¿Qué es la macrobiótica?

  • 1

¿Qué es la macrobiótica?

Aquellas personas que buscan una mejor salud a través de una buena dieta pueden encontrar numerosas tendencias. Hoy en día se habla de veganismo, vegetarianismo o crudiveganismo como opciones saludables y respetuosas con todos los seres de nuestro planeta. La dieta macrobiótica es, quizá, menos conocida pero también muy interesante. Aquí te vamos a contar en qué consiste.

¿De dónde procede?

Encontramos en el griego el origen de la palabra macrobiótica; «macro» largo o grande y «bios» vida. Este tipo de alimentación no es simplemente otra dieta, es más bien una forma diferente de alimentarse. Esta dieta se interesa tanto por la nutrición que aportan los alimentos como por el equilibrio físico y emocional que generan.

MIchio Kushi

Aunque en Japón surgió mucho antes, en Europa la macrobiótica se hizo popular en los años 30 gracias a Michio Kushi. Su principal pilar es la búsqueda del equilibrio Ying Yang. La energía Ying es expansiva, tiene que ver con el frio, el agua, la energía femenina, los sabores dulces o ácidos y las legumbres. La energía Yang es contractiva y está relacionada con el fuego, el calor, la energía masculina, el sabor amargo o salado y los cereales

La conexión con la tierra

La macrobiótica se puede considerar una filosofía de vida. En general, se caracteriza por la búsqueda de una consonancia entre el ser humano y aquello que le rodea. Las personas que llevan a cabo esta dieta apuestan por alimentos cultivados de manera ecológica. Por ello, además de evitar que los químicos indeseables pasen al cuerpo también colaboran con la naturaleza.

A diferencia de otras dietas, la macrobiótica no tiene en cuenta las calorías aportadas por la alimentación. Tampoco pone toda la atención en el tipo de nutrientes. Sobre todo tiene en cuenta la energía que cada alimento aporta al organismo.

Una alimentación viva

Para que nuestro cuerpo funcione correctamente necesitamos tomar energía de los alimentos que consumimos. Para ello es necesario que estos alimentos estén vivos. Esto quiere decir que, si estos alimentos, en estado natural producen vida, esta misma vida será introducida en nuestro organismo. Por ejemplo, los granos, al plantarlos generan una nueva planta. De la misma manera, esa energía vital se incorpora a nuestro organismo si los ingerimos.

Pixaba/Pexels

Pixaba/Pexels

De manera general podemos decir que la dieta macrobiótica utiliza: cereales integrales, verduras de temporada, legumbres, frutas según la estación, algo de pescado y algas.

Beneficios de la dieta macrobiótica

Una de las características de esta dieta es que la mayoría de los alimentos están cocinados aunque solo sea un poco. No se utilizan fritos ni rehogados, solo salteados o hervidos. Esto la hace más digestiva que dietas como la vegetariana, vegana o crudivegana. Actualmente, son muchas las personas que, debido a muchos años de mala alimentación, han perdido la fuerza digestiva que, gracias a este tipo de dieta, pueden recuperar.

Son muchos los beneficios que este tipo de alimentación nos ofrece. En general, es una dieta que nos llena de vitalidad, mejora el tránsito intestinal, equilibra el peso y ayuda a mantener el pH corporal en niveles adecuados. Todo ello se produce gracias al nivel de satisfacción que ofrece el tipo de alimentos que incluye.

La dieta macrobiótica es muy saludable y fácil de llevar a cabo. Además, se tolera muy bien y siempre va de acuerdo a la estación del año.


  • 0

Un acercamiento al Tarot

La predicción del futuro y el Tarot parecen ir siempre de la mano. Sin embargo, no está muy claro si realmente el Tarot permite predecir el futuro o es tan solo un espejismo de pensamiento mágico. Es muy posible que nuestros planteamientos mentales sean conceptos lineales basados en nuestra concepción del tiempo y los resultados que el Tarot nos ofrece carezcan de esa linealidad.

El origen del Tarot

Según Tom Tadfor Little, uno de los grandes expertos y estudiosos del Tarot, las cartas tradicionales llegaron a Europa por primera vez en 1375. Hasta ese momento, fueron utilizadas en los pueblos islámicos durante siglos. No obstante, estas no eran las cartas del Tarot propiamente dichas.

Unsplash/ Kayla Maurais

Unsplash/
Kayla Maurais

Parece ser que en 1440 fue cuando se utilizaron barajas que dieron origen a las cartas del Tarot. Las primeras barajas de este tipo fueron creadas como juego. El juego era parecido al bridge y se llamaba triunfo. Estas cartas estaban numeradas del uno al diez, e incluían un rey, una reina, un caballero y una página. Este juego cobró mucha popularidad en toda Europa llegando a conocerse como el «tarocchi» en 1530.

Hacía 1780, tanto en Francia como en Inglaterra, los aficionados al ocultismo encontraron interesantes las cartas del Tarot, dándole gran importancia a las imágenes simbólicas de la baraja. A partir de ahí, comenzaron a utilizarlas como herramienta de adivinación bautizándolo «el Tarot» y llegando a convertirse en una filosofía oculta.

Otras corrientes opinan que el origen de estas cartas está en Egipto. En varios círculos se cree que sobrevivieron al incendio de las bibliotecas del antiguo Egipto. Según esta tendencia las cartas presentan la clave jeroglífica de la vida.

Considerando el tiempo no lineal

Nuestra concepción lineal del tiempo nos hace entender el futuro como algo que está más allá del presente, algo por manifestar. El tiempo, sin embargo, no deja de ser una herramienta de fabricación humana que nos ayuda a organizar nuestra vida. Según el Tarot, el tiempo no es lineal sino circular o en forma de espiral. Sus seguidores opinan que esta técnica nos sitúa en las espirales temporales. Gracias a ello, obtenemos de forma simbólica información acerca de aquello que vibra en la próxima curva del futuro.

Se puede decir que el Tarot abre un diálogo entre el momento que vivimos y la vibración de futuro que aún no hemos percibido. No predice de manera literal pero si lo simbólico y potencial. Aún así, de nosotros dependerá que eso se llegue a manifestar o no. Es por eso que el Tarot es también una herramienta de conocimiento y compresión de nosotros mismos.

Cartas que nos llevan hacía nuestro interior

Cuando realizamos una consulta de Tarot damos un paso hacía nuestra interior para poder comenzar a comprendernos. Con el tiempo, es posible que entendamos que el motivo de la consulta era muy diferente a lo que pensábamos en un principio. Por este motivo, es muy importante que siempre que tengamos interés en este tema acudamos a personas especializadas y con gran sensibilidad.

Unsplash/Rirriz

Unsplash/Rirriz

En definitiva, la lectura de las cartas, no es tanto una adivinanza sino más bien una gran oportunidad de revelar partes de nosotros mismos que desconocemos. Gracias a esta herramienta podemos viajar a nuestro interior y reconocer la verdad que somos.