Respirar bien es muy importante

  • 0
Unsplash/Vanteina Alesandrovna

Respirar bien es muy importante

Cualquier persona puede sobrevivir aunque no tome ningún alimento durante semanas. También podemos estar sin beber durante varios días. Sin embargo, si dejamos de respirar moriremos en pocos minutos. La respiración es muy importante pero no siempre respiramos correctamente.

El hecho de respirar es un hecho automático que, en principio, no debería de llamar nuestra atención. No hace falta que pongamos nuestra intención en el hecho de respirar ya que nuestra biología se encarga de ello. Aún así, afortunadamente, la respiración también puede ser dirigida por nuestra intención, si así lo deseamos.

Los diferentes estados emocionales que experimentamos hacen que el ritmo y la intensidad de nuestra respiración varíe. Por ejemplo, situaciones de miedo o estrés, harán que nuestra respiración sea menos intensa o más superficial. Esta situación, mantenida en el tiempo, evita que nuestro cuerpo se oxigene adecuadamente.

El oxígeno y la vida

Cualquier proceso vital está relacionado con el oxígeno. Sin oxígeno no hay vida. Todas las células de nuestro cuerpo necesitan que nuestra sangre les aporte la cantidad de oxígeno necesaria para su supervivencia. Por este motivo, si queremos gozar de buena salud y que todas nuestras funciones corporales se desarrollen adecuadamente, es muy importante que respiremos correctamente.

La purificación de nuestra sangre se lleva a cabo, en gran parte, en los pulmones. Si estos se encuentran mal ventilados es fácil que se tengamos repercusiones en todo nuestro organismo. Una buena respiración, no solo consiste en llenar nuestros pulmones de oxígeno. Tan importante como eso es que seamos capaces de expulsar el CO2 de manera eficaz.

Fuente: PIxabay/alfcermed

Fuente: PIxabay/alfcermed

Respirar correctamente

Diferentes estados emocionales impiden la correcta respiración. Son muchas las personas que caminan encogidas impidiendo la respiración correcta. De la misma manera, cuando se acumulan gases en el aparato digestivo, el diafragma se inmoviliza.

Aunque consideremos los pulmones como los principales implicados en la respiración, esto no es así. Si no tuviéramos un músculo llamado diafragma nuestra respiración no podría llevarse a cabo. Este músculo tiene forma de cúpula y marca una división entre la parte superior y la inferior de nuestro cuerpo. Sobre él se acomodan los pulmones y el corazón. Cuando respiramos, el diafragma debe de realizar un movimiento vertical. Al elevarse empuja el aire para facilitar su salida al exterior, esto es la espiración. Al descender provoca cierta aspiración que consigue que el aire entre en los pulmones, es decir, la inspiración.

La importancia de la espiración

Por mucho que pensemos lo contrario, la espiración es más importante que la inspiración. El yoga nos recuerda que una buena respiración siempre comienza con una espiración lenta y completa. Esta premisa tiene mucha lógica ya que es imposible llenar algo que no está vacío…

Una adecuada respiración comienza al relajar los músculos respiratorios mediante una espiración tranquila. Lo ideal es que no produzca casi ningún sonido. Esto se consigue al espirar de manera lenta. Al final de la espiración, los músculos del abdomen, ayudarán a que los pulmones se vacíen al máximo.

Beneficios de una buena respiración

Algo tan sencillo como respirar bien mejora la salud de todo nuestro organismo. Todas nuestras células recibirán oxígeno y se liberarán del CO2. Así mismo, el movimiento rítmico de una buena respiración masajea los órganos abdominales. Este masaje facilita el proceso digestivo, estimula la evacuación intestinal y ayuda a eliminar los gases. Además de eso, el hecho de respirar de forma consciente establece una profunda conexión entre el cuerpo y la mente.

 

 

Cualquier práctica de relajación, meditación o yoga, nos pone en contacto con algo tan sencillo y saludable como es una buena respiración.

 


  • 1
Fuente: Pixabay/AndiP

El suelo pélvico y la práctica del yoga

Son muchas las mujeres que tienen problemas en la musculatura del suelo pélvico.  Si eres una de ellas, seguro que te habrán recomendado ejercicios que deberás practicar a menudo. Sin embargo, es muy posible que, con el tiempo, vayas olvidando hacer tus ejercicios o que comiences a aburrirte. Te sugiero una opción que, además de divertida, conseguirá mejorar todo tu organismo. La práctica habitual del yoga, además de tonificar todo tu cuerpo, consigue que tu suelo pélvico se fortalezca sin darte cuenta.

Fuente: Pixabay/PatriciaMoraleda

Fuente: Pixabay/PatriciaMoraleda

¿Qué es el suelo pélvico?

Llamamos suelo pélvico a una serie de estructuras musculares que van desde la base de la columna vertebral hasta los huesos púbicos. Estos músculos, en su parte inferior, actúan como cierre de la pelvis ósea. Aunque pensemos que el suelo pélvico solamente lo forman los músculos, la realidad es que también se incluyen la vejiga, la uretra, la vagina y el recto.

En circunstancias normales, el suelo pélvico nos ayuda a que contengamos la orina, las heces y también al bebé durante el embarazo. Para que nuestro suelo pélvico funcione adecuadamente es necesario que las fibras musculares funcionen de manera coordinada y que haya un correcto control nervioso.

Cuando alguna de estas estructuras ha sufrido algún tipo de agresión es probable que no funcionen como deberían. Como agresiones entendemos algún tipo de lesión que se derive del embarazo o el parto.  La mujer que tiene problemas en el suelo pélvico puede sufrir incontinencia urinaria o fecal o también prolapso de vagina o de vejiga.

Fuente: Pixabay/Lograestudio

Fuente: Pixabay/Lograestudio

Los problemas en el suelo pélvico. en muchos casos, tiene solución. Lo más habitual es recurrir a hacer ejercicios de Kegel. Sin embargo, si además de estos ejercicios, practicamos yoga de manera regular, estos problemas podrían verse solucionados o, por lo menos, aminorados en gran medida.

 

Suelo pélvico y yoga

Los músculos que tenemos en la zona pélvica y abdominal se encargan de sostener nuestras vísceras en el sitio y en la posición adecuada. Estos músculos tienen que ser resistentes y flexibles para llevar a cabo su cometido. Cuando la base de todos ellos, es decir, el suelo pélvico, tiene la fuerza de sujección suficiente, todo marcha bien. El problema aparece cuando la base está débil ya que aparecerán las incontenencias, prolapsos y también dolores en algunos casos.

Con la práctica del yoga toda esta musculatura se trabaja y tonifica. Además de esto, cuando lo practicamos de manera regular el tono de toda la musculatura profunda (core) mejora considerablemente. El yoga es nuestro gran aliado para que los músculos del abdomen, zona lumbar y glúteos se mantengan fuertes. Así mismo, tanto el diafragma torácico como el pélvico se tonifican a medida que lo vamos practicando.

La respiración es muy importante

La respiración en el yoga es muy importante. Precisamente esto es lo que hace que el yoga sea un deporte muy aconsejable para patologías del suelo pélvico. En cada postura o asana, los movimientos son coordinados con la respiración. En cada inspiración la musculatura profunda se relaja y en la exhalación se hace el esfuerzo más intenso a la vez que se activa el core.

Fuente: Pixabay/mohamed_hassan

Fuente: Pixabay/mohamed_hassan

Estas respiraciones son, en gran medida, una protección para el suelo pélvico. Esto es debido a que al exhalar hacemos que la presión que ejercemos en el abdomen y la cavidad pélvica sea mínima. De esta manera estos músculos soportarán menos presión que si la respiración estuviera bloqueada.

Siempre que existan problemas en el suelo pélvico lo primero que tenemos que hacer, es consultar al médico especialista. No obstante, una vida activa siempre es muy beneficiosa para nuestro cuerpo. Si hay algún deporte completo, saludable y muy recomendable para este problema femenino, este es el yoga. ¿A qué esperas para probarlo?