Superar el miedo a través de la meditación

  • 0

Superar el miedo a través de la meditación

El ser humano ha convivido con el miedo a lo largo de toda la historia. Es casi imposible encontrar alguna persona que nunca haya experimentado esta emoción. En general, el miedo, no suele ser un compañero de viaje demasiado apreciado. Sin embargo, tenemos a nuestro alcance la posibilidad de abrazar ese miedo y de superarlo de diferentes maneras, una de ellas es la meditación.

Saber qué estoy sintiendo

En nuestra cultura no estamos acostumbrados a prestar atención a lo que ocurre en nuestro interior. Vivimos mirando hacía el exterior y siempre tenemos prisa. Esta forma de vida está íntimamente relacionada con la desconexión de aquello que sentimos. Son pocas las ocasiones en las que nos paramos a sentir y a darle nombre a eso que estamos sintiendo.

Cada persona y, en cada situación, el miedo puede sentirse de forma diferente. En los casos más extremos se hace muy evidente ya que puede llegar a ser paralizante. Sin embargo, en otros momentos, se puede manifestar de forma vaga e imprecisa. El nudo en el estómago o el sueño irregular son dos de las manifestaciones de miedo más comunes. Por eso, es imprescindible que seamos capaces de identificar qué sentimos y dónde se localiza la sensación.

Observar los pensamientos

Nuestros pensamientos viajan a su antojo por nuestra mente. No tenemos ningún control sobre lo que pensamos y, en muchas ocasiones, repetimos pensamientos. Ese «run-run» en nuestra cabeza es capaz de hacernos sentir miedo por cosas que, probablemente, nunca llegarán a suceder. Sin embargo, al no darnos cuenta de que eso sucede, le damos credibilidad y nos sumimos en emociones de miedo.

A través de la meditación es posible observar esos pensamientos. Al observarlos, podemos darnos cuenta de que están ahí y también examinarlos para ver qué hay de verdad en ellos. Solo esta postura ya nos distancia de nuestros pensamientos y nos ofrece diferente perspectiva.

Ríndete al miedo

Cuando entramos en meditación y tomamos la posición del observador, solo con esto, ya notamos cierto alivio interior. Después, necesitamos aceptar y dejar ir aquello surja, sin juicio. Es muy habitual que la mente se empeñe en juzgar los pensamientos y sentimientos pero no deberíamos dejarla. La observación sin juicio es la mejor de las terapias.

Una vez que conseguimos observar aquello que aparece en la mente, sin más, el siguiente paso es aceptarlo. La aceptación sin condiciones nos llevará a la rendición. Rendirse al miedo es permitir que exista otorgándole un lugar en tu vida pero sin dejar que te controle.

Sentir miedo, o cualquier otra emoción, es humano y normal. Lo verdaderamente importante es saber lo que estamos sintiendo y no juzgarlo. 


  • 0

Dormir bien es muy importante

El buen dormir es imprescindible para conservar la salud. Cuando descansamos adecuadamente nuestro cuerpo puede llevar a cabo todas las funciones de limpieza y reparación. Gracias a todo este trabajo, al levantarnos por la mañana, tendremos energía disponible para comenzar el nuevo día. Además de esta energía física, también observaremos que nuestra forma de ver la vida es mucho más optimista que si no dormimos bien. Pero hay momentos en los que, debido a situaciones de estrés, nuestro sueño no es reparador y nuestra salud se resiente. ¿Qué podemos hacer para dormir mejor en momentos de tensión?

Dormir es un placer

Algo tan habitual y tan gratuito como el dormir bien es algo que, en cierta medida, está pasado de moda. Las horas de menos luz nos empujan a frenar la actividad, a hacer un hueco para la relajación. Sin embargo, son muchas las personas que en lugar de encontrar un remanso de paz y sosiego en este momento, utilizan la noche la utilizan para seguir haciendo cosas.

Un cuerpo sano y vigoroso es normal que despliegue su actividad durante el día. De la misma manera, según la estación del año, cuando la luz decrece, es normal que nuestro organismo nos pida el descanso. Si tenemos conexión con lo que ocurre en nuestro interior ese descanso se convierte en un verdadero placer. Sin embargo, si hemos tomado muchos excitantes o nuestra actividad ha sido excesiva, ese disfrute no sucede.

Vivir más despacio

Cuando viajamos en coche a toda velocidad es imposible frenar en seco de manera repentina. Para lograr una buena parada necesitamos reducir la  velocidad poco a poco. De la misma manera, cuando vivimos demasiado deprisa, será muy difícil que podamos descansar cuando lo necesitemos ya que la inercia de esa velocidad nos impedirá relajarnos.

Pixabay/Hans

Pixabay/Hans

Una manera de vivir más tranquila y más consciente es el factor principal para asegurar un buen descanso. Aligerar nuestra agenda de ocupaciones sería el primer paso hacía un sueño tranquilo. No hace falta hacer tantas cosas y mucho menos hacerlas tan deprisa como acostumbramos. A esto podemos añadirle el intentar poner una hora límite para ir a dormir y respetarla en la medida de lo posible.

Ejercicio y meditación

El ejercicio físico, puede ser una de las causas por las que nos cuesta trabajo dormir bien. Lo primero que tendríamos que observar es a qué hora hacemos ejercicio. A última hora del día el cuerpo lleva a cabo una descarga hormonal que facilita el descanso. Si lo activamos con ejercicio intenso es muy posible que nos cueste conciliar el sueño. En su lugar, podemos optar por algún tipo de ejercicios que nos ayuden a relajarnos. La práctica del yoga, el tai chi o el chi kung son buenos ejemplos de actividad física que nos ayuda a descansar mejor.

Unsplash/Mor Shani

Unsplash/Mor Shani

Además de esto, podemos ayudarnos de la meditación. Antes de ir a dormir, una pequeña meditación en la que observemos nuestros pensamientos y respiremos de forma tranquila nos predispone a entrar en el sueño de forma más relajada.


  • 0

Escuchar, el mejor regalo

Nuestros días discurren cargados de diferentes y numerosos estímulos. Vivimos en un momento en el que la información es tal abundante que puede llegar a abrumarnos. Además de eso, la velocidad con la desplegamos nuestra actividad diaria, nos empuja sin piedad a desconectar de nuestro verdadero Ser. Consecuentemente, la falta de conexión con nosotros mismos evita que podamos contactar de forma sincera y atenta con los demás. Gran parte de nuestras relaciones con otras personas están basadas en dar la imagen que pensamos que mejor nos vende. Sin embargo, pocas veces nos preocupamos por saber qué necesita la otra persona. Escuchar no está de moda. Lo normal es que todos tengamos mucho que decir pero poco tiempo para escuchar...

Profesionales de la salud mental

Cuando una persona atraviesa un momento delicado o desestabilizante es normal que acuda en busca de ayuda a algún experto en el campo de las emociones. Las terapias que la mayoría de los psicoterapeutas ofrecen tienen su base en saber escuchar. La persona en cuestión tiene necesidad de verbalizar aquello que dentro le hace daño, tiene una profunda necesidad de escucha y de compresión. De esa manera, su mundo mental y emocional podrán comenzar a poner en marcha los mecanismos de curación que, de forma natural, tenemos en nuestro interior.

La Naturaleza, en su gran sabiduría, nos ha equipado con un organismo capaz de autosanarse en todos los sentidos. Ante una enfermedad física, el descanso y el ayuno serán de gran ayuda para colaborar con el proceso natural de curación del cuerpo. En el caso de enfermedades del alma, una persona que nos escuche y comprenda será el mejor apoyo.

Escuchar estando presentes

Nuestra mente se encuentra saturada de pensamientos, información, etc. Son muchas las voces internas que continuamente nos bombardean. La mayoría de las personas ni siquiera son conscientes de todo ese barullo interno. Por eso nuestra atención suele estar diseminada de manera habitual. Ante esta continua dispersión nuestra escucha no puede ser de calidad.

Pocas personas saben escuchar de verdad. Nos cuesta prestar atención sin estar pensando en lo que vamos a responder. La verdadera escucha, la que nos reconforta, es aquella que se produce sin necesidad de dar respuesta a lo escuchado. Cuando escuchamos siendo un recipiente amoroso que acoge todo lo que la otra persona necesite decir es cuando realmente servimos de ayuda.

Para poder llevar a cabo este tipo de escucha es importante que estemos acostumbrados a escucharnos a nosotros mismos. Una vida ajetreada y llena de velocidad no nos permitirá esta paz interior. Saber escuchar es poner la atención en el otro e ir más allá de lo que yo pienso acerca de lo que escucho.

Son muchas las personas que necesitan ser escuchadas. En el momento en el que nos ha tocado vivir escuchar es algo que no se hace de manera habitual. Todos queremos hablar y ser escuchados. El mejor regalo que podemos hacerle a otro ser humano es una escucha atenta y sin juicios cuando así lo necesite. Cuando una persona logra compartir lo que le aflige y no se siente juzgado, comienza a sentirse mejor de manera inmediata.

 


  • 0

Los campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake

A lo largo de la historia, los seres humanos han evolucionado de forma simultanea en lugares muy alejados del planeta. En muchas ocasiones, los científicos no pueden explicar como se ha transmitido el conocimiento a tan grandes distancias. La teoría de los campos morfogenéticos de Rupert Sheldrake, nos ofrece una posible explicación a estos fenómenos.

Misterios no resueltos

Hace aproximadamente 37.000 años apareció de forma repentina el arte figurativo en forma de dibujos, grabados en cuevas y objetos esculpidos, entre otros. Para los arqueólogos es un misterio por qué se utilizaron las mismas técnicas y las mismas figuras en lugares tan remotos como Cantabria en España  y en Sulawesi en Indonesia. Entre estos dos puntos geográficos existen montañas, desierto y un océano que las separan. ¿Cómo se pusieron de acuerdo hace 35.000 años para hacer los dibujos de la misma manera?

Manos Sulawesi

Manos Sulawesi

Algunos estudiosos sugieren la posibilidad de que este tipo de arte surgiera en Africa. Si esto fuera cierto, desde allí se habría extendido hacia Europa y Asia. Sin embargo, no se han encontrado pinturas con esta técnica en ningún otro lugar. En este caso, como en tantos otros, la teoría de Rupert Sheldrake podría dar luz a estos enigmas.

¿Quién es Rupert Sheldrake?

Rupert Sheldrake ejerce como profesor de bioquímica en la Universidad de Cambridge. Durante más de quince años este científico estudió el desarrollo de las plantas. Sus estudios le llevaron a concluir que había algo más que genes y productos genéticos implicados en el desarrollo o morfogénesis de estas plantas. Parece ser que existe un tipo de organización que influye en este desarrollo a la que llamó campos morfogenéticos. Los animales también compartirían su propio campo. Por supuesto, las células heredan y transmiten estos campos de organización.

Rupert Sheldrake

Rupert Sheldrake

Según Sheldrake, “Cada especie animal, vegetal o mineral posee una memoria colectiva a la que contribuyen todos los miembros de la especie y a la cual conforman”. Esto es debido a que las mentes de los individuos de una misma especie están unidas. A su vez, todas ellas, también están asociadas a un campo de organización planetario que las comunica. De ahí que, si uno de los individuos de una especie animal adquiere una nueva habilidad hará que para el resto de su especie esta habilidad sea más fácil de aprender. Según esta teoría, esta nueva destreza adquirida tiene resonancia interna en toda la especie de ese individuo aunque haya distancia por medio. Además, cuantos más individuos aprendan lo mismo, más facilitarán esta tarea al resto.

Campos morfogenéticos

Uno de los ejemplos mas conocidos es de los monos de la isla de Koshima en Japón. Unos científicos alimentaban a dichos monos con batatas sin lavar. Una de las hembras descubrió que lavando la batata en el mar mejoraba su sabor. Muy pronto todos los monos de las isla aprendieron a hacerlo. No obstante, lo más extraño es que todos los monos de este continente, aunque no hubieran estado en contacto con los primeros que lo hicieron, también comenzaron a lavar las batatas.

No son los animales los únicos a los que se puede aplicar  esta teoría. Otro ejemplo son ciertas sustancias que resultan difíciles de cristalizar en laboratorios. Parece ser que siempre que en un laboratorio se consigue la cristalización en todos los demás laboratorios, en distintas partes del mundo, la cristalización se producía con mayor facilidad.

Sabiendo esto, podemos hacernos una idea de la influencia que tenemos cada uno de nosotros sobre la colectividad humana. Por este motivo, todo aquello que logremos de forma individual afectará a la totalidad. Comencemos entonces a llenar nuestro universo personal con pensamientos y acciones que apoyen la paz universal.


  • 0

Bruce Lipton y su teoría revolucionaria

En nuestro anterior artículo hicimos una pequeña introducción a la epigenéticaEsta nueva rama de la biología nos muestra la influencia de lo que nos rodea en la expresión de nuestros genes. Esto nos lleva a intuir que, con ciertos cambios en lo que nos rodea, podemos influir en nuestro cuerpo.  Según el doctor en medicina e investigador en biología molecular Bruce Lipton, cambiando nuestra manera de vivir y de percibir el mundo podemos cambiar nuestra biología.

Los descubrimientos de Bruce Lipton

En un principio se creía que los genes controlan nuestra vida y que en ellos se inscriben nuestras características y capacidades. Sin embargo, gracias al trabajo llevado a cabo por el doctor Bruce Lipton y otros investigadores, ha quedado claro que esto es falso. Su investigación demuestra que, muy al contrario de lo que se creía, no estamos gobernados por nuestra genética.

Dr. Bruce Lipton

Dr. Bruce Lipton

Cada una de nuestras células es un pequeño individuo con vida propia. De la misma manera que nosotros recibimos información a través de nuestros sentidos, estas pequeñas «personitas» son informadas de lo que ocurre en el exterior a través de los receptores que obtienen la información. El ADN está influido y controlado por señales que provienen del exterior de la célula. Dentro de estas señales se incluyen también nuestros pensamientos.

Durante los cuarenta años que lleva investigando, Bruce Lipton, ha podido comprobar que al cambiar nuestra forma de vivir y de comprender aquello que nos rodea podemos influir en nuestra biología. Sus estudios le llevan a asegurar que un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones dependiendo del entorno y de nuestra manera de responder al mundo. Entonces llegamos a la conclusión que el estilo de vida determina la genética.

La fuerza de las creencias

Nuestro subconsciente tiene un enorme poder que puede alterar la forma en que vemos la realidad. Es allí donde residen todas nuestras creencias. A algunas personas les puede resultar demasiado simple. Sin embargo, todos conocemos como funciona el efecto placebo. Si creo que un determinado tratamiento me va a curar, aunque este tratamiento únicamente contenga azúcar, me curaré. Sin embargo, el efecto nocebo actúa al contrario, si creo que algo es negativo, aunque no lo sea puede hacerme daño.

Los pensamientos de amor y la química corporal

Según Bruce Lipton, cuando elegimos vivir en un mundo lleno de amor nuestra salud mejora. Las sustancias químicas que están relacionadas con la alegría y el amor provocan bienestar y crecimiento en nuestras células. Sin embargo, la química provocada por el miedo conduce a nuestras células a la muerte. Cuando pensamos de manera positiva y alegre estamos creando una vida saludable. Es imposible que se produzca el crecimiento y expansión en nuestra vida si tenemos miedo y nos protegemos.

Para que exista un crecimiento celular sano es necesario un intercambio libre de información con el medio. Cuando sentimos miedo y nos cerramos este intercambio no se produce. Si este estado negativo de protección se mantiene en el tiempo se inhibe la producción de energía necesaria para la vida.

Fuente: Pixabay/pixel2013

Fuente: Pixabay/pixel2013

Menos estrés y más alegría

Para mantener un buen estado de salud tanto física como mental es necesario poner de nuestra parte para controlar nuestras emociones. Necesitamos buscar de manera activa sentimientos de alegría y de amor. Si no lo hacemos y permitimos que nuestra biología se inunde permanentemente de hormonas relacionadas con el estrés, nuestra salud se verá afectada ya que estas hormonas suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico.

La vida puede ser muy diferente si no la observamos con el filtro que nos imponen nuestras creencias. En nuestra mano está crear salud y, consecuentemente, un mundo mejor.

 

 


  • 0

Lo que la hipnosis puede hacer por ti

El término hipnosis puede dar lugar a confusión en aquellas personas que no estén familiarizadas con lo que realmente significa. La hipnosis nada tiene que ver con lo que nos ofrecen los programas sensacionalistas en la televisión. Esta herramienta puede ser de gran ayuda en situaciones o procesos internos de la persona, ayudando a modificar creencias limitantes, miedos o emociones que nos perturben.

¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es un fenómeno más natural y habitual de lo que podamos creer. En general, tenemos la idea de que el estado hipnótico es un estado alterado de conciencia. La realidad es que cuando una persona está hipnotizada simplemente se encuentra en un estado de conciencia diferente.

En muchas ocasiones a lo largo del día experimentamos trances hipnóticos de los que no somos conscientes. Por ejemplo, cuando nos estamos quedando dormidos o cuando despertamos; cuando un libro o una película nos absorbe llevándonos lejos de dónde nos encontramos; en los momentos en los que prestamos toda nuestra atención a nuestro continuo diálogo interno sin importarnos lo que sucede en nuestro momento presente; y también en la fase Rem del sueño. En definitiva, podemos decir que la hipnosis es un puente de comunicación con el subconsciente.

Las dos partes de nuestra mente

Nuestra mente está compuesta por la parte consciente y la parte subconsciente. Lo que nosotros conocemos como nuestro yo es la parte consciente y sus funciones son las que conocemos como el razonamiento, el análisis. En la parte consciente habita nuestra autoconciencia y voluntad. La parte subconsciente de nuestra mente es la parte que tiene que ver con las emociones, la imaginación o el deseo. Esta última es la encargada del funcionamiento automático que nos concede la posibilidad de realizar nuestros quehaceres sin necesidad de pensar en ellos. Así mismo, el subconsciente es el encargado de mantener nuestras constante vitales.

Fuente: Pixabay/DavidZydd

Fuente: Pixabay/DavidZydd

¿Cómo se lleva a cabo la hipnosis?

El proceso de hipnosis se dirige a la mente subconsciente con el fin de hacer posible un cambio en las percepciones, sensaciones, pensamientos y hábitos de conducta. Gracias a esta intervención, la persona sometida a hipnosis consigue generar un cambio positivo en su vida.

La herramienta que utiliza la hipnosis es la palabra. El hipnotista sabrá muy bien cómo decir aquello que tiene que decir para que su repercusión en la persona hipnotizada sea la deseada. Así mismo, la persona en estado hipnótico consigue traspasar su capacidad crítica consciente para permitirse recibir sugestiones que la puedan ayudar. No obstante, esta persona nunca perderá la conciencia de lo que ocurre a su alrededor. Por lo tanto, podemos resumir diciendo que la hipnosis es una forma de aprender a generar cambios y, a su vez, estos cambios nos volverán a generar aprendizaje.

Las soluciones están dentro de ti

Según Milton Erickson, considerado el padre de la hipnoterapia moderna, todos tenemos en nuestro interior las capacidades necesarias para superar dificultades y resolver los problemas de nuestra vida. Gracias a la ayuda del experto en hipnosis, lo que son capacidades se convertirán en habilidades haciendo nuestra vida más fácil.

Fuente: Pixabay/Nikola Knezevit

Fuente: Pixabay/Nikola Knezevit

El papel del hipnoterapeuta, por tanto, no es «solucionar» nada sino, más bien, acompañar y orientar a la persona en su camino hacía la sanación. Podríamos decir que, durante la sesión, la persona se encuentra acompañada por otro ser humano que le ayuda a encontrar el camino por el que comenzará a transitar, que es único en cada caso. No obstante, la implicación  del hipnoterapeuta en el proceso de la otra persona es bastante profunda.

 

Si quieres mejorar tu calidad de vida la hipnosis puede ser una buena herramienta. Esta técnica te conducirá a un viaje, muy agradable y relajante, al interior de tu mente. Es totalmente natural y únicamente se desaconseja en casos de epilepsia, hipotensión o enfermedades mentales graves.

 

 

 

 


  • 2

Para qué sirve la meditación

Últimamente es muy fácil escuchar la palabra meditación o mindfullness. Cada vez son más las personas que optan por vivir de una forma más consciente. El tipo de vida que llevamos está empezando a mostrar sus efectos adversos. La meditación es una forma de poder seguir adelante en nuestro frenético viaje, encontrando un poco de paz y sosiego.

Nuestra mente es la loca de la casa

Diariamente miles de pensamientos nos visitan y hacen que nuestro mundo emocional se tiña de diferentes tonalidades. Si los pensamientos son de tinte negativo nuestras emociones serán de esas características. Sin embargo, si los pensamientos son más bien positivos nos sentiremos de forma muy diferente.

Fuente: Pixabay/shutterbean

Fuente: Pixabay/shutterbean

Aunque creamos que no es así, la verdad es que casi ninguna persona es dueña de sus pensamientos. Pensamos lo que la mente decide, influida por todo aquello que el mundo exterior la inspira. Cualquier conversación, las noticias en la televisión, la lectura de algún libro, todo son fuentes válidas para nuestra mente.

Cuando te das cuenta de esta realidad, entiendes que no serás el dueño de tu vida a no ser que controles tu mente. Si no somos capaces de parar a esa mente hiperactiva que parlotea en nuestra cabeza de manera constante, no encontraremos la paz y alegría por mucho que lo intentemos.  A veces, ni siquiera sería necesario pararla, bastaría con darnos cuenta de que «ella» es la que está pensando y que nosotros nada tenemos que ver con su locura. La meditación es una estupenda herramienta para conseguir cualquiera de estas dos cosas.

Como nos ayuda la meditación

Cuando nos sentamos a meditar lo más importante que ocurre es que logramos distanciarnos de los pensamientos. Esta distancia nos da una perspectiva diferente acerca de aquello que acontece en nuestra vida. Además de esto, la meditación calma y ralentiza toda nuestra fisiología.

El hecho de poder tomar distancia de nuestras preocupaciones durante el rato que dura la meditación, hace que podamos seguir adelante con ánimo renovado.  No es necesario meditar durante mucho rato, con veinte minutos al empezar o terminar el día es suficiente. Así mismo, los efectos de la meditación van mucho más allá del rato que nos sentamos a meditar. Si lo hacemos a primera hora, el resto del día se verá impregnado por esa forma de comenzar el día. De la misma manera, si lo hacemos antes de ir a dormir, nuestro descanso será mucho más profundo y reparador.

Empezar a meditar

Si estás pensando en comenzar a meditar lo mejor es comenzar poco a poco. No es necesario dedicarle demasiado tiempo, sobre todo al principio. Además de esto, es muy importante que no te lo tomes excesivamente en serio.  Imagina que es un pequeño juego que te regalas a ti mismo cada día. 

Fuente: PIxabay/terimakashi0

Fuente: Pixabay/terimakashiO

Intenta encontrar un hueco en tu agenda para que todos los días puedas meditar a la misma hora. Has de meditar en un lugar que sepas que no serás interrumpido. Al principio solo es necesario que medites durante diez minutos o quince, como mucho. Te sentarás cómodamente y mientras respiras tranquilamente, empezarás a observar tus pensamientos sin darles ninguna importancia. Se trata solo de eso, de poder observar como llegan y se van de tu mente los pensamientos.

Es muy sencillo ¿a qué si?. Con este procedimiento te aseguró que comenzarás, poco a poco a ver como tu vida comienza a ser diferente. Más adelante podrás indagar en meditaciones más complejas, pero para empezar con esto sería suficiente.

Si además de una pequeña meditación diaria, consigues poner toda tu atención en aquellas cosas que hagas, notarás que cambios muy positivos comienzan a aparecer en tu vida.