Cómo aliviar la ansiedad en el embarazo

  • 0

Cómo aliviar la ansiedad en el embarazo

Todo aquello que sienta la madre durante el embarazo también lo siente su hijo. En general, la emociones de la mujer embarazada sufren desequilibrios durante esta etapa debido a los ajustes hormonales. La ansiedad es una emoción común en muchas mujeres embarazadas. Aquí vamos a ver por qué se produce y como se puede aminorar con técnicas naturales.

El embarazo cambia la vida

La ansiedad, o cualquier otra emoción de incertidumbre, es algo normal que sienten muchas mujeres durante el embarazo. Traer un hijo al mundo implica muchos cambios durante la gestación, el parto y la crianza. Es normal que estos cambios nos hagan sentir esas emociones que quizá nos desequilibren en cierta medida. Sin embargo, cuando la ansiedad es alta hay que tener en cuenta que puede perjudicar tanto a la madre como a su hijo. Por este motivo cada día son más los expertos en salud mental que estudian la importancia del bienestar emocional durante el embarazo.

Síntomas de ansiedad

La ansiedad durante el embarazo se manifiesta de manera muy similar a en cualquier otro momento de la vida. Una mujer embarazada que sufre ansiedad suele presentar sensación de opresión en el pecho, taquicardia o falta de concentración. Así mismo, en muchas ocasiones, aparecen problemas digestivos o dolores de cabeza tensionales. A nivel mental, suelen presentarse preocupaciones relacionadas con la salud de su hijo y miedo exagerado al parto. Otras mujeres se preocupan en exceso por su imagen corporal, sintiéndose mal por los cambios que experimentan.

Un momento de grandes transformaciones

Las causas de que aparezca ansiedad durante el embarazo son variadas. Por supuesto, las mujeres que con anterioridad hayan padecido ansiedad serán más propensas a sentirla. No obstante, tenemos que tener en cuenta el papel que las hormonas juegan en el estado de ánimo.

Además de eso, la mujer vive un momento de total transformación de su vida, de su cuerpo y de su papel social. Si la mujer es capaz de aceptar estos cambios con normalidad todo será mucho más fácil. Sin embargo, si se resiste y los observa de manera negativa el grado de ansiedad se incrementará más y más.

Aliviar la ansiedad

Diferentes estudios muestran que la ansiedad de la mujer embarazada ralentiza el crecimiento del feto y aumenta las posibilidades de parto prematuro. Así mismo, este estado de ánimo afectará a la relación de pareja con todas las implicaciones que ello conlleva. Por todo ello, es muy importante conocer qué podemos hacer para tratar esta ansiedad de manera natural.

  1. Técnicas de relajación. Cualquier técnica que relaje nuestra mente y nos ayude a respirar de manera consciente es de gran ayuda
  2. Yoga. La práctica de yoga para embarazadas calma las emociones y otorga confianza en el propio cuerpo
  3. Musicoterapia. La música es una gran herramienta para modular positivamente las emociones.
  4. Meditación. Dedicar un rato al día a sentir el cuerpo y a observar las emociones por medio de la meditación nos distancia de las emociones perturbadoras.
Unsplash/Jonathan Borba

Cualquier herramienta que ayude a vivir el embarazo de manera más sosegada y consciente será muy beneficioso para la madre y su hijo.


  • 0

Sungazing, la mirada al sol

En anteriores artículos hemos hablado de las bondades del astro rey. El sol, si lo utilizamos con el respeto que merece, puede ser un gran aliado para mantener la salud. El sungazing es una técnica que utilizan muchas personas obteniendo muy buenos resultados. En esta entrada vamos a ver qué es el sungazing y de dónde viene.

Pixabay/Wikilmages

Pixabay/Wikilmages

El sol siempre fue importante

Ya en las antiguas culturas se veneraba al sol como dador de vida. Tanto los seres humanos como toda la vida en la tierra somos seres solares. Aunque en nuestros días se fomente el miedo al sol, el sol siempre fue un amigo. Sin sol no hay vida porque dependemos de su luz y su calor.

La mirada al sol de Hira Ratan Manek

El sungazing o yoga solar ya lo practicaban culturas muy antiguas. Parece ser que en algunos países como Grecia o Bulgaria se practicaba hasta no hace mucho. Gracias a personas como Hira Ratan Manek este conocimiento no se ha perdido y ha llegado hasta nuestros días.

Hira Ratan Manek

Hira Ratan Manek

Hira Ratan Manek nació en la India en 1937. Dedicó su vida profesional a la ingenería mecánica y después de su jubilación comenzó a estudiar la técnica milenaria de la mirada al sol. Sus estudios estuvieron influenciados por las enseñanzas de Mahavir de Jais que parece que practicó este método. Tras su investigación desarrolló un protocolo que, en la actualidad, le permite vivir únicamente de la energía solar y agua. Aún así, es capaz de tomar otros líquidos en determinadas ocasiones. En tres ocasiones ha sido estudiado por equipos científicos que certifican que, tras llevar a cabo la mirada al sol, sus funciones cerebrales eran superiores las de las personas de su edad. Otras personas que lo practicaban, y también se sometieron a ciertos estudios, presentaron resultados muy parecidos.

Fotosintesis para todos

Si olvidamos el miedo que nuestra cultura tiene al sol podremos ver con claridad el papel beneficioso que tiene en todas las formas de vida. El sol es vida y salud y se nos ofrece de manera gratuita. Según Ratan Manek ,el sol puede darnos todo lo que necesitamos sin que nos volvamos dependientes de gurús o medicamentos.

En la escuela nos enseñaban acerca de la fotosíntesis de las plantas. Sin embargo, esta fotosíntesis no se produce solamente en las plantas. Este mismo proceso también la llevan a cabo los minerales y el propio cuerpo humano gracias a la luz del sol.

El protocolo del Sungazing

Según el protocolo creado por Manek el proceso de mirar al sol se puede llevar a cabo en periodos de tres meses. Es importante que la práctica se lleve a cabo una hora después de salir el sol o una hora antes de que se ponga. En principio se empieza con veinte segundos mirando al sol y se van aumentando diez segundos al día.

Durante los primeros tres meses, en los que se llegará a mirar 15 minutos al sol las personas que lo lleven a cabo experimentarán una salud mental perfecta. Esto es debido a que se obtiene un gran equilibrio mental. Este equilibrio repercute directamente en el cuerpo, por lo que durante los tres meses siguientes la salud corporal también mejorará.

Una vez obtenida la mejoría mental y física la práctica puede detenerse y seguir solo con un mantenimiento. No obstante, aquellas personas que quieran mejorar espiritualmente podrán continuar aumentando el tiempo de exposición hasta llegar a los nueve meses. Este última parte del protocolo otorga a los practicantes determinados dones que varían de una persona a otra.

La fuerza del sol es enorme y maravillosa. Si somos capaces de aprovechar sus virtudes de forma inteligente, nuestro estado físico y mental nos lo agradecerán.