la otra da más importancia a su crianza y desarrollo. Durante muchos años ambas perspectivas han permanecido contrastadas. Sin embargo, hace algunos años una nueva corriente, llamada epigenética, pone una nota diferente en todo este tema. Vamos a ver de qué se trata.

¿Qué es la epigenética?

La cadena de ADN contiene toda la información respecto a cada uno de nosotros pero no lo es todo. El término epigenética quiere decir: sobre o además de la genética. Partiendo de este significado, la epigenética nos lleva a entender que existen factores externos al código genético que regulan la expresión de los distintos genes. Eso si, siempre manteniendo inalterada la secuencia de ADN. Afortunadamente, no todos los genes están activos a la vez. Es necesario cierto control en su expresión para que todo se desarrolle adecuadamente.

Fuente: Pixabay/qimono

Fuente: Pixabay/qimono

La epigenética defiende que las experiencias que vive cada persona no desaparecen. Podríamos decir que se incorporan a cada ser humano como si fuera un residuo molecular que se engancha al armazón genético. Esto no hace que el ADN cambie, pero si que los aspectos psicológicos y de comportamiento de una persona puedan ser legados a sus descendientes.

Bajo la interpretación de la epigenética del comportamiento, los traumas experimentados por un organismo o por sus antepasados recientes, pueden dejar huellas moleculares que se adhieren a su ADN.

Cada persona tiene su propio epigenoma

Según explica el investigador Manel Estellerla epigenética son los vestidos bioquímicos que lleva el ADN desnudo. Si estos vestidos son finos y transparentes, permiten ver el ADN y los genes pueden expresarse; si son gruesos, no permiten ver el ADN y no dejan expresar los genes¨. También afirma Esteller que el estilo de vida influye directamente sobre los genes y que la epigenética es considerada como el interlocutor del ambiente con la genética.

Fuente: Pixabay/bulba1

Fuente: Pixabay/bulba1

Por ejemplo, en las patologías cardiovasculares, se ha observado que la formación de placas de ateroma es debida al condicionamiento genético, a una dieta rica en grasas y también a la existencia de un patrón epigenético de expresión de genes que permiten que las grasas hagan daño. De la misma manera, también se han llevado a cabo descubrimientos similares en enfermedades autoinmunes, diabetes o enfermedades neurológicas.

Somos un Todo

Una vez más, gracias a estos descubrimientos, nos damos cuenta de que no estamos aislados unos de otros ni tampoco de nuestro ambiente. Existe una unión más allá de nuestra comprensión que nos conecta con todo lo que nos rodea e influye e nuestra salud física y emociones.  Según todo lo expuesto, quedan a nuestra disposición muchas y diferentes herramientas de sanación. En posteriores artículos veremos de qué manera podemos colaborar con la aparición de la mejor versión de nosotros mismos.

 


  • 1
Fuente: Pixabay/ ElisaRiva

¿Hay relación entre las emociones y la enfermedad?

Nuestro organismo funciona como un todo. La medicina alopática se ha especializado en cada una de sus partes olvidando la importancia de considerar el conjunto. Nuestra capacidad para sentir emociones nos lleva a experimentar síntomas físicos derivados de las mismas.  Es por ello que, cada día son más los estudios que demuestran la relación que existe entre nuestras emociones y diferentes enfermedades.

Emociones que nos perturban

Todo el mundo sabe que cuando pasamos por un momento que nos crea tensión es muy posible que nuestro cuerpo tenga diferentes síntomas. Por ejemplo, es normal tener diarrea el día antes de un examen, o sufrir dolor de estómago después de una discusión.  De la misma manera, cuando vemos a la persona amada, podemos sentir fuertes palpitaciones. Todo estos casos entran dentro de lo que consideramos habitual, sin embargo, cuando hablamos de otro tipo de patologías olvidamos que las emociones pueden estar también jugando un papel importante.

Fuente: Pixabay/809499

Fuente: Pixabay/809499

Nuestra salud física se encuentra íntimamente relacionada con nuestras emociones. Cualquier desequilibrio que presente nuestro mundo emocional repercutirá en nuestro cuerpo físico.

Vivimos sumidos en el estrés

En el momento de la historia que nos ha tocado vivir las prisas y el estrés nos acompañan a cada instante. Necesitamos ser productivos y rentabilizar cada minuto del día. Además, la sociedad premia esa productividad y esa velocidad.

El estrés en pequeñas dosis puede ser necesario y hasta beneficioso. Sin embargo, el estrés mantenido en el tiempo, afecta de manera muy importante a nuestra salud. Son muchos los estudios que relacionan el estrés con numerosas enfermedades. Por ejemplo, trabajo del Dr. Gabor Maté, en su libro When de Body says No (Cuando el cuerpo dice no) nos muestra la clarísima relación entre el estrés y diferentes enfermedades.

Psiconeuroinmunologia, la medicina del futuro

Solo hace 40 años que apareció a Psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI). Esta rama de la ciencia se originó gracias al psicólogo Robert Ader y el inmunológo Nicholas Cohen. Estos dos científicos sorprendieron al mundo demostrando como un estímulo nervioso en roedores de laboratorio alteraba las células del sistema inmunitario. Gracias a sus trabajo, se ha seguido estudiando la relación entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema inmune y el sistema endocrino.  Todos estos descubrimientos hacen posible que aparezcan nuevas formas de percibir la realidad en la que nos movemos y, por supuesto, otra manera de entender la enfermedad.

Fuente: Unsplash/Josua Earle

Fuente: Unsplash/Josua Earle

 

La PNEI,  señala que existe una conexión real entre cuerpo y mente.  Esta nueva ciencia nos hace posible entender que nuestras emociones se transforman en sustancias químicas que influyen en nuestro sistema inmune.  Debido a esta influencia los mecanismos de curación de nuestro cuerpo se verán afectados.

¿Podemos alejar el estrés de nuestra vida?

Cómo hemos visto, nuestra manera de vivir tiene mucho que ver con nuestra salud. La sociedad en la que vivimos nos empuja, de manera continua, a vivir muy deprisa.  Si no nos damos permiso para vivir de otra manera, antes o después, nuestra salud se verá afectada. Solo depende de nosotros encontrar maneras de que nuestros días tengan un ritmo más tranquilo.

Aunque, las circunstancias de nuestra vida nos empujen a ir demasiado rápido, podemos incluir algunas actividades en nuestro día a día, que nos aporten paz y tranquilidad. Por ejemplo, una pequeña meditación al comenzar el día, nos brindará una perspectiva diferente durante el resto de la jornada. Así mismo, la práctica regular del yoga nos aportará una buena dosis de tranquilidad, tanto a nivel mental como físico.

Fuente: PIxabay/lograstudio

Fuente: PIxabay/lograstudio

 

Nuestros cuerpos son maravillosas herramientas con las que disfrutar de nuestro paso por este bello planeta. Si queremos gozar de salud, lo mejor que podemos hacer es no forzar su ritmo y darnos tiempo para escuchar sus necesidades.