El suelo pélvico y la práctica del yoga

  • 0
Fuente: Pixabay/AndiP

El suelo pélvico y la práctica del yoga

Son muchas las mujeres que tienen problemas en la musculatura del suelo pélvico.  Si eres una de ellas, seguro que te habrán recomendado ejercicios que deberás practicar a menudo. Sin embargo, es muy posible que, con el tiempo, vayas olvidando hacer tus ejercicios o que comiences a aburrirte. Te sugiero una opción que, además de divertida, conseguirá mejorar todo tu organismo. La práctica habitual del yoga, además de tonificar todo tu cuerpo, consigue que tu suelo pélvico se fortalezca sin darte cuenta.

Fuente: Pixabay/PatriciaMoraleda

Fuente: Pixabay/PatriciaMoraleda

¿Qué es el suelo pélvico?

Llamamos suelo pélvico a una serie de estructuras musculares que van desde la base de la columna vertebral hasta los huesos púbicos. Estos músculos, en su parte inferior, actúan como cierre de la pelvis ósea. Aunque pensemos que el suelo pélvico solamente lo forman los músculos, la realidad es que también se incluyen la vejiga, la uretra, la vagina y el recto.

En circunstancias normales, el suelo pélvico nos ayuda a que contengamos la orina, las heces y también al bebé durante el embarazo. Para que nuestro suelo pélvico funcione adecuadamente es necesario que las fibras musculares funcionen de manera coordinada y que haya un correcto control nervioso.

Cuando alguna de estas estructuras ha sufrido algún tipo de agresión es probable que no funcionen como deberían. Como agresiones entendemos algún tipo de lesión que se derive del embarazo o el parto.  La mujer que tiene problemas en el suelo pélvico puede sufrir incontinencia urinaria o fecal o también prolapso de vagina o de vejiga.

Fuente: Pixabay/Lograestudio

Fuente: Pixabay/Lograestudio

Los problemas en el suelo pélvico. en muchos casos, tiene solución. Lo más habitual es recurrir a hacer ejercicios de Kegel. Sin embargo, si además de estos ejercicios, practicamos yoga de manera regular, estos problemas podrían verse solucionados o, por lo menos, aminorados en gran medida.

 

Suelo pélvico y yoga

Los músculos que tenemos en la zona pélvica y abdominal se encargan de sostener nuestras vísceras en el sitio y en la posición adecuada. Estos músculos tienen que ser resistentes y flexibles para llevar a cabo su cometido. Cuando la base de todos ellos, es decir, el suelo pélvico, tiene la fuerza de sujección suficiente, todo marcha bien. El problema aparece cuando la base está débil ya que aparecerán las incontenencias, prolapsos y también dolores en algunos casos.

Con la práctica del yoga toda esta musculatura se trabaja y tonifica. Además de esto, cuando lo practicamos de manera regular el tono de toda la musculatura profunda (core) mejora considerablemente. El yoga es nuestro gran aliado para que los músculos del abdomen, zona lumbar y glúteos se mantengan fuertes. Así mismo, tanto el diafragma torácico como el pélvico se tonifican a medida que lo vamos practicando.

La respiración es muy importante

La respiración en el yoga es muy importante. Precisamente esto es lo que hace que el yoga sea un deporte muy aconsejable para patologías del suelo pélvico. En cada postura o asana, los movimientos son coordinados con la respiración. En cada inspiración la musculatura profunda se relaja y en la exhalación se hace el esfuerzo más intenso a la vez que se activa el core.

Fuente: Pixabay/AndiP

Fuente: Pixabay/AndiP

Estas respiraciones son, en gran medida, una protección para el suelo pélvico. Esto es debido a que al exhalar hacemos que la presión que ejercemos en el abdomen y la cavidad pélvica sea mínima. De esta manera estos músculos soportarán menos presión que si la respiración estuviera bloqueada.

Siempre que existan problemas en el suelo pélvico lo primero que tenemos que hacer, es consultar al médico especialista. No obstante, una vida activa siempre es muy beneficiosa para nuestro cuerpo. Si hay algún deporte completo, saludable y muy recomendable para este problema femenino, este es el yoga. ¿A qué esperas para probarlo?

 

 

 


  • 0
Artigo-01

El yoga, un gran aliado contra el colesterol

Qué es el colesterol

El colesterol es un lípido que se encuentra en el torrente sanguíneo. Es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, realizando funciones tan importantes como la construcción de ciertas membranas o la síntesis de determinadas vitaminas y hormonas.

Sin embargo, en ocasiones, este colesterol se convierte en un factor perjudicial para el organismo, llegando a generar importantes problemas de salud.

Todo exceso es malo

¡Como todo en esta vida!

El exceso de colesterol en el organismo puede provocar graves problemas de salud. Por ejemplo, puede llegar a causar obstrucciones en las arterias y otras complicaciones cardíacas.

La mejor forma de combatir el colesterol: un estilo de vida saludable, tanto en materia de alimentación como en la práctica de ejercicio físico de forma regular. Estudios científicos indican que el yoga puede ayudar a frenar el colesterol de forma natural y sin efectos secundarios nocivos en el cuerpo.

El yoga, un gran aliado contra el colesterol

Os proponemos 6 prácticas de asanas y pranayamas que os resultarán muy útiles, ya que están especialmente pensadas para estimular los órganos abdominales y los chakras relacionados con ellos:

¡ATENCIÓN! No realizar estos ejercicios en casos de embarazo, hipertensión arterial, enfisema y enfermedades pulmonares, cardiovasculares u otras enfermedades físicas, sin consultarlo antes con su médico de cabecera o con algún profesional cualificado de salud.

Chakrasana (postura de la rueda)

Esta postura básica de yoga trabaja sobre los órganos abdominales y ayuda a aliviar el estreñimiento. Además, mejora el funcionamiento del hígado y, por tanto, ayuda a eliminar excesos de grasa y colesterol.

Pranayama KapalabhatiCuriosidade-01

Este pranayama aumenta la tasa metabólica y reduce el peso. Además, actúa como estimulante de los órganos abdominales y mejora el funcionamiento del tracto digestivo.

Sarvangasana (la vela)

Esta postura de yoga estimula los órganos abdominales y mejora la digestión.

Shalabhasana (el saltamontes)

“El saltamontes” estira el vientre provocando que se estimulen los órganos abdominales. También es una postura que puede ser de gran ayuda ante problemas de estreñimiento.

Ardha Matsyendrasana (Postura de la torsión).

Es una postura de torsión básica. La torsión sobre las vértebras, provoca el estiramiento de los músculos rotadores o musculatura paravertebral, responsables de la estática de la columna vertebral. Mejorando por tanto su estática y, a su vez, la estática de todo el cuerpo en general.

Estimula el hígado y ayuda en la superación de la indigestión.

Paschimottanasana (la pinza)

En este asana el lado oeste (espalda) se estira completamente desde los talones hasta la cabeza y por tanto se llama Paschimottanasana.

Estimula tanto hígado, como riñones. Reduce la obesidad y se deshace del exceso de grasa de la región abdominal.

¿Podemos ayudarle?

¡Contáctenos! Estaremos encantados.

info@espacioseryluz.es   916460012  678502131

Estamos ubicados en la Plaza del Sol 31 (oficina 19), Móstoles (Madrid).
Justo frente al Metro Manuela Malasaña (línea 12 Metrosur).

 

 

Fuente: el blog de yoga