Reflexología podal y sistema inmunológico

  • 0
Pixabay/Milius007

Reflexología podal y sistema inmunológico

Nuestro organismo necesita estar en equilibrio para conservar la salud. El sistema inmunológico es el encargado de que este equilibrio sea posible. Su principal función es asegurar que los microorganismos como bacterias, virus u hongos no sobrepasan los límites que se consideran saludables. La reflexología es una técnica que apoya el sistema de defensa de nuestro cuerpo.

El sistema inmunológico

Los glóbulos blancos son las células de nuestro cuerpo especializadas en inmunidad. Existen diferentes tipos de glóbulos blancos: neutrófilos, macrófagos, linfocítos B y T y células dendríticas que se producen en la médula ósea. Estas células del sistema inmunitario se encuentran en todo el organismo. No obstante, se concentran en mayor número en el bazo y en los ganglios linfáticos.

Pixabay/skeeze

Pixabay/skeeze

El sistema inmune es capaz de recordar y archivar la identidad de cada patógeno que pudiera desequilibrar nuestra salud. Gracias a esta memoria, cuando pasamos una enfermedad ya no volveremos a tenerla de nuevo.

Nuestro delicado sistema de defensa

Cualquier situación o tensión que vivimos repercute en nuestro cuerpo y también en la respuesta de nuestro sistema de defensa. Las situaciones de tensión, tristeza, miedo o ansiedad hacen que todo el organismo se desequilibre y lo acuse. Así mismo, otro tipo de factores como el paso del tiempo y el envejecimiento, la dieta inadecuada o la falta de luz solar harán que nuestra respuesta inmunitaria sea más débil y por lo tanto seamos más propensos a la enfermedad.

La reflexología como apoyo al sistema inmunitario

Todo el organismo es una unidad y por eso todas sus partes están conectadas. Nuestros sentidos transmiten la información al cerebro a través de la médula espinal. Según la reflexología muestra, todo nuestro cuerpo está reflejado en los pies. Cada órgano tiene su punto equivalente. Cuando estos puntos son estimulados se influye directamente en la parte del organismo a la que corresponden. El estímulo será el detonante para que, allí donde sea necesario, se recobre el equilibrio y la salud.

Unsplash/Rune Enstad

Unsplash/Rune Enstad

Esta técnica se aplica de forma manual presionando en diferentes zonas de los pies. Se puede considerar un masaje suave, aunque ligeramente intenso en algunos momentos. Después de una sesión de reflexología la sensación es de relajación física y mental. Solo esto ya es una gran ayuda para que nuestro cuerpo lleve a cabo su labor defensiva con facilidad. La reflexología también colabora en la eliminación de las toxinas y desechos de nuestro intestino, hígado, riñones, etc. Gracias a esa labor de desintoxicación dichos órganos funcionarán mejor. Otro efecto beneficioso de esta herramienta es la estimulación de la circulación linfática y sanguínea que contribuyen a que esos desechos sean expulsados con mayor facilidad.

Pixabay/massagenerds

Pixabay/massagenerds

La reflexología podal abraza todo nuestro organismo de forma suave y placentera a la vez que le apoya en su constante trabajo por la conservación de la salud.


  • 0
Unsplash/
Jernej Graj

¿En qué consiste el masaje Kobido?

Cuando pensamos en recibir un masaje casi siempre nos viene a la mente un mensaje en la espalda. También podemos pensar en lo relajante que es un masaje de cuerpo entero. Pero, pocas veces lo asociamos con un masaje en la cara a no ser que lo relacionemos con una práctica de belleza. Uno de los masajes en la cara más conocidos es el masaje Kobido. Vamos de qué se trata y qué beneficios tiene.

Historia del masaje Kobido

Esta técnica parece ser que se utilizaba entre los samurais cuando, después de las batallas, querían relajar la mente y aumentar la fuerza interior. Además, las antiguas emperatrices japonesas lo utilizaban para que su piel se tornara más luminosa y para tratar los dolores de cabeza.

Pixabay/KaiMiano

Pixabay/KaiMiano

Como se efectua el masaje

Este tipo de terapia ayuda a reparar y a rejuvenecer el tejido facial. Su principal característica es la alternancia en la velocidad de los dedos y las manos. La velocidad más rápida estimula y consigue un efecto lifting. En la fase más lenta se activa el drenaje. En general, son maniobras muy rápidas y rítmicas que estimulan el sistema nervioso. Toda esta actividad mejora la circulación sanguínea y el flujo del sistema linfático. Por supuesto, ninguna de estas maniobras nunca deben de causar dolor

¿A quién favorece esta técnica?

El masaje Kobido es una gran ayuda para las personas que sufren migrañas gracias a su efecto relajante. También es muy útil para aquellas personas que pasan muchas horas delante del ordenador y tienen los ojos doloridos. Esto es debido a que la técnica relaja los músculos faciales que están relacionados con la visión.

Pixabay/TheHeth

Pixabay/TheHeth

De la misma manera, el Kobido favorece a aquellas personas que tienen problemas en la zona maxilofacial. Mejora el bruxismo y contribuye a mejorar el estado de la piel.  Sus efectos se notan sobre todo en las manchas cutáneas y en la mejora de las arrugas de expresión.

¿Tiene contraindicaciones?

No todo el mundo puede beneficiarse de este masaje. Por ejemplo, las personas con algún tipo de erupción alérgica no deberían recibirlo. Como en cualquier otro masaje, no está indicado en casos de cicatrices recientes. En los casos de exceso de grasa en la piel solo se realizará si el terapeuta lo considera oportuno y siempre con un ritmo más lento.

¿Cuál es el protocolo?

  1. Se empieza limpiando profundamente la piel. Esta limpieza se personaliza según la persona que lo reciba
  2. Aplicación de sueros que serán específicos para cada caso y que actuarán como alimento para la piel
  3. Durante aproximadamente 40 minutos se realizan las maniobras de kobido con aceite de avellanas o de aguacate
  4. Se elimina el aceite sobrante y se aplica el fluido que la persona en cuestión necesite.
Pixabay/office469

Pixabay/office469

La duración aproximada de una sesión es entre 60 y 70 minutos.

El masaje Kobido es una estupenda herramienta para relajar nuestro rostro que tantas tensiones soporta.