¿Cuánto influye la luna en nuestra vida?

  • 0
luna y su influencia

¿Cuánto influye la luna en nuestra vida?

Desde la noche de los tiempos la luna ha sido asociada al misticismo y a la energía femenina y la fertilidad. Diferentes culturas le han atribuido mágicos poderes sobre la salud humana, el comportamiento animal o la agricultura. Por ello, el filósofo griego Aristóteles opinaba que los fenómenos de desequilibrio mental podrían estar causadas por la influencia de este astro. De hecho, la palabra locura proviene del latín «lunaticus» que significa lunar.

La luna y la vida en la tierra

El hombre siempre se ha sentido atraído por la luna. La mitología, el folcklore, la espiritualidad y la astrología siempre la han tenido muy en cuenta . ¿Quién no conoce las leyendas acerca de esos hombres que se convierten en lobo las noches de luna llena?

En la actualidad, de manera más científica, sabemos que la luna influye en diferentes procesos naturales de nuestro planeta. Tanto las mareas como las cosechas se ven extremadamente afectadas por las diferentes fases lunares. De la misma manera, los ciclos menstruales femeninos están relacionados con este satélite natural.

Algunos estudios han demostrado que nuestros relojes biológicos se ven afectados por la luna. El hecho de conocer cómo afectan las diferentes fases de la luna en nuestra salud y bienestar nos ayudará a sentirnos mejor, tanto física como emocionalmente.

Luna nueva

Cuando la luna no es visible es un buen momento para iniciar nuevos proyectos de cualquier índole. Metas como dejar de fumar o comenzar una dieta tendrán mayor éxito si lo comenzamos en este momento. En cierta medida, nuestra mente está más predispuesta en esta etapa a tomar decisiones más prudentes.

En esta fase, la calidad de sueño es mayor y existe posibilidad de tener sueños lúcidos. La meditación será mejor y más profunda en luna nueva. También es un buen momento para cortarnos el pelo y podar las plantas.

Cuarto creciente

Cuando la luna está en esta fase es el mejor momento para comenzar el aprendizaje de algo que nos interese. Esto es debido a que nuestro organismo absorbe todo con más facilidad en ese momento. Todo es más fácilmente retenido, también la comida si nos excedemos. Cualquier actividad que implique crecimiento o fortalecimiento debería ser iniciada en cuarto creciente para obtener buenos resultados.

Pixaba/Pezibear

Luna llena

Parece ser que en esta fase de la luna nuestra actividad cerebral se reduce en cierta medida. Quizá es por este motivo por el que nos resulta más difícil alcanzar un sueño profundo o quedarnos dormidos. Consecuentemente, nuestras emociones se verán alteradas y quizá estemos más irritables. En luna llena no son recomendables las intervenciones quirúrgicas ya que la presión que ejerce la luna influye en la presión sanguínea y las heridas podrían sangrar más. Tampoco es el mejor momento para comenzar una dieta o cualquier otro tipo de tratamiento

Cuarto menguante

Esta fase lunar está relacionada con la limpieza de energías acumuladas a lo largo del mes. Es el mejor momento para cerrar ciclos y deshacerse de objetos que ya no queramos. Así mismo, durante esta fase, es más fácil trabajar nuestras emociones negativas y dejarlas marchar. La detoxificación física será mayor durante este periodo. Por lo tanto, es recomendable beber más agua y practicar ayunos. Habría que añadir que es la mejor etapa para terminar relaciones de cualquier tipo.

Ya hemos visto que la luna nos influye tanto física como anímicamente. Conociendo las peculiaridades de cada fase nos resultará muy sencillo equilibrar nuestra vida sin demasiado esfuerzo.


  • 0
estrés en los niños

El estrés en los niños

En general, solemos considerar el estrés o la ansiedad algo que solo afecta a las personas adultas. Sin embargo, en la actualidad, el estrés en los niños está haciendo mella con este tipo de emociones. Las razones van desde una situación de acoso, el cambio de domicilio, o la separación de los padres entre otros. En estos casos, los padres tenemos que estar atentos y saber identificar cuáles son las señales que nos indican que nuestros niños pueden estar sufriendo estrés o algún tipo de ansiedad.

El niño vive en el momento presente

El estrés en los niños puede desencadenar problemas importantes si se mantiene en el tiempo. Los niños, por naturaleza, viven en el momento presente y les resulta difícil lidiar con una realidad cargada de tensión. En ciertas situaciones, el estrés puede estar relacionado con problemas específicos aunque también se pueden generar con un ritmo de vida excesivamente acelerado.

niños sin estres
Unsplash/Jana Sabeth

Nosotros, como adultos, nos hemos habituado al mundo en el que vivimos lleno de continuos estímulos. Sin embargo, para la psique de un niño este exceso de estimulación puede ser abrumador y generar un estrés innecesario. Si a esto le añadimos cualquier cambio en la rutina habitual o alguna dificultad en el aprendizaje el estrés podría convertirse en ansiedad y causar angustia en el niño.

Señales de estrés en los niños

El estrés o la ansiedad se puede manifestar de diferentes maneras dependiendo del niño y de la situación. Algunos niños tendrán alteraciones en la alimentación, otros problemas para dormir y pesadillas y otros quizá muestren demasiada actividad física o escasa. Así mismo, podemos encontrar casos en que el niño muestre apatía, cansancio, o bajo rendimiento escolar sin motivo aparente. La tristeza y la irritabilidad excesiva también nos pueden hacer pensar que algo está pasando en su interior.

Unsplash/Wadi Lissa

Los escenarios y las causas

Es muy importante observar a los niños para saber de dónde provienen las situaciones de estrés. Cuando son más pequeños y su mundo es más reducido solo tendremos que prestar atención a la escuela y la situación familiar. Más adelante, las relaciones con otros niños pueden ser otro de los escenarios a tener en cuenta.

Además de esto, la salud de los niños también puede ser una fuente de ansiedad y estrés. Cualquier molestia física o la necesidad de pruebas médicas y hospitalizaciones pueden conllevar también altos niveles de estrés.

Vida sencilla

A diferencia de los adultos, y como ya hemos dicho, los niños viven en el momento presente. Si queremos preservar la paz que ese modo de vida conlleva es importante intentar que los niños vivan una vida sencilla y tranquila. Ningún niño necesita demasiada estimulación ni vivir corriendo de un lado para otro.

Una vida familiar que se desarrolle de manera sosegada será una buena manera de evitar el estrés y la ansiedad en los niños. Además, las rutinas tradicionales y las actividades familiares en grupo ayudan a los niños a sentirse queridos y seguros. Y. por supuesto, unos padres que cultiven la paz interior, siempre serán referentes para que los niños puedan vivir de manera más relajada.


  • 0
la glándula pineal

La glándula pineal, una gran desconocida

En el interior de nuestro cerebro, en el centro, encontramos una glándula del tamaño de una lenteja que tiene un papel muy importante. A pesar de el poco espacio que ocupa, se le ha dado tanta importancia como para denominarla el «asiento del alma». En algunos círculos también se relaciona esta estructura con nuestro «tercer ojo», responsable de una visión que va más allá de la capacidad de nuestros ojos. En esta ocasión vamos a contarte por qué esta glándula es tan importante.

El director de orquesta

La glándula pineal, o epífisis cerebral, desempeña un papel muy importante aunque poco conocido. De hecho, a día de hoy, no se conocen todas sus funciones. Se sabe que la mayoría de los vertebrados también la poseen y algunos reptiles y anfibios tienen una estructura parecida.

Pixabay/artesitalia

Pixabay/artesitalia

De la misma manera que todo el funcionamiento del cuerpo humano, estudiar las funciones de esta glándula resulta fascinante. Podríamos decir que su papel es el mismo que el de un director de orquesta. Se inspira gracias a luz del sol  y es la responsable de regular los ciclos y los ritmos circadianos. Por ejemplo. es quien decide cuándo aparece la madurez sexual en cada ser humano. También regula muchas de nuestras emociones.

Aunque no mide más de 8 milímetros recibe casi la misma cantidad de flujo sanguíneo que nuestros riñones. El término «pineal» procede de su forma de árbol. Tanto su tronco como sus ramas se solidifican en etapas bastante tempranas de la vida, mostrando cierta calcificación.

La melatonina

La melatonina es la hormona que se ocupa de facilitar nuestro descanso. Además de ayudarnos a dormir también fortalece el sistema inmunitario.  Y, por si fuera poco, se encarga de que nuestro cerebro no envejezca antes de tiempo.

La glándula pineal es la única glándula del cuerpo que se encarga de producir melatonina. Para esto es necesario que nos encontremos en la oscuridad ya que su producción se inhibe en presencia de la luz. Esta hormona también hace posible que disfrutemos de bienestar y gran energía. Sin embargo, por causas aún no bien conocidas, la glándula pineal pierde cierta funcionalidad ya en la adolescencia porque, a medida que nos hacemos mayores, tiende a calcificarse.

Cuida tu glándula pineal

La pérdida de función de esta glándula hace que nuestro sueño sea de peor calidad. Así mismo, nuestra capacidad creativa disminuye y tendemos a perder la natural conexión con nuestro centro. Sin embargo, con un poco de voluntad, podemos cuidar de esta glándula para seguir obteniendo los beneficios de su buen funcionamiento:

  • Intenta vivir de acuerdo a la naturaleza. El sol es imprescindible. Siempre que sea posible deberíamos pasear recibiendo los rayos solares. Es importante evitar las horas centrales en épocas de calor.
  • Evita luces de móviles, televisiones y ordenadores, en la medida de lo posible. Este tipo de luz resulta muy dañina para la glándula pineal.
  • Necesitamos dormir en plena oscuridad. Además de esto, cualquier aparato electrónico debería de estar apagado o muy lejos de nuestra cama.
  • Evita el exceso de flúor. En algunos países se añade flúor al agua de consumo público. Se ha observado que un exceso de este elemento calcifica en exceso la glándula pineal.
  • Practica yoga y visualizaciones. Diferentes estudios han demostrado que la práctica regular del yoga es muy beneficioso para el cerebro en general.

Como habrás visto es muy fácil cuidar esta pequeña parte de nuestro cuerpo y los beneficios que nos aporta ese cuidado numerosos.


× ¿Cómo puedo ayudarte?