La mejor alimentación para el verano

  • 0
Pixabay/PublicDomainPictures

La mejor alimentación para el verano

El verano ya está aquí y con él todo lo que la naturaleza nos ofrece para hacer frente a las altas temperaturas. En la actualidad tenemos durante todo el año una gran variedad de alimentos. Esto nos hace olvidar que cada estación siempre trae consigo los mejores alimentos para que nuestro cuerpo se adapte saludablemente al momento en que vivimos. ¿Cuál es la mejor dieta para el verano?

La hidratación

Cuando el termómetro sube lo más importante a tener en cuenta es llevar a cabo una buena hidratación. Si estuviéramos más en conexión con nuestro cuerpo esto no haría falta decirlo ya que estamos equipados con un organismo que sabe demandar aquello que necesita. Desafortunadamente, con el tipo de vida que llevamos, esas señales que nuestro cuerpo envía no son siempre escuchadas. Las prisas suelen llevarnos a comer o beber cualquier cosa a toda velocidad sin poner atención a si aquello es lo que más nos apetece. Además del agua, en verano, los zumos de frutas nos hidratan a la vez que nos aportan vitaminas.

¿Qué nos ofrece la naturaleza?

Durante la época estival, como si de un regalo se tratase, todo se transforma a nuestro favor. Los árboles nos ofrecen gratuitamente su sombra y las frutas y verduras son de gran jugosidad. Las sandías y melones llegan a nuestra mesa cargadas de agua y de vitaminas. Asimismo, las frutas de color naranja como los albaricoques, melocotones y nectarinas nos regalan carotenos y mucha vitamina C, entre otras cosas.

La huerta también nos obsequia con estupendos productos en verano. Los pepinos, tomates, berenjenas y pimientos serán la delicia de cualquier plato veraniego.

Unsplash/Scott Webb

Unsplash/Scott Webb

Los mejores consejos para cuidar la alimentación en verano

Como ya hemos visto, durante los meses más calurosos podemos disfrutar de frutas y verduras que nos aportan numerosos nutrientes. Además de esto es interesante tener en cuenta ciertas cosas que nos ayudan a soportar mejor las altas temperaturas:

  1. La mejor bebida siempre es el agua o infusiones frías.
  2. Las bebidas alcoholicas deshidratan, es mejor no tomarlas.
  3. Cualquier bebida azucarada como colas o gaseosas incrementan el azúcar en sangre y no son saludables.
  4. Debemos evitar las comidas copiosas. Es mejor comer pequeñas cantidades varias veces al día.
  5. Los alimentos crudos en forma de ensaladas deben de incluirse en nuestra dieta de cada día.
  6. Mejor optar por pescado en lugar de carne porque es más fácil de digerir.

Algunos platos veraniegos

La cocina durante el verano debe de ser fácil y sencilla. Los guisos a fuego lento se quedan para las épocas invernales. Las ensaladas, como ya hemos dicho, deben de tomarse al menos una vez al día. Las legumbres, que son una buena fuente de proteina, se pueden servir en frío acompañando a las verduras de la huerta. Por poner algunos ejemplos:

  • Ensalada de garbanzos o judías.
  • Cous Cous con menta en ensalada.
  • Gazpacho o salmorejo
  • Sopa de pepino o melón
  • Humus o guacamole
  • Macedonias de frutas

Las opciones serán tan amplias como la imaginación nos permita. El verano es el mejor momento para aligerar la carga de trabajo en la cocina y gozar del buen  tiempo y de los seres queridos.


  • 0
Unsplash/Mark Zamora

Yoga y post parto

Un buen embarazo, normalmente, termina con un buen parto y, consecuentemente, en un post parto bueno. La práctica regular de yoga durante la gestación es muy beneficiosa. No obstante, es posible que muchas futuras madres no sepan en qué les puede ayudar hacer yoga después de haber dado a luz. Vamos a verlo en este artículo.

Ejercicio en el embarazo

Como ya hemos dicho en anteriores artículos, estar embarazada no es una enfermedad. Por este motivo, durante el embarazo, siempre que sea un embarazo normal, es muy importante hacer ejercicio. Por supuesto, siempre será un ejercicio adaptado a esta situación. Las caminatas, la natación y el yoga son lo ejercicios más recomendables para esta etapa.

Pixabay/xusenru

Pixabay/xusenru

Son muchos los estudios que demuestran que la práctica de algún ejercicio, sobre todo suaves como el yoga, es muy beneficioso para la mujer embarazada. El ejercicio, entre otras cosas, reduce el dolor de las contracciones. También se ha observado que los partos por cesárea son menos frecuentes entre las futuras madres que lo practican.

El post parto

Tras el alumbramiento, el cuerpo vuelve poco a poco a su estado anterior. Este proceso se lleva a cabo de manera lenta y precisa. Las zonas que más tiempo y paciencia requieren son el suelo pélvico y el abdomen. Por lo tanto, los cuidados deben de ir encaminados a que el organismo se recupere de forma armónica.

La dieta y la hidratación son muy importantes en este momento. Si la madre da el pecho a su bebé aún habrá que poner más atención. Todos los ejercicios que se practican en el yoga de post parto van encaminados a fortalecer aquellas zonas que más han sufrido en todo el proceso.

Pixabay/neildodhia

Pixabay/neildodhia

Beneficios del yoga en el post parto

Los beneficios de una práctica regular de yoga son muy numerosos. Algunos ejemplos son:

  • Evita la depresión: Son muchas las mamás que tras dar a luz sufren depresión. La práctica del yoga fortalece el sistema nervioso evitando en gran medida este problema. El bienestar mental de la madre repercutirá siempre en su hijo.
  • Ayuda a recuperar la linea: El yoga nos ayuda a fortalecer los músculos y a darles tono. Así mismo, es una estupenda forma de quemar calorías de forma suave y duradera.
  • Revitaliza: Al principio de la crianza las madres suelen estar muy cansadas. La relajación que aporta el yoga es de gran ayuda para sentir menos ese agotamiento.
  • Fortalece los músculos: Los asanas que se practican en esta disciplina son estupendos para fortalecer la espalda que tanto duele a muchas mujeres lactantes. También tonifica los músculos abdominales.
  • Aumenta la autoestima: Cuando llega el bebé, de repente, la vida solo gira en torno a él. Cada sesión de yoga es un momento que la madre se dedica a si misma. Estos pequeños regalos de tiempo son muy necesarios para volver a equilibrar las emociones.

 

La práctica del yoga en el post parto también puede ser llevada a cabo con tu bebé. Cada día son más los grupos de madres que eligen hacer ejercicio sin separarse de sus hijos. Con tantas opciones es muy fácil para las nuevas mamás cuidarse un poquito.


  • 1
Unsplash/rawpixel

Tu cuerpo pide más agua

Nuestro organismo está formado por un 70% de agua. En realidad, somos más agua que otra cosa. Todas nuestras funciones están relacionadas de alguna manera con este elemento. No obstante, a pesar de su importancia, la hidratación correcta no es una prioridad para la mayoría de las personas. Según distintas investigaciones, muchas de las enfermedades actuales son síntomas de deshidratación. Vamos a ver por qué.

Un descubrimiento por casualidad

El Dr. F. Batmanghelidfue un médico iraní que, gracias a una casualidad, descubrió la capacidad curativa del agua. Estudió medicina en Inglaterra y al finalizar sus estudios regresó a su país de origen para ayudar en el desarrollo de una red de hospitales. En 1979 fue encarcelado durante la Revolución Islámica que dio lugar a la caída del útlimo Sha de Persia. A pesar de haber sido condenado a muerte, pudo salvar su vida gracias a su condición de médico. En aquel momento se le requirió para ocuparse de los enfermos que estaban en prisión. En tal circunstancia se dio la «casualidad» que originó la investigación que duraría durante el resto de su vida.

Dr.-F-Batmanghelidj

Durante el tiempo que estuvo atendiendo a estos enfermos se enfrentó a condiciones de todo tipo. En cierta ocasión, uno de los enfermos gritaba de forma desesperada por el dolor que le ocasionaba lo que claramente era una úlcera de estómago. Los medicamentos con los que contaba eran escasos y no hacía efecto ninguno. El Dr. Batmanghelidjen su desesperación, optó por darle un vaso de agua rogándole que siguiera bebiendo más agua cada cierto tiempo. Tras unas horas la mejoría se hizo cada vez más evidente ante la sorpresa de todos. Debido a ello, el doctor continuó suministrándole más agua hasta que el dolor desapareció por completo. Este fue el principio de un larga lista de casos de úlcera de estómago que sanaron de la misma manera.

La necesidad de agua de nuestro cuerpo

Cuando el Dr. Batmanghelidj fue liberado se dedicó en cuerpo y alma a investigar sobre la importancia de la hidratación en nuestro organismo. Según sus estudios,  los seres humanos hemos perdido nuestra capacidad para sentir sed. Debido a esto, muchas de las enfermedades de nuestros días están relacionadas con cierto grado de deshidratación que todos padecemos. A esto habría que añadirle que según envejecemos aún sentimos menos la necesidad de beber.

También debemos de tener en cuenta que la calidad de nuestro agua no es buena. El agua que bebemos carece de los minerales con los que contaba hace mucho tiempo cuando no era sometida a los tratamientos de potabilización actuales. Todo esto provoca una sed continua de nuestro organismo que impide que las funciones más básicas puedan llevarse a cabo con la eficacia necesaria.

¿Qué dolencias mejoran con el incremento de agua?

El Dr. Batmanghelidj comprobó que llevando a cabo una rehidratación sistemática, muchas de las enfermedades de sus pacientes desaparecian. Obtuvo estupendos resultados en casos de asma, dolores de cabeza, depresión, estrés y obesidad, entre otros.

Merece la pena leer el libro que contiene todos los estudios llevados a cabo por el Dr. Batmanghelidj, así como los testimonios de personas que encontraron solución a sus problemas siguiendo sus indicaciones. Son muchas lo casos de mejoría gracias a un procedimiento tan simple como incrementar, en cierta medida, la ingesta de agua. Tomando dos vasos de agua, con una pizca de sal marina sin refinar, media hora antes de cada comida mejorarán muchas de las funciones de nuestro organismo.

 

En resumen, algo tan sano como beber la cantidad de agua que necesitamos, puede ser una de nuestras herramientas más baratas y sanas para conservar un buen estado de salud.