La mejor alimentación para el verano

  • 0
Pixabay/PublicDomainPictures

La mejor alimentación para el verano

El verano ya está aquí y con él todo lo que la naturaleza nos ofrece para hacer frente a las altas temperaturas. En la actualidad tenemos durante todo el año una gran variedad de alimentos. Esto nos hace olvidar que cada estación siempre trae consigo los mejores alimentos para que nuestro cuerpo se adapte saludablemente al momento en que vivimos. ¿Cuál es la mejor dieta para el verano?

La hidratación

Cuando el termómetro sube lo más importante a tener en cuenta es llevar a cabo una buena hidratación. Si estuviéramos más en conexión con nuestro cuerpo esto no haría falta decirlo ya que estamos equipados con un organismo que sabe demandar aquello que necesita. Desafortunadamente, con el tipo de vida que llevamos, esas señales que nuestro cuerpo envía no son siempre escuchadas. Las prisas suelen llevarnos a comer o beber cualquier cosa a toda velocidad sin poner atención a si aquello es lo que más nos apetece. Además del agua, en verano, los zumos de frutas nos hidratan a la vez que nos aportan vitaminas.

¿Qué nos ofrece la naturaleza?

Durante la época estival, como si de un regalo se tratase, todo se transforma a nuestro favor. Los árboles nos ofrecen gratuitamente su sombra y las frutas y verduras son de gran jugosidad. Las sandías y melones llegan a nuestra mesa cargadas de agua y de vitaminas. Asimismo, las frutas de color naranja como los albaricoques, melocotones y nectarinas nos regalan carotenos y mucha vitamina C, entre otras cosas.

La huerta también nos obsequia con estupendos productos en verano. Los pepinos, tomates, berenjenas y pimientos serán la delicia de cualquier plato veraniego.

Unsplash/Scott Webb

Unsplash/Scott Webb

Los mejores consejos para cuidar la alimentación en verano

Como ya hemos visto, durante los meses más calurosos podemos disfrutar de frutas y verduras que nos aportan numerosos nutrientes. Además de esto es interesante tener en cuenta ciertas cosas que nos ayudan a soportar mejor las altas temperaturas:

  1. La mejor bebida siempre es el agua o infusiones frías.
  2. Las bebidas alcoholicas deshidratan, es mejor no tomarlas.
  3. Cualquier bebida azucarada como colas o gaseosas incrementan el azúcar en sangre y no son saludables.
  4. Debemos evitar las comidas copiosas. Es mejor comer pequeñas cantidades varias veces al día.
  5. Los alimentos crudos en forma de ensaladas deben de incluirse en nuestra dieta de cada día.
  6. Mejor optar por pescado en lugar de carne porque es más fácil de digerir.

Algunos platos veraniegos

La cocina durante el verano debe de ser fácil y sencilla. Los guisos a fuego lento se quedan para las épocas invernales. Las ensaladas, como ya hemos dicho, deben de tomarse al menos una vez al día. Las legumbres, que son una buena fuente de proteina, se pueden servir en frío acompañando a las verduras de la huerta. Por poner algunos ejemplos:

  • Ensalada de garbanzos o judías.
  • Cous Cous con menta en ensalada.
  • Gazpacho o salmorejo
  • Sopa de pepino o melón
  • Humus o guacamole
  • Macedonias de frutas

Las opciones serán tan amplias como la imaginación nos permita. El verano es el mejor momento para aligerar la carga de trabajo en la cocina y gozar del buen  tiempo y de los seres queridos.


  • 0
Unsplash/Maksim Shutov

Los minerales en nuestra dieta

Llevar una dieta saludable es uno de los mejores regalos que podemos hacernos. Somos aquello que comemos ya que todas nuestras funciones corporales se llevan a cabo gracias a lo que ponemos en nuestro plato. Actualmente, es mucha la información que tenemos acerca de cómo nutrirnos adecuadamente. Tanto en la publicidad como en las conversaciones habituales se escucha hablar de proteínas, vitaminas e hidratos de carbono. Sin embargo, los minerales, no son tan tenidos en cuenta aun cuando son muy importantes para que nuestro organismo se encuentre en perfecto estado.

Solo en pequeñas cantidades

Los minerales son un tipo de elementos que nuestro cuerpo utiliza en todos los procesos metabólicos. Son considerados micronutrientes porque, de la misma manera que las vitaminas, los necesitamos en cantidades relativamente pequeñas.

Pixabay/ Mariana Medvedeva

Pixabay/monicore

A diferencia de los hidratos de carbono o las grasas, los minerales no aportan energía. Su principal función es reguladora y, al no poder ser sintetizados por nuestro organismo, es necesario que sean aportados con la dieta.

¿Para qué sirven los minerales?

Estos micronutrientes son esenciales para la constitución de tejidos y fluidos corporales. Como ya hemos dicho, tienen función reguladora y participan en la obtención de energía de las células. También colaboran en la metabolización de los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas). Además de esto, están relacionados con la formación de huesos y dientes. Cada uno de ellos, en su justa medida, tienen un papel muy importante en todo el funcionamiento de nuestro organismo.

Tipos de minerales

No todos los minerales se requieren en la misma cantidad. Aquellos que se necesitan en dosis mayores se denominan macrominerales. Los que son requeridos en menor cantidad son los oligoelementos.

Macrominerales

  • Fósforo y calcio: son los responsables de que nuestros huesos y dientes estén sanos. En contra de la creencia popular, los lácteos no son los alimentos que mayor cantidad y mejor calcio nos proporcionan.
  • Magnesio: este mineral está relacionado con numerosas funciones distintas que nuestro cuerpo lleva a cabo. En la actualidad, debido al empobrecimiento de los suelos, no siempre es fácil recibir la cantidad adecuada de magnesio.
  • Sodio y potasio: ambos está relacionados con la salud de nuestros nervios y músculos.
  • Cloro: su mayor cometido es favorecer el equilibrio de los líquidos del cuerpo.
  • Azufre: colabora en el metabolismo de las grasas.

Oligoelementos

Dentro de esta categoría están los minerales que el cuerpo necesita en menor cantidad sin que por ello sean menos importantes. Entre ellos se encuentran el hierro, el cobre, el manganeso, el selenio, el cobalto, el yodo, el zinc y el flúor.

¿Cómo aportar minerales al cuerpo?

La mejor manera de aportar a nuestro organismo todos los minerales que necesita es a través de la dieta. Solo en ocasiones específicas será necesario tomar suplementos. No obstante, es muy importante observar ciertas reglas para que no nos falte ningún mineral:

  1. Los alimentos ecológicos cuentan con mayor cantidad de nutrientes y menor cantidad de tóxicos.
  2. Los suplementos solo son necesarios en casos de una carencia severa y siempre bajo supervisión médica.
  3. El consumo de sal marina sin refinar nos aporta gran cantidad de minerales en estado puro.
  4. Una dieta equilibrada y variada siempre nos ayuda a consumir todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.
  5. Es mejor no cocinar en exceso los alimentos y siempre aprovechar el agua de cocción para hacer sopas o caldos.
Pixabay/congerdesign

Pixabay/congerdesign

Además de todos los consejos dietéticos es importante tener en cuenta que el estrés incrementa la necesidad de ciertos minerales. Una vida tranquila y sosegada siempre es la mejor opción.


  • 0
Unsplash/Amanda Jones

La vitamina B12 y las dietas veganas

Una buena dieta siempre está relacionada con el equilibrio y la calidad de los alimentos que la componen. Cómo ya hemos visto en anteriores entradas una dieta vegetariana o vegana puede ser tan sana como la dieta omnívora. Aún así, es muy importante que aquellas personas que decidan dejar de tomar alimentos de origen animal tengan en cuenta la importancia de la vitamina B12.

El veganismo está de moda

Son muchas las personas que actualmente deciden dejar de consumir productos de origen animal. Las razones son variadas. En general, hay tres motivos básicos. El primero lo eligen las personas que deciden que no quieren contribuir al sufrimiento animal que se ocasiona en las granjas donde viven los animales que nos sirven de alimento. Otro grupo lo forman las personas que deciden que esa opción es más saludable. Y finalmente, encontramos aquellos que optan por llevar una dieta vegana porque está de moda.

Unspash/Doyoun Seo

Unspash/Doyoun Seo

Sea la razón que sea la que nos lleve a tomar esta decisión es muy importante que estas personas tengan ciertas cosas en cuenta:

  • es necesario planificar la dieta adecuadamente para que esté equilibrada
  • nunca deberíamos abusar de los productos que dicen «aptos para veganos» pero que son ultraprocesados.
  • hay que tener en cuenta el posible déficit de vitamina B12

¿De dónde obtenemos la vitamina B12?

Esta vitamina cuando no vivíamos empeñados en tenerlo todo super higiniezado, como hoy en día, la podíamos encontrar tanto en productos animales como no animales. La vitamina B12 es sintetizada por determinadas bacterias y microorganismos anaerobios que podemos encontrar tanto en las plantas como en la tierra o en el agua.

Cuando los animales o humanos ingieren estas bacterias las incorporan a su intestino donde estas darán lugar a la vitamina B12. Es el organismo el que después decide si es necesario excretarla o acumularla. Entonces, podemos decir que los humanos dependemos de que esas bacterias formen parte de nuestra flora para poder contar con la cantidad de vitamina B12 que necesitamos. Sin embargo, en la actualidad, nuestro modo de vida impide que esas bacterias lleguen hasta nosotros. Tampoco los animales de consumo humano obtienen la cantidad necesaria por lo que, normalmente, se les aportan suplementos.

Los veganos pueden tener más déficit

En cualquier tipo de dieta la carencia de vitamina B12 puede aparecer. No obstante, las dietas que no contemplan la posibilidad de ingerir productos animales suelen ser aún más carentes. Las reservas que nuestro cuerpo tiene de esta vitamina nos pueden proteger durante cierto tiempo. Sin embargo, una vez agotadas estas reservas, el cuerpo comenzará a sufrir carencia. Además, la deficiencia de esta vitamina no da demasiadas señales. En muchos casos, cuando aparecen los síntomas el déficit es bastante severo.

Por este motivo, es una buena idea que las personas veganas tomen suplementos de vitamina B12 o alimentos que estén enriquecidos. La opción de alimentos enriquecidos es menos recomendable ya que para alcanzar los níveles óptimos habría que tomar mucha cantidad de ese alimento. En el mercado existen numerosos suplementos que se pueden tomar de forma cómoda y sin efectos secundarios.

Es importante saber que aunque existe la creencia de que ciertos alimentos de origen vegetal, como la espirulina por ejemplo, aportan vitamina B12, esto no es cierto. La realidad es que aportan una forma de esta vitamina pero nuestro organismo no la absorbe fácilmente. Lo mejor para no correr riesgo es que las personas veganas consideren la posiblidad de tomar suplementos.