El limón, un superalimento

  • 0
Unsplash/Sara Gualtery

El limón, un superalimento

 

El limón está presente en nuestra dieta desde hace mucho tiempo. Sin embargo, son pocas las personas que saben hasta qué punto podemos considerarlo un tesoro para nuestra salud.  Esta fantástica fruta nos ayuda a eliminar toxinas, nos aporta vitaminas y también es un potente bactericida. En esta entrada te vamos a contar para qué sirve el limón y cómo puede ayudarnos, tanto en la prevención como en el tratamiento de muchas dolencias.

El origen del limón

El limonero pertenece a la familia de las rutáceas y al género cítrico con carácter tropical. Es, probablemente, originario del sur de China y crece mejor en sitios no muy fríos de suelos poco profundos y con alta salinidad. En Asia, el limonero se cultiva desde hace más de 2.500 años. Allí, se le considera un símbolo de la felicidad. Desde China su cultivo se extendió hasta el actual Irán. A partir del siglo X, los árabes lo llevaron por la cuenca mediterránea, por el oeste hacía España y por el este hacía Grecia. Actualmente, el principal país productor es México. Detrás van la India, España, Italia y Grecia.

Pixabay/Hans

Pixabay/Hans

Los frutos del limonero son los limones que pueden variar en cuanto a su color y la textura de su piel. Este árbol florece todo el año y según la época de maduración de los frutos se clasifican las diferentes variedades.

Los beneficios del limón

Los usos del limón en la cocina son muchos. En pastelería son ideales para añadir aroma y esencia. También se utiliza para aderezar y cocinar alimentos o para la fabricación de licores. Como ya hemos dicho, esta fruta nos ofrece numerosos beneficios:

Alto poder alcalinizante

Aún siendo un alimento ácido, el limón nos ayuda a alcalinizar el organismo. El equilibrio del pH en nuestro cuerpo es muy importante para mantener una buena salud. Además, las dietas ricas en alimentos refinados, aditivos y carnes tienden a acidificar el organismo. Por este motivo, es una buena idea poner un poco de zumo de limón sobre las carnes y pescados.

Fortalece el sistema inmune

El limón, como el resto de los cítricos, es muy rico en vitamina C y flavonoides. Estas sustancias son muy interesantes para reforzar el sistema de defensa del cuerpo. Ante los primeros síntomas de cualquier proceso respiratorio un zumo de limón natural nos servirá de gran ayuda.

Potente antibacteriano

Además de todas las sustancias nutritivas que contiene, el limón también posee una alta capacidad bactericida. Por este motivo, está indicado en cualquier proceso en el que necesitemos reducir la población bacteriana.

Beneficia al sistema nervioso

La dosis de potasio que el limón nos aporta es muy aconsejable para el sistema nervioso en general

Muy desintoxicante

Este mágico cítrico, al estimular el hígado, es muy apropiado para eliminar toxinas. Son muchas las personas que toman un vaso de agua tibia con el zumo de un limón recién exprimido por la mañana antes de desayunar. Esta sana costumbre es una estupenda forma de limpiar en profundidad nuestro aparato digestivo. Además, al aumentar los movimientos peristálticos ayuda a evacuar los intestinos con facilidad. Así mismo, después de comidas copiosas nos facilita la digestión.

Un poco de limón cada día es un buen aliado para mantener nuestro cuerpo con salud. Eso si, hay que tener cuidado de tomarlo siempre con una una pajita porque el ácido en exceso daña el esmalte dental.


  • 1
Fuente: Pixabay/ ElisaRiva

¿Hay relación entre las emociones y la enfermedad?

Nuestro organismo funciona como un todo. La medicina alopática se ha especializado en cada una de sus partes olvidando la importancia de considerar el conjunto. Nuestra capacidad para sentir emociones nos lleva a experimentar síntomas físicos derivados de las mismas.  Es por ello que, cada día son más los estudios que demuestran la relación que existe entre nuestras emociones y diferentes enfermedades.

Emociones que nos perturban

Todo el mundo sabe que cuando pasamos por un momento que nos crea tensión es muy posible que nuestro cuerpo tenga diferentes síntomas. Por ejemplo, es normal tener diarrea el día antes de un examen, o sufrir dolor de estómago después de una discusión.  De la misma manera, cuando vemos a la persona amada, podemos sentir fuertes palpitaciones. Todo estos casos entran dentro de lo que consideramos habitual, sin embargo, cuando hablamos de otro tipo de patologías olvidamos que las emociones pueden estar también jugando un papel importante.

Fuente: Pixabay/809499

Fuente: Pixabay/809499

Nuestra salud física se encuentra íntimamente relacionada con nuestras emociones. Cualquier desequilibrio que presente nuestro mundo emocional repercutirá en nuestro cuerpo físico.

Vivimos sumidos en el estrés

En el momento de la historia que nos ha tocado vivir las prisas y el estrés nos acompañan a cada instante. Necesitamos ser productivos y rentabilizar cada minuto del día. Además, la sociedad premia esa productividad y esa velocidad.

El estrés en pequeñas dosis puede ser necesario y hasta beneficioso. Sin embargo, el estrés mantenido en el tiempo, afecta de manera muy importante a nuestra salud. Son muchos los estudios que relacionan el estrés con numerosas enfermedades. Por ejemplo, trabajo del Dr. Gabor Maté, en su libro When de Body says No (Cuando el cuerpo dice no) nos muestra la clarísima relación entre el estrés y diferentes enfermedades.

Psiconeuroinmunologia, la medicina del futuro

Solo hace 40 años que apareció a Psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI). Esta rama de la ciencia se originó gracias al psicólogo Robert Ader y el inmunológo Nicholas Cohen. Estos dos científicos sorprendieron al mundo demostrando como un estímulo nervioso en roedores de laboratorio alteraba las células del sistema inmunitario. Gracias a sus trabajo, se ha seguido estudiando la relación entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema inmune y el sistema endocrino.  Todos estos descubrimientos hacen posible que aparezcan nuevas formas de percibir la realidad en la que nos movemos y, por supuesto, otra manera de entender la enfermedad.

Fuente: Unsplash/Josua Earle

Fuente: Unsplash/Josua Earle

 

La PNEI,  señala que existe una conexión real entre cuerpo y mente.  Esta nueva ciencia nos hace posible entender que nuestras emociones se transforman en sustancias químicas que influyen en nuestro sistema inmune.  Debido a esta influencia los mecanismos de curación de nuestro cuerpo se verán afectados.

¿Podemos alejar el estrés de nuestra vida?

Cómo hemos visto, nuestra manera de vivir tiene mucho que ver con nuestra salud. La sociedad en la que vivimos nos empuja, de manera continua, a vivir muy deprisa.  Si no nos damos permiso para vivir de otra manera, antes o después, nuestra salud se verá afectada. Solo depende de nosotros encontrar maneras de que nuestros días tengan un ritmo más tranquilo.

Aunque, las circunstancias de nuestra vida nos empujen a ir demasiado rápido, podemos incluir algunas actividades en nuestro día a día, que nos aporten paz y tranquilidad. Por ejemplo, una pequeña meditación al comenzar el día, nos brindará una perspectiva diferente durante el resto de la jornada. Así mismo, la práctica regular del yoga nos aportará una buena dosis de tranquilidad, tanto a nivel mental como físico.

Fuente: PIxabay/lograstudio

Fuente: PIxabay/lograstudio

 

Nuestros cuerpos son maravillosas herramientas con las que disfrutar de nuestro paso por este bello planeta. Si queremos gozar de salud, lo mejor que podemos hacer es no forzar su ritmo y darnos tiempo para escuchar sus necesidades.