Category Archives: Meditación

  • 0

La gratitud y su relación con la felicidad

En general, la gratitud, se asocia con la buena educación. No obstante, el hecho de estar agradecido, también nos ofrece muchos beneficios que quizá desconocemos. Algunas personas opinan que deberían ser agradecidos cuando encuentren la ansiada felicidad. Sin embargo, aquí te vamos a proponer lo contrario: cultiva el agradecimiento para ser más feliz.

La palabra gratitud tiene su origen en la palabra latina gratitûdo y su definición es la siguiente: «sentimiento que obliga a la persona a estimar el favor o beneficio que se nos hace y a corresponder a él de alguna manera.» Por lo tanto, la gratitud es un sentimiento que nos impulsa a actuar. Gracias a ella, somos capaces de reconocer las cosas buenas que nos rodean y actuar en consecuencia. Además de ser un estado emocional temporal, también podemos considerar la gratitud como un rasgo personal que equivale a sentirse satisfecho con la vida.

La gratitud como ciencia

En el campo de la psicología son muchos los trabajos que nos demuestran que, las personas que practican la gratitud. encuentran una mejora importante en su calidad de vida. Los beneficios van desde una mayor resistencia emocional hasta la mejora de la salud física.

Pixabay/alfcermed

Según el Mindfulness Awareness Research Center de UCLA (Centro Investigación de Conciencia de la Atención Integral), cuando expresamos gratitud la estructura molecular de nuestro cerebro cambia. Gracias a estos cambios nos sentimos más felices, somos menos reactivos y más pacíficos. La gratitud es la mejor manera de estimular los sentimientos de felicidad.

¿Qué es sentir agradecimiento?

Alguien podría pensar que practicar la gratitud es dar las gracias por todo, pero no es exactamente así. Los beneficios reales de esta práctica provienen de un ejercicio consciente de observación y apreciación. De hecho, no tendría por qué ser algo extraordinario sino más bien una actitud ante la vida. Quizá, muchas personas lo encuentren difícil ya que los seres humanos damos por sentadas cosas sencillas que, si las perdiéramos, serían consideradas muy valiosas.

La gratitud debería comenzar por cosas de las que disfrutamos cada día sin ser conscientes de ello como por ejemplo: vivir en un cuerpo que tiene salud, disfrutar de una mente que me permite gozar de estupendas percepciones, pasar tiempo con la gente que quiero, poder cubrir mis necesidades básicas, etc. Sin embargo, es muy habitual que solo valoremos estas cosas cuando dejamos de tenerlas…

Beneficios de la gratitud

Cultivar el agradecimiento, de manera consciente o inconsciente, siempre nos ofrece beneficios:

  • Nos sentimos más optimistas y resilientes
  • Disminuye la presión arterial
  • Mejora la función inmunológica
  • Nuestras emociones son más positivas
  • Nos relacionamos mejor con otras personas
  • Dormimos mejor
  • Desarrollamos mayor capacidad para ser compasivos y generosos

¿Cómo cultivar la gratitud?

En nuestro día a día podemos, con pequeños hábitos conscientes, acostumbrarnos a vivir agradecidos. Son muchos los especialistas en salud mental que animan a sus pacientes a llevar un diario en el que anotan aquello por lo que se sienten agradecidos cada noche. Este sencilla práctica nos conecta con la gratitud.

Otra manera de agradecer lo que vivimos es parar de vez en cuando y mirar y valorar lo que nos rodea. De la misma manera, ayudar a otros a sentirse agradecidos nos hará también conectar con esta emoción.

Unsplash/Flor Saurina

En definitiva, algo a lo que estamos tan poco habituados como agradecer cada momento, nos ayuda a traer felicidad a nuestra vida irremediablemente.


  • 0

Yoga y salud cardiovascular

El yoga es una práctica que se relaciona con la elasticidad y la paz mental. Además de esto, practicar yoga nos ofrece muchos beneficios que quizá son menos conocidos. Aunque no se trata de un ejercicio que se pueda considerar aeróbico, diferentes estudios sugieren que es igual de efectivo para la salud cardiovascular.

Salud cardiovascular

El estrés es el principal causante de los problemas de salud de nuestra civilización. Cierta cantidad de estrés en un momento determinado puede ser necesario. Sin embargo, vivimos en un momento de la historia en el que muchas personas viven en un continuo estrés. Esta situación obliga a nuestro organismo a secretar hormonas que son altamente dañinas para todo nuestro cuerpo. Por todo ello, evitar el estrés es urgente y necesario, si queremos conservar en equilibrio nuestro cuerpo.

La salud de nuestro sistema cardiovascular está relacionada con una vida sana. Vigilar el peso, la tensión arterial y el colesterol son la mejor forma de proteger nuestro corazón. En cuanto al ejercicio físico, hasta hace poco, se creía que la mejor opción era practicar ejercicio aeróbico. Sin embargo, en la actualidad, como hemos señalado más arriba, se ha visto que el yoga es igualmente beneficioso.

En dichos estudios se observó que los practicantes de yoga, en general, presentaban menor peso corporal, menor presión arterial y menor lípidos en sangre. Esto nos lleva a entender que la práctica del yoga es una magnifica herramienta para cuidar de nuestro sistema cardiovascular. Además de esto, al comparar la práctica de yoga con otros ejercicios aeróbicos no se observaron cambios significativos en la salud.

La paz mental

La relación cuerpo mente es cada día más tenida en cuenta dentro de la medicina. La tensión y los problemas están muy relacionados con numerosas dolencias. Son muchos los especialistas en cardiología que incluyen la meditación entre sus recomendaciones para una buena salud cardiovascular.

Pixabay/Free-Photos

Pixabay/Free-Photos

Por todo ello, podemos observar que, aunque el yoga sea una disciplina de menor intensidad física, tiene una gran influencia en la relación mente cuerpo: si nuestra mente esta en paz todo nuestro organismo también lo estará.

El perfil del practicante de yoga

El doctor Miguel Ángel García-Fernández es secretario general de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Según sus palabras: «las personas que practican yoga son especiales»Esta apreciación es debida a que, según su opinión, tales personas suelen tener una filosofía vital diferente al resto. Normalmente, son personas que buscan bienestar físico y espiritual a través de la meditación y los ejercicios. Quizá esa disposición -opina el doctor García-Fernández- sea en si misma un factor de prevención del riesgo cardiovascular.

Pixabay/Pixel2013

Pixabay/Pixel2013

La práctica regular del yoga nos ofrece también la posibilidad de viajar hacía nuestro interior. La atención a la respiración nos lleva a ser conscientes de nuestro cuerpo, de lo que ocurre más allá de lo que vemos afuera. Y desde esa posición de observador podemos distanciarnos y ver las cosas de manera diferente.


  • 0

Superar el miedo a través de la meditación

El ser humano ha convivido con el miedo a lo largo de toda la historia. Es casi imposible encontrar alguna persona que nunca haya experimentado esta emoción. En general, el miedo, no suele ser un compañero de viaje demasiado apreciado. Sin embargo, tenemos a nuestro alcance la posibilidad de abrazar ese miedo y de superarlo de diferentes maneras, una de ellas es la meditación.

Saber qué estoy sintiendo

En nuestra cultura no estamos acostumbrados a prestar atención a lo que ocurre en nuestro interior. Vivimos mirando hacía el exterior y siempre tenemos prisa. Esta forma de vida está íntimamente relacionada con la desconexión de aquello que sentimos. Son pocas las ocasiones en las que nos paramos a sentir y a darle nombre a eso que estamos sintiendo.

Cada persona y, en cada situación, el miedo puede sentirse de forma diferente. En los casos más extremos se hace muy evidente ya que puede llegar a ser paralizante. Sin embargo, en otros momentos, se puede manifestar de forma vaga e imprecisa. El nudo en el estómago o el sueño irregular son dos de las manifestaciones de miedo más comunes. Por eso, es imprescindible que seamos capaces de identificar qué sentimos y dónde se localiza la sensación.

Observar los pensamientos

Nuestros pensamientos viajan a su antojo por nuestra mente. No tenemos ningún control sobre lo que pensamos y, en muchas ocasiones, repetimos pensamientos. Ese «run-run» en nuestra cabeza es capaz de hacernos sentir miedo por cosas que, probablemente, nunca llegarán a suceder. Sin embargo, al no darnos cuenta de que eso sucede, le damos credibilidad y nos sumimos en emociones de miedo.

A través de la meditación es posible observar esos pensamientos. Al observarlos, podemos darnos cuenta de que están ahí y también examinarlos para ver qué hay de verdad en ellos. Solo esta postura ya nos distancia de nuestros pensamientos y nos ofrece diferente perspectiva.

Ríndete al miedo

Cuando entramos en meditación y tomamos la posición del observador, solo con esto, ya notamos cierto alivio interior. Después, necesitamos aceptar y dejar ir aquello surja, sin juicio. Es muy habitual que la mente se empeñe en juzgar los pensamientos y sentimientos pero no deberíamos dejarla. La observación sin juicio es la mejor de las terapias.

Una vez que conseguimos observar aquello que aparece en la mente, sin más, el siguiente paso es aceptarlo. La aceptación sin condiciones nos llevará a la rendición. Rendirse al miedo es permitir que exista otorgándole un lugar en tu vida pero sin dejar que te controle.

Sentir miedo, o cualquier otra emoción, es humano y normal. Lo verdaderamente importante es saber lo que estamos sintiendo y no juzgarlo. 


  • 0

¿Existen las almas gemelas?

A lo largo de la historia de la literatura el tema de las almas gemelas ha sido la inspiración de muchos autores. Además, son muchas las personas que sostienen la creencia de que todos estamos destinados a encontrar a una persona que nos complemente. En este artículo vamos a ver qué hay de cierto en todo ello.

Nacimos seres completos

En numerosas leyendas se habla de las dos mitades del alma que se buscan a través del tiempo para unirse. Según cuentan esos mitos, dichas almas encarnan en el plano físico en el mismo momento y son atraídas una hacía a la otra como imanes. El final de tales «almas incompletas» sería la unión por toda la eternidad.

Probablemente, estas leyendas dieron origen a la creencia en la media naranja. Debido a ello muchas personas se sienten incompletas. Esta creencia deja de tener sentido si nos damos cuenta de que cada ser humano que llega a este maravilloso planeta nace completo y perfecto para aquello que ha venido a hacer.

Otra cosa distinta es el hecho de que, a lo largo de nuestra vida, encontramos a personas que nos ayudan a sumar consciencia y con las que disfrutamos en el encuentro. Esto podría ser debido a que el nivel vibratorio en un determinado momento puede ser el mismo entre diferentes personas y esto las hace sentirse atraídas la una por la otra.

Las muchas almas gemelas

Según diferentes fuentes científicas y espirituales sabemos que todo es vibración. Cada vibración es diferente y va cambiando a lo largo del tiempo. Aun así, ciertas almas tienen vibraciones afines. A esta similitud de vibración se le podía denominar almas gemelas. Por supuesto, pueden ser muchas las personas con las que tengamos esta semejanza en la vibración. Resulta difícil pensar que El Espíritu tendiera a limitar esta afinidad únicamente a dos almas. Esto no quiere decir que, de entre esas almas afines, solo de una te puedas enamorar… Desde luego una unión de esas características sería, con mucha seguridad, muy enriquecedora.

Además de esto, a lo largo de nuestra vida nuestra energía vibratoria cambia. Por este motivo, es posible que con algunas personas vibremos en sintonía durante un tiempo pero luego, esa afinidad desaparezca, para quizá volver a aparecer después Las personas con afinidad vibratoria aparecen y desaparecen en nuestra realidad continuamente.

La realidad es que, lo más importante, es que seamos capaces de reconocer cuándo aparece una de esas almas afines para disfrutar de ese maravilloso encuentro. Si aminoramos el ritmo de vida y ponemos más atención a cada momento, esto será más fácil. Y, ante todo, debemos entender que somos seres completos.


  • 0

El poder de los cuencos tibetanos

En diferentes ambientes espirituales podemos ver cuencos tibetanos. Estos instrumentos, que resultan muy decorativos, también tienen la función favorecer la meditación y la relajación. Podemos considerarlos como una estupenda herramienta para obtener paz y armonía a nivel mental y corporal. Su sonido genera paz y bienestar a aquellos que lo escuchan.

Origen de los cuencos tibetanos

Los cuencos tibetanos tradicionales se realizan de manera artesanal. Su origen se remonta a hace 5000 años en Mesopotamia. Los primeros cuencos se elaboraban de cobre puro con fines medicinales y musicales. Con el tiempo, comenzaron a elaborarse a partir de una mezcla de diferentes metales. Dichos metales se relacionan con diferentes cuerpos celestes: el oro con el Sol, la plata con la Luna, el plomo con Saturno, el hierro con Marte, el cobre con Venus, el estaño con Júpiter y el mercurio, como su nombre indica, con Mercurio.

Unsplash/C.Drying

Unsplash / C.Drying

Desde muy antiguo, en la medicina oriental, estos instrumentos se utilizaban con fines terapéuticos. Sin embargo, en Occidente se conocen hace apenas 40 años.

¿Cómo se utilizan?

La forma de utilizar los cuencos es consiguiendo que emitan ciertas ondas sonoras que alcancen una nota de mantra. Esto se lleva a cabo mediante un rozamiento del elemento madera por el borde el cuenco. También se pueden dar pequeños golpes con la baqueta. Así, poco a poco, las vibraciones van envolviendo a aquel que los escucha y el sonido se convierte, de manera mágica, en una especie de recordatorio de nuestro propósito en la vida.

Unsplash/Content Pixie

Unsplash/Content Pixie

¿Qué beneficios tienen?

El sonido y la vibración de los cuencos tibetanos son muy beneficiosos por diferentes motivos:

  • Equilibran el sistema de chakras del cuerpo humano
  • Tienen efecto curativo de muchas dolencias
  • Aportan equilibrio a los hemisferios cerebrales
  • Desbloquean nudos emocionales
  • Limpian las vibraciones negativas del ambiente
  • Relajan la mente y calman la ansiedad
  • Activan la secreción de hormonas como las endorfinas
  • Sirven como mantra para la meditación
  • Favorecen el crecimiento espiritual
  • Generan sensación de bienestar

¿En que situaciones son aconsejables los cuencos tibetanos?

Estos instrumentos pueden acompañarnos en diferentes situaciones. Durante una sesión de masaje son muy apropiados para que nuestras células se contagien con su vibración; en la meditación nos pueden ayudar a alcanzar mayor introspección; escuchando su sonido, simplemente, como musicoterapia; en conciertos es un gran placer para los sentidos disfrutar de sus amplia gama de sonidos.

Unsplash/Magic Bowls

Unsplash/Magic Bowls

El sonido de estos fabulosos instrumentos se puede obtener incluso por personas que nunca antes lo hayan probado. El secreto para disfrutar del resultado de su uso es que la presión que apliquemos sea uniforme y suave. Por supuesto, los mejores resultados se obtendrán de la mano de un experto.


  • 0

El Tao y la sonrisa interior

Encontrar cierto equilibrio en una sociedad que vive a toda velocidad es muy difícil. El ruido, las prisas y la incesante actividad nos hacen sentir que estamos desgatados. En ciertos momentos de máxima tensión, incluso, nos embarga la necesidad de salir corriendo y escapar… Unas vacaciones o un cambio de aires suelen ayudarnos a desconectar. Sin embargo, esto no siempre es posible. No obstante, sin salir de nuestra realidad, podemos encontrar diferentes técnicas que nos ayudan a sentirnos mejor y a encontrar remansos de paz. La «sonrisa interior taoísta» es una de estas herramientas.

Sonreír es muy saludable

Cada vez que sonreímos nuestro cerebro lo interpreta como una señal de satisfacción. Una sola sonrisa libera dopamina y serotonina en la cantidad suficiente para relajar todo nuestro organismo. Si mantenemos esa sonrisa, y la liberación de hormonas de la felicidad continua circulando por nuestro torrente sanguíneo podemos, incluso, regular nuestra tensión arterial y mejorar nuestro humor. Por si esto fuera poco, diferentes estudios han demostrado que aquellas personas que sonríen más a menudo tienen una vida más larga.

Unsplash/Omid Armin

Unsplash/Omid Armin

Sonrisa interior taoísta

Según la tradición taoísta, practicar la sonrisa interior es una buena forma de relajar la mente y el cuerpo. Con este tipo de sonrisa alejamos el estrés de nuestra vida de manera fácil.

La glándula tiroidea está conectada con nuestra sonrisa. Por ello, cada vez que sonreímos activamos dicha glándula y, por lo tanto, conseguimos relajarnos. Los taoístas dicen que cada vez que sonreímos todos nuestros órganos segregan ciertas sustancias que nutren nuestro organismo. Sin embargo, emociones negativas como la rabia o el miedo bloquean nuestra energía y deterioran nuestra salud.

Pixabay/Helena

Pixabay/Helena

Cómo llevar a cabo la sonrisa interior

Vivimos constantemente mirando nuestro aspecto exterior. Este hábito nos hace olvidar que en nuestro interior también hay mucho de nosotros que nunca observamos. La sonrisa interior consigue llevar atención y sonrisa a todos nuestros órganos.

Esta técnica se lleva a cabo desde una relajación profunda o meditación. Desde ese estado, una vez que nuestra mente se haya calmado, la iremos llevando a cabo la práctica. Primero, visualizaremos una gran luz encima de nuestra cabeza que irá bañando todo nuestro cuerpo. Después, comenzaremos a sonreír mientras seguimos vigilando nuestra respiración. Imaginaremos también a una persona sonriendo frente a nosotros. A partir de ese momento, iremos recorriendo poco a poco todo nuestro cuerpo, empezando por la cara, llevando una sonrisa y reconocimiento hasta el último rincón. Sonreiremos a los pulmones, hígado, riñones, bazo, columna vertebral y cada uno de los huesos y músculos.

Esta meditación no debe exceder los quince minutos. Cada persona deberá decidir dónde quiere detenerse más tiempo, según se lo indique su intuición. Como todo lo sencillo, esta práctica es sumamente poderosa. Si nos habituamos a sonreír a nuestro cuerpo, cualquier problema de salud se solucionará más fácilmente.


  • 0

Dormir bien es muy importante

El buen dormir es imprescindible para conservar la salud. Cuando descansamos adecuadamente nuestro cuerpo puede llevar a cabo todas las funciones de limpieza y reparación. Gracias a todo este trabajo, al levantarnos por la mañana, tendremos energía disponible para comenzar el nuevo día. Además de esta energía física, también observaremos que nuestra forma de ver la vida es mucho más optimista que si no dormimos bien. Pero hay momentos en los que, debido a situaciones de estrés, nuestro sueño no es reparador y nuestra salud se resiente. ¿Qué podemos hacer para dormir mejor en momentos de tensión?

Dormir es un placer

Algo tan habitual y tan gratuito como el dormir bien es algo que, en cierta medida, está pasado de moda. Las horas de menos luz nos empujan a frenar la actividad, a hacer un hueco para la relajación. Sin embargo, son muchas las personas que en lugar de encontrar un remanso de paz y sosiego en este momento, utilizan la noche la utilizan para seguir haciendo cosas.

Un cuerpo sano y vigoroso es normal que despliegue su actividad durante el día. De la misma manera, según la estación del año, cuando la luz decrece, es normal que nuestro organismo nos pida el descanso. Si tenemos conexión con lo que ocurre en nuestro interior ese descanso se convierte en un verdadero placer. Sin embargo, si hemos tomado muchos excitantes o nuestra actividad ha sido excesiva, ese disfrute no sucede.

Vivir más despacio

Cuando viajamos en coche a toda velocidad es imposible frenar en seco de manera repentina. Para lograr una buena parada necesitamos reducir la  velocidad poco a poco. De la misma manera, cuando vivimos demasiado deprisa, será muy difícil que podamos descansar cuando lo necesitemos ya que la inercia de esa velocidad nos impedirá relajarnos.

Pixabay/Hans

Pixabay/Hans

Una manera de vivir más tranquila y más consciente es el factor principal para asegurar un buen descanso. Aligerar nuestra agenda de ocupaciones sería el primer paso hacía un sueño tranquilo. No hace falta hacer tantas cosas y mucho menos hacerlas tan deprisa como acostumbramos. A esto podemos añadirle el intentar poner una hora límite para ir a dormir y respetarla en la medida de lo posible.

Ejercicio y meditación

El ejercicio físico, puede ser una de las causas por las que nos cuesta trabajo dormir bien. Lo primero que tendríamos que observar es a qué hora hacemos ejercicio. A última hora del día el cuerpo lleva a cabo una descarga hormonal que facilita el descanso. Si lo activamos con ejercicio intenso es muy posible que nos cueste conciliar el sueño. En su lugar, podemos optar por algún tipo de ejercicios que nos ayuden a relajarnos. La práctica del yoga, el tai chi o el chi kung son buenos ejemplos de actividad física que nos ayuda a descansar mejor.

Unsplash/Mor Shani

Unsplash/Mor Shani

Además de esto, podemos ayudarnos de la meditación. Antes de ir a dormir, una pequeña meditación en la que observemos nuestros pensamientos y respiremos de forma tranquila nos predispone a entrar en el sueño de forma más relajada.


  • 0

Ya no son tiempos de maestros

A lo largo de la historia de la humanidad encontramos personas que han marcado todas las culturas por ser líderes de diferentes movimientos. Dentro de la espiritualidad, aquellos que han sido seguidos por otros, han sido llamados maestros. Gracias al discurso de todos estos seres que han marcado tendencias, un gran número personas han encontrado respuesta a muchas de sus inquietudes.

Vivimos en un momento en el que a muchas personas la guía externa se nos empieza a quedar pequeña. Tenemos la sensación de que nos falta algo pero no sabemos qué es. Eso que buscamos se encuentra dentro de nosotros esperando ser reconocido, siempre estuvo ahí. Sin embargo nos falta práctica, no sabemos como encontrarlo.

La humanidad ya ha madurado

Como si de niños pequeños que están aprendiendo se tratara, los seres humanos hemos necesitado de los maestros que nos llevaran de la mano durante mucho tiempo. Gracias a todos ellos, nuestro avance en la espiritualidad ha sido más fácil. Podríamos decir que estos seres han sido nuestro apoyo mientras no éramos capaces de caminar por nosotros mismos. En la actualidad, el momento ha llegado, ya no necesitamos esa mano porque hemos crecido. Los maestros han sido la muleta de la que ya podemos prescindir.

Unsplash/Myriams-Fotos

Unsplash/Eric Mclean

Cada persona es única

El papel de los maestros ha sido muy positivo pero también nos ha restado poder. Al seguir el camino marcado por otras personas nos hemos visto obligados a dejar de transitar el nuestro en particular. Cada persona en este planeta tiene un propósito y es única e irrepetible. Esa singularidad no se contempla en los grupos que siguen gurús o maestros que dictan las reglas. Además, cuando seguimos a otros, tendemos a idealizar su forma de vivir o de actuar e intentamos imitarlo aunque no tenga nada que ver con nosotros. El poder que nos habita solo se hace visible cuando somos fieles a lo que sentimos individualmente.

La guía interior

Si pasamos mucho tiempo sin utilizar una parte de nuestro cuerpo, esta se atrofia en cierta medida. Un brazo que fue escayolado, por ejemplo, tardará en volver a funcionar correctamente. De la misma manera, tras mucho tiempo siguiendo maestros que nos dictan aquello que debemos hacer o sentir, es muy posible que no sepamos qué es exactamente lo que nosotros sentimos de verdad.

Afortunadamente, nuestra guía interior nos acompaña desde siempre. No por no ser escuchada ha dejado de estar activa. Todo ser humano está habitado por un alma que sabe que sabe muy bien qué es lo que más le conviene. El secreto está en poner atención. Para eso, lógicamente, hace falta un tipo de vida más consciente y un ritmo más lento, en general.

Cada persona tiene acceso directo a su sabiduría interior. Si aminoramos nuestro ritmo de vida y escuchamos, sinceramente, lo que sentimos, podremos acceder a la información que nos envía nuestra alma.  De esta manera, nuestra vida fluirá de forma más armoniosa y tranquila.


  • 0

Wu wei, el arte del no hacer

Vivimos en una cultura que premia la acción. La frenética actividad a la que nuestra sociedad nos empuja parece estar asociada al éxito. Tenemos tanta adicción al continuo hacer que no sabemos disfrutar de su contrario, el no hacer nada. Wu Wei es un concepto taoísta que significa «no acción». Vamos a ver de qué se trata.

La senda del Tao

Nuestro mundo se caracteriza por la necesidad de acumular poder y por las ambiciones personales. En un ambiente de estas características el Wu wei resulta totalmente revolucionario. Este concepto está relacionado con el camino del tao en el que se vive de manera intuitiva y armónica, sin esfuerzo, de la misma manera que el agua fluye.

Pixabay/Evelyn_Chai

Pixabay/Evelyn_Chai

En el Tao Te King (escrito en China en el año 600 a.c.) se insiste en el concepto de wei-wu-wei (acción a través de la no acción). Esto no quiere decir que se ponga solo énfasis en que permanezcamos estáticos. Simplemente, se trata de evitar influir con nuestra voluntad o intenciones ya que esto obstaculiza la ligereza y fluidez de la naturaleza. Podemos decir que el Wu Wei es la idea principal del taoismo.

¿En qué consiste el Wu Wei?

Esta filosofía nos muestra que muchas situaciones se resuelven mejor si no hacemos nada. La sencillez a la hora de actuar es la tónica general en esta corriente de pensamiento. Forzar no sirve para nada. Podríamos tomar el ejemplo de como se desarrollan las plantas: crecen sin más y no podemos forzar su crecimiento. Cualquier esfuerzo por nuestra parte, probablemente, sería inútil.

Pixabay/Couleur

Pixabay/Couleur

En principio, no hacer nada parece muy fácil aunque en realidad no lo es. Además, debemos de intentar no confundir la no acción con la pasividad.

No acción y pasividad

Los practicantes del Wu Wei a menudo pueden caer en la pasividad sin ser conscientes. Sin embargo, tenemos que entender que esta técnica no defiende el quedarse de brazos cruzados mirando al cielo. De hecho, una de sus máximas es intentar no dejar nada sin hacer aunque siempre procurando gastar la menor cantidad de energía posible. La no acción busca hacer las cosas de forma natural y espontánea pero sin prisa. La impaciencia o la preocupación por los resultados no tienen cabida en esta disciplina.

Disfrutar del vivir

Cuando no forzamos las cosas para que ocurran comenzamos a disfrutar de la vida. Desde esta perspectiva, los eventos se van desplegando ante nuestra mirada que siempre acepta aunque no sucedan exactamente como nos gustaría. Gracias a esa posición de observadores podemos decidir la acción que menos esfuerzo requiera.

El Wu Wei nos invita a llevar una vida sencilla. Así mismo, nos ayuda a aceptar las cosas tal y como son. La aceptación activa nos conduce a senderos de vida en los que, aunque no tengamos el control de lo que nos sucede, la tranquilidad será nuestra compañera.


  • 0

¿Qué es el Chi Kung?

La cultura y filosofía oriental está cada vez mas presente en el mundo occidental. Todo este conocimiento nos ofrece una fuente de sabiduría y bienestar. El Chi Kung, como otras técnicas de este tipo, utiliza y optimiza la energía del cuerpo humano de la misma manera que la Medicina Tradicional China.

Origen del Chi Kung

Según diferentes investigaciones se estima que el Chi Kung, o Qi Gong, existe como concepto desde hace 5000 años. No obstante, no existen pruebas documentales que lo puedan demostrar ya que por aquel entonces no existía la escritura. Las estimaciones se basan en una pintura hallada en una vasija del periodo Neolítico que se descubrió en Liuwan, al noroeste de China.

Unsplash/Thao Le Hoang

Unsplash/Thao Le Hoang

De la misma manera que otras técnicas de sanación, como por ejemplo el Reiki o el Tai chi, el Chi Kung trabaja con la energía vital. Estamos sanos cuando disponemos de abundante energía vital o Qi. Esta energía debe de circular sin estancarse o dispersarse. La enfermedad aparece cuando tenemos falta, exceso, dispersión o estancamiento de esta energía.

¿Cómo es la práctica?

En esencia el Chi Kung trata de sincronizar de manera armónica el cuerpo, la mente y la respiración. Estos tres centros vitales son conocidos como los tres tesoros. Debido a ello es imprescindible aprender a relajar primero la mente,  luego la respiración y, por último, el cuerpo. De esta manera se produce la apertura de los meridianos por los que circula la energía, permitiendo que fluya adecuadamente.

Cómo hemos dicho, durante la práctica del Chi Kung se insiste en tener presente los tres tesoros: el chi (energía interna), el jing (esencia) y el shen (espíritu). Los tres deben de estar sanos y armónicos para conservar la salud y el bienestar. En China es fácil ver en los parques a numerosas personas practicando esta disciplina. De hecho, esta considerado una de las cinco ramas de la medicina y se práctica como terapia en los centros sanitarios.

Beneficios del Chi Kung

Al practicar esta técnica se combinan estiramientos con ejercicios de tensión y relajación. Podemos decir que se trata de un ejercicio aeróbico de moderada o baja intensidad. Gracias a ello se puede adaptar a todas las edades y a cualquier condición física. A través de los ejercicios se ejercita la flexibilidad de las articulaciones y se corrige la postura corporal. Además, el Chi Kung es capaz de llevar a sus practicantes a cierto estado meditativo y a conectar con su interior.

Podemos definir el Chi Kung como un baile energético. En esta danza armoniosa nos conectamos con esa parte íntima que se sabe una con el Universo. En ocasiones, los movimientos simulan ser un tigre, un dragón o una grulla. Tras una sesión notaremos que nuestra mente ha recuperado la calma y nuestro cuerpo el equilibrio y flexibilidad.

Una vez más, nos damos cuenta que en la sencillez de los movimientos podemos encontrar salud y el bienestar a la vez que disfrutamos de la vida y nos conectamos con los demás.