Suelta y confía

  • 0

Suelta y confía

La vida y aquello que sucede se merece toda nuestra confianza. Aunque parezca que los acontecimientos se suceden de manera arbitraría todo tiene un por qué y un para qué. Es cierto que la mayoría de las veces solo nos damos cuenta de ello cuando miramos en restrospectiva. ¿Cuántas veces has comprendido que aquello que sucedió, y que en su momento resultaba inapropiado, fue lo más adecuado para ti? En este artículo te vamos a explicar la importancia de la confianza en la vida.

La vida con estrés

El hecho de vivir está lleno de numerosas encrucijadas. Son muchos los momentos en los que tenemos que tomar una decisión que puede afectar en gran medida al resto de nuestra vida. En estos casos es muy importante que, decidamos lo que decidamos, esta decisión siempre venga de nuestra intuición. Nuestro organismo está equipado con un sensor inteligente que nos indica qué es lo mejor para nosotros en cada momento. Sin embargo, pocas personas están habituadas a escuchar estas indicaciones. Es más, es muy posible que algunas ni siquiera tengan conocimiento de esta inteligencia innata.

Unsplahs/Elisa Ventur

La conexión con nuestra sabiduría profunda siempre está presente. Todo nuestro cuerpo es capaz de mostrar la conformidad o disconformidad con nuestras decisiones. El problema es que no estamos acostumbrados a escucharle. Vivimos de manera acelerada y, cualquier sensación proveniente de nuestro interior, tiende a ser silenciada. Todo «malestar» que nos impida vivir según la sociedad exige, será inmediatamente suprimido por medio de algún tipo de sustancia. Por lo tanto, la única manera de entender las señales que provienen de nuestro interior es saber que existen y ser capaz de escucharlas. Esto únicamente se logra con un modo de vida más lento y más consciente.

Soltar el control

En general, la vida de muchas personas, se basa en intentar controlar. Queremos que aquello suceda, o lo contrario, que no suceda, y ponemos todo nuestro empeño en que así sea. Para eso utilizamos todo tipo de técnicas aprendidas o improvisadas. Aún así, si somos sinceros, observaremos que, en muchos casos, por mucho que hagamos, al final, las cosas son como tienen que ser. Esto nos hace preguntarnos si todo el control realmente es necesario.

Unsplash/marcos mayer

La practica de una vida más sosegada y consciente nos conduce a una mayor conexión con lo que es mejor para nosotros. Viviendo de esta manera podemos acceder a la sabiduría que nos habita sin necesidad de controlar casi nada. La vida ira poniendo en nuestro camino aquello que tengamos que vivir y en nuestra mano se encuentra decidir si es para nosotros o no. Este tipo de vida se basa más en permitir, soltar y confiar que en controlar de antemano basándonos en creencias antiguas.

Unsplash/Pedro Ramos

Una vez establecido este modo de vida, basado en la confianza en nuestro instinto y en la benevolencia de la vida, todo se transforma. El estrés y el control pasan a ser modos de operar de una vida que ya no nos interesa. Aunque pueda parecer lo contrario, soltar y confiar en la vida, es la mejor opción para tener la llave de tu vida en la mano.


  • 0

Tranquilidad para tiempos de incertidumbre

Hay momentos en la historia y en la vida de toda persona en los que se pierde de vista la normalidad y la cordura. En ciertas situaciones, el dinamismo de la vida y su naturaleza cambiante nos arrebatan la tranquilidad a la que estamos acostumbrados. En todas esas situaciones de incertidumbre es necesario soltar el control y confiar. La vida se desenvuelve con misteriosa perfección aunque no sepamos verlo.

Las ilusiones del pequeño ego

Toda persona encarnada en la tierra se vale de un ego que vive la ilusión de estar al control de casi todo. Desde muy pequeños nos esforzamos por conseguir atención y amor. Estos esfuerzos nos llevan, irremediablemente, a abandonar nuestra singularidad. En la vida de todo ser humano, a partir de cierto momento, se desarrolla la personalidad que nos servirá de vehículo con el que enfrentarnos a los desafíos que se nos presenten. Esa personalidad o ego se sitúa al mando de nuestra vida desde muy temprano. En su sueño de grandeza cree que controla la mayoría de las experiencias que se presentan.

Unsplash/Counselling

Unsplash/Counselling

El miedo a perder lo que no es real

Ese pequeño ego del que ya hemos hablado pasa sus días intentando, con uñas y dientes, conseguir y mantener aquello que cree que es mejor para él. Su vivir discurre en continua lucha por controlar y defender aquello que considera real y verdadero. En su delirio, imagina que ahí fuera existen oponentes, competidores y fuerzas que van en su contra. Debido a ello, su vida se convierte en un continuo esfuerzo para conservar aquello que considera sus grandes tesoros. Dentro de esas preciadas mercancías encontramos pertenencias materiales, ideologías, y todo lo que al pequeño ego le de una identidad.

La incertidumbre nos pone a  prueba

No obstante, el ego, que tanto miedo tiene, pocas veces se encuentra satisfecho. Las quejas y la sensación de insuficiencia suelen empujarle continuamente a intentar conseguir más de lo que sea. Afortunadamente, la Vida, en su infinita sabiduría, tiene a bien otorgarnos diversas «llamadas de atención» para que podamos dejar de mimar a ese ego y dirigir la mirada hacia lo que realmente importa.

Todas las situaciones que representan variaciones en nuestra manera de vivir nos sirven para reflexionar y darnos cuenta de la poca importancia que tiene nuestro ego y todo lo que le rodea. Ante momentos de grandes crisis, no nos queda más remedio que rendirnos a la pequeñez de esos personajes que pensábamos que tenían todo el control. Cualquier ocasión que nos provoque incertidumbre nos facilita la comprensión profunda de que no controlamos casi nada.

Es tiempo de conectar con nuestro interior

Ante los momentos de crisis de cualquier índole es absurdo luchar y seguir intentando tener todo controlado. Una vez que la vida nos regala situaciones de incertidumbre lo mejor que podemos hacer es aceptar aquello que sucede y reflexionar. La reflexión ha de ir hacía dentro, hacía la sabiduría innata que nos habita. En nuestro interior yace la verdad que nos habla de confianza en cada uno de los procesos de la vida. Solo allí podemos vislumbrar la adecuación de cada situación aunque no podamos entenderla.

Pixabay/quangle

Pixabay/quangle

Vivimos momentos de agitación. La mejor manera de afrontarlos es desde la serenidad y la confianza. La Vida tiene sus razones y nada ocurre por casualidad. Todo está perfectamente orquestado y, aun en medio de grandes turbulencias, todo tiene un por qué y un para qué que siempre persigue el mayor bien.