¿Es posible la felicidad sin causa?

  • 0
Pixabay/JillWellington

¿Es posible la felicidad sin causa?

Todo ser humano persigue la felicidad incluso sin ser consciente de ello. Cualquier acción que emprendemos siempre tiene como último fin el otorgarnos algún tipo de satisfacción. Vivimos persiguiendo esa felicidad que cuando llega no deja de ser efímera  y se nos escapan de las manos. ¿Y si te dijera que la felicidad puede ser alcanzada y mantenida de manera fácil y duradera? ¿Y si además te dijera que el encontrarla nada tuviera que ver con lo que te suceda?

La felicidad que se escapa

En nuestra cultura el futuro y la felicidad suelen ir de la mano. Ponemos nuestra esperanza en que al llegar a aquello que deseamos, que siempre ocurrirá en el futuro, nos sentiremos felices. En ese empeño nos pasamos gran parte de nuestra vida sin dar demasiado importancia a la sensación de insatisfacción que subyace bajo ese anhelo.

Normalmente, con el paso de los años comenzamos a darnos cuenta de que hay algo que se nos escapa. Además de eso, la vida suele ayudarnos a empujar este proceso de cambio y crecimiento personal, otorgándonos esas noches oscuras que tanto nos hacen avanzar. Tras esos proceso de dolor y sufrimiento solemos darnos cuenta de qué cosas importan realmente; y gracias a ellos, vamos avanzando hacía el reconocimiento de nuestro verdadero Ser.

El aquí y ahora

Tras cierto tiempo de maduración personal son muchas las personas que se dan cuenta de que su felicidad no depende de nada exterior. En muchos casos, al llegar a ese punto surge una sensación de vacío e inestabilidad totalmente normal. La llegada de algo nuevo siempre es motivo de cierto desequilibrio. En este momento vital te das cuenta de que todo aquello que antes te empujaba ahora ya no te llama la atención. Ya no necesitas consumir, competir, ni poner tus expectativas en un futuro que no conoces. Cada vez necesitas menos y eres consciente de que el hecho de añadir cosas a tu vida no te hará más feliz.

Es bajo estas circunstancias cuando podemos ver que la verdadera felicidad no tiene causa en absoluto. Cuando somos realmente felices sentimos una especie de luz que brota de nuestro interior independientemente de las circunstancias. Pero ¿cómo llegar a ese sentimiento? ¡Muy sencillo! Tan solo mantén toda tu atención en cada cosa que hagas. Sé uno con el momento presente. Acepta totalmente lo que suceda, sin juicio. Cada vez que conseguimos esto, aunque sea por cortos espacios de tiempo, abrimos paso a nuestra luz interior llenando de gozo toda nuestra realidad.

Da igual lo que suceda. Da igual lo que estemos haciendo. Da igual con quién estemos. Cualquier situación vivida desde la plena conciencia puede ser el origen de una profunda felicidad sin causa.

 


  • 0
Fuente: Pixabay/susannp4

¿Qué es la terapia regresiva?

En muchas ocasiones vivimos dificultades en nuestra vida que podrían estar relacionadas con vivencias pasadas. La terapia regresiva es una herramienta que nos lleva de viaje a nuestro interior en busca de respuestas. Si quieres saber cómo funciona y en qué consiste, en este articulo te lo vamos a explicar.

¿A qué llamamos terapia regresiva?

La terapia regresiva es una técnica que nos facilita la posibilidad de extraer importantes descubrimientos de nuestra personalidad. Se basa en traer a la conciencia recuerdos de experiencias traumáticas. Estos recuerdos pueden ser de la vida actual así como de existencias anteriores. Una vez recordados se trabajarán terapéuticamente para que dejen de interferir o perturbar nuestra vida actual. En cada sesión terapéutica se retrocede al pasado para comprender un poco más el presente.

Fuente: Pixabay/superintelligencek

Fuente: Pixabay/superintelligencek

El psiquiatra Brian Weiss es una de los más conocidos expertos en este tipo de terapia. En su práctica clínica encontró las regresiones de manera casual. Algunos de sus pacientes comenzaron a viajar a vidas pasadas cuando él únicamente les sugestionaba para hacer un sondeo en su infancia. De está manera, comenzó a investigar con otros pacientes llegando siempre a las mismas conclusiones: diferentes problemas de la vida actual eran solucionados al encontrar el origen en experiencias de vidas pasadas.

¿De qué manera se accede al pasado?

La forma de acceder a los recuerdos de vidas pasadas es a través de una relajación profunda en la que llegamos a un estado expandido de conciencia. En dicho estado de relajación nuestra apertura y receptividad es muy grande. Gracias a ello nos ponemos en contacto con nuestra parte inconsciente. Esta conexión nos conducirá a nuevas percepciones que servirán de ayuda para encontrar soluciones.

La terapia regresiva se va introduciendo en la memoria subconsciente hasta llegar a revivir aquel hecho traumático del pasado que nos ocasiona el problema en la actualidad. Al conectar con la emoción relacionada la experiencia es revivida y los síntomas mejoran o llegan a desaparecer. Es importante destacar que la persona que experimenta la regresión siempre lo hará en un ambiente seguro acompañada del terapeuta profesional.

 

¿En qué casos está indicada esta práctica?

La terapia regresiva es muy beneficiosa para aquellas personas que quieran mejorar los síntomas que arrastran debido a una situación traumática del pasado. También es una herramienta muy útil de crecimiento personal. Existen una gran cantidad de casos en los que esta herramienta puede ser utilizada: miedos, fobias, culpa, resentimiento, asma, migrañas, alergias, migrañas, bulimia, anorexia, obesidad, etc.

Fuente: Pixabay/susannp4

Fuente: Pixabay/susannp4

En definitiva, gracias al trabajo de numerosos profesionales, la terapia regresiva ha quedado consolidada. Es importante destacar que gracias a ella, además de tratar síntomas o problemas concretos, se producen verdaderas transformaciones personales.

 

Somos mucho más de lo que vemos y sabemos de nosotros mismos. No solo somos mente y razón. Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que, por fin, tenemos a nuestro alcance multitud de herramientas que nos acerquen a lo que queda oculto a nuestros ojos.