Reflexología podal durante el embarazo

  • 0
Pixabay/andreas160578

Reflexología podal durante el embarazo

La reflexología podal es una técnica que nos ofrece numerosos beneficios. Está indicada en cualquier etapa de la vida como una estupenda herramienta para disfrutar de una mejor salud física y emocional. Sin embargo, durante el embarazo, surge la duda de sí se puede utilizar y si aporta beneficios tanto para la madre como para el bebé. En este artículo te lo vamos a explicar.

Unsplash/Louisa Potter

Unsplash/Louisa Potter

Cuando una mujer está embarazada su cuerpo experimenta cambios en muchos sentidos. La futura madre tendrá que adaptarse a los cambios físicos, psicológicos y funcionales que conlleva este estado. Además de esto, durante esta etapa de la vida, la mujer ve limitadas las opciones a la hora de elegir diferentes terapias o tratamientos de salud por el efecto que pudieran tener en el bebé en gestación. La reflexología podal es una de las técnicas que pueden elegirse sin riesgo durante el embarazo. No obstante, siempre es recomendable consultar primero a un médico.

¿En qué consiste la reflexología?

La reflexología podal es un tratamiento manual basado en aplicar presión o masaje en diferentes puntos del pie. Aunque este tipo de reflexología es la más común también se puede aplicar en las manos, en las orejas o en el cráneo.

Pixabay/Milius007

Pixabay/Milius007

Esta técnica se basa en que el cuerpo en su totalidad se haya reflejado en las plantas de los pies. Por ello, se masajean las diferentes partes reflejas de manera indirecta, aportando equilibrio y sanación allí donde sea necesario. La esencia de la reflexología es estimular los mecanismos de autocuración que posee nuestro cuerpo.

Reflexología podal y embarazo

La reflexología puede ser aplicada en diferentes momentos de la vida reproductiva del hombre y la mujer:

– En la etapa de preconcepción 

Además de regular la menstruación, activa la producción de espermatozoides  y óvulos. Así mismo, aligera la ansiedad generada por la búsqueda infructuosa de embarazo, propiciando la relajación y la consecuente posibilidad de concepción.

– Durante el embarazo:

Una vez transcurridas las primeras catorce semanas, esta técnica ayuda a reducir la ansiedad, el estrés, equilibra la presión sanguínea, alivia los dolores de espalda, evita el estreñimiento, mejora el insomnio, hemorroides, calambres y cualquier trastorno urinario.

– Para el parto:

Los masajes de la reflexología ayudan a que la mujer se prepare para el parto. Esto es debido a que se estimula de forma natural la producción de hormonas que facilitan el parto y las contracciones como la oxitocina y las endorfinas.

– En el puerperio: 

La reflexología colabora en la recolocación de los órganos que durante el embarazo se desplazaron. Así mismo, favorece la relajación y alivia las molestias y tensiones que se asocian a esta etapa.

La reflexología podal es una magnifica herramienta que tienen a su alcance todas las mujeres embarazadas para hacer más fácil y llevadera la fabulosa experiencia de gestar y traer al mundo a otro ser humano


  • 0
Unsplash/Filip Mroz

Noesibabies, una forma pacífica de llegar al mundo

Aunque la forma de llegar al mundo siempre es la misma: un parto, no todos los partos son iguales. Escuchando los testimonios de las mujeres que han tenido hijos es posible escuchar muy diferentes formas de vivir y de afrontar este momento tan crucial en la vida del recién nacido y también de la madre. Los Noesibabies son aquellos niños que se han gestado, nacido y parido según la filosofía de la Noesiología. Vamos a ver de qué se trata.

La importancia de nuestros pensamientos

Nosotros no pensamos, es nuestra mente la que dirige esta actividad a su antojo. Habitualmente, la mente salta de un pensamiento a otro sin que tengamos ningún control sobre este proceso. Debido a ello, en nuestra vida aparecen emociones derivadas de todo ese flujo involuntario de incesante actividad mental. Estas emociones, a su vez, colorean nuestra realidad. No obstante, son pocas las personas que saben de la importancia del efecto de nuestros pensamientos en nuestra vida.

Unsplash/Matt Reiter

Unsplash/Matt Reiter

La Noesiterapia

La Noesiterapia es una técnica, creada y practicada por el doctor Ángel Escudero que se basa en la importancia de controlar nuestro proceso de pensamiento. Según explica el doctor Escudero: «cuando usamos nuestro pensamiento de manera negativa estamos desequilibrando nuestro cuerpo y creando enfermedad». El pensamiento negativo genera un proceso denominado Respuesta Biológica Negativa (RBN). En estado se produce un predominio del sistema nervioso simpático y siempre está asociado a situaciones en las que el estrés está presente. Por el contrario, el pensamiento positivo pone en marcha la Respuesta Biológica Positiva (RBP). En este último a diferencia del RBN el bienestar y la salud serán los protagonistas.

¿Qué son los Noesibabies?

Los bebés denominados Noesibabies son niños que llegan al mundo en condiciones muy diferentes al resto. Desde su gestación sus madres han sido entrenadas a vivir de acuerdo a las técnicas que enseña el doctor Escudero. Como ya hemos dicho, la habilidad para dirigir nuestro pensamiento es la llave para tener una buena vida. La Noesología enseña a programar nuestro organismo como si de un ordenador se tratara para, de esta forma, obtener aquello que deseamos en nuestra vida.

Unsplash/Engin_Akyurt

Unsplash/Engin_Akyurt

Durante el embarazo la mujer está en continua comunicación con su hijo. Toda su actividad mental afectará al niño que está en su vientre por medio de las hormonas que sus pensamientos segregan. Esta técnica sirve para dirigir esos pensamientos y para programar todo el proceso de embarazo, parto y crianza de forma positiva. Gracias a la preparación que se lleva a cabo, las madres tienen partos más conscientes y armónicos y los bebés son más equilibrados.

Los Noesibabies comienzan su vida sin miedo y ese principio marcará una vida más pacífica y libre. Aquí os dejamos un parto de estas características.

 


  • 0
Pixabay/ulleo

Grasas saludables en tu dieta

Las grasas son esenciales para nuestro cuerpo. No obstante, no todas las grasas son iguales. En general, la grasa aporta sabor a cualquier alimento al que se añada. Sin embargo, lo importante es que además nos aporten salud. Vamos a ver qué tipo de grasas son recomendables si queremos llevar una alimentación equilibrada y cuáles no lo son.

La mala fama de las grasas

En general, la palabra grasa nos hace pensar que estamos hablando de algo poco recomendable. Sin embargo, esto es un error. Es imprescindible tomar grasas de manera habitual en pequeñas cantidades. Lo más importante a tener en cuenta es la calidad de las mismas.

Pixabay/rodeopix

Pixabay/rodeopix

Los beneficios de las grasas

Como ya hemos dicho las grasas son beneficiosas. Nuestro organismo las utiliza como combustible y también como elemento de construcción de nuestro tejido nervioso, hormonas y membranas celulares. Están implicadas en la coagulación sanguínea y en el control de la tensión arterial, entre otras muchas cosas. También son imprescindibles en el transporte y almacenamiento de las vitaminas liposolubles, A, D, E y K.

¿Qué tipos de grasas existen?

Dependiendo del tipo de grasa que consumamos obtendremos beneficios para nuestra salud o todo lo contrario. Veamos qué tipos que existen según en que alimentos se encuentren:

Grasas saturadas

Habitualmente se encuentran en productos de origen animal y en sus derivados. A temperatura ambiente solidifican. En este grupo también se encuentran el aceite de palma y el aceite de coco. Para el sistema cardiovascular este tipo de grasa es bastante dañino ya que suele ser la causa de las obstrucciones arteriales. En general, esta grasa no es de fácil digestión o asimilación. El hecho de tener mucho sabor hace que este tipo de grasas se incluyan en muchos alimentos. Sin embargo, sería muy saludable evitarlas en la medida de lo posible.

Pixabay/jhusemannde

Pixabay/jhusemannde

Grasas monoinsaturadas

Se reconocen porque a temperatura ambiente mantienen su consistencia líquida pero al bajar la temperatura solidifican. Tienen como principal componente el ácido oleíco que es muy beneficioso para la salud. Los alimentos que lo contienen son las aceitunas y los aguacates, por ejemplo. Son muy buenos aliados para mantener la salud cardiovascular.

Grasas poliinsaturadas

En este caso y a diferencia de los tipos anteriores, estas grasas siempre se mantienen líquidas. Contribuyen al buen funcionamiento hormonal, cerebral y celular ya que contienen ácidos grasos omega 3 y omega 6. También tienen efectos antiinflamatorios y están relacionados con el buen estado de la piel, el pelo y las uñas. Las podemos encontrar en las semillas de lino, los pescados azules, los huevos y el aceite de girasol y en muchos frutos secos.

Pixabay/Dana Tentis

Pixabay/Dana Tentis

Grasas trans

Este tipo de grasas son muy perjudiciales para la salud. Son monoinsaturadas y son responsables del aumento del colesterol «malo». Además, contribuyen a que los niveles de trigliceridos en sangre aumenten. Son muchos los alimentos procesados y ultraprocesados que las contienen. Las encontramos en el aceite de palma, las mantecas con grasas hidrogenadas y las margarinas.

 
Después de este pequeño resumen es muy fácil tener claro que las mejores grasas son las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Lo mejor para nuestra salud sería evitar los otros tipos.