La motivación es el motor que nos mueve

  • 0
motivación

La motivación es el motor que nos mueve

Tags :

Category : Psicología

La motivación es lo que, sin duda, nos mueve y nos hace tomar una determinada dirección. Podríamos considerar la motivación como un motor que nos empuja a conseguir aquello que nos proponemos. No obstante, hay personas que creen más en la autodisciplina y el trabajo duro como impulsores hacia ciertas metas. Todos ellos tienen un papel importante aunque la motivación es el primer impulsor por excelencia.

En el mundo occidental vivimos inmersos en numerosas circunstancias externas que, a menudo, nos hacen vivir en la inercia. Este camino, tan poco consciente, hace que nos dejemos llevar por las circunstancias y que acabemos actuando de manera automática. Cuando vivimos sin motivación nuestra realidad se desarrolla de modo mecánico y nos olvidamos de nosotros mismos y de aquello que deseamos a nivel profundo.

Desmotivación

Hay momentos en la vida en los que parece que todo se hace cuesta arriba y ponernos en marcha nos resulta casi imposible. Sentirse apagado y sin ganas es también parte del hecho de estar vivo. Lo importante es poder entender por qué nos sentimos así. En ocasiones, puede ser que exista una ausencia de metas bien definidas, el aburrimiento o, quizá, darnos cuenta de que nuestros objetivos no están alineados con nuestros valores o misión de vida.

motivación
Unsplash/Nathan Dumlao

Motivación interna o externa

En muchas momentos los objetivos que perseguimos no provienen de nuestro interior. En estos casos la motivación es externa porque queremos conseguir un fin aunque internamente no vibremos con ello. La motivación interior es aquella que despierta nuestra curiosidad a nivel profundo y que está relacionada con la misión de vida y los valores que mueven a esa persona. Cualquiera de ellas tiene su lugar. La primera nos aporta disciplina para seguir adelante y la segunda mantiene viva la ilusión que nos mantiene en movimiento.

Introspección

Una mente demasiado activa crea gran confusión interna. Cuando nos sentimos desmotivados, es muy importante aprender a reconocer aquellos hábitos que nos hayan podido llevar a perder el entusiasmo. El hecho de aminorar la marcha y mirar hacía el interior puede ofrecernos claridad. Con una buena dosis de sinceridad es posible que encontremos aquello que nos impide experimentar la verdadera motivación interior. En otras ocasiones, si no somos capaces por nosotros mismos, podríamos necesitar la ayuda de un profesional.

Unplash/Hybrid

No obstante, todo ser humano posee una sabiduría interna que, si somos capaces de acceder a ella, nos marcará claramente qué es aquello que nos motiva y nos pondrá en acción para caminar hacía nuestra misión de vida. En nuestra mano está intentar escuchar esa vocecita que tan a menudo nos susurra cùal es el camino.


  • 1

Practicar yoga mejora la depresión

La depresión es una enfermedad que cada vez más personas padecen. Afortunadamente, tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para mejorar o prevenir ese estado que tanto nos paraliza. La práctica del yoga es una de esas herramientas que nos ayudará a aliviar los síntomas y también a prevenir, en gran medida, los estados depresivos.

¿A qué llamamos depresión?

Probablemente habrás escuchado a muchas personas decir que «están depres». Esta forma de hablar es muy común pero no tiene nada que ver con una depresión real. Las personas que nunca han sufrido una depresión suelen creer que tristeza y depresión es lo mismo. Esto no es cierto. La tristeza es un sentimiento muy sano que nos visita de vez en cuando y, tras haber hecho su cometido, nos abandona dejando paso a otro tipo de emociones. Sin embargo, la persona deprimida se encuentra en un estado de tristeza y apatía permanente que no le permite llevar una vida normal por mucho que lo desee. La depresión afecta al organismo de manera global.

Pixabay/Free-Photos

Pixabay/Free-Photos

Yoga y depresión

Las personas deprimidas suelen encontrar mucha dificultad en llevar a cabo cualquier actividad. No obstante, una vez traspasado esta primer sensación de apatía gracias a la fuerza de voluntad, el yoga puede serles de gran ayuda.

La práctica del yoga se considera un ejercicio físico. Sin embargo su influencia se extiende también a la parte mental y espiritual de aquel que la practica. Cuando practicamos yoga se produce una reconexión en todo nuestro ser y nos ponemos en contacto con nuestro yo más profundo.

Pixabay/StockSnap

Pixabay/StockSnap

Beneficios de la práctica del yoga

Como ya hemos comentado, el yoga puede ser una valiosa ayuda para las personas con depresión. Entre sus multiples beneficios encontramos:

Mejora la voluntad

Las personas deprimidas tienen grandes problemas para ponerse en acción. El hecho de ser capaz de asistir a una clase de yoga pondrá en marcha la disciplina y el autocontrol que serán de gran ayuda para que esa voluntad se recupere.

Facilita el descanso

El insomnio es uno de los compañeros, a veces inseparables, de las personas deprimidas. Al practicar los ejercicios respiratorios la persona encuentra que se siente más relajada. La tensión muscular desaparece y, consecuentemente, la persona será capaz de dormir mejor.

Es un bálsamo para el sistema nervioso

De la misma manera que los ejercicios de respiración facilitan el descanso, también equilibran el sistema nervioso. La práctica del yoga ayuda a equilibrar los sistemas simpático y parasimpático, haciendo que la persona deprimida se sienta mejor.

Mejora la concentración

Los ejercicios que se practican en el yoga activan nuestra atención. Al focalizarnos en nuestra respiración y a la vez en los movimientos de nuestro cuerpo, la concentración aumenta.

Es de gran ayuda para relativizar

Con la práctica del yoga nuestro discurso mental pasa a un segundo plano proporcionando un respiro a todo el organismo. Estos pequeños descansos a nivel mental ayudarán a la persona deprimida a poner cierta distancia entre su tristeza y ella misma. De esta manera resulta más fácil relativizar.

Fomenta las relaciones sociales

Los grupos de personas que practican yoga son una estupenda terapia en si misma para las personas deprimidas que, por norma, suelen tender al aislamiento. El compromiso con su clase de yoga y la compañía de otras personas conseguirá que la persona se sienta acompañada y su estado de ánimo mejore.

 

En resumen, podemos afirmar que el yoga es de gran ayuda para mejorar los estados depresivos. Por supuesto, esta técnica siempre será un complemento a otro tipo de terapias que también están indicadas para tratar la depresión.


× ¿Cómo puedo ayudarte?