El Reiki en hospitales

  • 0
Unsplash/Ali Yahya

El Reiki en hospitales

En Occidente, la medicina alopática nos ha acompañado como única opción durante mucho tiempo. En la actualidad, comienzan a aparecer distintas formas de sanación que tímidamente se van abriendo camino. A diferencia del enfoque de la medicina tradicional, estas otras opciones contemplan al ser humano como algo más que el cuerpo físico. El Reiki es una de los cuidados de la salud alternativos más conocido. Por ello, esta técnica ha llegado al ámbito clínico, obteniendo muy buenos resultados.

Muy solicitado en hospitales americanos

La información y las experiencias satisfactorias están propiciando que el Reiki se introduzca en hospitales y residencias. Son muchos los pacientes y profesionales de la salud que lo solicitan. Aún así, no todos los países se muestran igualmente receptivos. No obstante, poco a poco, este tipo de tratamiento se va introduciendo en nuestro concepto de curación.

Pixabay/rhythmuswege

Pixabay/rhythmuswege

Actualmente, el Reiki es una de las terapias complementarias que más se utilizan en los hospitales americanos. La lista la encabezan los masajes y, en segundo lugar, la terapia artística y musical. Dichos hospitales intentan adaptarse a esta estupenda terapia debido a los numeroso beneficios que ofrece. Se ha podido comprobar una importante reducción de los tiempos de recuperación en los pacientes que la reciben.

Los beneficios del Reiki

Son muchas las personas que han comprobado lo agradable que es el Reiki y lo bien que funciona. En algunos hospitales es tal la demanda que, además de ofrecérseslo a los pacientes, también se enseña la práctica tanto a trabajadores de la salud como a los propios enfermos. Uno de ellos es Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva York.

Uno de los grandes defensores de este tipo de alternativas es el doctor Mehmet Oz. Durante años ha utilizado tanto el Reiki como el Tacto Terapéutico en sus cirugías cardiovasculares. Actualmente, es director del Instituto Cardiovascular, y fundador y director del Programa de Medicina Complementaria en el New York Presbyterian Hospital. Según explica el doctor Oz, los pacientes que recibían Reiki no sentían depresión tras la operación, tenían menos dolor en las piernas. Aquellos que recibían Reiki tampoco rechazaban el órgano transplantado.

Pixabay/geralt

Pixabay/geralt

Una práctica muy fácil de llevar a cabo

Además de sus beneficios, el Reiki, se puede ofrecer en hospitales y residencias por la facilidad para llevarlo a cabo. No son necesarias tecnologías específicas ni ningún tipo de ambiente en concreto. De hecho, al ser una terapia de contacto, los profesionales de la salud que lo conozcan pueden ofrecer Reiki a los pacientes en cualquier momento.

Esta maravillosa herramienta sirve de apoyo en numerosas situaciones de enfermedad. Por ejemplo, es de gran ayuda para pacientes de oncología y, sobre todo, en tratamientos del dolor. También los niños y embarazadas pueden recibirlo. Como ya hemos dicho es muy efectivo en cirugías de corazón y para aliviar síntomas en enfermedades crónicas.

Unsplash/ Javardh

Unsplash/
Javardh

Una vez más, la colaboración entre las distintas disciplinas puede ayudar tanto a los pacientes como al personal que día a día trabaja con los enfermos.


  • 0
Pixabay/rhythsmuswege

¿Qué es el Reiki?

Nuestros sentidos nos muestran una realidad limitada. Debido a esa limitación, no somos capaces de ver que, además de materia, también somos energía. Esta energía, ocasionalmente, sufre desequilibrios que necesitan ser corregidos. El Reiki es una de las muchas formas de sanación mediante la manipulación de la energía que nos conforma. Si quieres saber más acerca de en qué consiste y qué puedes espera de una sesión de Reiki, aquí te lo vamos a explicar.

Origen el Reiki

La palabra Reiki es de origen japones. Está formada por dos ideogramas REI que quiere decir energía universal y KI energía de vida. Por lo tanto lo podemos traducir como energía universal de vida. Con este nombre se denomina a una práctica de sanación que se lleva a cabo a través de las manos de una persona hacía otra. El practicante acerca sus manos a la persona que lo solicita con la intención de transferirle la energía que a todos nos anima.

Pixaba/Antranias

Pixaba/Antranias

Debemos su conocimiento al monje japones Mikao Usui. Parece ser que tuvo su primer contacto con la técnica durante un retiro espiritual a mitad del siglo XIX.

El Reiki no cura enfermedades

La aplicación de esta herramienta de sanación no cura enfermedades. Su verdadero valor en restablecer el flujo normal de energía vital del organismo. La persona que lo aplica, mediante sencillas maniobras, desbloquea los centros de energía en los que pudiera estar estancada. De esta manera, el cuerpo de la persona que lo recibe pondrá en marcha sus propios mecanismos de curación.

Esta técnica puede ser el complemento de cualquier otro tratamiento. En ningún caso, una sesión de Reiki, sustituirá a un tratamiento convencional. Muy al contrario, podrá ayudar a aminorar los efectos secundarios de muchos tratamientos.

Su relación con el budismo

El Reiki no es simplemente una técnica de sanación. Podríamos decir que es más bien un sendero hacía el equilibrio y la armonía inspirado en el budismo. Existen cinco principios que Mikao Usui dejó escritos que se les sugieren a los practicantes de Reiki:

  • No te preocupes
  • No te enfades
  • Agradece
  • Trabaja contento
  • Practica la amabilidad

Recitando estas cinco sugerencias al levantarnos y acostarnos, el cuerpo y la mente mejoran en gran medida.

Además de esto, el Reiki desbloquea los diferentes chakras por los que discurre la energía que nos mantienen vivos.

Un sesión de Reiki

Aunque existen diferentes variantes, en general, todas ellas coinciden en lo esencial. La duración de cada sesión es de aproximadamente 45 minutos. El ambiente debe de ser tranquilo y relajante. Normalmente se utiliza música de meditación y aromaterapia.  La persona que lo va a recibir se tumbará con los pies descalzos. La persona que lo da sitúa sus manos sobre distintas partes del cuerpo del receptor. Normalmente, como ya hemos dicho, se trabajará sobre los chakras.

Dependiendo de la persona que lo dé el contacto puede ser mayor o menor. Normalmente la energía se aplica en la coronilla, el cuello, la frente y los ojos, el estómago, la parte baja de la espalda, las piernas, y los pies. Los resultados se irán viendo con el tiempo, aunque la técnica nunca está enfocada en ellos.

Pixabay/emmacodd

Pixabay/emmacodd

 

El Reiki, como muchas otras técnicas de sanación, consideran al ser humano como un todo. De esta manera, trabaja sobre la parte física, emocional y espiritual. Además de ello carece de efectos secundarios y fomenta la conexión entre las personas.