Category Archives: Naturaleza

  • 0

La hidratación en épocas de calor

El verano y las altas temperaturas son momentos en los que es muy importante que nos hidratemos de manera adecuada. Aquellas personas que no se hidratan lo suficiente pueden sufrir desde diferentes molestias hasta graves consecuencias. Por este motivo, en esta ocasión te vamos a ofrecer algunas recomendaciones que te ayudarán a estar correctamente hidratado en épocas de calor.

Nuestro amigo el sol

En este blog ya hemos hablado largo y tendido de las bondades del sol. Tomando las debidas precauciones el sol es fuente de vida y de salud. No obstante, en los momentos en los que las temperaturas son muy altas debemos respetar ciertas reglas que harán nuestra relación con el astro rey segura y agradable.

Unsplash/Vidar Nordli-Mathisen

En la actualidad, y con la aparición de las cremas protectoras, es muy común ver personas en playas y piscinas a pleno sol a las horas centrales del día. Desde las doce de la mañana hasta las seis de la tarde el sol se convierte en una bola de fuego que puede perjudicarnos. Cualquier persona expuesta a pleno sol a estas horas en verano, aunque lleve crema protectora, estará poniendo en peligro su salud. Por ello, en esta franja horaria, si queremos evitar problemas mayores, nos protegeremos en la sombra y nos aseguraremos de llevar a cabo una buena hidratación.

¿Qué es una buena hidratación?

Quizá muchas personas piensen que hidratarse correctamente es, simplemente, ingerir suficiente líquido. Esto no es del todo cierto. Algunos de los líquidos que ingerimos nos ayudan a deshidratarnos más que a hidratarnos. Por ejemplo, las bebidas alcohólicas o con cafeína son un factor que contribuye a la deshidratación. Cuando en verano optamos por una cerveza fresquita, en contra de lo que parezca, contribuimos a la deshidratación. Eso no quiere decir que tengamos que renunciar a ella, pero si que lo tengamos en cuenta para, de manera inteligente, la acompañemos con un vaso de agua.

Unsplash/Seth Doyle

Lo que nos hidrata de verdad es el agua, tanto por dentro como por fuera. Por lo tanto, debemos considerar la ducha o un buen baño también como fuente de hidratación. Una estupenda manera de hacer que el agua sea más hidratante es ponerle un granito de sal marina sin refinar a cada litro de agua y, en verano, procurar beber todo lo a menudo que nuestra sed nos sugiera. A veces, vivimos tan desconectados de nuestro sentir que no prestamos atención a las señales que la sabiduría de nuestro cuerpo nos ofrece.

Las frutas y verduras frescas también son otra buena fuente de hidratación. Es por ello que la naturaleza nos ofrece frutos más acuosos en verano, como las sandías o melones.

El verano es un momento de expansión y descanso. Aprovechemos estos momentos para disfrutar y cuidar nuestro cuerpo.


  • 0

Cantar y bailar, dos actividades que nos conectan con el alma

Cada día desplegamos muchas y diferentes actividades. Dependiendo de aquello que hacemos en cada momento vamos creando nuestra realidad y nuestros sentimientos. En un mundo caracterizado por las obligaciones queda poco tiempo para el esparcimiento. Sin embargo, dentro de la vorágine de los quehaceres diarios podemos hacer huecos a aquellas cosas que nos ayudan a relajarnos y a disfrutar de la vida. Cantar y bailar son cosas sencillas de llevar a cabo que nos hacen subir de vibración en muy poco tiempo.

Adiós al ridículo

Desde que somos niños, recibimos creencias de los adultos, que conforman nuestra personalidad y nuestra manera de ver el mundo. Una de esas creencias es que si no hacemos algo «muy bien» es mejor que no lo hagamos. Por supuesto, vivir con esta opinión prestada nos hará emprender poco o nada…

Pixabay/qgadrian

Pixabay/qgadrian

Si olvidamos lo que significa cantar o bailar bien y entendemos que dichas actividades son, simplemente, una forma de darnos placer, quizá podamos practicarlas sin ir más allá que el mero gozo de hacerlo. Probablemente, muchas personas nunca se hayan planteado que el hecho de cantar o bailar un rato cada día puede mejorar su salud mental y física. Lo contrario, también es cierto. Una vida vivida sin alegría casi siempre nos lleva a carecer de bienestar.

Calidad de vida

¿Te has parado a pensar alguna vez qué es para ti tener calidad de vida? La sociedad en la que vivimos nos hace creer que obtenemos esa calidad si tenemos mucho de todo. Además, para poder alcanzar todo eso, debemos pasar muchas horas de cada día trabajando para poderlas pagar. Pero… ¿realmente es eso lo que nuestra alma anhela?

¿Has observado alguna vez la alegría de vivir que despliegan los animales que viven libres en la naturaleza? ¡¡Eso si que es calidad de vida!! Por ejemplo, los pájaros: comienzan el día cantando como signo del gozo que sienten al ver los primeros rayos de luz; y después, organizan su jornada entre pequeños espacios de búsqueda de alimento y diferentes momentos de danza, juego y canto; cuando el día se acaba vuelven a cantar con todas sus fuerzas hasta que se agota la última gota de luz… ¡Eso es vivir! ¿Por qué no aprender de estas libres criaturas entonces y llevar el baile y el canto a nuestras vidas, aunque solo sea a ratitos?

Beneficios de cantar y bailar

Aunque a los pájaros no hace falta decirles los beneficios de la vida que llevan, a los humanos si. Desde que nacemos ya tenemos una tendencia natural favorable hacía la música. Dicha tendencia la ha estudiado en profundidad el psicólogo húngaro István Winkler: «todos nacemos con sentido del ritmo». Esto nos lleva a entender que nuestro cuerpo necesita moverse al ritmo de la música. En todas las culturas cantar y bailar son actividades que unen y alegran a las personas. Por todo ello, cuando cantamos o bailamos, nuestro cuerpo obtiene los siguientes beneficios:

  • Mejora el estado de ánimo, de la misma manera que cualquier ejercicio físico
  • Nos ayuda a liberarnos de las emociones negativas
  • Disminuye los niveles de cortisol en sangre
  • Fomenta la atención y la memoria
  • Nos empuja a mejorar la creatividad y la espontaneidad

Unsplash/Drew Colins

Unsplash/Drew Colins

Cosas tan sencillas como cantar o bailar pueden ayudarnos a mirar la vida desde otro punto de vista y a mejorar nuestra salud y la de las personas que nos rodean.


  • 0

Necesitamos silencio para estar sanos

Vivimos en un mundo de ruidos y estímulos continuos. Nos hemos acostumbrado a ello sin darnos cuenta. En las grandes ciudades la gente camina pérdida en sus pensamientos y parece no darse cuenta del desequilibrio acústico que predomina. Sin embargo, en lo más profundo de nosotros, reina el más absoluto silencio. En esa ausencia de estímulos auditivos se encuentra nuestra esencia a la que sofocamos sin darnos cuenta.

Contaminación acústica

Son muchas las personas que necesitan que haya ruido a su alrededor. Vivimos inmersos en la contaminación acústica que nos acompaña de igual manera que la contaminación atmosférica, sobre todo en las ciudades. Nos hemos habituado de tal forma que casi nadie es consciente de que eso perturba nuestro equilibrio. Una buena manera de darnos cuenta es observar el incremento de patologías derivadas del estrés en nuestra sociedad.

Pixabay/Jwvein

Pixabay/Jwvein

Aunque parezca una exageración, el ruido puede matar. Según informó la Agencia Europea de Medio Ambiente, 10.000 personas mueren cada año por efectos derivados del ruido. Nuestro cerebro se pone en alerta al recibir incluso los ruidos más pequeños. El sistema cardiovascular y el sistema inmunológico se alteran sensiblemente ante la presencia de los mismos.

Silencio exterior

Según afirma el doctor Qing Li, algo tan sencillo como pasear por el bosque previene la enfermedad. Sus investigaciones le han llevado a afirmar que un paseo de este tipo reduce la tensión arterial, mejorando así la salud de nuestro corazón. Así mismo, los niveles de azúcar en sangre se equilibran y mejoran la memoria y la concentración.

La naturaleza y el silencio que la envuelve son una de las mejores terapias y completamente gratis. Simplemente, con estar cerca de un paisaje natural ya obtenemos sus efectos terapéuticos. Se ha comprobado que tras una intervención quirúrgica la recuperación es mucho más rápida solo con que  la habitación del paciente tenga vistas a algún paisaje natural. Solo con la mirada desde la habitación los efectos positivos son reales.

Silencio interior

Los estudios del neurocientífico Michel Le Van Quyen, le han llevado a afirmar que nuestro cerebro necesita el silencio. Ese silencio cerebral es necesario para la construcción de la persona, la memoria y la creatividad. Según explica Le Van Quyen, nuestras neuronas aprovechan los momentos de silencio para reproducirse,

Muy a menudo lo que más trabajo nos cuesta es encontrar la manera de provocar el silencio en nuestro interior. Cerrar los ojos e ir hace adentro es una práctica altamente saludable. Con este sencillo gesto nuestras ondas cerebrales se ralentizan. Esto es debido a que el parpadeo, además de para humedecer los ojos, sirve para dar descanso a nuestro cerebro. De ahí que la práctica de la meditación ya sea reconocida como altamente beneficiosa para cualquier persona.

Vivimos en una sociedad que se caracteriza por la atención dispersa. La continua información y todo tipo de distracciones e interrupciones son nuestras continuas compañeras. Todo ello agota nuestro cerebro porque provoca sobrecarga cognitiva. ¡Necesitamos hacer un hueco a pequeños espacios de silencio cada día!


  • 0

La aromaterapia y sus beneficios

Nuestros cinco sentidos nos informan de aquello que sucede a nuestro alrededor. El olfato, aunque suele ser un gran desconocido, es capaz de llevar bienestar, o todo lo contrario, a todo el organismo. La aromaterapia es uno de las vías naturales que facilitan la vuelta al equilibrio del cuerpo y de las emociones.

Un poco de historia

Nuestros antepasados utilizaban aquello que la naturaleza les ofrecía para sanar y equilibrar el cuerpo. Originalmente, en culturas tan antiguas como la egipcia, las plantas y las hierbas estaban en primer lugar a la hora de buscar la curación de las personas. La denominación aromaterapia comenzó a utilizarse a principios del siglo XX haciendo referencia al uso de plantas y aceites esenciales para tratar diferentes enfermedades. 

Pixabay/silviarita

Pixabay/silviarita

Parece ser que el químico francés René Maurice Gattefossé, en 1920, descubrió por casualidad las milagrosas propiedades de algunas plantas. Trabajando en el laboratorio se quemó gravemente una mano y, de forma automática y sin saber por qué, sumergió la mano en aceite esencial de lavanda. Su curación fue tan rápida y asombrosa que le animó a comenzar a estudiar más a fondo las propiedades de las plantas. A partir de sus estudios surgió la aromaterapia que hoy conocemos. Posteriormente, la bioquímica Marguerite Maury, puso su granito de arena comprobando los efectos terapéuticos de los aceites esenciales en el cuerpo y en la mente.

Usos de la aromaterapia

La aplicación de la aromaterapia nos puede beneficiar de muchas maneras. En general, es de gran ayuda como relajante, para problemas de la piel, alteraciones digestivas y síndrome premenstrual. Existen también ciertos aceites esenciales, como el de árbol de té o lavanda que tienen propiedades antisépticas.

La aromaterapia no está indicada en la curación de enfermedades graves. Solo se recomienda su uso como complemento a otros tratamientos ya que ayuda a aliviar el estrés que las enfermedades conllevan.

Pixaba/Pixel2013

Pixaba/Pixel2013

Aromaterapia en el hogar

En nuestros hogares podemos utilizar aceites esenciales en difusores, poniendo unas gotitas en el baño o haciendo una mezcla con aceite de masajes. Dentro de los más populares encontramos los siguientes:

Para revitalizar

Semilla de pomelo, vainilla, geranio, romero, limón, (si exponemos la piel al sol la puede irritar) canela y enebro (también tiene propiedades antisépticas)

Para relajar

Manzanilla, jazmín,  incienso y mirra, (no aplicar directamente en la piel) lavanda, mandarina, naranja y nerolí.

Estimulantes

El eucalipto y la menta sirven para descongestionar. Unas gotitas de menta en la sien alivian la nariz congestionada. No obstante, hay que ser cuidadosos con las dosis porque pueden irritar la piel.

Antisépticos

Como ya hemos dicho, el enebro se encuentra en esta categoría. También la lavanda, además de relajar, es desinfectante. El aceite de árbol de té se ha hecho muy popular por sus propiedades antisépticas.

Pixabay/Devanath

Pixabay/Devanath

Las dosis y la forma de uso de cada uno de estos aceites debe de ser siempre respetada. Más allá del uso de los aceites más conocidos, si te interesa la aromaterapia, es importante acudir a un experto que te asesore acerca de las diferentes opciones.


  • 0

Los campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake

A lo largo de la historia, los seres humanos han evolucionado de forma simultanea en lugares muy alejados del planeta. En muchas ocasiones, los científicos no pueden explicar como se ha transmitido el conocimiento a tan grandes distancias. La teoría de los campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake, nos ofrece una posible explicación a estos fenómenos.

Misterios no resueltos

Hace aproximadamente 37.000 años apareció de forma repentina el arte figurativo en forma de dibujos, grabados en cuevas y objetos esculpidos, entre otros. Para los arqueólogos es un misterio por qué se utilizaron las mismas técnicas y las mismas figuras en lugares tan remotos como Cantabria en España  y en Sulawesi en Indonesia. Entre estos dos puntos geográficos existen montañas, desierto y un océano que las separan. ¿Cómo se pusieron de acuerdo hace 35.000 años para hacer los dibujos de la misma manera?

Manos Sulawesi

Manos Sulawesi

Algunos estudiosos sugieren la posibilidad de que este tipo de arte surgiera en Africa. Si esto fuera cierto, desde allí se habría extendido hacia Europa y Asia. Sin embargo, no se han encontrado pinturas con esta técnica en ningún otro lugar. En este caso, como en tantos otros, la teoría de Rupert Sheldrake podría dar luz a estos enigmas.

¿Quién es Rupert Sheldrake?

Rupert Sheldrake ejerce como profesor de bioquímica en la Universidad de Cambridge. Durante más de quince años este científico estudió el desarrollo de las plantas. Sus estudios le llevaron a concluir que había algo más que genes y productos genéticos implicados en el desarrollo o morfogénesis de estas plantas. Parece ser que existe un tipo de organización que influye en este desarrollo a la que llamó campos morfogenéticos. Los animales también compartirían su propio campo. Por supuesto, las células heredan y transmiten estos campos de organización.

Rupert Sheldrake

Rupert Sheldrake

Según Sheldrake, “Cada especie animal, vegetal o mineral posee una memoria colectiva a la que contribuyen todos los miembros de la especie y a la cual conforman”. Esto es debido a que las mentes de los individuos de una misma especie están unidas. A su vez, todas ellas, también están asociadas a un campo de organización planetario que las comunica. De ahí que, si uno de los individuos de una especie animal adquiere una nueva habilidad hará que para el resto de su especie esta habilidad sea más fácil de aprender. Según esta teoría, esta nueva destreza adquirida tiene resonancia interna en toda la especie de ese individuo aunque haya distancia por medio. Además, cuantos más individuos aprendan lo mismo, más facilitarán esta tarea al resto.

Campos morfogenéticos

Uno de los ejemplos mas conocidos es de los monos de la isla de Koshima en Japón. Unos científicos alimentaban a dichos monos con batatas sin lavar. Una de las hembras descubrió que lavando la batata en el mar mejoraba su sabor. Muy pronto todos los monos de las isla aprendieron a hacerlo. No obstante, lo más extraño es que todos los monos de este continente, aunque no hubieran estado en contacto con los primeros que lo hicieron, también comenzaron a lavar las batatas.

No son los animales los únicos a los que se puede aplicar  esta teoría. Otro ejemplo son ciertas sustancias que resultan difíciles de cristalizar en laboratorios. Parece ser que siempre que en un laboratorio se consigue la cristalización en todos los demás laboratorios, en distintas partes del mundo, la cristalización se producía con mayor facilidad.

Sabiendo esto, podemos hacernos una idea de la influencia que tenemos cada uno de nosotros sobre la colectividad humana. Por este motivo, todo aquello que logremos de forma individual afectará a la totalidad. Comencemos entonces a llenar nuestro universo personal con pensamientos y acciones que apoyen la paz universal.


  • 1

Oxitocina, una hormona que enamora

La oxitocina, también llamada hormona del amor, está presente en situaciones que favorecen el vínculo. La segregamos al estar en contacto con nuestro bebé, durante el parto, en la lactancia y en las relaciones sexuales. Por este motivo podemos decir que la oxitocina es la hormona de los vínculos humanos por excelencia.

Las hormonas mandan

Aunque nos guste pensar que tenemos el control de casi todo, esto no es verdad. Nuestras decisiones y nuestra voluntad están sujetas tanto a nuestro sistema nervioso como a nuestro sistema endocrino. Este último, funciona en segundo plano de forma más sutil y duradera. La forma en la que estos dos sistemas se relacionan y se modifican uno al otro es a través de las hormonas. Algunas neuronas liberan hormonas a la sangre a la vez que otras llegan a las neuronas y modifican su actividad y hasta la expresión de los genes.

Pixabay/ColiN00B

Pixabay/ColiN00B

Las hormonas cumplen numerosas funciones. Su tarea va desde regular el nivel de azúcar en sangre hasta contribuir a nuestro estado de ánimo y a nuestro comportamiento. La oxitocina es una de las hormonas más interesantes que segrega nuestro organismo.

La oxitocina nos endulza

La oxitocina es un oligopéptido que se compone de nueve aminoácidos. Fue sintetizada de manera artificial en 1953 por Vicent Du Vigneaud poco tiempo después de su descubrimiento.

Esta hormona se conoce a nivel popular como la hormona del amor. Es la responsable de que se den los vínculos de pareja, los buenos vínculos sociales y también la estrecha relación entre madre e hijo. La oxitocina se produce en la lactancia, durante el orgasmo y también en el parto. Su principal misión es crear un gran vínculo entre las personas. Se han hecho estudios en los que administrando oxitocina de forma artificial se aumentaba la confianza, empatía y generosidad en las personas.

Otro de los efectos de esta amorosa hormona es actuar como desinhibidora. Según los expertos, en este sentido la oxitocina actúa en nuestros circuitos neuronales de forma parecida al alcohol. Esta desinhibición nos empuja a correr riesgos y a confiar en nosotros mismos. En ocasiones, nos otorga también un exceso de confianza que nos impide ver la parte tóxica o dañina de una relación.

La conexión entre las personas es mucho más fácil cuando esta hormona entra en juego. Nos ayuda a conectar con nuestro entorno y con el resto de las especies. Esta íntimamente relacionada con la supervivencia ya que nos ayuda a sentir altruismo, afecto, autocuidado y conexión con los demás.

Unsplash/ sobhan joodi

Unsplash/
Ben_Kerckx

Después de conocer algunas de las bondades de nuestra hormona más amorosa, deberíamos intentar que nuestro cuerpo la haga circular siempre que sea posible. De la misma manera que al segregarla nos vinculamos a los demás, también al vincularnos la segregamos. Por lo tanto, un intento de favorecer relaciones armoniosas nos ayudará a segregar más oxitocina y beneficiarnos de sus efectos.


  • 0

¿Para qué sirven de las semillas de lino?

Si aún no eres consumidor, casi seguro que habrás oído hablar de las semillas de lino. Este alimento, tan sencillo y barato, se está haciendo cada día más habitual en nuestras dietas. Aún así, son muchas las personas que no conocen realmente cuáles son sus beneficios y cómo consumirlas. Aquí te lo vamos a explicar.

Las semillas, en general, son altamente nutritivas. Esto es debido a que conservan en su interior todos aquellos elementos que mágicamente darán lugar a muchas nuevas plantas. Por eso es muy importante que incluyamos semillas en nuestra dieta de manera habitual.

Pixabay/ulleo

Pixabay/ulleo

Origen del lino

El nombre científico de las semillas de lino o linaza es Linu usitatissimum. A menudo, podemos encontrar esta planta creciendo en el borde de algunas carreteras o caminos. Se cree que su origen se encuentra hace aproximadamente 10.000 años en Oriente cercano. No obstante, hasta 5.000 años después no parece que se utilizara en la fabricación de cuerda o confección de ropa. Hasta el siglo XVIII fue la fibra que más se utilizó en Europa. Además de estos usos la linaza también se utiliza con fines medicinales o nutricionales.

Tipos de semillas de lino

Principalmente, podemos encontrar el lino en dos versiones: lino dorado y lino marrón. En ciertas ocasiones encontraremos marrón rojizo. Cualquiera de los tipos tienen características nutricionales muy similares. No obstante, el lino amarillo se suele utilizar mayormente para hacer aceite de cocina.

Pixabay/KirstentB

Pixabay/KirstentB

Las semillas que se presentan de color blanco o verde no están aún maduras, por lo que no deberían de ser consumidas. Por el contrario, las que tengan color negro serán aquellas que se cosecharon hace mucho tiempo y nunca deberíamos consumirse crudas.

 

Características de la linaza

Su más destacada virtud tiene que ver con su alto contenido en ácidos grasos Omega 3.  Estas semillas nos ofrecen ácido alfalinolénico, imprescindible para el funcionamiento de las membranas celulares.

Además, las semillas de lino contienen unos antioxidantes denominados lignanos muy beneficiosos para la salud. Así mismo, estas semillas nos aportan un tipo de fibra muy interesante llamada mucílago. A esto hemos de añadirle sus interesantes cantidades de proteína, vitaminas B6 y B1, magnesio, fósforo, selenio, manganeso, hierro, potasio, cobre y zinc.

Beneficios del lino en nuestra dieta

Dependiendo de qué beneficios queramos obtener tomaremos las semillas de lino de diferente manera. Si lo que queremos es mejorar nuestro tránsito intestinal debemos tomarlas enteras y acompañadas de un vaso de agua. Si lo que deseamos es enriquecer nuestros platos con todos sus nutrientes tendremos que molerlas antes de ingerirlas. De esta manera obtendremos los siguientes beneficios:

  • Mejora en la piel y el cabello
  • Disminución del exceso de colesterol
  • Aumento el nivel de saciedad por lo que ayudan a perder peso
  • Protección el tracto digestivo
  • Descenso de procesos inflamatorios
  • Ayudan a resolver problemas derivados de la menopausia
  • Protegen el corazón

Estas son solo algunas de los muchos beneficios que se obtienen tan solo tomando un par de cucharadas diarias de semillas de lino. Es una suerte poder contar con un alimento natural y con tantas propiedades.


  • 0

¿Debemos temer a los virus y bacterias?

Existe la creencia generalizada de que los virus y bacterias son nuestros enemigos. La influencia de la información manipulada que recibimos nos ha hecho creer que esto es así. Los mensajes respecto a la necesidad de defendernos están por todas partes. Los productos para higienizar nuestro cuerpo y nuestro entorno crecen hasta debajo de las piedras. Pero… ¿realmente es necesario su exterminio? ¿Es posible un mundo sin bacterias o virus?

Somos virus y bacterias

Máximo Sandín, doctor en biología y catedrático, ya jubilado, de la Universidad Autónoma de Madrid, ha titulado su página web: Somos virus y bacterias. Después de muchos años de estudio, este gran científico nos demuestra con su trabajo que nuestro origen está en esas bacterias a las que tanto nos hacen temer.

Sandín

Máximo Sandín pone patas arriba muchas de las creencias de la comunidad cientifica actual. Su más importante aportación podría resumirse en la siguiente frase: «La vida existe gracias al equilibrio y la cooperación, no a la competencia». Esta forma de entender la vida se opone a todo aquello que nos han contado acerca de la necesidad de luchar unos contra otros. La ley del más fuerte no tendría cabida en las aportaciones que hace la ciencia de Sandín.

¿Qué son las células de nuestro cuerpo?

Probablemente, nunca te has parado a pensar que las células que forman tu cuerpo son bacterias modificadas en cierta medida. De hecho, según dicen los científicos, en nuestro interior existen 10 veces más bacterias que células. Así mismo, se ha comprobado que todas estas bacterias están controladas por bacteriófagos. Los bacteriófagos o fagos, son virus bacterianos que organizan a todas esas bacterias y colaboran en la comunicación entre ellas. De alguna manera podríamos afirmar que dichos virus controlan el funcionamiento de nuestro organismo.

Unsplash/Hal Gategood

Unsplash/Hal Gategood

Tampoco es muy conocido el hecho de que el origen de nuestro genoma tiene relación con virus y bacterias. ¿Serían entonces virus y bacterias tales enemigos?

Bacterias y virus en la naturaleza

Es posible que muchas personas desconozcan que gracias a los más de cien millones de bacterias que viven en cada gramo de tierra las plantas existen. Todas ellas son capaces de utilizar y reciclar los productos de desecho eliminando las sustancias tóxicas y poniendo el nitrógeno de la atmósfera a disposición de las plantas.

Así mismo, en los ríos y mares o en el aire, otras bacterias hacen su trabajo tan bien hecho que nos dan la posibilidad de disfrutar de la lluvia o la nieve. Como compañeros de viaje encontraremos virus facilitando la información entre ellas. También estos virus controlan sus ecosistemas. Después de saber esto ¿se podría concebir la vida sin estos queridos colaboradores?

Pixabay/qimono

Pixabay/qimono

Dentro de ti hay mucha «vida»

En cada organismo existe un mundo inmenso de diferentes criaturas vivas. Todos estos seres están super organizados para asegurar que el individuo en el que habitan funcione a la perfección. Cabría entonces preguntarnos ¿estamos causando daño a estas poblaciones cuando intentamos reducirlas o manipularlas de alguna manera?

La naturaleza es sabía y en su infinita inteligencia busca el equilibrio y la vida. Deberíamos plantearnos interferir lo menos posible en su eficiente e inagotable labor. Observando la vida de esta manera podríamos preguntarnos si la teoría de la lucha y la competitividad tiene algo de real… Es muy probable que la única realidad sea que todos estamos relacionados y la colaboración de unos con otros sea la clave del equilibrio…

 

 

 

 

 


  • 0

¿Necesitamos beber leche?

Existe la creencia de que el alimento que más cantidad de calcio nos aporta es la leche. Además de eso, se nos informa continuamente de que es necesario que tomemos mucho calcio para que nuestros huesos estén fuertes. ¿Y si te dijera que este alimento no es la mejor manera de aportar calcio a nuestra dieta? ¿Y si también te dijera que un exceso de calcio puede ser muy perjudicial para la salud de nuestros huesos?

No todas las leches son iguales

La leche ha sido un alimento que el ser humano ha tomado desde hace mucho tiempo. Originalmente, la leche era un buen complemento para la nutrición humana. Sin embargo, la leche que encontramos hoy en día en nuestras tiendas nada tiene que ver con la que nuestros antepasados consumían. Además de ello, antiguamente, este alimento se tomaba solo de vez en cuando. En la actualidad, la leche y los productos derivados de ella están en, prácticamente, todas nuestras comidas.

Las vacas que hoy en día viven, casi torturadas, en granjas industriales no son las vacas de aquellos granjeros que antiguamente daban leche cuando tenían terneros. La leche que consumimos ahora proviene de vacas que malviven en condiciones muy tristes y que en muchos casos están preñadas a la vez que están lactando. Este detalle, normalmente desconocido, otorga a la leche una cantidad enorme de estrógenos muy perjudiciales para el ser humano. A esto habría que añadir todos los tratamientos antibióticos que recibe la vaca para evitar o sanar las mastitis que sufre de manera continua.

¿Adultos o lactantes?

Los seres humanos son los únicos mamíferos que se empeñan en seguir tomando leche «materna» cuando ya tienen dientes. Y por si esto fuera poco, quieren la leche de otra especie… ¿Alguien se imagina a un adulto de 50 años mamando de la teta de su madre? Entonces…¿por qué vemos normal seguir tomando la secreción mamaria de una vaca?

Además de eso, si analizamos las características nutritivas de la leche, encontraremos que es un fluido creado por el cuerpo de la vaca para su ternero. Este alimento proporciona a la cría de la vaca todos los nutrientes que necesita para convertirse en un animal grande y robusto en muy poco tiempo. Esto no tiene nada que ver con el crecimiento lento de un ser humano. Con lo cual quedaría claro que los nutrientes de la leche de vaca provocarán reacciones «extrañas» en un organismo no vacuno.

Pixabay/4935210

Pixabay/4935210

El calcio de la leche

Nuestros huesos necesitan calcio y muchos otros minerales. Aún así, si tomamos demasiado calcio la nuestros huesos se tornarán muy rígidos con la consecuente posibilidad de fracturas. La cantidad de calcio debe de ir relacionada con la de magnesio si queremos evitar esa rigidez. Todos los productos lácteos nos aportan una cantidad de calcio demasiado elevada. Además de eso, la mayoría de la población de sociedades industrializadas presenta un déficit de magnesio y dificultad para digerir la lactosa o las proteínas lácteas. Por lo tanto, el aumento de fracturas de huesos en personas que están tomando calcio más que suficiente nos avisa de que algo no estamos haciendo bien.

El calcio de otros alimentos

Son muchas las personas que desconocen que el calcio también se encuentra en otros alimentos. Además, en muchos de ellos es más fácil de asimilar para el cuerpo humano. Encontramos altas cantidades de calcio en: el brócoli, las coles, el sésamo, las naranjas, las almendras y las legumbres. Cualquiera de ellos también nos proporciona, de manera equilibrada, magnesio y otros nutrientes que ayudarán a mantener la salud de todo nuestro organismo.

Pixabay/NadiaDietz

Pixabay/NadiaDietz

Somos adultos y no necesitamos seguir tomando leche. Nuestro periodo de lactantes no necesita llegar hasta la ancianidad. Además de ello, existen otros muchos alimentos alternativos que evitan el sufrimiento animal innecesario.


  • 0

El sol, un amigo

Hemos llegado a un punto en el que parece que tenemos que considerar al sol un enemigo. La protección frente a sus efectos perjudiciales es una mina de oro para aquellos que se lucran de nuestro miedo. Sin embargo, sin sol no hay vida. Ante tan simple y rotunda afirmación deberíamos reflexionar acerca de si estamos hablando de un amigo o de un enemigo.

De la misma manera que la mayoría de los seres vivos, los seres humanos necesitamos del sol para que nuestro organismo funcione correctamente. Todos sabemos que si privamos a una planta de luz esta se deteriorará rápidamente llegando, incluso, a morir. ¿Por qué no iba a ocurrir lo mismo con nuestros cuerpos?

Pixabay/Wikilmages

Pixabay/Wikilmages

El sol es beneficioso

Debido a la falta de información, muchas personas huyen del del astro rey  pensando que puede ser peligroso. Sin embargo, son muchos los beneficios que obtenemos de él, si lo tomamos de manera inteligente.

Una exposición normal a los rayos solares nos ayudará a sintetizar serotonina, melanina y vitamina D. Debido a ello, nuestro estado de ánimo será mucho más positivo y las relaciones con los demás se darán como más facilidad.

Vitamina D

En la actualidad son muchas las personas que tienen déficit de vitamina D. Esta vitamina, que realmente es una hormona, la sintetiza nuestro cuerpo al exponer nuestra piel al sol. La mayoría de las personas toman el sol poniendo protectores sobre su piel sin saber que con ello evitan que el cuerpo pueda sintetizarla. Con unos 20 minutos de sol, en las primeras o las últimas horas del día, sería suficiente para evitar ese déficit.

Unsplash/Errico Boccia

Unsplash/Errico Boccia

Melatonina y serotonina

Gracias a la luz del sol, nuestro cuerpo regula la producción de estas dos hormonas. La serotonina está relacionada con nuestro estado de ánimo, el sueño y la sexualidad. La melatonina es segregada cuando la luz disminuye y también se relaciona con la calidad del sueño y la capacidad para sentirnos relajados.

Somos seres solares

Nuestros cuerpos están íntimamente relacionados con el planeta en el que habitamos. Esta relación también se da con las horas de luz y de oscuridad. Si no viviéramos tan deprisa nos daríamos cuenta de este hecho, simplemente, con un poco de autoobservación.

En las épocas del año en las que hay menos luz tendemos a sentirnos más cansados y con menos ánimo. De la misma manera, más horas de luz harán que nuestra energía aumente y que nuestro estado de ánimo sea mejor. Es por eso que en los países en los que hay más luz el carácter de las personas que allí viven es más abierto y alegre que aquellos que viven en lugares en los que hay poca luz y hace frío.

Haz del sol un amigo

No deberíamos tener miedo al sol, solamente respeto. Si observáramos a los animales nos daríamos cuenta de la forma en la que ellos aprovechan sus beneficios. ¿Has visto alguna vez a un animal tomando el sol en un día caluroso a las horas centrales del día? ¡Nunca lo harían! Sin embargo, los seres humanos pasan horas tumbados en las playas llenos de crema…

Si nos protegemos del sol cuando más quema con un acto tan sencillo como ponernos a la sombra o con alguna prenda de ropa y un buen sombrero actuaremos de la misma forma inteligente que lo hacen los animales.

 

El sol es fuente de vida y mientras estemos vivos necesitamos su luz y su calor. Lo mejor que puedes hacer por tu salud es utilizar menos gafas, menos cremas y cada día que haya sol hacer una caminata al aire libre. Además de hacer ejercicio, podrás beneficiarte de todas sus bondades.