El jengibre y sus propiedades

  • 0

El jengibre y sus propiedades

El jengibre se va haciendo cada vez más conocido en diferentes puntos del planeta. En la actualidad, es fácil de encontrar tanto fresco como en polvo o en comprimidos. Debido a sus múltiples propiedades podemos utilizarlo para aminorar y combatir diferentes problemas de salud. Además, está exento de los efectos secundarios que tienen algunos medicamentos con equivalentes propiedades. Aquí te vamos a explicar cuáles son sus propiedades y cómo tomarlo.

Origen del jengibre

Esta planta, originaria del sureste asiático, pertenece a la familia de las zingiberáceas (Zingiber officinale Rosc., shengjiang). Sus flores son de color púrpura con fruto capsular y tienen un tallo subterráneo con forma de rizoma. Es ese tallo el que se utiliza en la cocina y también en medicina.

Pixabay/siala

Hace más de 2.000 años ya se utilizaba el jengibre tanto en la gastronomía como para tratar ciertas dolencias dentro de la medicina tradicional asiática. En la actualidad el primer productor es Jamaica seguido de China, Nepal, India, Tailandia y Bangladesh. Desde muy antiguo se utilizaba para tratar problemas digestivos, dolores menstruales, como relajante muscular, e incluso, como afrodisíaco. Su aroma y sabor picante lo hacen un perfecto ingrediente para rayar, moler y usar como especia acompañando a muchos platos. La importancia nutricional del jengibre reside en su amplísimo espectro de aceites esenciales (2,5-3%) y sustancias picantes no volátiles.

Propiedades y beneficios

Como ya hemos mencionado, la parte del jengibre que se utiliza como alimento y medicina es la raíz. Se puede considerar una buena fuente de minerales como el potasio, calcio, hierro, manganeso y fósforo. Así mismo, contienen vitaminas A, C, B1, B2 y B6. Al incluirlo en nuestra dieta obtendremos los siguientes beneficios:

  • Alivia las nauseas. Puede ser de gran ayuda para aquellas personas que se marean en los viajes. También aminora este tipo de síntomas en mujeres embarazadas.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Gran aliado en caso de resfriados y fiebre. Tiene propiedades diaforéticas que aumentan la temperatura corporal y promueven la transpiración. Por lo tanto, es un buen remedio para tratar fiebres y estados gripales. También es un gran desinfectante y elimina toxinas. Muy efectivo en resfriados y congestión nasal.
  • Antiinflamatorio. Alivia dolores musculares y articulares. Muy recomendable para tratar síntomas de osteoporosis, reuma o artritis.
  • Potencia el buen humor y combate el estrés. Gracias a la vitamina B6 que contiene los receptores de la serotonina son estimulados. Además, como todas las vitaminas del grupo B, esta vitamina es muy importante para relajar el sistema nervioso,
  • Favorece la digestión y elimina los gases. Una buena digestión es sinónimo de una buena nutrición ya que así asimilamos todos los nutrientes de manera óptima.

¿Cómo utilizarlo?

Seguramente, después de conocer todas las propiedades del jengibre, te estarás preguntando cómo lo puedes tomar. Aquí te lo explicamos:

  • En polvo. Se puede comprar ya en polvo. y añadirlo a las infusiones, platos principales o bebidas. Se recomiendan entre 2 y 4 gramos al día.
  • Raíz cruda. Pelando y rallando la raíz podemos añadirla a cualquier plato, tanto salado como dulce. Su aroma y sabor le dará un toque exótico a tus platos.
  • Confitado. Es una manera muy cómoda de utilizar ya que se puede transportar fácilmente. Ayuda a aliviar la tos o las nauseas durante los viajes.
  • Aceite esencial. Poniendo unas gotas de este aceite esencial en cualquier aceite de masaje es muy fácil calentar cualquier zona del cuerpo que necesite calor.

El jengibre puede ser utilizado también en infusiones. Solo está contraindicado en personas con cálculos biliares, problemas renales, gastritis o colon irritable. También es importante tener en cuenta que es mejor tomarlo con las comidas o inmediatamente después, nunca con el estómago vacío.


  • 0

El aceite esencial de menta y sus múltiples beneficios

Un organismo equilibrado es sinónimo de buena salud. Una de las herramientas que la naturaleza pone a nuestro alcance para alcanzar dicho equilibrio es la aromaterapia. En esta ocasión nos vamos a detener en el aceite esencial de menta. Este aceite nos ofrece numerosos beneficios sumamente interesantes.

Su origen

Originalmente, la menta (mentha piperita) se cultivaba en Oriente Medio y Europa allá por el año 1000 a.de.C. Esta planta era sumamente apreciada por sus numerosas propiedades. En la actualidad, su cultivo se ha extendido a diferentes zonas del mundo siendo usada en la fabricación de cosméticos, en la tradición culinaria y como agente de salud. Esta estupenda planta proviene del cruce de lo que comúnmente se conoce como hierbabuena (menta verde) con la menta acuática.

El aceite esencial de menta es extraído por destilación antes de que florezca la planta. Por este motivo es un aceite extremadamente concentrado. El ingrediente principal es el mentol.

Propiedades del aceite de menta

El aceite esencial de menta tiene numerosas propiedades:

  • Su olor es un repelente natural de insectos. Evita picaduras de mosquitos, chinches o piojos
  • Alivia problemas digestivos
  • Es un relajante natural. En general, tiene efecto calmante en diferentes afecciones cutáneas
  • Alivia molestias musculares o articulares
  • Tiene efecto analgésico. Funciona muy bien como alternativa a los analgésicos convencionales para dolores leves
  • Refresca el aliento
  • Añadiendo unas gotas al champú estimula el cuero cabelludo

Pixabay/kerdkanno

Precauciones

Para aprovechar todas las bondades del aceite esencial de menta hemos de tener las siguientes precauciones:

  1. Es muy importante no usar el aceite directamente sobre la piel. Lo mezclaremos siempre con champú, aceite vegetal o algún tipo de crema
  2. Evitaremos el contacto con los ojos
  3. Nunca lo ingeriremos
  4. Las personas con enfermedades neurológicas deben evitarlo
  5. Se conserva siempre en lugar fresco y oscuro bien tapado
  6. Las embarazadas deberán consultar con el médico antes de usarlo

Trucos naturales con aceite esencial de menta

Además de los usos terapéuticos habituales de este aceite te vamos a contar ciertos remedios naturales en los que se puede utilizar. Por ejemplo, haciendo una mezcla con tres gotas aceite esencial de menta, tres de aceite esencial de eucalipto y aceite de oliva se pueden aliviar dolores de cabeza con un suave masaje en el cuero cabelludo.

Para la limpieza de la casa se pueden poner unas gotas en el agua de fregado para aromatizar e higienizar el suelo. En casos de tos se pueden añadir unas gotitas en agua para realizar vahos.

Pixabay/silviarita

La aromaterapia, en general, nos acerca la naturaleza de manera concentrada para ayudarnos a restablecer la salud.