Tu cuerpo pide más agua

  • 0
Unsplash/rawpixel

Tu cuerpo pide más agua

Nuestro organismo está formado por un 70% de agua. En realidad, somos más agua que otra cosa. Todas nuestras funciones están relacionadas de alguna manera con este elemento. No obstante, a pesar de su importancia, la hidratación correcta no es una prioridad para la mayoría de las personas. Según distintas investigaciones, muchas de las enfermedades actuales son síntomas de deshidratación. Vamos a ver por qué.

Un descubrimiento por casualidad

El Dr. F. Batmanghelidfue un médico iraní que, gracias a una casualidad, descubrió la capacidad curativa del agua. Estudió medicina en Inglaterra y al finalizar sus estudios regresó a su país de origen para ayudar en el desarrollo de una red de hospitales. En 1979 fue encarcelado durante la Revolución Islámica que dio lugar a la caída del útlimo Sha de Persia. A pesar de haber sido condenado a muerte, pudo salvar su vida gracias a su condición de médico. En aquel momento se le requirió para ocuparse de los enfermos que estaban en prisión. En tal circunstancia se dio la “casualidad” que originó la investigación que duraría durante el resto de su vida.

Dr.-F-Batmanghelidj

Durante el tiempo que estuvo atendiendo a estos enfermos se enfrentó a condiciones de todo tipo. En cierta ocasión, uno de los enfermos gritaba de forma desesperada por el dolor que le ocasionaba lo que claramente era una úlcera de estómago. Los medicamentos con los que contaba eran escasos y no hacía efecto ninguno. El Dr. Batmanghelidjen su desesperación, optó por darle un vaso de agua rogándole que siguiera bebiendo más agua cada cierto tiempo. Tras unas horas la mejoría se hizo cada vez más evidente ante la sorpresa de todos. Debido a ello, el doctor continuó suministrándole más agua hasta que el dolor desapareció por completo. Este fue el principio de un larga lista de casos de úlcera de estómago que sanaron de la misma manera.

La necesidad de agua de nuestro cuerpo

Cuando el Dr. Batmanghelidj fue liberado se dedicó en cuerpo y alma a investigar sobre la importancia de la hidratación en nuestro organismo. Según sus estudios,  los seres humanos hemos perdido nuestra capacidad para sentir sed. Debido a esto, muchas de las enfermedades de nuestros días están relacionadas con cierto grado de deshidratación que todos padecemos. A esto habría que añadirle que según envejecemos aún sentimos menos la necesidad de beber.

También debemos de tener en cuenta que la calidad de nuestro agua no es buena. El agua que bebemos carece de los minerales con los que contaba hace mucho tiempo cuando no era sometida a los tratamientos de potabilización actuales. Todo esto provoca una sed continua de nuestro organismo que impide que las funciones más básicas puedan llevarse a cabo con la eficacia necesaria.

¿Qué dolencias mejoran con el incremento de agua?

El Dr. Batmanghelidj comprobó que llevando a cabo una rehidratación sistemática, muchas de las enfermedades de sus pacientes desaparecian. Obtuvo estupendos resultados en casos de asma, dolores de cabeza, depresión, estrés y obesidad, entre otros.

Merece la pena leer el libro que contiene todos los estudios llevados a cabo por el Dr. Batmanghelidj, así como los testimonios de personas que encontraron solución a sus problemas siguiendo sus indicaciones. Son muchas lo casos de mejoría gracias a un procedimiento tan simple como incrementar, en cierta medida, la ingesta de agua. Tomando dos vasos de agua, con una pizca de sal marina sin refinar, media hora antes de cada comida mejorarán muchas de las funciones de nuestro organismo.

 

En resumen, algo tan sano como beber la cantidad de agua que necesitamos, puede ser una de nuestras herramientas más baratas y sanas para conservar un buen estado de salud.


  • 1
Fuente: Pixabay/ ElisaRiva

¿Hay relación entre las emociones y la enfermedad?

Nuestro organismo funciona como un todo. La medicina alopática se ha especializado en cada una de sus partes olvidando la importancia de considerar el conjunto. Nuestra capacidad para sentir emociones nos lleva a experimentar síntomas físicos derivados de las mismas.  Es por ello que, cada día son más los estudios que demuestran la relación que existe entre nuestras emociones y diferentes enfermedades.

Emociones que nos perturban

Todo el mundo sabe que cuando pasamos por un momento que nos crea tensión es muy posible que nuestro cuerpo tenga diferentes síntomas. Por ejemplo, es normal tener diarrea el día antes de un examen, o sufrir dolor de estómago después de una discusión.  De la misma manera, cuando vemos a la persona amada, podemos sentir fuertes palpitaciones. Todo estos casos entran dentro de lo que consideramos habitual, sin embargo, cuando hablamos de otro tipo de patologías olvidamos que las emociones pueden estar también jugando un papel importante.

Fuente: Pixabay/809499

Fuente: Pixabay/809499

Nuestra salud física se encuentra íntimamente relacionada con nuestras emociones. Cualquier desequilibrio que presente nuestro mundo emocional repercutirá en nuestro cuerpo físico.

Vivimos sumidos en el estrés

En el momento de la historia que nos ha tocado vivir las prisas y el estrés nos acompañan a cada instante. Necesitamos ser productivos y rentabilizar cada minuto del día. Además, la sociedad premia esa productividad y esa velocidad.

El estrés en pequeñas dosis puede ser necesario y hasta beneficioso. Sin embargo, el estrés mantenido en el tiempo, afecta de manera muy importante a nuestra salud. Son muchos los estudios que relacionan el estrés con numerosas enfermedades. Por ejemplo, trabajo del Dr. Gabor Maté, en su libro When de Body says No (Cuando el cuerpo dice no) nos muestra la clarísima relación entre el estrés y diferentes enfermedades.

Psiconeuroinmunologia, la medicina del futuro

Solo hace 40 años que apareció a Psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI). Esta rama de la ciencia se originó gracias al psicólogo Robert Ader y el inmunológo Nicholas Cohen. Estos dos científicos sorprendieron al mundo demostrando como un estímulo nervioso en roedores de laboratorio alteraba las células del sistema inmunitario. Gracias a sus trabajo, se ha seguido estudiando la relación entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema inmune y el sistema endocrino.  Todos estos descubrimientos hacen posible que aparezcan nuevas formas de percibir la realidad en la que nos movemos y, por supuesto, otra manera de entender la enfermedad.

Fuente: Unsplash/Josua Earle

Fuente: Unsplash/Josua Earle

 

La PNEI,  señala que existe una conexión real entre cuerpo y mente.  Esta nueva ciencia nos hace posible entender que nuestras emociones se transforman en sustancias químicas que influyen en nuestro sistema inmune.  Debido a esta influencia los mecanismos de curación de nuestro cuerpo se verán afectados.

¿Podemos alejar el estrés de nuestra vida?

Cómo hemos visto, nuestra manera de vivir tiene mucho que ver con nuestra salud. La sociedad en la que vivimos nos empuja, de manera continua, a vivir muy deprisa.  Si no nos damos permiso para vivir de otra manera, antes o después, nuestra salud se verá afectada. Solo depende de nosotros encontrar maneras de que nuestros días tengan un ritmo más tranquilo.

Aunque, las circunstancias de nuestra vida nos empujen a ir demasiado rápido, podemos incluir algunas actividades en nuestro día a día, que nos aporten paz y tranquilidad. Por ejemplo, una pequeña meditación al comenzar el día, nos brindará una perspectiva diferente durante el resto de la jornada. Así mismo, la práctica regular del yoga nos aportará una buena dosis de tranquilidad, tanto a nivel mental como físico.

Fuente: PIxabay/lograstudio

Fuente: PIxabay/lograstudio

 

Nuestros cuerpos son maravillosas herramientas con las que disfrutar de nuestro paso por este bello planeta. Si queremos gozar de salud, lo mejor que podemos hacer es no forzar su ritmo y darnos tiempo para escuchar sus necesidades.

 

 


  • 6
Fuente: Pixabay/FreeToUseSounds

El papel del yoga frente al estrés

Vivimos en un momento de la historia en el que las prisas y el ajetreo son el pan nuestro de cada día. Son muchas las personas que sufren las consecuencias del estrés que a todos nos visita. Quizá no somos demasiado conscientes de los innumerables problemas de salud física y mental a los que nos conduce el estrés. Vamos a hacer un breve resumen de los perjuicios del estrés en nuestra vida y también vamos a ver cómo el yoga puede ayudarnos a evitarlos.

El estrés es necesario

No podemos decir que el estrés sea realmente malo. En su justa medida, una cierta cantidad de estrés es fundamental para mejorar la concentración, agudizar la memoria y obtener mayor eficacia en nuestras tareas. El gran problema se encuentra en que, actualmente, el estrés se activa por periodos demasiado largos de tiempo.

Las consecuencias del estrés prolongado

Cuando mantenemos altos los niveles de estrés durante demasiado tiempo, las consecuencias son muy negativas. Estas consecuencias van desde alergias o infecciones a infartos de miocardio o cerebrales. También son muchas las personas que, a consecuencia del estrés mantenido, llegan a sufrir ansiedad, depresiones, y todo tipo de patologías psicosomáticas.

Fuente: Pixabay/geralt

Fuente: Pixabay/geralt

Es muy común que las personas que sufren estrés tengan una personalidad que les hace vivir con mucho miedo. Estos miedos son de todo tipo y pueden aparecer por cualquier motivo. Este tipo de personas suelen tener una mente muy activa que, continuamente repite pensamientos negativos, anticipando los peores futuros posibles. Todos estos pensamientos generan estrés de manera continua.

La química del estrés

Hay una sustancia química, sintetizada en el interior de nuestro cuerpo, que está íntimamente relacionada con el estrés. Esta sustancia se llama cortisol y podríamos decir que es uno de los enemigos de la buena salud. Cuando el cortisol está demasiado alto tendremos problemas de aprendizaje, de memoria y nuestro sistema inmunológico se debilita.  incluso, nuestra densidad ósea es menor. Podríamos hacer una lista muy larga de las numerosas patologías a las que nos pueden conducir los altos niveles de esta sustancia.

¿De qué manera podemos vivir sin estrés?

La mayoría de las personas no somos capaces de controlar nuestra mente debido a su funcionamiento autónomo. Los pensamientos que nos visitan son del color que la mente decide. La falta de control en nuestra forma de pensar es un gran desencadenante de estrés. Diferentes técnicas como la meditación o el yoga nos ayudan a que la velocidad de nuestra mente se ralentice y, consecuentemente, a reducir los niveles de estrés.

El yoga para combatir el estrés

La práctica regular de yoga tiene innumerables beneficios para nuestro cuerpo y para nuestra mente. Esta técnica mejora nuestro estado de ánimo, nuestra fortaleza y elasticidad corporal y también nos ayuda a reducir el estrés.

Según los estudios del Dr. Chris Streeter. profesor de psiquiatría en la Universidad de Boston, se ha podido comprobar que existe un vínculo entre el yoga y el estrés.  El Dr. Streeter explica que los movimientos del yoga reducen el estrés y corrigen los desequilibrios del sistema nervioso. Durante su investigación pudieron observar que, cuando una persona experimenta estrés hay una parte del cerebro que se desequilibra y baja su actividad. Esta baja actividad en esa zona es muy común en personas con epilepsia, depresión, ansiedad o dolor crónico.  Cuando practicamos yoga, la actividad de esta zona se restablece por lo que los síntomas del estrés disminuyen.

Fuente: Pixabay/Natham Dumlao

Fuente: Pixabay/Natham Dumlao

Así mismo, el control de la respiración en la práctica del yoga es otro elemento que predispone al cuerpo y la mente de la persona que lo practica a conseguir un buen estado de relajación. Si logramos controlar nuestra forma de respirar estaremos muy cerca de poder ser dueños de nuestras emociones.

En una sociedad que nos empuja hacía el desequilibrio se impone la necesidad de encontrar pequeños espacios donde poder encontrar un poco de descanso. Practicar yoga es una de las mejores maneras de encontrar tu pequeño oasis de paz y armonía.

 


  • 1
Fuente: Pixabay/graceie

Qué es la terapia Cráneo-Sacral

De manera innata, nuestro cuerpo siempre tiende a la salud. Esta labor curativa es, bastante más fácil de llevar a cabo, cuando no sometemos a nuestro organismo a tratamientos invasivos. Existen numerosas prácticas curativas en las que el cuerpo tiene un papel participativo durante todo el proceso. Una de estas prácticas es la terapia Cráneo-Sacral (TCS). Veamos en qué consiste y qué beneficios tiene.

Qué es la práctica Cráneo – Sacral

El Dr. Sutherland, fundador de este tipo de técnica, pudo comprobar que los huesos del cráneo no están soldados unos con otros. Gracias al movimiento del líquido cefalorraquídeo, estos huesos realizan un movimiento o pulsación.

Fuente: Unsplash/Sara Comeau

Fuente: Unsplash/Sara Comeau

Podemos decir que la TCS es una variedad de las diferentes manipulaciones osteopáticas. Principalmente se basa en aplicar una leve presión con las manos que active los procesos curativos naturales del cuerpo. Dicha presión se ejerce sobre el esqueleto y los tejidos conectivos, con especial atención en el cráneo y el sacro. Este último, es el hueso triangular que está situado en la base de la columna vertebral.

Un osteópata entrenado es capaz de sentir las pulsaciones del sistema Cráneo-Sacral, transmitido a todo el cuerpo a través de la fascia, que es una estructura del tejido conectivo. Cada músculo, órgano, vaso, etc, se encuentra envuelto por esta fascia. Cuando esta fascia está restringida de alguna manera la disposición de las distintas partes del cuerpo es alterada. El gran trabajo de la TCS es ayudar a que se restablezca el flujo normal del movimiento.

Estas manipulaciones han demostrado, durante más de 30 años, su eficacia en muchos trastornos que tienen que ver con el dolor sobre todo. Por supuesto la TCS puede combinarse con cualquier otra técnica tradicional o complementaria.

Qué beneficios tiene la terapia Cráneo-Sacral

Esta metodología es capaz de aliviar y mejorar una amplia gama de trastornos tanto en adultos como en niños. Se recomienda muy especialmente para cualquier lesión o dolor en la zona de la cabeza, cuello o espalda. El origen del dolor no tiene que ver con su eficacia.

Así mismo, la terapia Cráneo-Sacral obtiene muy buenos resultados con desequilibrios o dolencias relacionadas con el estrés o el estilo de vida sedentario. Es muy eficaz en casos de insomnio, problemas digestivos, dolores de cabeza, bruxismo, ansiedad y también en el síndrome de la articulación temporo-mandibular. Su efecto relajante actúa sobre el sistema nervioso ayudando a recuperar el equilibrio perdido.

Fuente: Pixabay/carloslandazuri

Fuente: Pixabay/carloslandazuri

Otro de los beneficios de esta técnica es que, al aumentar el flujo sanguíneo, consigue estimular el crecimiento del cabello y relajar la tensión de los ojos. Al aplicar las maniobras, se produce también un incremento de oxígeno en el cerebro que alivia el cansancio mental y mejora la concentración.

Además de todo lo anterior, esta práctica estimula el sistema nervioso parasimpático. Gracias a ello, podemos contar con un buen descanso corporal y gran sensación de relajación.

Esta técnica puede ser recibida por cualquier persona. No obstante, la suavidad que la caracteriza la hace especialmente indicada para niños y embarazadas. En próximos artículos hablaremos de sus beneficios durante el embarazo y el parto, tanto para la madre como para el bebé.

 

 

 

 

 


  • 0
Osteopatia Mostoles

Beneficios del Shiatsu frente el estrés

El Shiatsu frente al estrés

El término shiatsu proviene del japonés y significa “presión con los dedos”.

Es una técnica, creada en Japón por Tokujiro Namikoshi, que consiste en dar masajes en zonas muy precisas del cuerpo para lograr la sanación y el equilibrio del organismo.

Además, el shiatsu puede ayudarnos a controlar el estrés y las tensiones acumuladas en nuestro organismo.

El estrés no es algo malo en sí, es más, es una reacción física y psicológica del organismo que permite que nos adaptemos al medio. Sin embargo, cuando se producen etapas prolongadas de estrés o muy agudas, puede provocar que la tensión física que genera se torne en patologías crónicas y, por tanto, que comiencen a aparecer problemas físicos, como pueden ser contracturas musculares, bruxismo, problemas de sueño, digestivos etc.

A continuación, vamos a analizar los beneficios del Shiatsu para superar episodios de estrés que, a menudo, se presentan en las personas debido al ritmo de vida impuesto (en muchas ocasiones) en la sociedad actual.

 

Shiatsu para combatir el estrés

El shiatsu es una técnica especialmente indicada para tratar problemas relacionados con el sistema nervioso. Como pueden ser el estrés, la ansiedad y el insomnio.

La raíz del Shiatsu se encuentra en la medicina tradicional china, es decir, mira al individuo en su totalidad, sin centrarse únicamente en las patologías o enfermedades, como es habitual en la medicina occidental. Abarca también las emociones, ya que éstas, son en muchas ocasiones la causa principal de otras enfermedades físicas.

El Shiatsu es una técnica que ayuda a quien lo experimenta a centrarse, a liberar su mente. Se trabaja mucho en la respiración para permitir que la energía fluya más libre. De esta forma, ayuda a la persona a tomar contacto con el problema, y a centrar su atención en la zona de su cuerpo donde se manifiesta el estrés. Solo así, se conseguirá la aceptación del problema y la persona podrá asimilarlo para hacerle frente. El Shiatsu ayuda a ver los problemas desde otra perspectiva. Y a reaccionar de forma diferente, una vez conocemos aquellas situaciones que nos generan este estrés.

El Shiatsu pone en contacto a la persona con su cuerpo.

¿Le ha parecido interesante? ¿Podemos ayudarle?

¡Contáctenos! Estaremos encantados.

info@espacioseryluz.es   916460012  678502131

Estamos ubicados en la Plaza del Sol 31 (oficina 19), Móstoles (Madrid).
Justo frente al Metro Manuela Malasaña (línea 12 Metrosur).