La música, una forma de sanación

  • 0

La música, una forma de sanación

Muchos de nuestros recuerdos y momentos felices están asociados a ciertas piezas musicales. Durante el último siglo, y a partir del estudio de ciertas culturas antiguas, se ha comprobado que la música puede ofrecernos ciertos efectos orgánicos y psicológicos. Al utilizar ciertas estructuras rítmicas, sonidos o diferentes piezas musicales se obtienen distintos resultados terapéuticos. ¿Podemos considerar entonces la música una forma de sanación?

La música del ayer

El uso de ciertas melodías como terapia curativa es algo que viene de muy atrás. En la prehistoria se sabe que se utilizaban ritos religiosos y mágicos para obtener curación. Así mismo, 1500 años a. C. ya la utilizaban los egipcios para calmar la mente, sanar el cuerpo y purificar el alma. También en la Antigua Grecia la teoría del Ethos consideraba que los elementos de ciertas composiciones musicales afectaban la voluntad del hombre, así como a sus emociones, fisiología y parte espiritual.

Musicoterapia

Ya en nuestros días, hemos dado el nombre de musicoterapia al uso terapéutico de la música. El objeto de esta técnica es promover la expresión, la comunicación, el movimiento y el aprendizaje entre otras muchas cosas. En definitiva, se trata de que la calidad de vida del individuo mejore a través de la música.

Según la ciencia, la musicoterapia basa sus resultados en el efecto que las ondas sonoras tienen sobre la materia física. Por ejemplo, una melodía suave y pausada disminuye la frecuencia cardíaca y respiratoria. También reduce la temperatura corporal y reduce la presión arterial. Por el contrario, una música disruptiva y poco armónica podría desequilibrar nuestro cuerpo y nuestras emociones.

Beneficios de la música

Como hemos visto más arriba, la música puede armonizar todo nuestro cuerpo y nuestra psique. De manera específica, la musicoterapia nos ayuda a:

-Aumentar nuestra sensación de alegría y placer.

Numerosos estudios demuestran que la música estimula sistema mesocorticolímbico dopaminérgico. Este sistema es conocido como «el centro del placer» y se activa a través del sentido del humor o de la comida, por ejemplo.

-Fortalece el sistema inmunológico.

Al escuchar una pieza musical, nuestro cuerpo libera menos cortisol y más hormona del crecimiento. Debido a ello todo el organismo estará en mejores condiciones para enfrentarse a cualquier enfermedad.

-Nos ayuda a reducir estrés y sentir menos ansiedad

En cualquier momento estresante el simple hecho de escuchar música tranquila ayuda a bajar el ritmo cardíaco, a reducir la presión arterial y, de esta manera, calmar la ansiedad.

-Ayuda a aliviar el dolor

En algunas clínicas se han realizado estudios que demuestran que las personas que escuchan música durante la operación o después, necesitan menos anestesia y se recuperan más rápido.

-Fortalece la memoria

Las personas mayores que acuden a musicoterapia comprueban que su concentración, atención y memoria mejoran notablemente. Así mismo, favorece la interacción social y la sensación de autoestima.

En definitiva, algo tan sencillo como escuchar música puede tener maravillosos efectos sanadores.


  • 0

Chestnut Bud para dejar de cometer los mismos errores

Cómo ya comentamos con anterioridad, las Flores de Bach son una estupenda herramienta para ayudarnos a vivir mejor.  Las Flores de Bach nos ayudan a restablecer el equilibrio emocional perdido. En esta ocasión vamos a hablar del Chestnut Bud o brote de castaño. Si eres una de esas personas que comenten los mismos errores una y otra vez este artículo te va a interesar.

La terapia floral de Bach consta de 38 remedios entre los cuales se encuentran árboles y flores, excepto en dos casos: Rock Water, que se prepara a partir de agua de manantial y Chestnut Bud, que es elaborado a partir del brote del Castaño  (Aesculus Hippocastanum). La fase de brote nos muestra que un fruto está a punto de emerger aunque no ha terminado su desarrollo. Tiene que ver con los estados potenciales e incipientes, pero que no han llegado aún a la madurez y plenitud.

Fuente: Unsplash/Ricardo Gomez Angel

Fuente: Unsplash/Ricardo Gómez Ángel

La capacidad de aprender de las experiencias

 

El Chestnut Bud tiene relación con la capacidad que cada persona tiene de aprender de sus propios errores y experiencias pasadas. No todo el mundo tiene esa capacidad ya que, algunas personas, repiten una y otra vez las mismas experiencias pero no obtienen el conocimiento y la sabiduría que les aportan.  Las personas que presentan este comportamiento no tienen conexión con sus capacidades de asimilación y suelen estar atascadas en el proceso de madurar. Cuando estas personas repiten una y otra vez la misma equivocación se sienten frustradas. Debido a esa frustración, muchas veces, desarrollan la creencia de que no valen para nada y de que no son capaces de aprender.

En muchas ocasiones esta forma de ser está relacionada con una forma de vida caracterizada por la prisa y la impaciencia. Cuando la velocidad caracteriza nuestra vida, tendemos a levantarnos rápidamente sin pararnos a pensar el por qué de nuestra caída. Cuando esto se repite, decimos que estamos viviendo el estado negativo de Chestnut Bud.

Las personas que se encuentran en estado necesitan hacer un alto en su camino y reflexionar acerca del por qué de esas repeticiones de la misma situación. Al entender el mensaje, estas personas podrán aprender de sus errores y continuar hacía adelante libres de las «repeticiones constantes».

La falta de atención en los niños

Normalmente, este tipo de patrón de comportamiento lo presentan personas con tendencia a la ingenuidad y a ser descuidadas. En los niños se manifiesta con falta de atención y, aunque cuando el doctor Bach formuló sus esencias florales no existía el concepto de déficit de atención, para estos casos es muy eficaz.

Fuente: Pixabay/stux

Fuente: Pixabay/stux

Gracias al tratamiento con esta flor las personas adquieren capacidad para coordinar las actividades mentales con la realidad material y comienzan a aprender más fácilmente. De esta manera, la persona irá, poco a poco, aprendiendo a ser consciente de su propia evolución. Los estudiantes que tienen problemas de aprendizaje o falta de atención se beneficiarán mucho de esta flor.

 

Si crees que en tu vida se repiten siempre el mismo tipo de desaciertos que, de antemano sabías que se producirían pero no eres capaz de dejar de hacerlo, quizá lo que necesites es estimular tu capacidad de asimilación, memoria y aprendizaje. Te aseguro que de la mano de un experto en Flores de Back encontrarás la solución.

 

 

 

 

 


  • 0

Los niños y las Flores de Bach

Los niños, al igual que los adultos, pasan por momentos en los que su comportamiento se altera y, consecuentemente, su bienestar. Hoy en día ya le hemos dado nombre a muchos de esos comportamientos que nuestros hijos muestran. Lamentablemente, el haberles dado nombre, en muchos casos, justifica que les administremos tratamientos que les ocasionan más efectos secundarios que beneficios. Afortunadamente, existen medios alternativos y completamente inocuos, como por ejemplo, las Flores de Bach.

 

Fuente: Pixabay/WolfBlur

Fuente: Pixabay/WolfBlur

Qué son las Flores de Bach

La sesión con Flores de Bach consiste en utilizar extractos de determinadas flores que, cuando son ingeridos, ayudan a resolver aquellos problemas que tenga la persona que los toma. Se trata de una técnica totalmente inofensiva y sin efectos secundarios que puede ser utilizada por niños y bebés sin ningún problema.

Según su creador Edward Bach:

«La enfermedad no es una crueldad ni un castigo, sino solo y únicamente un aviso; es un instrumento del que se sirve nuestra propia alma para mostrarnos nuestros errores, prevenirnos de otros e impedirnos cometer mas daños para volvernos al camino de la verdad y de la luz, del que nunca deberíamos habernos apartado”.

Este tipo de técnica tiene su base en el conocimiento de la persona y en la potenciación de sus virtudes y talentos. Realmente, no se utiliza para luchar contra «la enfermedad» sino para potenciar la salud y la armonía. El facilitador en la sesión floral construye, junto con el consultante, un espacio donde poder entender y comprender la situación.

Las Flores de Bach y los niños

Cuando se utilizan las flores de Bach en los niños todo resulta mucho más fácil que con los adultos. Esto es debido a que los niños no cuentan con los condicionamientos mentales que muestran los adultos.  Gracias a la flexibilidad y predisposición de los niños, los resultados son mucho más rápidos.

Los niños, aunque no nos demos cuenta, absorben las emociones familiares como si fueran esponjas. Todo aquel que vive en un ambiente contaminado se contamina de alguna manera. Por eso, es nuestro deber como adultos, estar atentos a cualquier cambio en el comportamiento del niño.

Fuente: Pixabay/cenczi

Fuente: Pixabay/cenczi

¿En qué casos está indicada la técnica floral para los niños?

Las Flores de Bach se pueden utilizar para ayudar a los niños en diferentes tipos de trastornos o alteraciones. Son una estupenda alternativa al tratamiento con fármacos. Los tratamientos tradicionales presentan efectos adversos  que con las Flores de Bach no aparecen.  Veamos algunos de los casos en los que se puede utilizar esta terapia:

  • Niños con problemas para expresar sentimientos
  • Aquellos niños que no son capaces de decir no
  • Problemas de aprendizaje
  • Cuando los niños no muestran interés por lo que ocurre a su alrededor
  • Si aparece excesivo temor a los cambios
  • Cuando el niño presenta obsesiones con la limpieza
  • Si existen cambios de humor constantes
  • Cuando el niño miente para llamar la atención
  • Para aquellos niños que se exigen demasiado
  • Casos de enuresis nocturna

La lista podría ser interminable. Prácticamente cualquier situación puede tratarse con esta técnica que carece de contraindicaciones y es muy fácil de utilizar. Si necesitas ayuda, acude a tu experto en Flores de Bach  de confianza
.

.